“Mamá, papá, soy un ‘ni-ni’, pero os quiero”

Buenas, soy Emilio Calatayud. En el anterior comentario me referí a la estadística que dice que nuestros hijos no se van de casa hasta que tienen más de treinta años. Y eso con suerte, porque ya hay cincuentones que siguen en el nido. Pero hay que aclarar que todos esos cientos de miles de jóvenes no son ‘ni-nis’, es decir, que no son de esos que ni estudian ni trabajan porque no les da la gana.

Ahí podemos encontrar chicos que tienen trabajo, pero que están a gusto en casa de los padres porque se lo dan todo hecho y prefieren quedarse. También hay muchísimos jóvenes que han estudiado y están intentado buscar un trabajo para independizarse, pero que no lo han conseguido. Y luego están los que, habiendo logrado la independencia, han tenido que volver al hogar materno y paterno porque se han quedado sin trabajo por la crisis -o les han bajado el sueldo y no les llega para pagar un alquiler-. O sea, que no es bueno generalizar, porque podemos ser injustos.

Pero eso no quiere decir que no existan los ‘ni-nis’, porque haberlos, haylos. Y no son pocos. Pero con ellos también podemos establecer alguna división: están los ‘ni-nis’ antipáticos que te pueden hacer la vida imposible y los simpáticos, que aunque son muy vagos, te dicen: “Mamá, papá, soy un ‘ni-ni’, pero os quiero”. Si son como este último, hasta se les puede perdonar.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.