Hay que querer mucho a un hijo para denunciarlo

Buenas, soy Emilio Calatayud. El título de este comentario no es una broma ni una exageración. Vamos a ver, tenemos un padre (o una madre) que habitualmente no presta atención a su hijo adolescente porque siempre está muy liado con el trabajo, y tal y cual. Le suelta la paga y poco más. Un día le dicen que su hijo está siendo investigado por que es un presunto acosador escolar. El padre saca la billetera y contrata al mejor abogado para que a su hijo, aunque sea culpable, no le pase nada. El padre se queda tranquilo: ya ha cumplido con su hijo. Para él, eso es querer a su hijo.

Ahora tenemos a otro padre (o una madre) que suele estar encima de lo que hace su hijo y de vez en cuando le dice a algo que ‘no’. Discuten a menudo. El chaval se rebela con frecuencia y el padre intenta ponerle límites. Un día le dice que su hijo es un presunto acosador escolar y el padre dice: “Gracias por informarme. Hablaré con él y ustedes hagan lo que tengan que hacer. Investiguen y si es culpable que lo pague. Si yo me entero de algo, le denunciaré. Me va a doler pero es que le quiero. Es un buen chico”.

¿Está claro, no?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.