Proyecto Hombre

Hoy pasé tres horas visitando la unidad terapéutica que Proyecto Hombre tiene en un pueblo cercano a Granada.

Qué distinto es leer sobre algo, que verlo.

Escuchar cómo cuentan los protagonistas su propia historia te permite cobrar conciencia de la gravedad de una problemática a la que, por lo general, solo tenemos acceso a través de las frías estadísticas de los organismos oficiales.

 Proyecto Hombre

Es verdad que hay reportajes que nos acercan la realidad que se esconde más allá de los datos. En ese sentido, es bonito ver cómo luce en el Tablón de Anuncios la copia de un reportaje realizado para IDEAL por Ángeles Peñalver, sobre las mujeres de Proyecto Hombre, que ya son tantas o más que los hombres. Y es que Ángeles tiene una sensibilidad muy especial cuando escribe de los temas más duros y complicados.

También hay películas, series, libros…

 Proyecto Hombre stop

Pero no es lo mismo.

Escuchar a un grupo de personas que cuentan sus experiencias, hablan de sus fracasos y defienden sus ilusiones; es una experiencia muy enriquecedora para quienes tenemos la suerte de llevar una existencia más o menos normalizada.

“Nadie está libre de que esto le pase” –comenta uno de los terapeutas. Y sabe bien de lo que habla, ya que él fue uno de esos chavales (y menos chavales) a los que ahora trata de ayudar.

 Proyecto Hombre imposible

Da que pensar. Y mucho.

Ver las caras, las miradas, las sonrisas de un grupo de personas que están luchando a brazo partido por salir adelante.

Te hace pararte. Y pensar.

Que sé que puede no servir de nada.

Claro.

Jesús Lens pensativo.

En Twitter: @Jesus_Lens

EL PODER DEL PERRO

Previa: ¿Habéis leído lo que ha pasado en Ciudad Juárez? Sólo para ir poniéndonos en antecedentes… Además, el día 2 de febrero el autor de esta novela estuvo una hora, charlando on line con los lectores AQUÍ.  Una entrevista de lo más jugoso en la que deslizamos una pregunta. En serio… ¡el poder del perro! 

 

La primera noticia de este pedazo de novelón la recibí a través de La Vanguardia, en un artículo provocativamente titulado “Lo que hay que leer después de Millenium”, de Sergio Vila-Sanjuán.

 

Después fue la librera Negra y Criminal quién escribió una de sus pocas, pero esenciales, preclaras y excitantes Cartas, en la que decía que el novelón de Don Winslow era de lo mejor que había leído en mucho tiempo, habiéndose quedado encerrada en casa, todo un fin de semana, leyendo sin parar.

 

Así las cosas, cuando estuvimos presentando nuestro libro de cine y viajes, “Hasta donde el cine nos lleve”, en la librería Negra y Criminal, en pleno corazón de la Barceloneta, aproveché para llevarme un ejemplar de una de esas novelas que, por su longitud y tamaño (700 páginas), si te gustan, las disfrutas como marrano en lodazal.

 

Y ¿cómo podría resumir mi impresión de la misma, en pocas palabras?

 

Pues creo que así sería bastante ilustrativo: “¡Oink, oink, oink!”

 

O sea: ¡pedazo de novela!

 

De verdad.

 

Y ahora, para no ser reduccionista, ¿cómo contamos de qué va, en un puñado de palabras? A ver. Va de todas esas noticias que, día a día, leemos en la prensa, sobre lo que pasa en países como México, Colombia y alrededores: drogas, muertes, capos, venganzas, decapitaciones, masacres indiscriminadas, la DEA, la CIA, la Contra nicaragüense, el tráfico de armas, las FARC, la mafia irlandesa, la frontera y el Río Grande, las fidelidades, traiciones, vendettas, amores y desamores…

 

Como bien sabéis, cuando un libro me gusta, anoto en la primera de sus páginas en blanco algunas de las citas, referencias o frases que quiero recordar. La de “El poder del perro” está entera marraneada. He usado extractos de este libro en otras reseñas, en un trabajo largo en que estamos trabajando y hasta en una presentación de Power Point.

 

O sea… ¡pedazo de libro!, reitero.

 

Por contradecir, por ejemplo, ESTA POLÉMICA TEORÍA, repliquemos este párrafo:

 

“Empieza con las palabras mágicas “y si”. Las dos palabras más poderosas de cualquier idioma. ¿”Y si” nos hubiéramos conocido antes? ¿”Y si” fuéramos libres? ¿”Y si” pudiéramos viajar juntos, a París, Río, Roma? ¿”Y si” nos fugáramos? ¿”Y si” nos lleváramos dinero suficiente para intentar una nueva vida? Y si, y si, y si.”

 

 Y con ese sencillo párrafo comienza una de las mil y una subtramas que componen un abigarrado tapiz en que todo el tinglado del narcotráfico y la lucha contra las drogas queda mejor explicado que en el manual más completo y técnico que imaginarse pueda. Una pantomima, un eufemismo, el de la lucha contra las drogas, que enlaza con Vietnam y la lucha contra el comunismo, por mucho que el marketing intente “blanquear” el odio cerval de los norteamericanos por los Rojos, sean de la extracción que sean.

 

Y ya me estoy pasando en espacio.

 

Digamos que personajes como Art Keller es de los que nunca más se olvidan, una vez leído “El poder del perro”. Como los hermanos Barrera.

 

Recordemos una de las frases con que Rodrigo Fresán, director de la colección “Roja y negra” de la editorial Mondadori en que está publicada la novela de Winslow, define “El poder del perro”: una versión narcomex de “El Padrino”. O más rotundamente, “Y, una vez terminado “El poder del perro”, siéntense a esperar que la HBO la convierta en una gran miniserie. Hasta que eso ocurra, aquí va esta novela ardiente como la lava y épica como mito antiguo en la que un hombre bueno y vencido se enfrenta a los triunfales hombres malos.” Una frase en absoluto baladí para quiénes consideramos que la HBO es una de las mejores cosas que le han pasado al mundo en los últimos años.

 

Vamos que, lo mismo, una vez leída, hay que sacarse un billete de avión para irse a Nueva York, bajar a Nueva Orleans y, desde allí, recorrer todo el Río Grande, cruzando de USA a México y viceversa, cuantas veces sea necesario, para conocer lugares míticos como San Antonio, Laredo, El Paso, Tucson, Chihuahua, Yuma, Tijuana, Ciudad Juárez, Nogales, Caléxico, Sonora, San Diego o la Baja California.

 

O, quizá, una vez terminada la última página de “El poder del perro”, lo suyo sea volver a comenzar por ese brutal y demoledor arranque:

 

“El Sauzal.

Estado de Baja California.

México.

1997.

 

El bebé está muerto en los brazos de su madre”. (SEGUIR leyendo el primer capítulo AQUÍ)

 

Terminamos. De verdad esta vez, volviendo a la extraordinaria intro de Rodrigo Fresán, recordando unas palabras de Winslow, contestando a un crítico para quién el contenido de la novela es durísimo: “hay personajes ficticios y en más de una ocasión he fundido y mezclado acontecimientos; pero hay muy poco en el libro que no haya realmente sucedido. Eso es lo que da miedo. Mi editor se la pasaba diciéndome “Don, esto es demasiado”, y yo le respondía: “De acuerdo, yo pienso lo mismo. Pero es verdad.”

 

Sin comentarios.

 

O sí.

 

Sólo uno: La verdad jode… pero curte.

 

El poder del perro.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

DROGAS

Si ayer no podíamos evitar contar en caliente la situación que vivimos en la frontera en el puerto de Tánger, que podéis leer aquí, hoy dejamos esta imagen, el cartel de una película, que ha provocado enorme revuelo en México…

¿Impacta? ¿Vale todo para atraer público a las salas? ¿Alguien se imagina a un Mahoma hecho de dibujado con heroína? ¿Como veis lo de jugar con los símbolos religiosos y nacionales de un país?