Deudas vencidas

¿Qué ocurre cuando empiezas a leer un libro y, casi desde el principio, te das cuenta de que no es lo que tú esperabas y que no responde a las razones que te habían llevado a elegirlo?

Eso me ha pasado con “Deudas vencidas”, de Reacaredo Veredas.

 Deudas vencidas

Yo, con los libros, las películas, las series… hace tiempo que trato de saber lo menos posible antes de enfrentarme a su lectura y/o visionado. Pero, claro, lee uno lo siguiente, y empieza a salivar: “Un recobrador de morosos contrata a un matón ruso”.

Eso no es lo que pone la contraportada del libro, por supuesto. Eso es lo que yo leí (o creí leer), apresuradamente y entre líneas, en alguna reseña o entrevista. Una lectura transversal y acelerada que, eso sí, me llamó la atención. Y como el libro lo edita Salto de Página y yo tengo una fe ciega dicha editorial, me lancé ávidamente, como un poseso, sobre sus 170 páginas.

¿Qué esperaba encontrar?

 Deudas vencidas novedad

Esperaba la Gran Novela Negra sobre la Crisis, escrita en Español. Esa novela que, como “La Trilogía de la Crisis” de Markaris en Grecia, nos sirviera para saber qué ha pasado durante estos años, desde el punto de vista de la ficción criminal.

Y no. “Deudas vencidas” no es eso.

O sí.

Pero de otra manera.

¿Se acuerdan ustedes de la película “Delitos y faltas” de Woody Allen? ¿No? Pues dejen de leer estas notas y dense un salto a su videoteca, física o virtual, en busca de una de las grandes obras maestras del cineasta norteamericano.

 Deudas Vencidas veredas

Porque la conciencia, en ambas obras, desempeña un papel importante. Muy importante.

Y es que el protagonista de “Deudas Vencidas” milita en el Colectivo, un sesudo grupo de intelectuales de izquierdas. Y la mujer del protagonista es una de las miembras más activas del colectivo. Intelectualmente hablando. Porque luego, la buena mesa, la buena casa, la buena vida y la buena cama… ¡son innegociables!

Y por eso, nuestro hombre, aunque tiene veleidades literarias, ha de contentarse con ganar dinero -a espuertas, eso sí- a través de algo tan poco solidario y progresista como es el cobro de deudas vencidas de bancos y gestoras. Solo que, como la gente empieza a estar más tiesa que la mojama, sumida en lo más profundo de la crisis, aquí ya no paga ni el Tato. Y ahí es donde Iván, el matón ruso, toma cartas en el asunto.

Narrada en forma de diario, “Deudas vencidas” se centra, más que en las andanzas de Iván, que era lo que yo esperaba, en las contradicciones del protagonista y del Colectivo; un tema igualmente apasionante y de radical actualidad.

Porque la cabeza visible del Colectivo es un joven y guapo aristócrata de rancio abolengo, conectado con el sector editorial español, al que podemos identificar perfectamente con el espíritu de cierta Gauche Divine de la izquierda europea del siglo XXI. Esa gente que se llena la boca con grandes discursos para, una vez escupidos, llenársela de los más exquisitos y exclusivos manjares. Y sin descomponer la expresión.

¡Pobrecito, nuestro protagonista, teniendo que lavar su mala conciencia y el mal olor de su dinero, a través de aportaciones cada vez más sustanciosas al Colectivo! Y todo ello, en mitad de una sociedad amenazada por la enfermedad, la degeneración y el cáncer; reales y metafóricos. Amenazada por la podredumbre en que nos ahogamos. Y por el terrorismo internacional.

 Deudas vencidas detalle portada

Así, “Deudas Vencidas” se me revela como una extraordinaria novela, aunque no fuera la que yo estaba esperando. Y eso es lo grande de la literatura, cuando es buena. Que el autor, partiendo de determinados mimbres, construye una novela que se sale de los cauces habituales y previsibles para construir una historia diferente, atractiva y muy, muy reveladora.

Jesús Lens

Firma Twitter

Conmocionar y hacer pensar

Es posible que alguno se esté preguntando por el encuentro de esta tarde con Emilio Bueso: “-Es que hasta ahora, lo que sabemos de Bueso es lo que tú has contado sobre sus libros. Pero, ¿qué tendrá que contar el propio Emilio?” 

Pues en esta entrevista que hoy publica IDEAL con el autor tenéis un avance de los temas sobre los que hablaremos esta tarde.

Emilio Bueso

¿No es interesante?

Nos vemos. A las 19.30 horas. En el Centro de Granada. En el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA en Puerta Real.

Ya podéis ir pensando vuestras preguntas…

Jesús Lens

Firma Twitter

Ya llega Emilio Bueso

Emilio Bueso Granada

¿Estamos? La cita es el viernes a las 19.30 en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA en Puerta Real. Y sobre Emilio Bueso, si sois seguidores de esta bitácora, ya lo debéis saber todo. Pero, por si acaso albergáis dudas, pinchad aquí y en las reseñas correspondientes.

 

Vamos a tener un diálogo abierto con Emilio. Y os aseguro que no deja sin responder preguntas incómodas sobre temas tan apasionantes como el principio del fin del mundo que apuntaba en “Cenital”. Para después, conveniente que echéis unos eurillos no solo para comprar sus libros, sino para compartir una Alhambra Especial (o un Milno. O dos) en los aledaños de Puerta Real.

 

Reitero: ¿estamos?

 

Jesús Lens

Firma Twitter

Emilio Bueso en Granada

¡Ojo! ¡Ojito! Luego no digan que no avisamos.

Dentro de poco, Emilio Bueso va a incendiar Granada. Y es que, en unas semanas, antes de que termine el mes, estará con nosotros.

 Emilio Bueso

Yo sé que tú sabes quién es Emilio Bueso. De hecho, muy probablemente habrás leído “Cenital”, una de las novelas más abrasadoras de estos años, ganadora del Premio Celsius de Semana Negra del pasado año.

 Emilio Bueso Cenital

Y, quizá, hayas leído “Diástole”, la novela que le dio a conocer y que también se hizo acreedora del Celsius, hace dos años.

O, también es posible que, llevado por reseñas como esta de El Cultural del pasado viernes, hayas leído “Esta noche arderá el cielo”.

Si pinchas en los enlaces señalados verás que yo sí que las he leído. Las tres. Con ansia y avaricia. Y las he disfrutado. Y recomendado. Por lo civil y, en algún caso, hasta por lo criminal.

 Semana Negra

Febrerillo el loco hace honor a su nombre y consigue que nuestros amigos de la editorial Salto de Página traigan a Granada a uno de los autores imprescindibles del género fantástico-terrorífico-científico actual. Uno de esos autores cuya obra no deja indiferente y que, en persona, resulta aún más intrigante, enigmático y atractivo.

Estaremos el viernes 21 de febrero, en el Centro de Exposiciones de CajaGRANADA en Puerta Real. Por la tarde. A las 19.30 horas. Obviamente, me gustaría verte. En primera fila. O en la segunda. Pero, sobre todo, es que no debes perderte la ocasión de conocer y hablar con uno de los autores más interesantes del momento.

En Avilés, Emilio, la lió
En Avilés, Emilio, la lió

La idea es no hacer una presentación al uso, dado que muchos ya habéis leído su obra, sino un encuentro con lectores, hablando de lo divino y lo humano. Pero, sobre todo, de lo demoníaco, de lo fantástico, de lo científico y de lo terrorífico. Todo lo cual suele anidar, básicamente, dentro de nosotros mismos. Y del fin del mundo, claro…

¿Te atreves?

Jesús Lens

Firma Twitter

Esta noche arderá el cielo

“La foto de una escena que está a siete mil años luz de la Tierra, cortesía del tiránico, ciclópeo, telescopio Hubble. El ojo de vidrio más poderoso de la humanidad, mirando por el coño del cosmos. El quinto coño. Que, en rigor, anda por la región astronómica NGC6611”.

Esto es así.

Lo tomas o lo dejas.

¿Quieres jugar? ¿Quieres entrar en la partida? Pues ésas son las reglas y Emilio Bueso, el crupier, tras barajar concienzudamente las cartas, ya ha empezado a repartirlas. ¿Has pedido las tuyas?

Pues que sepas que “Esta noche arderá el cielo”, la nueva obra del dos veces ganador del Premio Celsius de Semana Negra a la mejor novela de ciencia ficción con “Cenital” y “Diástole”, también publicada por la editorial Salto de Página; parte de esas premisas.

 esta noche arderá el cielo Bueso

¿Premisas? ¿Qué premisas?

Tres. Tres premisas, tres: Ciencia, ficción y humor macarra.

La parte científica de la novela tiene que ver con la astronomía. Con los cielos en movimiento. Con las estrellas en ebullición. Al estilo de aquello que se preguntaba Siniestro Total, sobre si el universo es cóncavo o convexo.

Nunca antes había sentido tan cerca el cielo tan explosivo, tan aterrador, tan magnético y tan hermoso como en la narración de Bueso. Y no hablamos de un cielo cualquiera. Hablamos del cielo más puro que se puede contemplar. El cielo que cubre una de las zonas más especiales del mundo: la del norte de Canadá, allá donde la aurora boreal demuestra que Dios, entre otras cosas, puede ser un maravilloso artista.

 esta noche arderá el cielo Trans Taiga

Bajo un cielo tempestuoso en el que el sol anda enredando con sus explosiones, provocando tormentas magnéticas que inutilizan cualquier sistema de comunicación; dos tipos circulan en moto. Y tampoco son dos tipos cualquiera. O sí. Depende de lo que entendamos por “tipos cualquiera”. ¿Pueden ser cualquiera, dos tipos que circulan por la mítica Trans-Taiga, la carretera más larga y solitaria del norte de Canadá, cuyos seiscientos kilómetros de longitud terminan por llegar a… ningún sitio?

También circulan por allá un padre y un hijo. En una camioneta. Y un avión. Aunque lleva las luces apagadas. Y, claro, están los indios. Los originales. Los de verdad. Los Cree. Y, en el bosque, los animales. Animales amenazadores, salvajes; cuyos rugidos congelan la sangre.

Entonces, cae la noche. Y comienza la ficción. Y la acción.

 esta noche arderá el cielo portada

Una acción trepidante que, a través de los recuerdos de los protagonistas, nos permite conocer sus diferentes historias. Biografías complicadas. Como las de tantas y tantas personas. Y, quizá por eso, toda la narración está impregnada de un humor macarra que habrá a quién le guste más y habrá a quién le guste menos. Pero que es el que es. Y punto.

Puede parecer raro, bizarro incluso, que en mitad de la Taiga canadiense, se ponga a uno de los personajes mirando a Cuenca. Pero así es Emilio Bueso. Así es su prosa. Así es su estilo. Como si el protagonista de su novela fuera el “Snake” Plissken al que Kurt Russell diera vida en las películas fuguistas de John Carpenter.

 esta noche ardera el cielo

La apuesta de Bueso con “Esta noche arderá el cielo”, como no podía ser de otra forma, es fuerte. Muy fuerte. Y arriesgada. Desde luego, ahora mismo no hay otra voz como la suya en las letras españolas. Unas letras en las que la fantasía y la ciencia ficción cada vez tienen más importancia. Y, en dichos géneros, Bueso es uno de los putos amos.

Desde luego, el más canalla, cínico y deslenguado.

Cuando leas la novela, verás que me das la razón.

Jesús Lens, mirando al cielo y esperando verlo arder.

En Twitter: @Jesus_Lens