¡Que vuelva el ‘cero patatero’!

Tanto a don Emilio como a mí, que también soy padre, nos ha parecido muy bien la sentencia del Tribunal Supremo que ha anulado la posibilidad de que los alumnos de primero de Bachiller puedan pasar de curso con cuatro suspensos. No sé qué pretendía el Gobierno con esa medida, que fue adoptada en 2007. Lo único que se iba a conseguir era trasladar el problema a segundo de Bachiller. Da la imprensión de que lo que se pretendía era maquillar el fracaso escolar.

Sea como fuere, bien está lo que bien acaba.

A propósito de este asunto, me recuerda don Emilio, que también en 2007, el Gobierno decidió suprimir el ‘cero patatero’ de las calificaciones escolares. En nuestra opinión, también deberían reconsiderar esa decisión. El ‘cero’, al igual que el diez, es consustancial al estudiante. Hay cosas que no deben cambiar. No creemos que suponga ningún trauma que te pongan un ‘cero’. (don Emilio me recuerda que el llegó a tener ocho suspensos -se cuenta en Mis sentencias ejemplares- lo que le valió unas vacaciones en Campillos, legendaria institución dedicada a enderezar a los chavales tímidos para los estudios-

Aquí va la noticia que se publicó en su día sobre la extinción del ‘cero’: “Los estudiantes españoles no podrán sacar un cero en la nota final de una asignatura, por muy mal que lo hagan. Aunque no peguen ni golpe en el curso, ni acierten una sola pregunta en todas los exámenes, controles y pruebas a las que se enfrenten. Una orden del Ministerio de Educación ha eliminado el cero del boletín de notas y establece que las calificaciones irán a partir de ahora del 1 al diez. «No se puede poner un cero porque la evaluación es continua y sumatoria», explicaron los portavoces del equipo de Mercedes Cabrera.

La evaluación continua mide el progreso del alumno desde su entrada hasta el final de curso. Poner un cero a un estudiante sólo sería justificable, según los argumentos de los técnicos del Ministerio, por la ausencia total del estudiante a las clases, una situación imposible porque asistir al colegio hasta los 16 años es obligatorio y con un número máximo de faltas el niño perdería la escolaridad.

Hay otras razones pedagógicas. «Los expertos coincidían en los efectos psicológicos negativos que tiene para el estudiante el hecho de que le pongan un cero en las calificaciones», detalló ayer a este periódico el portavoz del Ministerio de Educación.

Aunque en la nota final no esté permitido, el profesor podría poner ceros en exámenes escritos concretos. Sin embargo, los técnicos del Ministerio de Educación aconsejan, en todo caso, que en esas pruebas periódicas «también se tenga en cuenta la asistencia, los deberes y la evaluación continua». Esta forma de evaluar es mucho más «rica» y muestra una mayor confianza en el criterio del docente, añadieron los técnicos ministeriales.

La ley vigente permitía las calificaciones de ‘Progresa adecuadamente’ y ‘Necesita mejorar’ – que marcó la anterior normativa de LOGSE- y el baremo del insuficiente al sobresaliente -que recuperó la LOCE- para la Primaria. En la ESO, la normativa actual establece la calificación numérica de 0 a 10, de la que desaparecerá ahora el 0. La orden ministerial ha sido enviada a las comunidades autónomas para que le den su visto bueno antes de ser publicada”.
¡Que vuelva el ‘cero patatero’!

Ah, disculpad si véis cosas raras en el blog. Estamos mejorando para usted.

24 Comentarios

  1. Acabo de descubrir el blog. Y creo que va a ser una llegada a buen puerto…

    En cuanto al tema del artículo: osea que con la asistencia ya se tenía el uno. Aunque el alumno se pasase la estancia molestando e incordiando (por llamarlo bien) al resto de la clase y sin esforzarse él lo más mínimo.

    Soy progresita, pero no quiero esta laxitud en la Educación y otros ámbitos de la vida, de las que se ocupan nuestros dirigentes. Si perdemos la disciplina, el valor del esfuerzo, de la responsabilidad, de la obligación y otros parecidos, nuestros niños y jóvenes van a perder muchos de los valores que necesitan para guiar su vida y, por ende, las nuestras, cuando estén al frente de instituciones públicas y privadas.

    La Educación debe salir de una vez por todas del vaivén político al que queda sometida con cada cambio de gobierno. Y nos tenemos que centrar todos (padres, profesores, políticos y demás sectores implicados) en dotar a la Escuela y los profesores de los mecanismos que necesitan para poder educar (en lo que a ellos les toca) a nuestros hijos: respeto y comprensión de los padres, potestad para imponer aquella disciplina que siempre adornó al buen maestro, independencia para poder trabajar, tranquilidad. A la vez que ellos impregnan su trabajo de responsabilidad, vocación…

    En fin, como en tantos otros ámbitos de la vida que se nos están yendo de las manos, hay que volver al camino y seguir desde ahí. Que ya hace años que salimos de la dictadura y no tenemos que demostrar que somos los más modernos del mundo. Creo que no pasa nada por limitar.

    Un saludo y muchas gracias por el claro de este lugar en el camino…

  2. Menuda “tontá” más grande. Vaya técnicos, cómo proveerán esos puestos…. ¿Por que si la evaluación es continua y sumatoria no va a ser posible sacar un 0? si no sumas nada, pues aún acudiendo a clase la actitud del alumno puede ser totalmente negativa, ¿cómo puñetas (nunca mejor dicho, dicho sea de paso) no va a poder quedarse la calificación en 0? Y si admitimos esa curiosa y peregrina argumentación ¿qué razón científica sirve para sostener que el mínimo es 1? ¿por qué no un 2, o un 3? total, si es continua y sumatoria… Es que el “argumento” serviría para justificar incluso el aprobado (“Es que es un ceporrete, pero como venía siempre a clase y le traía caramelos a los compañeros… eso sí, de Geografía nada de nada, un caso perdido… pero es tan mono y simpático…”). ¿Qué diantres se evalúa entonces? ¿Cómo van estas generaciones futuras a saber mantener el sistema social? ¿Quién me pagará la pensión cuando me jubile? Es el apocalipsis!!!!!!!!!!!!!

    No es por “ná”, pero me sé de algunos políticos (sino bastantes) y técnicos de la Administración que deberían repetir curso… perdón: cursos, en plural.

  3. ¿Cuando le preguntarán a un maestro sobre lo que hay que hacer en las clases?
    No hace mucho me comentaba un amigo que cómo que en otros países europeos los chicos salían de secundaria hablando un segundo idioma y aquí por más años que estaban dando inglés apenas chapurreaban. Dadme una clase con medios y 15 alumnos con los que trabajar y ya os diré yo si salen o no hablando inglés.
    Con la cantidad de maestros y profesores profesionales que tenemos estoy completamente segura de que tendríamos alumnos de primera, porque estos chicos también son de una calidad exquisita, sólo necesitan que el gobierno de España se preocupe REALMENTE de ellos y no de politiqueos.
    Si os fijáis todas las medidas que toman van encaminadas a disfrazar cifras, vaya, que quieren acabar con la pésima situación de la Educación en España a costa de estadísticas blanqueadas, no de mejorar la situación de nuestras aulas.
    Otra cosa que me llama la atención es que todas las medidas que quieren tomar están centradas en estudios speriores, universitarios o bachillerato…¿qué hay de la primaria? Ahí es donde sentamos las bases y nadie se preocupa de ello. Ahí es donde nos falta tiempo para enseñar a los niños a leer, escribir y las cuatro reglas, como dice mi madre.
    En mi cole, últimamente estamos tan ocupados en atender las necesidades de papeleo que tiene la administración que casi no nos queda tiempo de preparar las clases de nuestros alumnos. Cambio de ley equivale a elaboración de montañas de documentos nuevos, pero somos los mismos maestros trabajando, con cada vez más cargas y más responsabilidades. A cambio, tenemos que salir por la puerta de atrás del cole por si te encuentras con alguno de esos padres, cada vez más numerosos, que vienen al colegio a “defender a sus hijos del malvado maestro”
    Que tenemos dos meses de vacaciones… ¡Madre mia! ¿Y quién resiste el curso si no es por eso?

  4. A mí ya me ha pasado, como profesora, encontrarme con un alumno con una actitud absolutamente pasiva, cuando no negativa, que saca en los dos exámenenes de la evaluación menos de un 1. ¿Y qué hay que hacer entonces? Ponerle en la evaluación un 1 que no se merece, que no ha hecho nada por ganarse. A ver, que casi todos los profesores solemos redondear las notas hacia arriba en cuanto notamos que el chaval se esfuerza un poquito, no necesitamos leyes que nos obliguen a regalar puntos a alumnos que no lo merecen.
    ¿Dónde quedó la ética del esfuerzo?
    Un saludo.
    Sara

  5. EVA, si la Junta de Andalucía se dignase a proveer los puestos burocráticos como debe, los profesores podrían hacer su trabajo, enseñar, no menear papeleo. Pero claro, qué se puede esperar de una Administración que, como rezaba un artículo de Ideal hoy, tiene casi un año en espera a 700 opositores para conocer si tienen o no plaza. Una Administración que había prometido acelerar todos las fases de los procesos selectivos de empleados públicos a un máximo de 6 meses (y por todas se entiende, todas: OEP, publicación de bases, presentación de instancias, valoración de méritos en su caso, realización de ejercicios, resolución de aprobados con plaza, asignación de puestos y toma de posesión de los mismos). Qué se puede esperar de una Administración que manda a la Conchinchina a Maestros que ya han obtenido plaza como funcionarios de carrera, pero dejando en puestos más demandados (p.e capitales de provincia)a interinos. Qué diantres, que se puede esperar de una Administración que se pasa por el arco del Triunfo los límites de legales de permanencia en el puesto en régimen de interinidad.

    No se puede esperar nada positivo de una Administración desorganizada, y por esa razón (aparte de otras muchas, como la loable eliminación del 0, o el permitir la ascensión de cursos con asignaturas pendientes) es por la que no dejan a los maestros y profesores enseñar, y le encomiendan tareas que deberían realizar otros empleados. No se le pueden pedir peras al olmo… bueno, en realidad sí, otra cosa es que las de…

  6. La enseñanza no debería depender esclusivamente del que gobierne en cada momento el país. Deberíamos tener algo parecido a la Constitución para la enseñanza, que se pueda ir actualizando, pero que no sea tan fácil de cambiar y sobretodo de esa manera tan radical, cada poco tiempo. Con consenso de los políticos, los profesores, los pedagogos, las AMPAS y quien sea necesario, para que sea prudente, equitativo, coherente y sobretodo imparcial. No sé si lo que estoy diciendo es una barbaridad pero a mi me parece la mejor solución.
    Aquí, en la Comunidad Valenciana, la EPC se da en inglés (o eso pretendía el conseller de educación) para “promocionar el trilingüismo” según sus palabras. Algunos institutos se opusieron con todas sus fuerzas, y no consiguieron nada, bueno sí, algún que otro expediente…
    Se supone que en cada aula, cuando se dé esta asignatura, deben haber dos profesores: el que da la materia y el que la traduce al inglés. Los exámenes se formulan en inglés y se pueden contestar en cualquiera de los tres idiomas que se supone que manejan los alumnos (perdonadme si en algo me equivoco -que es muy posible- quien lo sepa mejor que me corrija). Pues bien, en los colegios que secundaron esta “orden” (ya sea por principios, por miedo o sólo porque tenían suficientes profesores para poderla llevar a cabo, que esa es otra), cuando llegaron los exámenes, hubo una tragedia sangrienta, porque no son realmente trilingüistas. ¿Quién se puede creer algo así?. ¡¡Si muchos ni siquiera son bilingües!!, sólo lo puede pensar alguien que, o no se entera de nada sobre este tema(cosa imperdonable en un conseller de educación), o que con tal de j… a “los otros” hace lo que sea . Poquísimos alumnos fueron los que contestaron las preguntas en inglés. El resto hizo lo que pudo, pero no fué suficiente. Suspendieron la asignatura la mayoría de los chavales. Ahora el Conseller, Font de Mora, ha demorado la “orden”, no sé muy bien si hasta que meta más profesores en los colegios, primera queja de los profesores, ya que de otra forma es imposible dar la materia o indefinidamente porque se ha dado cuenta de que es una barbaridad y no lo quiere reconocer.
    Todos sabemos que detrás de esa injusticia hay mucha política ya que el Gobierno Central y el de mi Comunidad… no casan demasiado bien por decirlo de alguna manera, y si unos dicen que sí, los otros automáticamente dicen que no.
    ¿Y nosotros, los de a pie, qué culpa tenemos de sus rencillas?

  7. Eva, dices: “Que tenemos dos meses de vacaciones… ¡Madre mia! ¿Y quién resiste el curso si no es por eso?. Te secundo.

    Ya he participado en la huelga que se convocó por una semana más de clases. Día a día y semana a semana, le han quitado a este trabajo lo único que compensaba el enorme esfuerzo y el estrés que supone. Las bajas por enfermedad, agotamiento y depresiones son frecuentes y responden no a una debilidad del profesorado sino a una auténtica realidad. Llega un momento en que no puedes más. Y ahora como decís, está el tema de los papeles. Millones de papeles solamente para demostrar que lo que hemos hecho siempre lo seguimos haciendo, pero que nos quitan tiempo para seguir haciéndolo igual de bien que lo hacíamos antes… más o menos.

    Reivindico también el cero patatero. Por ejemplo en mis clases, que no son de la obligatoria, hay alumnos que se matriculan y nunca más se les ve el pelo, pero mientras no pidan la baja oficial tenemos obligación de puntuarlos con un 1… ¿Un uno de qué? ¿Por matricularse? Y es cierto que ya inflamos las notas apenas notamos un pequeño esfuerzo, un día loco de interés por la materia, un día que llevan los trabajos hechos aunque los hagan mal. Pero ese 1 por real decreto…

  8. ¡Ah! y olvidaba decir que como a los que nunca fueron a clase se les tiene que dar un 1, a los que vienen y tienen una actitud pasiva, negativa, nefasta y de ahí en adelante, ¿qué menos que ponerles un 2?

  9. Sólo dos cosas:
    1. Tu artículo sobre educación sería más interesante si no tuviese ninguna falta de ortografía.
    2. El populismo que ha alcanzado el juez Calatayud no hace que lleve razón en todo lo que dice. En este caso, en mi opinión de maestro, no estoy de acuerdo con él.
    3. Yo soy maestro y el día que uno de mis alumnos o alumnas tenga un 0 a final de curso, me retiro de la profesión. ¿Después de pasar un curso entero conmigo no he sido capaz de sacar nada de él o de ella?
    Por favor, no frivolicemos, ni los docentes ni los que opináis tan gratuitamente y a la ligera sobre Educación.

  10. Me temo que algunos no frivolizamos y también nos dedicamos a la profesión. El cero redondo es posible, por ejemplo para quien no conocemos. Que escribamos aquí no significa que estemos de acuerdo con todo lo que aportan los autores del blog. De hecho los blogs como los foros son espacios apropiados para el debate. Tampoco creo que hablemos del fin de curso aquí. Puede hablarse de trimestrales. Y también puede hablarse de otros niveles de la enseñanza que no sean la primaria (como es mi caso), en donde el 1 se implantó hace no sé cuánto. Y además creo que una de las enseñanzas del maestro ha de ser el respeto hacia otras personas y saber decir las cosas sin herir.

  11. Señor Maestro ¿y de dónde infiere ud. que los que opinan aquí lo hacen gratuitamente y a la ligera? Lo comento porque poco se puede sostener tal afirmación basándose sólo y exclusivamente en los comentarios del hilo. Y ello dado que, aparte de maestros y profesores, también entran a debatir otros profesionales con conocimiento del medio, por las más diversas razones; y nicks aparte, poca información más se vierte como para deducir dicha gratuidad o frivolidad.
    Su postura deja bien claro el No al 0, pero ya puestos le invito a argumentar ¿por qué no? Y ya que estamos, de paso le invito a argumentar ¿por qué no un 0,5, o un 1,5, o un 3? Al menos yo estoy abierto a leer con atención cualquier teoría psicopedagógica, o de cualquier naturaleza científica, que buenamente esté dispuesto a compartir con nosotros. Y es que es más que loable que afirme su disparidad respecto del sr. Calatayud, pero aparte de ello, y por contribuir un poco al enriquecimiento de todos, lo propio sería dar las razones para ello, ya que el Sr. Calatayud al menos sí lo ha hecho.

    PD: Y ya que hemos mencionado el tema ortográfico (excusándome de antemano por los fallos que servidor pueda cometer, pero que dado el medio, internet, y por la velocidad de escritura mayormente, no puedo corregir) añadir que también es bueno conservar la lógica argumental, y decir: “Sólo dos cosas” y señalar a continuación 3 puntos, no es tampoco muy acertado, ya que entonces no se trata sólo de dos cosas, sino de 3.

  12. Y perdón si me extiendo un pelín más, pero también puede darse la posibilidad de que existan profesores y maestros que no sean capaces de sacar nada del alumno en todo el curso ¿o no?. Y es que también los hay sin talento alguno, como pasa en todos los oficios (incluso en la Judicatura o el periodismo); en cuyo caso es posible que si el alumno no ha rendido en absoluto (esto es: nada de nada) matemáticamente le corresponda un 0 (eso sí, en principio la causa radica en el propio profesor o maestro). Así que puestos a opinar gratuitamente, no presumamos tampoco que todo el gremio, en plenitud absoluta, está compuesto por talentosos, vocacionales e infalibles profesionales. Y es que por cuestiones como ésta, vetar por imperativo legal la posibilidad de adjudicar un 0, no implica que la realidad cambie a nuestro antojo (esto es: legislando).

  13. Señor Maestro:
    ¿le parece que es frivolizar contar la experiencia real que he tenido en la enseñanza? Me parece que frivoliza usted. Quizá en la enseñanza primaria sea diferente, pero en la secundaria y el bachillerato, que es lo que yo conozco, hay veces en que no es posible hacer nada con algunos alumnos. Muchos porque, como dice otra profesora más arriba, ni siquiera asisten a clase. Otros porque algunos (incluso algunos de sus compañeros) desearíamos que no asistiesen. No son muchos, ni siquiera todas las clases cuentan con alumnos así, pero existen. Jamás me plantearía poner un 0 a un alumno que se ha esforzado, pero sí me gustaría hacerlo a quien se burla de todos entregando un examen en blanco, sin haber hecho los deberes ni un solo día. ¿Merece ese alumno un 1? No lo creo.

  14. Es una pena. Tenía la esperanza de que el Señor Maestro, con el buen hacer pedagógico del que ha hecho gala, y de forma constructiva, nos ilustrase sobre el modo en que justifica y argumenta su postura. Tenía la esperanza de que al igual que declara esforzarse cada año con sus alumnos para que ninguno sea destinatario de la descabellada calificación del “0”, compartiese con nosotros esas dotes y voluntad para alcanzar el progreso de los infantes, aunque en este caso se trate de adultos e incluso de compañeros docentes en algunos casos.
    Tenía la esperanza, pero o bien cuando intervino en su día lo hizo sin mucha apetencia por extenderse en sus declaraciones (pareciendo, ojo, y subrayo el verbo “parecer”) y pese a las réplicas prefiere dejar el tema como está; o bien simplemente nunca volvió a pisar estas tierras con lo cual desconoce la demanda de conocimiento.
    En fin, por lo menos sus alumnos sí pueden gozar, durante el curso académico, de cuantas explicaciones y argumentos buenamente precisen: Para aprender el porque de las cosas; para saber porque 2 más 2 son 4; para saber porque Argumentación lleva tilde; para saber porque la nota mínima para ser productivos en la enseñanza es 1 como defienden los técnicos de Educación, y no un 0, un 3, o un 7; para saber porque esos técnicos no defienden la prohibición del Sobresaliente para evitar la incomodidad que puedan padecer los niños al compararse con sus iguales más aplicados…

    Y lo bien que estaría también que en las oposiciones los candidatos no compitiesen entre sí, ni en las empresas privadas para poder acceder a un puesto: Total, esa competitividad puede crear traumas en los participantes que no lo logran. Mejor que no luchen, y que no conozcan el fracaso; total, si de niños no van a aprender lo que es porque no se les puede “colocar” un 0 ya que es traumático. Aunque quizás esos técnicos sostenga que no es lo mismo que se traumatice un adulto a que lo haga un niño, quizás se olviden de que el adulto como tal es resultado de la maduración del niño… quizás. Quizás sea mejor no exigirles ahora que son niños, y hacerlo sólo cuando sean adultos y no sepan responder ante la experiencia.

    Me quedaré con la duda 🙁

  15. Lo mejor de todo es que algunas asociaciones de padres y madres protesten por esto de que no sea aceptado el que se pueda pasar de curso con 4 asignaturas. Supongo que estarán orgullosos de ver a sus hijos en botellones, fumando porros, etc…
    Digo yo que este año por navidad, como ya no sacarán ceros pues de regalo de reyes la play 4

  16. Los colegios no están preparados para abordar los problemas de niños que aumentan las cifras de fracaso escolar, mi experiencia es que cuando iba al colegio no hace mucho, yo no daba un palo al agua, no era mala, pero no tenia habito de estudio, ni me gustaba ni quería, y lo que hacian era llevarme aparte a darme clase con los niños deficientes, a mi y a otros cuantos, no me causo trauma pero si pensé que era tonta, pero mi sorpresa fue mayúscula cuando ya en el instituto me hicieron un test de inteligencia y obtube un 140, aun así tampoco fueron capaces de hacer nada. Hasta que fuí algo mayor y fuí consciente de la situación y puse medios por mi misma, lo primero que hice fue apuntarme a unas clases particulares para APRENDER A ESTUDIAR, pagadas por mi. Lo que quiero decir es que en la educación que tienen nuestros niños enseñan muchas cosas, pero no enseñan a estudiar, a comprender y desde lluego no tienen medios para enseñar a niños discapacitados, ni a niños que no tienen el hábito de estudio. En el trabajo, cuando eres mayor, o trabajas o te despiden pero nadie te va a pagar por no hacer nada, que es lo que hacen poniendo el 1, evitan el trauma de niños para que demayores se llenen las salas psicologicas.

  17. Laura, has descrito a la perfección que es lo que puede (y pasa) hoy en día. Que se desperdician talentos por culpa del deficiente, inútil y nefasto sistema.

  18. Lo curioso es que Maestro, que se molestó en escribir su opinión un día, ni se ha molestado en replicar con argumentos lo dicho hasta ahora. No me gusta emitir juicios en base a indicios y no en base a pruebas, pero dado su “pobre” crítica, y su ausencia de contestación a las réplicas, da la sensación de ser un acólito de los políticos imperantes antes que un docente vocacional. Bueno, esperemos que muestre más aptitud y actitud participativa con sus alumnos, que a lo mejor le sale algún innovador revolucionario que mejore el mundo.

    Si es que tiene narices lo que puede llegarse a creer la gente por la posición profesional que ocupa. 🙁

  19. Para el “doctor”:
    ¿Vd. cree que por poner un cero se va a mejorar algo?…
    Un cero es una calificación, que no tiene nada que ver con una evaluación.
    La calificación es una anécdota, es la representación en forma de guarismo del proceso de evaluación del alumnado, da una idea global del proceso de aprendizaje del alumnado.
    Como vd. bien sabe, eso es una parte de la evaluación, por eso, para Maestro es una pequeña parte del problema de rendimiento. Si a vd. le hace feliz se le pone un cero a un alumno y ya está.Pero un uno, un dos, un tres, … es tan problemático como un cero.
    A los que nos preocupa un poco el tema, no nos quedamos en eso sólo. Intentamos ir a las causas, a reflexionar sobre todo lo que ha llevado a esa situación, a poner los medios para remediarlo (los que estén en nuestras manos), en definitiva a intentar valorar “todo”.
    El cero de un alumno, estimado doctor, (independientemente de la mayor o menor culpabilidad que pueda tener el alumno) suele llevar consigo un cero a alguien más, y eso es lo que se trata de descubrir en el proceso de evaluación, y ahí sí estoy con usted,pues para mí, ese proceso está mutilado, porque “alguien” no hace bien su trabajo.
    El análisis del alguien si le interesa lo haremos en otro comentario para no ser pesados. Un saludo

  20. El problema es muy sencillo, la mayoría de los niños que no rinden en clase, es porque en casa no estudian, bien porque no sepan, bien porque los padres no se hagan con ellos, porque miren una mosca.. o vete tu a saber… Entonces a ver a estos chicos no se les puede mandar deberes para casa, porque no los van hacer, se deben tener aulas especiales para el estudio, para enseñarles a estudiar, que cojan un habito desde pequeños, y que los profesores se aseguren que han aprendido lo que se les ha explicado en la misma hora de clase, no pueden esperar al dia siguiente porque no van hacer nada en casa, y si lo hacen a lo mejor es que no lo entienden o no tienen quien le explique. ningun niño es tonto, a cualquier niño que le expliques algo lo entiende, entonces, hay que asegurarse que ese niño te ha escuchado, llamando su interes. y ese es el problema de los centros de educacion, profesores… y demas, porque yo que soy contable, cuando no me envian una factura la pido, y no le echo la culpa al padre del tio que me tiene que enviar la factura, porque es mi trabajo..

  21. Estimados señores:

    Yo estoy prácticamente de acuerdo con todo lo que dicen y como por razones profesionales estuve vinculada bastantes años a un colectivo docente, conozco bastante el esfuerzo que ustedes realizan, por eso siempre cuentan con mi apoyo.

    También soy madre de tres hijos, ahora adolescentes y muy poco “brillantes”. Les he apoyado todo lo que he podido con sus tareas escolares, he acudido al colegio cada vez que me han llamado, he conocido a muchos tutores y también me he avergonzado en las reuniones de padres del comportamiento de alguno de ellos.

    Mi hijo pequeño va a iniciar el próximo curso 4º de la ESO (con dos de retraso) y será el último año de mi estancia allí. Mi balance respecto al colegio es positivo porque me han ayudado mucho, muchísimo, pero también tengo que decir que en estos años encontré profesores mediocres y sin ninguna clase de vocación. Y ahí es donde yo creo que también tenemos un gran problema con la educación en España.

    El tema parte de las notas de corte en la universidad y de la falta de salida de muchas carreras. Se toma la docencia como recurso si uno no puede estudiar lo que le gustaría o para dar salida a otros.

    Pero ¿y la pedagogía?, ¿y la vocación?. Me he encontrado con profesores que cansados de luchar con alumnos y padres se limitan a dar su lección para los alumnos que escuchan (y les entienden) y del resto no se ocupan en absoluto. Y hablo de la primaria y secundaria.

    Estoy de acuerdo con que debería haber un gran pacto para la educación y ponerla en manos de buenos gestores profesionales y sacarla de la política de una vez.

    Espero no haberles molestado, un saludo.

  22. El bachillerato no es la ESO, si un alumno no sabe lo que está haciendo allí debería estar en otro sitio.
    Yo no sé si un alumno con cuatro materias no superadas puede o no pasar de curso, habrá que conocer el caso concreto para poder opinar.
    No sé como el Tribunal Supremo sabe que no (incluso sin saber la causa de la no superación)
    Lo que no entiendo es que la administración ponga las trabas. Los alumnos y los profesores implicados sabrán lo que puede o no puede hacer. Y el alumno debe ser capaz de asumir esa responsabilidad.

    Lo del cero. Hay quien niega su existencia. Si hay diez notas y sale el 10 no debería salir el cero. ¿Que se le puede poner al que hace el “favor” de poner el nombre en el examen? pues cero. ¿Han pensado en las notas negativas?… ya se han visto

  23. Hola después de leer lo públicado en las Provincias sobre el Sr. Conseller Font de Mora de querer implantar el inglés al profesorado de la Comunidad Valenciana. De verdad no tiene sentido que lo haga por la fuerza en un país demócatico. Bueno eso creía yo. Sr. Conseller ya se dá el catalán en Conocimiento del Medio, en Ed. Fisica y Matemátcas. Total en varias áreas y para dar solo Etica quieres que todo el profesorado de esta Comunidad Autónoma aprenda el ingés. Cuando existe el idioma o lengua de Inglés impartido por los especialistas filólogos/as en la lengua inglesa. Solucione más lo que pasa en el Sistema Educativo que hacen falta más profesorado en áreas que hacen falta. Y en cambio, despide a 1.200 interinos/as buena politica. Olé. Le felicito por su mala gestión. En vez, de solucionar, el problema que tienen los interinos/as de larga duración y corta. Lástima que la preocupación de usted sea el inglés. Mejore las condicones laborales del profesorado interino/a. Solución tirarlos a la calle como animales sin pensar en sus familias. Y también, su nefasta calidad de enseñanza del sistema educativo. Preocupese por lo que pasa en las aulas. Y dejese de rollos baratos para ganar votos. Saludos.

Deja un comentario