“¿Qué quieres comer hijo?” “¿A dónde vamos hijo?” Si preguntamos todo a los hijos, nos convertimos en sus esclavos

 

ideal.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. La familia no es una dictadura, pero tampoco una democracia. Lo digo siempre. Y no lo hago para escandalizar ni levantar polémicas. Pienso sinceramente que si convertimos la familia en una democracia,  o, más difícil todavía, en un régimen asambleario, nos volveríamos locos nosotros y volveríamos locos a los hijos. Por eso también defiendo que no hay que preguntar todo a los hijos: “¿Qué quieres comer hijo?” “¿A dónde vamos hijo?” “¿Qué hacemos hijo?”

Frente a eso, yo defiendo, como norma general, otra postura: “Hijo, se come lo que hay”. De cuando en cuando, se hace una excepción o dos, pero la norma no puede ser que decidan los hijos, porque entonces nos convertimos en sus esclavos. Los de mi generación fuimos esclavos de nuestros padres y ahora nos estamos convirtiendo en esclavos de nuestros hijos. No aprendemos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.