Un niño al que se le da todo acaba por no apreciar nada, ni siquiera a sus padres

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Si a un hijo le dais todo lo que pide, aunque os cueste la bolsa y la vida,  no le estáis haciendo un favor.  Eso no es educar. En el mejor de los casos es un error, y en el peor, un intento de quitártelos de encima para que no…

Continuar leyendo →

Echo de menos aburrirme y luego no hacer nada, pero no nos dejan con tanta información y desinformación

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Fernando Fernán Gómez dijo en una ocasión (o seguramente, en varias): «Estoy muy capacitado para no hacer nada». Pues yo soy de esa estirpe: lo que más me gusta es aburrirme y luego no hacer nada, pero no nos dejan con tanta información y desinformación. Echo de menos aburrirme, pero…

Continuar leyendo →

Un hijo dice a los padres: «No haberme tenido». Se le puede mandar a tomar vientos o decirle que es fruto del amor

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Seguro que muchos de los que leéis este blog habéis escuchado eso que dicen los hijos cuando están enfadados porque no se han salido con la suya: «No haberme tenido. Yo no lo pedí». Ante eso, se pueden hacer dos cosas: mandarlo a tomar vientos, es decir, a la calle,…

Continuar leyendo →

Un ‘no’ dicho con amor es de lo más educativo

Buenas, soy Emilio Calatayud. Lo repito siempre que puedo y seguiré haciéndolo: no podemos  decir ‘sí’ a todo lo que pidan  los hijos porque se vuelven tontos o tiranos, o ambas cosas a la vez. Es evidente que decir ‘sí’ es más fácil  que decir ‘no’.  Un ‘no’ dicho con amor es de lo más…

Continuar leyendo →

El otro día le dije a una persona a la que estaba juzgando: «¡No!» y se quedó flipada

  Buenas, soy Emilio Calatayud. El otro día estaba juzgando a una persona  que interrumpió varias veces el juicio. Por enésima vez me preguntó si podía hablar y le respondí: «¡No!» y se quedó flipada. Me pareció que nunca había escuchado esa palabra. Seguro que eso ayudó para que acabase en el banquillo.  

Continuar leyendo →

No me jubilo, era una inocentada, muchas gracias por tanto cariño

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Ayer fue 28 de diciembre, el Día de los Inocentes. Así que el anuncio de mi inminente jubilación fue una inocentada. A Carlos Morán y a mí nos sigue gustando esta tradición que, como tantas otras, parece que está en vías de extinción. Menos mal que sigue el programa benéfico…

Continuar leyendo →