Festival de Jazz y patrocinios

Queda una cita, muy prometedora, en el Centro Lorca, pero el Programa Central del Festival de Jazz de Granada ya ha finalizado, con un notable éxito de público, que ha agotado las localidades en varios conciertos y se ha dejado las manos, aplaudiendo. Además, ha cosechado una excelente acogida por parte de la crítica.

Foto: Festival del Jazz de Granada
Foto: Festival del Jazz de Granada

Termina la 37 edición del Festival de Jazz de Granada y, a los buenos aficionados, nos sabe a poco. Se nos quedan cortos, seis conciertos. ¡Qué tiempos, en los que todo noviembre hervía con el mejor jazz mundial!

Que sí. Que hay trasnoches, como los del Tuntún, y actividades paralelas, pero que no están organizados por el Festival, como se indica en su página web. Un Festival por el que han pasado leyendas como Miles Davis, Dizzie Gillespie, Art Blakey u Oscar Peterson, pero que no solo mira hacia atrás, habiendo traído este año propuestas arriesgadas, diferentes y de una calidad excelsa.

Foto: Festival de Jazz de Granada
Foto: Festival de Jazz de Granada

Festivales de este calibre hay muy pocos en España. Por ejemplo, ahora comienza el de Barcelona y, a la mayoría de los músicos que actúan en la ciudad condal, ya hemos tenido la oportunidad de disfrutarlos en Granada o en el Jazz en la Costa de Almuñécar.

Sin embargo, hay una diferencia de grado entre el Festival de Barcelona y el nuestro: los patrocinadores y colaboradores. Cerca de veinte, he contado en el caso del certamen catalán. En el de Granada solo participan Diputación y Ayuntamiento. Y, en la Costa, el consistorio almuñequero. No está la Junta de Andalucía ni hay una sola empresa, entidad o institución.

¿Por qué? ¿Cómo es posible? ¿A qué responde semejante desapego entre el tejido social, cultural y empresarial granadino y un Festival de Jazz histórico, que cada año programa una extraordinaria selección de conciertos, excelentemente acogidos por el público?

Foto: Festival de Jazz de Granada
Foto: Festival de Jazz de Granada

Está claro que la crisis se ha cebado con el mundo de la cultura, pero ahora llega el mágico Hocus Pocus y cuenta con más de veinte colaboradores. La Orquesta Ciudad de Granada también se acerca a la veintena de mecenas y al Círculo de Mecenazgo del Festival de Música y Danza están adscritas cerca de cincuenta empresas.

Es necesario reflexionar acerca de la paradoja de que una de las grandes citas musicales del año se encuentre tan huérfana, sola y abandonada. ¡El jazz granadino merece más complicidad!

Jesús Lens

1 Twitter Lens

Hocus Pocus 2011

Y, terminado el Festival de Jazz, del que hablamos hoy en IDEAL, llega el otro gran Festival del otoño, el Hocus Pocus de nuestro querido MagoMigue, que este año cumple nada menos que diez añazos.

Desde hoy, toda la ciudad de Granada respira magia.

¿Te lo vas a perder?

Toda la información, programa, horarios, etcétera, AQUÍ.

Jesús hocus-pocus Lens

¿Y los pasados 23 de noviembre? Esto dijimos: 2008, 2009 y 2010.

TODOS SOMOS MAGOMIGUE

La columna de hoy de IDEAL es la que tenía que ser. Porque no es que (sólo) hablemos de magia, cultura y artes escénicas. Qué también. Es que hablamos del modelo de ciudad que queremos. Y en el que insistimos. Como decíamos AQUÍ.

¿Hay ocasiones en que vuelves a ser un niño? ¿Sigues teniendo ilusión? ¿Sientes la magia de la vida, fluyendo por tus venas? ¿Te queda un hálito de romanticismo, un poso de ingenuidad, un rapto de irredento optimismo? Entonces tú también eres (un poco) MagoMigue.

El pasado fin de semana se celebró la novena edición del festival de magia Hocus Pocus y, como viene siendo habitual, todos los espectáculos se saldaron con llenazos absolutos. Estos días, en Granada, una de las frases más escuchadas era: “- No te sobrará alguna entrada para la Magia ¿verdad?” Pero no. Nadie tiene entradas de sobra para cualquiera de los muchos y variados espectáculos del “Hocus Pocus”. Porque las entradas vuelan, nada más ponerse a la venta.

Desde que MagoMigue me descubrió el mundo de la magia, en el que nunca había creído, me estoy convirtiendo en adicto a una de las artes escénicas más completas y más complejas que existen. Porque la inmensa habilidad de los magos no es sino la punta del iceberg de montajes que van mucho más allá de una sucesión de ingeniosos trucos concatenados. Tomando como ejemplo el recién estrenado “AluCine” del propio Miguel Puga, el espectáculo no sólo requiere de un guión para enganchar, divertir y entretener a los espectadores durante dos horas y cuarto de duración sino que además exige atrezzo, vestuario, imágenes, música, proyecciones y un largo etcétera que implica una enorme inversión de talento, esfuerzo y recursos económicos y técnicos.

En el caso de AluCine, MagoMigue nos cuenta la historia del director George Méliès, un revolucionario mago de primeros del siglo XX que se interesó por el recién nacido cinematógrafo con el fin de incorporarlo a su espectáculo de magia y que, sin distinguir entre uno y otro arte, inventó los efectos especiales y los impulsó hasta el infinito y más allá. Porque “si los hermanos Lumiere inventaron la pluma, Méliès creó la poesía del cine”. Y MagoMigue consigue recrearla en un espectáculo tan brillante como hipnótico, anticipándose en muchos meses a la que será una de las próximas películas de Martin Scorsese.

En 2011, Hocus Pocus celebrará su décima edición. Este año no ha habido magos extranjeros, ni formación ni magia en la calle. Este año, la crisis se cebó con GranHada. El que viene no sólo tiene que ser apoteósico y especial, sino que, además, debería sentar las bases para la consolidación definitiva en Granada de un Festival exitoso e imprescindible, esperado por miles de espectadores ansiosos por dejarse embrujar por el misterio de la magia.

Entre todos tenemos que conseguir que Hocus Pocus forme parte del ADN granadino, tan arraigado como las tapas, Sierra Nevada, el Festival del Música y Danza o el de Jazz, referentes imprescindibles a nivel nacional e internacional.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

¡ALUCINE!

Primicia. Ya tenemos el cartel del espectáculo “AluCine”, lo más nuevo de ese genio llamado MagoMigue.

El estreno mundial será el 27 de noviembre, en Granada. En el Teatro Alhambra.

¿Qué os parece el cartel? Como bien podréis suponer, me resulta de lo más querido, cercano y estimulante, ese cohete y esa luna.

Aprovecho para dedicar a MagoMigue la Tercera Ley de Arthur C. Clarke:

“Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

¿Alguien duda de la magia del cine?

Jesus “AluCinado” Lens

MÁXIMO MAGO MIGUE

La columna de hoy de IDEAL, que sale después de que, gracias a mi Amiga, anoche pudiéramos disfrutar de un fabuloso espectáculo: los Pagagnini. Si Mago Migue los conoce, fijo que flipa con ellos. Por su talento, por su irreverencia, por su buen humor y, claro, por su calidad. Pero hablemos de Magia…

 

¡Ave Mago! Los que van a reír te saludan. Bueno, los que vamos a reír y también a soñar, a emocionarnos y a disfrutar con ese torrente de sensaciones que provocan las mágicas veladas del Hocus Pocus.

 

Querido Migue, en realidad, había pensado no escribir estas líneas. De hecho, he estado resistiéndome a ello con uñas y dientes. Porque la primera vez que escribí de ti, aunque ya había tenido la suerte de conocerte, tampoco éramos muy amigos. Pero ahora sí. Y, claro, cuando uno escribe cosas buenas de sus amigos se puede entender que es puro peloteo interesado.

 

Pero cuando el viernes llegué a los aledaños del Isabel La Católica, con media hora de antelación al comienzo de la función, y ya estaba abarrotado de padres y niños, expectantes y ansiosos por ocupar su localidad en la platea, pensé que no era justo dejar de hablar de uno de los eventos culturales más importantes de esta ciudad. Evento CULTURAL, sí.

 

Porque cualquiera que el pasado domingo estuviera en un Teatro Isidoro Máiquez lleno hasta la bandera, a pesar del Barça – Madrid y de la desapacible lluvia que jarreaba, puede dar fe de que el Hocus Pocus es mágico, por supuesto. Pero la magia, además de hacerse a base de mucha ilusión y aún más trabajo, se construye a través de la imaginación, la creatividad, la poesía, la inteligencia y el talento, hasta el punto de ser una de las artes más completas que existen. La magia, como el Hocus Pocus acredita, es un espectáculo total.

 

Al salir, tomando la necesaria y reconfortante birra en el “Alegría”, me comentaba mi hermano que tenía un compañero de trabajo que ejecutaba muy bien algunos trucos, pero que él mismo confesaba que le faltaban imaginación y talento para engarzarlos en una historia y conseguir que los juegos de manos se transformaran en algo más. Para hacer magia, o sea.

 

Pero lo peor de todo, querido Migue, es que tengas que dedicar buena parte de tu trabajo y esfuerzo a la alquimia más que a la magia, intentando convencer a un montón de gente cargada de prejuicios de que tu arte, vuestro arte, es mucho más que un entretenimiento para niños o un mero pasatiempo.

 

Imagino que cuando visitas a las personas que, trajeadas y encorbatadas, han de dar el “Sí quiero” a colaborar con el Festival, les llevas un buen dossier lleno de números, cifras, barras y quesitos multicolores que acreditan que cada gala del Hocus Pocus es un reventón de gente, lleno total en cada función. La pena es que muchas de esas personas no vean, en vivo y en directo, la cara de emoción de esos cientos de niños (y mayores) que exclamamos sentidos “¡¡¡Ohhhhhhhhh!!!” tras cada número. Porque, efectivamente, además de ver para creer, hay que creer para ver.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.