De las comuniones en las que se regalaba un relojito a las comuniones con limusina y carruajes de caballos

 

Buenas. soy Emilio Calatayud. Gracias a vuestros mensajes nos hemos enterado del nivelazo que están adquiriendo las comuniones de hoy en día. Se conoce que España no debe de ir mal, porque hay familias que alquilan limusinas de muchos metros de longitud o carruajes de caballos para que los comulgantes lleguen con todo el esplendor posible al convite o a la pre.comunión. También hay discotecas portátiles, eso sí, solo se despachan refrescos porque los clientes son menores. Todo está pensado.

Curiosamente, los mismos que organizan las comuniones de luxe -que en su derecho están, cada uno se gana la vida como quiere- también montan despedidas que incluyen el desnudo de un mozo o una moza, según las preferencias del público.

¿Y si alguien se equivoca y mandan al ‘stripper’ o la ‘stripper’ a una comunión?

Pero esa es otra historia, lo que ya es evidente es que hemos pasado de las comuniones en las que se regalaba un relojito a los niños a las comuniones con limusina. Para que luego digan que no progresamos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.