Un día en Sylvania

No se enfaden mis amigos lojeños, pero me hacía ilusión viajar a un destino exótico esta Semana Santa y el reino de Sylvania me parece una opción inmejorable. Sylvania, ya lo saben ustedes, es el país que se enfrenta a Libertonia en ‘Sopa de ganso’, la obra maestra de humor surrealista de los Hermanos Marx.

¿Conocen la historia? Tras el primer número musical de la película, una imagen fija muestra la panorámica de Sylvania. Y por haces del destino, resultó ser Loja.

Cómo acabó Loja en una película de los célebres cómicos estadounidenses es uno de esos misterios por resolver que ha dado lugar a diferentes elucubraciones.

La más sensata y factible, aplicando el principio de la navaja de Ockham, sería la del cineasta granadino Val del Omar, hijo de padre lojeño y que hizo fotos de diversas zonas de Andalucía para la Paramount. Cuando algún meritorio del estudio vio la foto desde la que se contemplan la Alcazaba y la iglesia de la Encarnación, tuvo claro que aquello era Sylvania.

Nos hicimos fotos en el Mirador, claro. Y recorrimos la parte medieval de la maravillosa ciudad de Loja, que no todo iban a ser películas. Turistas como nosotros, escasos. Lo que son las cosas: tanto quejarnos por no poder salir de la provincia y apenas un alma disfrutando de la arquitectura y la historia lojeñas.

El museo de la ciudad, en plena alcazaba, alberga piezas interesantes, pero lo mejor es su emplazamiento, que tanta historia ha visto pasar. Me gustaron mucho las placas que jalonan diversas calles, plazas y edificios de la ciudad con frases del poeta y filósofo Ibn al-Jatib. Por ejemplo: «Consigue la riqueza lícitamente y sé consciente de que gracias a ella se alcanzan lejanas metas». ¿No les parece de lo más actual?

Y ahora que estamos en Pascua, una reflexión que no debería caer en saco roto: «Las flechas de la muerte no se desvían ni yerran, lo que el tiempo te pone en la mano te lo arrebata… Ante la llegada de la muerte  todos somos iguales  lo mismo el que porta la espada que la que luce pendientes».

Jesús Lens

Doceavos de final

Terminado enero, podemos decir que hemos superado los doceavos de final de este 2021, que está resultando más exigente y complicado que la mismísima Champion’s League. En estas cuatro semanas hemos vivido la toma del Capitolio por parte de búfalos y chamanes. Filomena nos dejó helados y catastróficos. La Cosa está desmadrada tras la Navidad y el enjambre sísmico nos tiene locos perdidos. Para empezar el año, ya va bien.

Estar tan expuestos a lo que pasa ahí fuera, sentirnos a merced de los elementos y los acontecimientos, hace que resulte más fácil despreocuparnos y olvidarnos de nuestros propósitos para el 2021. ¿Fueron muy exigentes con ustedes mismos con el cambio de año o se mostraron indulgentes y posibilistas?

Por ejemplo, el clásico ‘viajar más’ se ha complicado notablemente. Si pensábamos que 2020 había sido el culmen de la inmovilidad y el estatismo, la primera parte de este año va a conseguir que visitar cualquier comarca de Granada sea tanto o más exótico que un safari por los grandes parques africanos. Remontar el Genil se nos antoja tan atractivo como recorrer el Amazonas y subir al Mulhacén, una empresa homérica, comparable a ascender el K2 en invierno.

Tampoco va a ser fácil recuperarle el pulso a las actividades presenciales, mínimo, hasta bien entrada la primavera. Y de las multitudinarias, mejor olvidarse sine die, para no deprimirnos.

Yo fui prudente. Leer más lo llevo relativamente bien. Cinco novelas, cuatro ensayos y un buen número de tebeos. Ver más películas y documentales, también. Estoy saliendo a un visionado por día, de promedio, en detrimento de las series, que era otro de mis propósitos: dejarlas en un segundo plano.

Pero estoy especialmente orgulloso de haber sido capaz de caminar y/o trotar 10 kilómetros diarios de promedio. No es fácil. Nuestro día a día, las rutinas y las circunstancias, hacen que caminar sea un lujo. Hay que invertir tiempo en ello. Algunos días perezosos, sin ganas, me he obligado a despegar del sofá para salir a dar un largo paseo por el barrio.

Arte urbano en Granada

Se trata de un ejercicio reconfortante en lo físico, pero también en lo mental. Y en lo espiritual. Andando o trotando te fijas en aspectos de tu entorno habitual en los que no sueles reparar. Escuchas a la gente cascar y piensas. Piensas mucho. No hay como caminar para que las neuronas se pongan a cavilar: los estímulos externos provocan sinapsis de lo más enriquecedoras.

Jesús Lens