Vergüenza ajena

A mí también me da  vergüenza ajena. Gerardo Cuerva, el presidente de los empresarios, hablaba ayer de espectáculo y perplejidad. Exigió al Partido Popular y Ciudadanos, «a todos los niveles», una «resolución inmediata» de la crisis municipal «que devuelva la estabilidad al Ayuntamiento de Granada». Además, consideró «absolutamente intolerable» la situación que vive el gobierno municipal de la capital. En román paladino: que le produce sonrojo lo que viene ocurriendo en la plaza del Carmen en la última semana.

¿Y si, en realidad, este bochornoso espectáculo no fuera más que una performance en homenaje al maestro Luis García Berlanga, del que este año se cumple su centenario? Sin embargo, el esperpento de los concejales y socios de gobierno haciendo lo posible y lo imposible por no ser fotografiados junto al alcalde, más que berlanguiano, es buñuelesco. Surrealista, o sea. Ver cómo le hacen la cobra debería darnos risa. Pero estamos en Granada, una de las ciudades con más paro de España. Y no estamos para comedias de enredo, precisamente.

Salvador se ha encomendado a Inés Arrimadas para que trate de resolverle la papeleta. Habla de la dirección nacional de Ciudadanos como si tuviera algún empaque, cuando no es más que una ficción, un partido fantasma cuyos diputados y concejales ya no representan a la mayor parte del electorado que les votó en su momento. Si hubiera unas elecciones ahora mismo, ¿cuántos votos sumarían los de Juan Marín en Andalucía? ¿Y los de Salvador en Granada, teniendo en cuenta que están más divididos, fragmentados y enemistados que las escisiones de las izquierdas en las últimas municipales?

O el próximo alcalde de Granada es del PP, y a no mucho tardar, o vamos a unas elecciones anticipadas en Andalucía. No hay otra. La posición de Salvador es insostenible: nadie puede confiar en un gobierno municipal cuyos miembros se niegan a posar juntos aunque sea para la foto. La farsa tiene que acabar. Granada no se merece esto.

Jesús Lens

¡Es la ciudad, estúpido!

Vaya por delante que, mientras escribía esta columna, me ha petado el portátil, algo que a usted debería traerle al pairo, pero que quiero resaltar porque es relevante para el tema del que vamos a hablar.

Si un portátil potente tiene, pongamos, 32GB de RAM, el mío tenía una memoria extendida (o como se diga) que llegaba hasta los 64 GB. Contíconeso, cuando le he dicho que me busque toda la información sobre el 2+2 y la alcaldía de Granada, el bicho ha empezado a echar humo. Tras varios minutos procesando, la pantalla me ha mostrado dos pestañas: Cancelar y Continuar. La primera era mucho más grande y luminosa que la segunda. Nada más darle a Continuar, el pobre ordenador ha comenzado a convulsionar, se ha agrietado la pantalla y, segundos después, ha pegado el reventón final.

Lo del 2+2 tiene mucho vicio. Desde que el domingo pasado hablara Fran Hervías, la cosa se ha puesto al rojo vivo. Durante la semana, cada vez que he salido a la calle me he llevado conmigo el cable de carga de la batería del móvil, que apenas tardo cuatro o cinco horas en fundirla mientras rastreo en tiempo real las últimas declaraciones y movimientos en torno al culebrón de la Plaza del Carmen.

Si TG7 hubiera hecho un reality con el tema, lo de Rocío Flores y Tele 5 y el bombazo informativo de la entrevista de Évole a Bosé —el amante bandido consumió drogas en su momento, ¡paren las rotativas!— se habría quedado en mera anécdota catódica en los anales de la historia de la televisión española.

A estas harturas, saber quién será el Alcalde de Granada en verano es mucho menos interesante que el día a día de insultos, traiciones, conversaciones desveladas y pactos de ¿caballeros? de los unos y los otros.

Debería haber una App para consultar ‘Quién es quién’ en este nuevo vodevil y un servicio de alertas que avise de cada nuevo movimiento en el tablero de ajedrez. ¿O es al Monopoly a lo que están jugando en plena cuarta ola de la pandemia, con Granada al borde de un nuevo cierre perimetral?

Lo más gracioso del tema es que, cuando les preguntan, tienen el cuajo de decir, sin sonrojo, que lo importante es la ciudad. Que el equipo de (des)gobierno sigue trabajando por y para Granada. Les falta mirarnos y, enarcando una ceja, escupirnos lo de “¡Es la ciudad, estúpido!”

Jesús Lens

GRANADAS DEL MUNDO

Esta mañana hemos asistido, en la Mediateca Francisco Ayala del Centro Cultural CajaGRANADA, a la presentación de un proyecto tan interesante como atractivo y prometedor: Granadas del Mundo.Porque en el mundo, repartidas por los cinco continentes, existen unas 140 poblaciones que se llaman Granada o que, al menos, ostentan esa denominación. Y el objetivo es conectarlas a todas ellas, en principio, a través de una plataforma virtual. Y después, si San Milenio quiere, de forma física y real.

La Garnati del Malí, en la Curva del Níger, también existe
La Garnati del Malí, en la Curva del Níger, también existe

Con el apoyo de la Consejería de Innovación y Ciencia, Granada es hoy un poco más grande. Y, paradójicamente, el mundo es un poco más pequeño. O cercano. Si pincháis en www.granadasdelmundo.com os podréis acercar a Nicaragua, Colombia, Australia, Los Ángeles o el Malí, a golpe de ratón.

Historias, personajes, curiosidades y anécdotas varias jalonan la trayectoria de las Granadas de todo el mundo, desde la cercana y motrileña La Garnatilla a la lejana y misteriosa Garnati, situada en la Curva del Níger maliense.

Un proyecto que puede combinar lo cultural y turístico con lo económico y lo social, desarrollado por la inquieta y activa Asociación Cultural Pura Vida, que lo mismo organiza cine fórums que talleres de lectura o escritura creativa.

Un proyecto, además, brillantemente presentado por César Requesens, de Pura Vida, y por Francisco Cuenca, Delegado de la Consejería de Innovación.

Dicho todo lo cuál, me voy a permitir una digresión. ¡Qué buena impresión provoca Francisco Cuenca, situado por El País, el pasado domingo, como el candidato del PSOE a la Alcaldía de Granada!

Durante su presentación, antes y después, ha estado accesible, cercano y llano, sin perder un ápice de seriedad y profesionalidad. Francisco sabe comunicar y lo que dice va cargado de sentido.

Un detalle: para su intervención, se ha acompañado de unas notas. Eran unos folios perfectamente “mecanografiados” e impresos. Como corresponde. Pero, además, estaban profusamente garrapateados. O sea, garabateados a base de anotaciones manuscritas hechas a bolígrafo. Tantas, que parecía ser más lo escrito a mano que el original texto impreso.

O sea, que se toma las cosas en serio y tiene curiosidad. Porque, después, ha seguido tomando nota de algunas de las cosas que comentaba César, mirando continuamente la web y apostillando con alguna broma y oportuno comentario humorístico su intervención, con rapidez de reflejos, buen humor y mucho ingenio, algo que en estos tiempos, se agradece. Y mucho.

Francisco Cuenca ¿próximo alcalde de Granada?
Francisco Cuenca ¿próximo alcalde de Granada?

Así las cosas y si la noticia de El País no va mal encaminada, ¿habré conocido hoy a F.C. Alcalde?

El tiempo lo dirá.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.