Un caso real de mala educación

Una familia camina por una calle de Granada y discute. Son tres: el padre, la madre y una niña de unos ocho años. Habla el padre: “¡Que no puedo llevarte a ese sitio, niña, que está en el quinto coño! ¡Qué te dejes de tonterías, leche!”-

La niña no dice nada. Agacha la cabeza. Está triste y puede que avergonzada por el comportamiento de su padre.

Habla la madres: “¡Eres un gilipollas… No dices más que gilipolleces… Si está aquí al lado!”-

La niña sigue sin abrir la boca y hunde más la cabeza.

Un detalle: la chiquilla va vestida con el uniforme de un colegio privado y caro.

Moraleja: Con el dinero no se compra la educación de un hijo.

2 Comentarios

  1. Claro que no, pero ya vale la cruzada contra la educación “NO PUBLICA”. Por suerte, podemos elegir, en función de creencias y valores; los que no elegimos la educación pública -y no digo que elijamos la privada- nos estamos convirtiendo en los “apestado”. Vale ya con la “cruzada”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.