Pues anda que tú…

En ocasiones tengo la impresión de que la multiplicidad de administraciones que en teoría deberían gobernarnos tienen como objetivo principal el hacerse la puñeta, las unas a las otras. E, inmediatamente aparejado, el de servir como excusa y parapeto para la inacción gubernamental.

Leo que el presidente de la Confederación de Empresarios, Gerardo Cuerva, reivindica la línea eléctrica Caparacena-Baza-La Ribina como infraestructura básica para el desarrollo económico de esta zona de Andalucía y que, movido por su preocupación, ha sentado en la sede de la CGE a representantes políticos y del tejido empresarial afectados por el tema.

Cuerva aporta un dato preocupante: las inversiones previstas en el Plan de Desarrollo de la Red de Transporte de Energía Eléctrica se han reducido en aproximadamente un 20% en el período 2015-2020 con respecto al periodo anterior, correspondiente a los años 2008-2016.

El director general del Clúster Andaluz de Energías Renovables de Andalucía (CLANER), Carlos Rojo, denuncia que, tras años de reclamaciones, empresas que invirtieron en proyectos de renovables en la zona se ven abocadas a abandonar sus promociones y a deslocalizar sus inversiones.

¿Y los representantes políticos, de uno y otro partido, PP y PSOE? ¡A bofetadas, faltaría más! No en esta reunión, en la que todos habrán mostrado su firme compromiso para encontrar una solución que tal y tal y tal. A bofetadas, según podemos leer en sus declaraciones de los últimos meses a los medios de comunicación.

No se lo van ustedes a creer, pero el ayuntamiento de Baza -del PSOE- y la Junta de Andalucía culpan al gobierno central, mientras que el gobierno central culpa a la Junta de Andalucía y al gobierno de Zapatero y, de paso, le dan un toque a la Diputación de Granada y hasta a Francisco Cuenca, por no posicionarse en el tema de los 2 hospitales completos. Efectivamente: el Y-tú-más. O el Y-tú-menos.

En los partidos mantienen bien actualizados sus argumentarios acusativos: cada vez que surge una polémica, dando igual el tema del que se trate, inmediatamente salen a relucir los Pues-anda-que-tú de rigor, echándose a la cara los retrasos y recortes en autovías, trenes, metros, presas, AVEs, corrupción, hospitales y choricerío como temas estrella. Una forma lesiva, miserable y empobrecedora de entender la política en la que siempre perdemos los mismos.

Jesús Lens

Granada, desconectada

Mi artículo de ayer en IDEAL, sobre una Granada desconectada que pide a gritos un cambio, de fondo y de forma. 

Espectacular #TATGranada15. Espectaculares han resultado los ponentes, los contenidos y, sobre todo, el alcance global de una propuesta que ha sido Trending Topic mundial, situando una vez más a Granada en la vanguardia del universo Twitter, una revolucionaria forma de comunicación a la que resulta imposible sustraerse. Al menos, si tienes algo que decir e interés en que se escuche tu mensaje, más allá de las puertas de tu casa.

Desconectada Twitter

El debate sobre si las Redes Sociales sirven para algo, más allá del postureo, está ampliamente superado, algo que empresas, instituciones y particulares ya han empezado a asumir. Pero, ¿y nuestra ciudad? ¿Está conectada? Virtual y analógicamente, ¿qué conexiones mantiene Granada, una vez terminado el Talking about Twitter?

Una de las constantes en las charlas con los participantes foráneos en TATGranada fue lo endemoniadamente complicado que resulta venir a Granada. Los locales tratábamos de salir del paso, diciendo que el AVE pronto estará en la cazuela, pero la realidad es que no lo vemos volar.

Desconectada AVE

Y luego está la desconexión política e institucional. El enfrentamiento contante del ayuntamiento con la Junta de Andalucía, que quizá le resulte electoralmente rentable al PP, pero que para la ciudad es de un empobrecimiento alarmante. Y lo de la rentabilidad electoral habría que verlo, que al PP de Málaga le va estupendamente y sus relaciones con Sevilla parecen bastante correctas.

Málaga. Otra de esas rivalidades que deberían hacernos palidecer. Durante alguna de las proyecciones gratuitas de Cines del Sur en la plaza de las Pasiegas, hubo protestas porque en la pantalla se leía “Festival de Cine de Málaga”. Una cesión gratuita que permite disfrutar de proyecciones de cine abiertas al público y que genera pitos… porque viene de Málaga. ¡Lo que hay que huir!

Desconectada Cines del Sur

Y lo malo es que, a la vista de las negociaciones llevadas a cabo por Ciudadanos para la constitución del gobierno municipal, no parece que la Emergencia Naranja traiga conectividad y aire fresco a la ciudad: disculpas públicas y dos cabezas cortadas fueron las exigencias para apoyar al PP.  ¿Y el proyecto para la Granada que queremos en 2020? ¿Algún modelo de ciudad?

(Recuerden que ya escribí de esto, también en IDEAL, antes de las elecciones de mayo. Y, por supuesto, ni flores. Con el “Y tú más, ya hemos ido bien servidos) 

Es verdad. Está muy repetido. Pero no por ello tenemos que dejar de insistir: mientras en otras ciudades de nuestro entorno, instituciones, empresas y sociedad civil asumen como propios los grandes proyectos y trabajan en conjunto para su materialización, Granada es el paradigma de la ciudad cainita que se desangra en polémicas estériles y que ha hecho todo un arte del poner piedras en el camino al futuro y de meter palos en los radios de la rueda del progreso.

Desconectada 2020

Granada necesita conectarse. Con sus ciudadanos y colectivos más activos y comprometidos. Con los pueblos y ciudades del entorno. Con los gobiernos autonómico y nacional. Con las empresas y las instituciones. Conectarse y activarse para decidir el modelo de ciudad que queremos de cara al 2020 y poner en marcha las políticas e iniciativas necesarias para conseguirlo.

Jesús Lens

Twitter Lens