No me jubilo, era una inocentada, muchas gracias por tanto cariño

  Buenas, soy Emilio Calatayud. Ayer fue 28 de diciembre, el Día de los Inocentes. Así que el anuncio de mi inminente jubilación fue una inocentada. A Carlos Morán y a mí nos sigue gustando esta tradición que, como tantas otras, parece que está en vías de extinción. Menos mal que sigue el programa benéfico…

Continuar leyendo →