Un chico llora porque ha cumplido la pena y echa de menos a sus colegas de encierro; insúltame y te encierro de nuevo, le digo

 

Foto: Alfredo Aguilar

Buenas, soy Emilio Calatayud. Hoy ha sido un día muy especial en los juzgados y la fiscalía de Menores de Granada. Como cada año, han venido a visitarnos algunos de los chavales que tenemos encerrados en el centro Tierras de Oria, en Almería, y sus educadores. Siempre es una jornada entrañable y tiene un efecto terapéutico para los niños…, pero también para nosotros, para los que trabajamos en la justicia de Menores. Vemos que nuestro trabajo sirve y tiene resultados. Siempre hay villancicos, regalos, reencuentros y anécdotas… Hoy, por ejemplo, me he encontrado con un chico que estaba llorando. Iba acompañado de sus padres y me ha dicho que lloraba porque ya había cumplido su pena y echaba de menos a sus colegas de encierro. Yo le he dado una solución extravagante: “Insúltame, llámame ‘joputa’ o algo de eso y te encierro de nuevo”. Por un momento, he creído que el chico iba a decir que aceptaba, pero su madre ha estado más rápida: “Déjelo, don Emilio”.

Estas cosas me emocionan y me hacen reír.

Con la colocación del Belén en los juzgados por parte de los niños que tenemos encerrados en San Miguel, en Granada, y la visita de los chavales de Tierras de Oria, damos por inaugurada la Navidad.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.