Libremos hoy

Hoy toca librar, que para algo es el Día de las Librerías. Hoy toca pasar por alguna de nuestras librerías favoritas… y comprar algo. A ser posible, uno o varios libros, por supuesto.

No es una tautología, recomendarles comprar libros en las librerías. En algunas empieza a pasar como en los cines, que hacen más caja con las palomitas y los refrescos que con la propia taquilla. Funkos y muñecotes, agendas de todos los colores y merchandising de diversas sagas ocupan tanto o más espacio que los propios libros. Lo que no es ni bueno ni malo, sino todo lo contrario.

Dense una vuelta por su librería favorita y, además de comprar un libro o un cómic que le apetezca leer, compre otro para regalar a alguien especial. Aproveche para dedicárselo con cariño. ¡Con lo complicado que es eso de volver a escribir a mano!

Hoy hay actos culturales variados en las librerías, de charlas y presentaciones a conciertos, cuentacuentos, lecturas y un largo etcétera. ¡Qué gran día habría sido, también, para reunir a los Clubes de Lectura en torno a una buena tertulia libresca!

Cuando chapa una librería histórica y emblemática, todo son llantos, lamentos, suspiros y crujir de dientes. Eso, a los libreros que se ven obligados a cerrar las puertas de su establecimiento les puede insuflar ánimos y embargarles de emoción, pero poco más. Con esto pasa como con lo de votar: para evitarnos las manifestaciones del lunes frente al Ayuntamiento para protestar por el auge de la ultraderecha, la mejor estrategia es acudir a votar el domingo.

Nos gustan las librerías. Son establecimientos con alma, lugares que hacen mejor nuestra vida. Nos gusta que abran sus puertas y tener ocasión de charlar con las libreras y los libreros, comentar nuestras últimas lecturas y pedirles consejo. No hay mejor algoritmo que el conocimiento y la experiencia de un buen librero.

Para que las librerías sigan cumpliendo con su imprescindible labor de descubrirnos tramas imposibles, presentarnos a personajes inolvidables, conducirnos a paisajes inexplorados y hacernos soñar con mundos desconocidos; sigamos visitándolas y compremos allí nuestros libros.

Jesús Lens

Día de las librerías

Desde que todos los días son el Día de Algo, cuesta trabajo que el Día de Cualquier Cosa se haga notar y sentir. Excepto cuando Google le dedica un Doodle al Día en Cuestión. Entonces sí es más fácil que tenga notoriedad, visibilidad y genere conversación.

Hoy es viernes 10 de noviembre, se celebra el Día de las Librerías y debemos estar de enhorabuena. Una celebración que cuenta con siete años de vida nada más, pero que he hecho mía como si se tratara de una festividad milenaria con siglos y siglos de tradición, aprestándome a disfrutarla con pasión y frenesí. (Algo que hago desde siempre, como podéis leer AQUÍ.

 

Una costumbre que tengo, desde siempre, es jugar con las palabras, con sus dobles sentidos y con la confusión de términos que, fonéticamente muy parecidos entre sí, nada tienen que ver desde un punto de vista semántico. Por ejemplo, cuando escuchan o leen la palabra “libro”, ¿qué otro término casi idéntico se les viene inmediatamente a la mente?

 

Efectivamente. Libre. De hecho, en la red proliferan frases del tipo “Los libros os harán libres” y otras analogías semejantes. Sin embargo, no consta que el Liber latino tenga nada que ver con la libertad: su origen etimológico hace referencia a la “parte interior de la corteza de los árboles”. Quizá por eso, a las páginas de los libros les llamamos hojas. Y también estará relacionada con la etimología la inveterada costumbre de leer un buen libro bajo la sombra cobijadora de un gran árbol, sin que el e-book esté en condiciones de competir con tan relajante tradición.

Pero sí es cierto que solo una buena capacidad lectora nos puede hacer libres, permitiéndonos entender lo que dicen los textos originales por nuestros propios medios, sin tener que tragarnos las interpretaciones más o menos interesadas que suelen hacer los unos y los otros.

 

Que así dicho parece fácil. Pero que no lo es. Que cada vez leemos menos tiempo y prestamos menos atención a los contenidos, distraídos como estamos con los mil y un estímulos que la tecnología pone a nuestro alcance. Que nos estamos acostumbrando a las pildoritas cortas de información, compuestas por textos tan básicos que harían enrojecer de vergüenza a nuestros mayores.

Vayan hoy a su librería más cercana, déjense aconsejar por el librero, compren un LIBRO, léanlo durante el fin de semana y lo comentamos. ¿Hace?

 

Jesús Lens

¡Vámonos de librerías!

Hoy publico este artículo en IDEAL. ¿Celebramos este Black Friday comprando libros y/o visitando librerías?

Coincido con Elvira Lindo en que no es lo mismo ser un vendedor de libros que un librero. Ser librero implica más, mucho más que subir y bajar volúmenes de los anaqueles y despacharlos desde detrás de un mostrador. Ser librero supone conocer el producto que tienes entre manos para, de esa manera, estar en condiciones de ofrecer a cada cliente lo que pueda necesitar, gustar e interesar.

Si Tony Montana fuera librero, ¿qué recomendaría?
Si Tony Montana fuera librero, ¿qué recomendaría?

Cuando un lector se decide por un libro, se apresta a pasar varias horas en su compañía y, por tanto, la elección no es baladí. Es responsabilidad del librero aconsejar, proponer, ofrecer y dirigir a la persona que, indecisa, busca un título para leer. Por eso, además de conocer el género, el verdadero librero tiene que tener dotes psicológicas para saber si toca recomendar un dramón, una novela de aventuras, una historia cómica o unos versos descarnados; una historia de zombis o una de vampiros; una utopía o una distopía.

El librero, como el médico o el maestro, es una persona de confianza que, a través de las lecturas de sus clientes, empieza por descubrirlos, aprende a conocerlos y, después, cuando ya son amigos; les descubre nuevos horizontes lectores y diferentes joyas y tesoros bibliográficos.

 Amarillo

Porque hay personas que saben lo que quieren y que van a tiro fijo, cuando entran en una librería. Pero si son buenos lectores, además de llevarse lo que iban buscando, husmearán entre las mesas de las novedades. Además, si tienen tiempo, se aplicarán con el fondo editorial que toda buena librería atesora. Pero, sobre todo, siempre sacarán unos minutos para charlar con el librero que, a buen seguro, le tiene reservada alguna sorpresa.

Y es que no hay nada más placentero, para un lector, que descubrir un libro del que no tenía referencias o a un autor que, hasta ese momento, le era completamente desconocido. Adentrarse en uno de esos libros es emprender una travesía por mares ignotos, sin brújula ni mapa que te señale el camino.

 Afilado como un Blues a Medianoche

Por muchos suplementos literarios que leamos, por muchas revistas de libros a las que estemos suscritos y programas culturales que escuchemos o veamos (si es que queda alguno en parrilla), el mejor amigo de un lector siempre será un buen librero.

Hoy se celebra el Día de las Librerías. ¿Hace cuánto que no pisas una? ¡Animémonos! ¡Vámonos de librerías con el mismo espíritu con que nos vamos de bares! Un espíritu alegre y festivo que, hoy, los libreros hacen descuento. Y si no tenemos presupuesto para comprar una novedad en tapa dura y lujosa edición, ¡hagámonos con una edición en rústica o en bolsillo!

¡Esta es tu casa!
¡Esta es tu casa!

Y si alguien me pidiera un consejo sobre qué leer, yo aconsejaría el “Amarillo” de Canales y Guarnido, el recién publicado “Afilado como un blues a medianoche”, de Javier Márquez y la segunda novela de Rafael Sarmentero: “Malasaña Chai Tea”.

Lo dicho. ¡Nos vemos en las librerías!

Jesús Lens

En Twitter: @Jesus_Lens

 

Biblioteca

Pues sí, amigos. Estoy plenamente de acuerdo con los dos últimos sostiene del fin de semana.

Sostiene Edmundo de Amicis que “Una casa sin libros es una casa sin dignidad”, al igual que Jaques Benigne Bossuet sostenía que “En Egipto se llamaba a las bibliotecas El Tesoro de los Remedios del Alma ya que en ellas se curaba la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás”.

Biblioteca Novela Negra Lens

Me gustan mis libros. Como bien dice Colin Bertholet, si entro a la casa de alguien y la veo despojada de libros, se me cae el alma a los pies. De hecho, en lo primero que me fijo y donde más me gusta determe, al visitar un hogar, es en los anaqueles que albergan a esos fieles amigos.

Biblioteca Viajes Lens

Ahora, con el libro electrónico, podría pensarse que ya no son necesarias tantas baldas ocupando un espacio precioso. Es posible que todo el contenido de las imágenes que ilustran esta entrada cupiera de uno o dos de dicho mágicos artilugios. No lo discuto. Pero, desde luego, a mí no me gustaría entrar en mi casa y privarme de estas vistas.

Biblioteca Cine Lens

Aunque solo fuera por eso, por las vistas, nunca dejaría de comprar y atesorar libros.

Biblioteca Fotografía Lens

Porque, sostiene Jesús Lens: “Los libros son los que nos hacen libres”.

Be Book, My Friend!

¿Nos seguimos en Twitter? Yo soy @Jesus_Lens

A ver los 9 de julio de 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012, qué blogueé.