El fundador de Facebook ha sido padre de una niña; un consejo: no le compre un móvil hasta que tenga 14 años

Buenas, soy Emilio Calatayud. El fundador de Facebook, el señor Mark Zuckerberg, acaba de ser padre de una niña. Enhorabuena y bienvenido al mundo real. Para celebrar el acontecimiento, dice que va a donar su fortuna, unos 40.000 millones de euros, para obras benéficas. Enhorabuena también por esa decisión. Desde esta modesta página de Facebook, le regalamos a cambio algunos consejos. Por ejemplo, no le compre a su hija un móvil con conexión a Internet hasta que cumpla los 14 años. Y eso como mínimo.

Además, aquí va el decálogo para formar a un delincuente. Esperamos que la sirva (si hay alguien que pueda traducirlo al inglés y sabe cómo enviárselo al señor Zuckerberg, pues se lo agradecemos por adelantado).

Bueno, aquí va el decálogo… en este caso en femeníno.

1-Desde su más tierna infancia, dé a su hija todo lo que le pida. Así crecerá convencida de que el mundo le pertenece.

2-No se preocupe por su educación ética o espiritual. Espere a que alcance la mayoría de edad para que pueda decidir libremente.

3-Cuando diga palabrotas, celébrelo con unas sonoras risotadas. Esto la animará a hacer cosas todavía más graciosas.

4-Nunca le regañe ni le diga que ha obrado mal. No le reprima. Podría crearle un complejo de culpabilidad.

5-Recoja todo lo que deje tirado por ahí. Así se acostumbrará a cargar las responsabilidades sobre los demás.

6-Déjele ver y leer todo lo que caiga en sus manos. Esfuércese para que los platos, cubiertos y vasos que utiliza su hija estén esterilizados, pero no se preocupe porque su mente se llene de basura.

7-Riña a menudo con su cónyuge en presencia de la niña. De esta forma, conseguirá que no le afecte demasiado una ruptura familiar, quizá provocada por su propia conducta.

8-Sea generoso. Que su hija tenga siempre todo el dinero que pida. No vaya a sospechar que para conseguirlo es necesario trabajar.

9-Satisfaga todos sus deseos, apetitos y placeres. El sacrificio y la austeridad podrían producirle graves frustraciones.

10-Póngase de su parte en cualquier conflicto que tenga la niña con sus profesores y con sus vecinos. Piense que todos ellos tienen prejuicios contra su hija y que quieren fastidiarle.

Deja un comentario