A veces, menores que parecen no tener solución se reinsertan gracias a un buen novio o una buena novia

 

ideal.es

Buenas, soy Emilio Calatayud. Muchas veces lo hemos comentado: el sistema de justicia de menores recupera para la sociedad a la mayoría de los niños, pero hay casos que se resisten y pueden acabar en un fracaso. Pues bien, hay ocasiones en que la solución llega por donde menos se espera. Una buena novia o un buen novio pueden ayudar, y de forma decisiva, a que se produzca el cambio. Así como las ‘malas juntas’ conducen a chavales al delito, las ‘buenas juntas’ los sacan de él. En este sentido, nosotros hemos visto transformaciones que nos han sorprendido: chicos o chicas a los que ya dábamos por perdidos, salen del pozo gracias a iniciar una relación sentimental con la persona adecuada. Hay esperanza, siempre hay esperanza.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.