Aúllan luego cabalgamos

Hoy publico en IDEAL mi columna, que habla de cine. Y de algo más. La vida, o sea. A ver qué te parece. Por cierto, ¿has visto la película de la que hablamos? ¿Y?

Hacía tiempo, mucho tiempo, que una película no provocaba tal tormenta mediática. Decenas de columnistas, articulistas y contertulios de radio y televisión hablan de ella. Y las Redes Sociales se han visto abarrotadas de imágenes, comentarios y reflexiones sobre el último film de Martin Scorsese, “El lobo de Wall Street”.

 El lobo de Wall Street cartel

Aunque buena parte de la conversación audiovisual del siglo XXI mira a la televisión y a series como “The Wire”, “Los Soprano”, “Mad Men”, “Breaking Bad” o la más reciente, “True Detective”, una joya; de vez en cuando aparecen películas totémicas que provocan un terremoto y se convierten en acontecimiento mediático de primer orden, de forma que, si no la has visto, estás fuera de juego.

 True Detective

“El lobo de Wall Street” es una de ellas. Es la película que hay que ver. Sí o también. Y, después, toca posicionarse. Hace poco, por ejemplo, un antiguo político conocido por sus famosos e inverosímiles peinados escribía en su Blog personal que casi nunca iba al cine y que maldita la hora en que decidió ver “una película asquerosa y cargada de antivalores”.

A estas alturas todo el mundo sabe que la película de Scorsese, que a mí me pareció extraordinaria, como señalaba en esta reseña, cuenta la historia de un sujeto real, Jordan Belfort, un arribista que se hizo multimillonario gracias a la Bolsa, espoleando ese instinto primario que todos llevamos dentro: ¿por qué no tengo yo derecho a ser millonario y a enriquecerme en el Mercado de Capitales? ¿Por qué no puedo yo ser protagonista del Sueño Americano? Un sueño que terminó transmutado en la peor de las Pesadillas Capitalistas, como tuvimos ocasión de comprobar con el crash de la subprime y sus colaterales efectos.

 El lobo de Wall Street Leonardo

Solo que Jordan, además de hacerse rico, hizo ostentación de ello. Y dio rienda suelta y notoria visibilidad a sus vicios y aficiones: drogas en cantidades industriales, sexo orgiástico con prostitutas, fiestas sin fin en las que la vejación de diferentes personas (convenientemente pagadas para ello) era la norma; accidentes de coche, barco y aviación…

La película de Scorsese que, junto a “Uno de los nuestros” y “Casino”, formaría parte de una apócrifa pero imprescindible Trilogía de la Codicia, es a todas luces excesiva, tanto en el fondo como en la forma. La cámara no para quieta un segundo, los picados y los contrapicados suceden a los travelling más vertiginosos y nos sentimos abrumados por todo lo que la pantalla nos va escupiendo; llegando a sentirnos golpeados, como si fuéramos un saco de boxeo.

 El lobo Leo

Porque ese es el valor de la película: describir con pelos y señales, sin ambages, una modalidad de capitalismo salvaje carente de cualquier tipo de ética, miramiento o consideración. No creo que nadie que vea la película pueda pensar que Scorsese enaltece a Jordan y a sus acólitos, como tampoco lo hacía con los gángsteres de sus otras películas. Sencillamente, cuenta las cosas como fueron. Y no debemos olvidar que contar la realidad de las cosas ya es un acto revolucionario en sí mismo.

Jesús Lens

 Firma Twitter

El lobo de Wall Street

¿Cómo? ¿Ya? ¿The End? ¿En serio? ¿Ya han pasado tres horas, TRES, desde que entramos a la sala para ver la última, comentadísima y referenciadísima película de Martin Scorsese?

 El lobo de Wall Street cartel

Porque “El lobo de Wall Street”, efectivamente, dura la nada desdeñable cantidad de 180 minutos. ¡Oh Yeah! 180 minutos de delirio sin fin, desde el primer fotograma hasta el último. 180 minutos vertiginosos, que no dan tregua al espectador, en los que el ritmo no decae ni treinta segundos.

Tres horas de una nueva lección magistral de un Scorsese que, secundado por el grandioso Terence Winter, entronca con sus dos clásicos dedicados a la codicia americana, en lo que sería una impagable trilogía: “Uno de los nuestros” y “Casino”.

Sí. Antes de hablar de Leo, hay que hablar de Terence. Si te fijas en el cartel de la película, verás que su nombre ocupa un lugar destacado y preferencial, lo que no es de extrañar ya que, además de haber escrito el guion de la cinta, es uno de los socios de Marty en su colosal aventura televisiva: “Boardwalk Empire” (que, si no has visto, ya tardas) Y, claro, antes… ¡antes fueron “Los Soprano”!

 El lobo Leo

Conjunción de genios para poner en pie una sátira cruel del capitalismo más desbocado, de la ingeniería financiera más salvaje y de una forma radicalmente amoral de entender el mundo del dinero y de la empresa. Genios a cuya nómina se incorpora un Leonardo Di Caprio en estado de gracia que da rienda suelta a todo tipo de tics, excesos, muecas y retorcimientos; excepcionalmente acompañado por una pléyade de secundarios que están a la altura de una película tan loca y pasada de vueltas como sus personajes.

 El lobo de Wall Street reparto

Scorsese mueve la cámara con frenesí. Cámara que no funciona como el bisturí del cirujano, que nos permite atisbar el interior del enfermo; sino que estamos ante un cuchillo jamonero de notables proporciones que despedaza sin cuartel el cuerpo corrupto y terminal de una modalidad de capitalismo que, sin embargo, se resiste a morir.

Pienso que, a estas alturas, resulta ocioso comentar de qué va o qué cuenta la película, dado que “El lobo de Wall Street” está siendo vista por miles y miles de personas y está siendo comentada no solo en las secciones de cultura de los medios, sino en las de economía y sociedad, hasta el punto de que buena parte de los columnistas y tertulianos la usan para defender sus tesis o atacar las contrarias.

 El lobo de Wall Street Leonardo

Por eso, ¿qué tal si traemos a colación un par de sus memorables diálogos? Por ejemplo:

Mark Hanna (mentor del protagonista): Regla número uno de Wall Street. Nadie… No me importa si eres Jimmy Buffet. Nadie sabe si las acciones van a subir, bajar, ponerse de lado o en jodidos círculos. Menos nosotros los corredores. Es todo un fugazi. ¿Sabes qué es eso? Fugazi, quiere decir falso. Polvo de hadas, no existe. No tiene importancia, no tiene materia. No está en la tabla periódica. No es real. Sígueme. Nosotros no creamos mierda. No construimos nada.

Jordan Belfort: No.

Mark Hanna: Si tiene un cliente que compró acciones a $8. Y ahora valen $16 por lo cual está jodidamente feliz. Quiere cobrar, llevarse el dinero y correr a casa. No lo dejas hacerlo.

Jordan Belfort: Ok.

Mark Hanna: Porque eso lo haría real.

Jordan Belfort: Sí.

Mark Hanna: ¿Qué es lo que haces? Tienes otra idea brillante. Una idea especial. Otra situación, otra acción. Para que vuelva a invertir sus ganancias y algo más. Lo hará cada vez. Porque están adictos. Lo haces una y otra vez. Mientras tanto… Él piensa que se está haciendo millonario, lo que es verdad, en papel. Pero tú y yo los corredores. Nos llevamos a casa dinero en efectivo. Por la comisión, malnacido.

Jordan Belfort: Cierto. Es increíble señor. No sabe lo emocionado que estoy.

 El lobo de Wall Street histrion

O este monólogo:

“Déjenme decirles algo. No hay nobleza en la pobreza. He sido un hombre rico y un hombre pobre. Y escojo la vida de rico a cada maldito momento. Al menos como un hombre rico encaro mis problemas y los meto atrás de una limusina usando un traje de 2.000 dólares y un reloj de 4.000 dólares”.

Ilustrativo, ¿verdad?

Hay gente a la que la película se le hace larga. O repetitiva. O que le parece exagerada y excesiva. También hay quien piensa que Scorsese, en realidad, ha vuelto a rodar “Casino” y/o “Uno de los nuestros”.

 El lobo de Wall Street bar

No estando del todo de acuerdo, sí hay algo irrefutable: todo el mundo está yendo a ver “El lobo de Wall Street”. Y todo el mundo está hablando de ella. De la película y de lo que cuenta la película. Estos días, todo el mundo está hablando de cine. Y eso mola, ¿a qué sí?

Jesús Lens

Firma Twitter

Las organizaciones

Veréis porqué decíamos que esta portada nos forzaba a escribir

Al principio de la serie Boardwalk Empire, la Atlantic City de los años 20 del pasado siglo luce colorista, alegre y luminosa. La ciudad tiene un paseo marítimo que es una joya y todos sus habitantes parecen vivir felices y comer perdices.

Creada por Martin Scorsese y Terence Winter, el padre de Los Soprano, esta colosal serie tiene como protagonista a Nucky Thompson, un político local del Partido Republicano que, en el consistorio, ocupa el puesto de… Tesorero. Desde esa posición y con su hermano al mando de la policía local, Nucky hace y deshace a su antojo, tanto en la ciudad como en el conjunto del estado y hasta en la propia Washington, siendo una de las voces que todos escuchan a la hora de nombrar, por ejemplo, al Fiscal General.

 Nucky Thompson

Por supuesto, de poner y quitar alcaldes y concejales a su antojo, ni hablamos. Entre los personajes secundarios de esta prodigiosa serie está un joven Al Capone, que ya empieza a hacer de las suyas en la ciudad de Chicago, asociado a Nucky.

Y es precisamente en la Ciudad del Viento, también conocida como la Segunda Ciudad de los Estados Unidos, donde transcurre la acción de otra serie igualmente portentosa, inquietante, anticipatoria y desasosegante: “Boss”.

Si bien es cierto que el personaje de Nucky tiene muchos paralelismos con personajes actuales, podríamos pensar que media un abismo entre los Estados Unidos de hace un siglo y hoy en día. Sin embargo, “Boss” transcurre en la actualidad. Y no en una ciudad cualquiera, sino en la ciudad de moda, gracias a Obama, que allí tiene uno de sus feudos más leales.

 Boss

El Jefe que da título a la serie sí es alcalde de la ciudad pero, ni que decir tiene, en sus manos acumula mucho más poder que el meramente otorgado por su puesto y, así, sus chanchullos, tejemanejes y negocios convierten al contrabando de alcohol organizado por Nucky en un juego de niños.

El Boss es el Jefe, claro. Pero ese título implica más, mucho más, que una simple jefatura o puesto en el escalafón.

El Boss, el Jefe, es el Capo.

El Puto Amo.

El que maneja los hilos, como Coppola nos mostrara en “El Padrino”, una de esas inabarcables sagas que no se terminan nunca.

 Boardwalk Empire

Nos gusta pensar que todas figuras, todos estos personajes y sus prácticas corruptas y mafiosas, son producto de la desmesurada y calenturienta imaginación de los novelistas y guionistas norteamericanos. Pero, por desgracia, basta con leer la prensa de estos días para comprobar que, en versión cañí y casposa, nuestra sociedad está infestada de personajillos que parecen inspirarse en Nucky o en el inefable Tom Kane interpretado por un magistral Kelsey Grammer.

Los trajes, los sobres, las dobles contabilidades, el blanqueo de dinero, los sobornos, el tráfico de influencias, los nombramientos a dedo, los hombres de confianza, los mamporreros y palafreneros que arreglan cualquier desaguisado, los conseguidores, los mediadores, los chantajistas…

No consigo olvidar el capítulo en que Kane no consigue que los concejales le aprueben uno de sus planes y, como represalia, entorpece una negociación con el sindicato de operarios de limpieza de la ciudad, a los que fuerza a ir a la huelga, al grito de: ¡Inundemos Chicago de basura! Por no hablar de cómo consigue remontar su popularidad, en uno de los momentos más bajos de su carrera, y que no cuento para no estropear el final de la primera e imperial primera temporada de “Boss”.

Y es que, ya se sabe, el cine y la tele no son más que unos meros entretenimientos a los que no conviene conceder importancia alguna…

Boss

Jesús Lens

Ahora, a ver el 22 de enero de 2009, 2010, 2011 y 2012

Vuelve “Boardwalk Empire”

La primera temporada de “Boardwalk Empire” me gustó. Pero la segunda me encantó. Y ahora, cuando la tercera está a punto de llegar a las pantallas (españolas), nos merendamos con una estupenda noticia.

La primera pecaba de esteticismo. La segunda se dejaba de milongas e iba a lo mollar. A lo sangriento. A lo desmesurado y a lo brutal. No podía ser de otra manera, con los padres de “Casino” y “Uno de los nuestros” por un lado y uno de los creadores de “Los Soprano” por otro.

La mezcla entre Martin Scorsese y Terence Winter se ha demostrado explosiva.

Y la HBO sigue apostando por ella.

¡Enhorabuena!

BOARDWALK EMPIRE

Hace unos días estuve haciendo ESTO.

Entre otras cosas, revisé cientos de papeles sepultados entre otros cientos de papeles. Como lo de Wikileaks, pero a nivel personal.

Fui desechando, tirando, rompiendo y escondiendo distintas cosas. Y de repente me encontré con un recortico diminuto en que se anunciaba que Martin Scorsese sucumbía a la televisión y se embarcaba en el rodaje de una serie llamada “Boardwalk Empire”, sobre la mafia y el tráfico de alcohol en los años 20 del pasado siglo, en Atlantic City.

Imagino que cuando se hizo el anuncio, yo ya estaría enganchado a algunas de las series de televisión de las que venimos hablando en esta página de un tiempo a esta parte, pero seguro que aún no tendría el grado de adicción que tengo ahora.

Porque ahora, el nombre de Martin Scorsese me impresiona, claro. Pero más aún me impresiona el de la otra parte que está detrás de “Boardwalk Empire”: Terence Winter.

Ahora pueden pasar dos cosas: que sepas de quién hablo o que no.

Y es que el mundo catódico del siglo XXI se divide en dos clases de personas: los que conocen el nombre de tipos como Terence Winter, David Simon, David Chase o Aaron Sorkin y los que no.

En concreto, Terence Winter estaba detrás de “Los Soprano”, una de las series que revolucionó el panorama televisivo del siglo XXI. Y, por eso, su presencia en esta nueva epopeya mafiosa, aunque la acción se traslade a los años 20, nos resultaba de lo más estimulante. A priori.

Una vez visto el piloto de “Boardwalk Empire”, dirigido por el propio Scorsese, ¿qué tenemos que decir?

Pues, en una palabra: que… ¡mola!

Me gustó, mucho, ese primer episodio. Y me gustó, mucho, el protagonismo del personaje de Enoch “Nucky” Johnson, interpretado por un extraordinario Steve Buscemi. Un personaje cuya carga de estrés, ansiedad y responsabilidad no le augura nada bueno, por mucho que vista unos trajes tan impecables como imposibles.

Me gustaron los secundarios. Y secundarias. Aunque a veces me perdiera en un complicado quién es quién, qué hace y por qué. Imagino que, a medida que pasen los episodios, nos iremos familiarizando con todos ellos.

Y me gustó el diseño de producción, la fotografía y la recreación de ese Atlantic City, con sus luces y sus sombras, las salas de fiesta y el puerto. Y las sacudidas de extrema violencia, súbita, seca y áspera.

Vamos que de “Boarwalk Empire” me gustaron hasta los andares.

Y juraría que, de aquí en adelante, me va a seguir gustando. Así que, como dice un gran filósofo… ¡Ya veremos!

Jesús Empírico Lens.