El árbol más alto de Europa

Granada NO va a tener el árbol de Navidad iluminado más alto de Europa. O sí. Pero de otra manera diferente a lo que sugiere el mero enunciado que abre este artículo, si le quitamos el NO.  Y de ello hablo hoy en IDEAL.

Seamos serios y puntualicemos. El asunto es que un centro comercial de nueva apertura, situado en el término municipal de Armilla, provincia de Granada, ha decidido instalar un enorme árbol de Navidad como llamativo reclamo que le de visibilidad y renombre y le haga publicidad.

Árbol Navidad más alto de Europa

Y se da la casualidad, en absoluto casual, de que será el árbol de Navidad iluminado más alto de Europa. Pero Granada no tiene nada ver con él, más allá de ser la provincia en que abre sus puertas un centro comercial, privado, que sufraga todos los gastos de instalación y mantenimiento del proteico abeto navideño.

Y es que empezamos por escribir que “Granada tendrá el árbol de Navidad iluminado más alto de Europa” y, si no explicamos el dónde, el cómo ni el porqué, remataremos las inminentes e infernales comidas y cenas navideñas haciendo sociología barata de salón, entre orujos y patxaranes.

Árbol de Navidad, corriente y moliente, en Puerta Real
Árbol de Navidad, corriente y moliente, en Puerta Real

Porque si uno escucha, sin contextualizar, la noticia del arbolito de marras y piensa en los despropósitos del AVE, el Metro, la Fusión Hospitalaria o el Centro Lorca, se lo llevan los demonios. Que si cómo es posible. Que si hay que ver. Que si confundimos las prioridades. Que si esto es inadmisible. Que, con las carencias y déficits que tenemos, qué sentido tiene lo del árbol… Y de ahí a exigir una moción de censura contra Paco Cuenca solo median un par de gintónics bien aliñados.

Dejemos claro que Granada y el árbol de Navidad iluminado más alto de Europa mantienen una relación puramente circunstancial y que poco o casi nada los vincula. Sí. Es una pena y una vergüenza que el Metro no esté en funcionamiento para que, en diciembre, podamos ir a hacernos selfies frente al arbolito, pero nada tienen que ver una cosa con la otra. No hay relación de causa-efecto.

Centro Comercial Nevada

Siento ser un aguafiestas y fastidiarles una analogía muy tentadora sobre la fatuidad de esta tierra nuestra. Pero, a nada que lo pensemos, lo del árbol artificial más alto de Europa iluminando el corazón de una vega moribunda, masacrada y cementada, sí podría dar para una reflexión.

Jesús Lens

1 Twitter Lens

LA VEGA SE MUEVE

Hoy, en IDEAL, hablamos de la Vega. Que bien se lo merece. ¿O no?

En uno de mis viajes a Irlanda fui a visitar unos cottages muy especiales, que trascendían la etiqueta de museos etnográficos: ¡estaban vivos! Es decir, en cada uno de ellos había personas que, ataviadas de época, lo mismo hacían café y pastel de manzana con el que agasajaban a los visitantes que estaban en los establos, ordeñando vacas. Las estancias estaban decoradas únicamente con mobiliario antiguo y tradicional y las chimeneas humeaban con la combustión de los troncos de madera arrojados al fuego.

Leyendo, viendo y hablando sobre el ambicioso y arrollador proyecto Vega Educa me acordaba de aquella experiencia. La Vega. Si cada vez que alguien ha utilizado esa palabra en algún artículo o discusión, hubiera habido un granadino que la visitara y la conociera, la Vega sería tan famosa como la Alhambra. Por lo menos. Sin embargo… ¡que tire la primera piedra el que, habiendo opinado sobre su destino, no ha puesto en su vida un pie en la Vega!

Para paliar esta situación, para darla a conocer y proporcionarle visibilidad ha nacido el proyecto Vega Educa, a través del que centros educativos de toda la provincia se han unido en una extensa red que trata de sensibilizarnos sobre los cambios que se están produciendo en esa Vega de Granada, memoria viva de una forma de vida que está en permanente evolución. Porque, aunque a algunos les pese, la Vega no se muere. ¡Y mira que los hay empeñados en asesinarla, con premeditación, nocturnidad y alevosía! Por eso, proyectos como Vega Educa son esenciales. Porque lo que no se conoce, no nos duele. Ya se sabe: ojos que no ven…

A través de la exposición abierta en el Parque de las Ciencias, de la marcha popular culminada hace unas semanas por Mago Migue con motivo de la celebración del Día de la Tierra o de su labor divulgativa en las Redes Sociales, la Vega se mueve, respira y sobrevive. En la memoria de sus ancianos. En la imaginación de los niños. En el espíritu de todos.

Sostenía el escritor africano Hampate Ba que «un anciano que muere es una biblioteca que se quema». En pleno siglo XXI de cambios vertiginosos, ni la Vega puede ser lo que fue en el siglo pasado ni podemos resignarnos a perder un caudal de sabiduría, un pozo de fructíferas experiencias de valor incalculable. Por eso, el Centro Cultural CajaGRANADA y Museo Memoria de Andalucía también aportará su granito de arena a esta reivindicación de una Vega recuperada.

En todo ello está trabajando Vega Educa, uniendo colegios e institutos con la universidad. Y con las instituciones. Y, a todos, con la gente del campo. Con el fin último de que la expresión “patear la Vega” sea sinónimo de recorrerla, conocerla y amarla, en vez de cocearla, cementarla y enterrarla, como por desgracia viene siendo habitual en los últimos lustros.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.