El ‘sheriff’ don Emilio enseña la palabra ‘choricillo’ a 14 jóvenes exdelincuentes de San Diego, California

Don Emilio, con los jóvenes estadounidenses en la sala en la que celebra los juicios.

Hola, soy Carlos Morán, el compañero de blog de don Emilio. Esta mañana, catorce delincuentes juveniles rehabilitados -la mayoría eran chicas- de San Diego, California, han visitado al juez. Desde el lejano oeste de Estados Unidos, habían oído hablar de un juez español que condenaba a aprender a leer y escribir a niños y adolescentes que habían metido una pata o las dos. Ha sido un encuentro fructífero. Don Emilio ha ejercido de ‘sheriff’ y ha enseñado a la expedición estadounidense la palabra ‘choricillo’.

También les ha explicado que, a diferencia de lo que sucede en EE UU, los jueces españoles no usan mazo, sino una campanilla para ordenar los juicios. “Cuando el ‘choricillo’ o su letrado se pasan una vez, hago que la campanilla suene una vez. Si se pasan más, el tintineo es más largo. Y si se pasan más, les doy con la campanilla en la cabeza. Aquí nosotros no somos tan brutos como en Estados Unidos, venimos de los romanos y no de los sajones, que eran los bárbaros”, bromeó don Emilio y los chavales se partían.

Una curiosidad: ninguno de ellos llevaba teléfono móvil. “Es que es  una droga y si los tenemos, no hacemos otra cosa que teclear. En San Diego ya hay niños muy chiquitos, de cuatro o cinco años, que son adictos”, explicaron los jóvenes. ¿Os suena? Recordad que los estadounidenses van siempre por delante de los demás en lo bueno y en lo malo… Atentos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.