El anarquista que se llamaba como yo

De entre las cosas que más me gustan en esta vida está el husmear tranquilamente entre los anaqueles de una librería, coger libros, hojearlos, soltarlos, volver a uno en concreto, echarle otro vistazo, sentir que tienes ganas -necesidad casi- de llevártelo y… ¡que un buen librero coincida con tu criterio!

 Libros 1616 Books

Así que me ocurrió hace unos meses, en la Librería 1616 de Salobreña, con mi querido Antonio y “El anarquista que se llamaba como yo”, de Pablo Martín Sánchez, una lectura que me acompañó durante mi viaje por los países nórdicos y que ahora recuperamos para nuestra página hermana, Calibre 38.

Una reseña que, por ejemplo, incluye este párrafo: “Un vasto, prolijo y apasionante fresco sobre una parte de la historia de España que, aplastada por el peso de la salvaje Guerra Civil y la grisura de la posguerra; resulta ser vibrante y luminosa, gozosa. Y no porque la vida fuera fácil y los años veinte españoles fueran precisamente felices días de vino y rosas, sino porque existía una conciencia de clase, un anhelo de justicia social y una capacidad de compromiso que, hoy, parece ciencia ficción. Y, sobre todo, porque existía la esperanza del cambio. La mera posibilidad de conseguirlo”.

 El anarquista que se llamaba como yo

Y que tienes, completa, a través de este enlace.

¿Qué te parece? ¿Te animas a leerla? ¿Y a leerlo?

Jesús Lens

En Twitter: @Jesus_Lens

Libros del verano

Cuando me voy de viaje y estoy preparando el macuto, una de las elecciones más difíciles es la de qué libros añadir al equipaje. Tengo un E-reader de esos, pero no termino de pillarle el punto. Un libro de papel, de los de siempre, me sirve como ancla a algunas de esas costumbres que forman parte de mi esencia y que me hacen ser como soy. Y que no me gusta perder ni aun estando de viaje, cuando suelo olvidarme de todas mis rutinas, costumbres y aficiones.

Si viajas a zonas de habla hispana, la decisión de qué libros llevarte no es tan arriesgada ya que siempre podrás encontrar otros títulos que te apetezca leer. De hecho, visitar librerías es algo que me encanta, cuando viajo. Pero si te marchas a Noruega, Suecia y Finlandia… ¡más te vale acertar!

En esta ocasión, me decidí por tres libros gordos. Muy gordos. Que me permitieran disfrutar de una lectura continuada en los aviones, las terminales, la furgoneta o, llegado el caso, en los refugios, si el tiempo se ponía tonto. Tres libros que me permitieran sumergirme en épocas, ambientes y personajes muy distintos. Dos de ellos, recién publicados. El tercero, con algunos meses ya, en los anaqueles.

Estas han sido mis lecturas de verano escandinavo:

El anarquista que se llamaba como yo Libros Karoo Libros Vivir de noche

Y sí. Las tres son muy recomendables, como iremos exponiendo en los próximos días… Para empezar, una declaración de principios de Karoo: “La vida no se puede reescribir. Avanza por medio de corrientes al azar, caprichos y estados de ánimo… más por cambios de humor que por un argumento”.

Estamos en Twitter. ¿Nos seguimos? @Jesus_Lens