Un voto accidentado

Espero no contravenir ningún precepto de la legislación electoral si, a través de estas líneas, solicito al señor presidente o señora presidenta de mi mesa electoral que tenga por válido mi voto, depositado ayer en la oficina de Correos. A ello dedico mi columna de hoy en IDEAL.

Voto por correo

Cuando mi sufragio termine por llegar al Instituto Juan XXIII del Zaidín, lo hará en precario estado y presentará un lamentable aspecto. Pero es que, el pobre, ha sufrido más que Leonardo DiCaprio en “El Renacido”.

Todo comenzó a finales de la semana pasada, cuando fui a Correos con las prisas que me caracterizan. Tras recoger la documentación certificada y mientras esperaba la cola, fui rellenando todos los formularios. E introduje las papeletas en los sobres pertinentes. Y los sobres, en el sobre mayor que debía portar mi voto hasta la mesa electoral. Y lo cerré.

¡Grave error! Con las bullas había olvidado añadir el certificado del censo que acreditaba que yo era yo.

Voto accidentado

Cuando la funcionaria me vio a punto de romper el sobre, dispuesto a enmendar por las bravas mi error, me paró en seco. Si lo rasgaba, el voto sería nulo y no habría fixo que lo solucionara. ¡Y tampoco podía volver a pedir el sufragio por correo! ¿Qué hacer, pues?

Como buen lector de novela negra y criminal, me acordé del truco del vapor que permite abrir una carta sin romper el sobre. Y a ello me apliqué, poniendo agua a hervir en cuanto llegué a casa. Pero no se crean que es fácil, la cosa. Ni rápida. De hecho, el proceso fue tan lento que, en un momento dado, acerqué demasiado la carta al vapor. Y me quemé. Y solté el sobre. Que cayó al agua. Hirviendo.

Voto correo

Lo pesqué de inmediato, de forma que solo se dio un breve chapuzón. Todavía goteando, por fin conseguí abrir el maldito sobre. Sin rasgarlo. Lo vacié y tendí su contenido en la terraza, al sol, esperando a que se secara.

Cuando la funcionaria de Correos ha recogido hoy mi voto, me ha sugerido que, además escribir el remite, firme el sobre por fuera. Que tenía una mala pinta que no se podía aguantar. A ver si así, con la firma, en la mesa se convencen de que el lamentable estado del sufragio no es debido a una manipulación sospechosa, sino a la supina y proverbial torpeza de un votante acelerado.

Jesús Lens

Twitter Lens

El racional voto animalista

Voy a ser valiente, osado y audaz y, antes de que el CIS, Demoscopia y demás laboratorios electorales den a conocer sus encuestas tras la anunciada confluencia entre Podemos e IU, haré mi propia interpretación de dicha (con)fusión: el gran beneficiado, el que va a subir notablemente su número de sufragios, será el Partido Animalista. Y así lo explico en mi artículo de hoy de IDEAL.

PACMA

Por supuesto, PACMA no conseguirá ningún escaño. Pero va a cosechar muchos votos. Relativamente hablando. Blancos también va a haber una buena pila. Y abstenciones, ni les cuento. Por ejemplo, el 26-J yo estaré en Bilbao, participando en el festival Bruma Negra. Y me cuesta horrores, lo reconozco, tener que volver a votar por correo. Porque esta vez va a ser, más bien, un Voto por Cabreo.

PAC Bruma Negra

Pero volvamos a PACMA. Que, de todos los acercamientos, amagos, tanteos y retractos que ha hecho Podemos en estas últimas semanas, el de la confluencia con los Animalistas no debería pasarnos inadvertidos.

Y es que PACMA va a cosechar un montón de sufragios provenientes del descontento. El impropia e injustamente llamado voto de castigo. Que no es tal. El voto animalista, lo sé y me consta por amigos que lo han ejercido en diversas ocasiones, es muy racional. Es un voto consciente, ético y moral que, para muchas personas, suponía una de las pocas opciones admisibles de acercarse a las urnas.

Conozco a algún votante animalista que cambió su voto hacia Podemos. Y que está defraudado. También conozco a podemitas que, tras los últimos avatares de los morados, están desencantados. ¡Y qué decir del tradicional votante de Izquierda Unida que, tras haber sido tildado de viejuno, rancio, aburrido, gris y obsoleto, se ve impelido a votar al que, con saña, le insultaba hasta hace tres días!

Botellines a la mar...
Botellines a la mar…

La gente del PP y del PSOE es, por lo general, más firme en su voto. Más constante. Más utilitarista y convencida de la importancia del sufragio útil. Pero hay muchos cientos de miles de personas que, cansadas y desencantadas, no conformándose con quedarse en casa o tomando cañas en las terrazas, barajarán la posibilidad de votar al PACMA.

Y es que la nueva política se ha hecho vieja a pasos agigantados. Por todo ello, y esperando las encuestas cocinadas por los Másterchef de la cosa electoral, mi primer vaticinio de cara al 26-J es un fuerte ascenso de PACMA.

Jesús Lens

Twitter Lens