Si trabajan por Granada

Permítanme una propuesta para comprobar si es cierto que los partidos políticos con representación en el ayuntamiento de Granada trabajan por y para esta tierra o si sólo están para la bronca constante y mutuo marraneo.

Repasando los programas electorales de PSOE, PP, Cs e UP, hay algunos temas en los que las cuatro formaciones proponían actuaciones parecidas. Por ejemplo, la ampliación del Metro hacia el área metropolitana y la renaturalización del río Genil a su paso por la ciudad.

Recreación de cómo podría quedar el Genil

¿Qué tal si, al margen de seguir con sus consabidas peleas, los cuatro partidos empiezan a trabajar de forma conjunta en dichos proyectos? ¿No sería fantástico que, al igual que designan portavoces, tenientes de alcalde y asesores, nombraran a los encargados de reunirse, planificar y avanzar en asuntos capitales para la ciudad en los que todos están de acuerdo?

¡Esa sí sería una prueba de que los ciudadanos importamos! Más allá de nuestro voto, quiero decir. Dado que hay un consenso generalizado sobre la conveniencia y la trascendencia de acometer dichas actuaciones, ¿qué tal si se arremangan y empiezan con ello?

Da igual quien sea el alcalde, el vicealcalde y el número de tenencias de alcaldía: estando de acuerdo en la conveniencia de ambas empresas, ¡que se pongan en marcha cuanto antes! Son proyectos, además, que al ir en los programas electorales de los cuatro partidos, han sido abrumadoramente aceptados por la inmensa mayoría de los votantes. Vox tampoco debería ponerles una sola pega, que en nada contradicen a su decálogo para apoyar al gobierno municipal.

Señores Cuenca, Pérez, Salvador, Cambril y Miralles, demuestren que les hemos elegido para algo más que para pelearse entre ustedes. Contribuyan a rebajar el nivel de desapego que los granadinos sentimos hacia la política municipal estos días. Enséñennos que, además de abroncarse, son capaces de arrimar el hombro para trabajar, juntos, en algunos de los proyectos que más nos preocupan. La ampliación del Metro y el adecentamiento del Genil son desafíos de futuro que van a conllevar mucho tiempo y esfuerzo. Cuanto antes empecemos, mejor.

Jesús Lens

Accidente en la circunvalación

Habría que consultar con el DataLab de Ideal qué tipo de noticias son las más habituales en la edición digital del periódico. Me apostaría una caña de cerveza y una tapa de morcilla a que, justo por detrás de la información del tiempo y los resultados de los diferentes sorteos diarios, aparecería un titular como el siguiente: “Un accidente en la circunvalación provoca retenciones en los accesos a Granada”.

Hizo falta que el pasado miércoles se produjese un accidente más grave de los normal, con un coche saltando la mediana, varios heridos y un atasco monumental, para que cayéramos en la cuenta de la insostenibilidad de un tráfico que colapsa la circunvalación un día sí y otro también.

¿Con cuánto tiempo de antelación hay que salir para ir al aeropuerto, por ejemplo? Salvo que le apetezca vivir un thriller de imprevisibles consecuencias, mi consejo es que salga con muuuuuuuuucho tiempo. Y que, después, se tome dos o tres cafés en Chauchina, si la cosa fue bien. Porque la amenaza de atasco en la circunvalación granadina es casi tan habitual como la de la cancelación de vuelos en temporada alta.

RETENCIONES EN LA CIRCUNVALACION
FOTOGRAFIA: ALFREDO AGUILAR

El éxito del Metro ha sacado a cientos de miles de coches de las carreteras, señalan las estadísticas oficiales. ¡Menos mal! Aún así, la situación del tráfico resulta caótica en nuestra Área Metropolitana y empieza a ser imprescindible y urgente analizar con seriedad la ampliación del Metropolitano a otros pueblos del cinturón granadino.

Y la otra gran cuestión: la segunda circunvalación. ¿Qué tal van esas obras? ¿A qué ritmo avanzan? ¿Cuánto retraso acumulan? ¿Qué partidas presupuestarias hay pendientes de aprobación y/o ejecución? ¿Qué fechas se barajan para su definitiva puesta en funcionamiento?

El gran efecto colateral de la continua y perenne tomadura de pelo con el AVE es que nos hemos olvidado de otras grandes obras pendientes, tanto o más importantes que las ferroviarias. Lo hemos dicho muchas veces y lo seguiremos denunciando: Granada adolece de un enorme déficit en infraestructuras. Un déficit que lastra nuestro desarrollo económico y social. De las canalizaciones de Rules al aeropuerto, pasando por la referida segunda circunvalación o el puerto de Motril.

Hablando de todo lo cual: ¿vieron ustedes el dictamen del grupo de trabajo de la Capitalidad Cultural Europea de Granada 2031, que propone la creación de siete nuevos museos? ¿Qué les parece?

Jesús Lens