Oposición a la Granaína

En el Ayuntamiento de Granada hay dos formas de hacer oposición: la de Paco Puentedura y la del resto de grupos políticos, sean de izquierdas, de derechas o de centro, si tal espectro llegara a existir.

Tomemos como ejemplo el asunto de la remodelación del transporte público anunciada hace unos días y de la que escribí en IDEAL el pasado jueves (Leer AQUÍ). Para Puentedura, representante de IU, es buena, positiva y coherente, pero con matices. A partir de esa premisa, desgrana qué cuestiones serían mejorables, aportando su granito de arena al debate en forma de sensatez constructiva.

El resto de la oposición, para variar, se muestra unánimemente en contra. Aunque… ¿alguien esperaba una reacción diferente? El PP, inventor de la LAC, sigue defendiendo su modelo, erre que erre, por más que la implantación de la Alta Capacidad haya sido muy onerosa para las arcas municipales y, sobre todo, haya hecho perder un millón y medio de viajeros a la Rober. ¡Claro que funciona bien la LAC, su frecuencia es envidiable y un lujo para el centro urbano, como señalan los defensores de los autobuses azules! Lástima que lo sea a costa de maltratar a los usuarios del resto de barrios de Granada…

Ciudadanos, por su parte, vuelve a criticar que el PSOE toma las decisiones de forma unilateral, sin consenso, sin diálogo ni escucha activa. Es una letanía que, sin moción de censura a Paco Cuenca a la vista, debería ir cambiando, que ya cansa y aburre… por mucho que les sirva a sus concejales para no mojarse en ningún tema de calado. Y sin calar.

Para Vamos Granada, cualquier reforma del transporte urbano que no atienda a su confluencia con la red de autobuses metropolitanos, carece de validez. Lo que, como cuestión programática, estaría muy bien. Pero que, a efectos prácticos, nos conduce a un callejón sin salida: más allá de la controversia generada en la capital, ¿son conscientes de los conflictos que provoca la mínima alteración de las rutinas horarias en las líneas de los pueblos? Y no digamos ya si de modificar los trayectos se trata…

XXX. FOTO: ALFREDO AGUILAR

Aspirar a la excelencia está muy bien y resulta admirable. Sin embargo, no hacer ningún cambio y mantener el statu quo a la espera de la hipotética consecución de un resultado óptimo, nos conduce a la famosa parálisis por el análisis de la que tantos lamentables ejemplos nos ha dejado la historia.

Jesús Lens

Granada, desconectada

Mi artículo de ayer en IDEAL, sobre una Granada desconectada que pide a gritos un cambio, de fondo y de forma. 

Espectacular #TATGranada15. Espectaculares han resultado los ponentes, los contenidos y, sobre todo, el alcance global de una propuesta que ha sido Trending Topic mundial, situando una vez más a Granada en la vanguardia del universo Twitter, una revolucionaria forma de comunicación a la que resulta imposible sustraerse. Al menos, si tienes algo que decir e interés en que se escuche tu mensaje, más allá de las puertas de tu casa.

Desconectada Twitter

El debate sobre si las Redes Sociales sirven para algo, más allá del postureo, está ampliamente superado, algo que empresas, instituciones y particulares ya han empezado a asumir. Pero, ¿y nuestra ciudad? ¿Está conectada? Virtual y analógicamente, ¿qué conexiones mantiene Granada, una vez terminado el Talking about Twitter?

Una de las constantes en las charlas con los participantes foráneos en TATGranada fue lo endemoniadamente complicado que resulta venir a Granada. Los locales tratábamos de salir del paso, diciendo que el AVE pronto estará en la cazuela, pero la realidad es que no lo vemos volar.

Desconectada AVE

Y luego está la desconexión política e institucional. El enfrentamiento contante del ayuntamiento con la Junta de Andalucía, que quizá le resulte electoralmente rentable al PP, pero que para la ciudad es de un empobrecimiento alarmante. Y lo de la rentabilidad electoral habría que verlo, que al PP de Málaga le va estupendamente y sus relaciones con Sevilla parecen bastante correctas.

Málaga. Otra de esas rivalidades que deberían hacernos palidecer. Durante alguna de las proyecciones gratuitas de Cines del Sur en la plaza de las Pasiegas, hubo protestas porque en la pantalla se leía “Festival de Cine de Málaga”. Una cesión gratuita que permite disfrutar de proyecciones de cine abiertas al público y que genera pitos… porque viene de Málaga. ¡Lo que hay que huir!

Desconectada Cines del Sur

Y lo malo es que, a la vista de las negociaciones llevadas a cabo por Ciudadanos para la constitución del gobierno municipal, no parece que la Emergencia Naranja traiga conectividad y aire fresco a la ciudad: disculpas públicas y dos cabezas cortadas fueron las exigencias para apoyar al PP.  ¿Y el proyecto para la Granada que queremos en 2020? ¿Algún modelo de ciudad?

(Recuerden que ya escribí de esto, también en IDEAL, antes de las elecciones de mayo. Y, por supuesto, ni flores. Con el “Y tú más, ya hemos ido bien servidos) 

Es verdad. Está muy repetido. Pero no por ello tenemos que dejar de insistir: mientras en otras ciudades de nuestro entorno, instituciones, empresas y sociedad civil asumen como propios los grandes proyectos y trabajan en conjunto para su materialización, Granada es el paradigma de la ciudad cainita que se desangra en polémicas estériles y que ha hecho todo un arte del poner piedras en el camino al futuro y de meter palos en los radios de la rueda del progreso.

Desconectada 2020

Granada necesita conectarse. Con sus ciudadanos y colectivos más activos y comprometidos. Con los pueblos y ciudades del entorno. Con los gobiernos autonómico y nacional. Con las empresas y las instituciones. Conectarse y activarse para decidir el modelo de ciudad que queremos de cara al 2020 y poner en marcha las políticas e iniciativas necesarias para conseguirlo.

Jesús Lens

Twitter Lens