“Maestra, no sé nada, pero no se irrite, usted ha hecho lo que ha podido: déjeme que le dé un abrazo y un beso”

 

abc.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. Alguna vez ya os he hablado de los ‘buenos-malos’ alumnos. Me explico: hay estudiantes que son muy malos estudiantes, valga la redundancia, pero muy buenas personas. Y para mí, lo principal es ser buena persona.

Os cuento una historia verídica de uno de estos ‘buenos-malos’ alumnos. Examen de septiembre en un instituto de Granada. Bachiller y pongamos que la asignatura era Filosofía. Pongamos que el chico se llama Pepe. Pepe se sienta frente a la cuartilla en blanco y media hora después, la cuartilla sigue en blanco. Preocupada, la maestra, que aprecia al chaval por su bondad y está dispuesta a rebajar el nivel todo lo posible para que apruebe, le anima: “Pepe, por tu madre, escribe algo, por favor”-

El chico sonríe como pidiendo perdón y la cuartilla sigue en blanco,

La maestra insiste: “Pepe, por favor, pon lo que sea…”

Cuando la profesora está a punto de hincarse de rodillas para rogar a Pepe que quite el capuchón al boli y responda algo, lo que sea, Pepe habla: “Maestra, no sé nada, pero no se irrite. Usted ha hecho lo que ha podido. La culpa es mía. Déjeme que le dé un abrazo y un beso”.

La maestra acepta el consuelo que le ofrece Pepe.

Pepe no aprobó, pero es una buena persona.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.