Ida y vuelta a FITUR

Hoy, hay que estar en Fitur. Es lo que toca. Y, aunque pueda parecer excesivo que un nutrido grupo de nuestros representantes pasen un par de días en Madrid, es conveniente que así sea. Y de ello hablo en IDEAL.

Fitur, Turismo y Granada. ¿Es necesario explicarlo? Es nuestra primera industria, es su gran escaparate, nacional e internacional e, insisto, hay que estar allí. ¿En Madrid? No. En IFEMA. Que es parecido, pero no es lo mismo.

 

Que tampoco es ir por ir. Ni por estar. Que, una vez desembarcados, hay que hacerse notar y darse a conocer a la gente y empresas que pasan por allí. Que pasan. Muchas. Fíjense si pasará peña por Fitur que la convocatoria sirve para generar 5.000 puestos de trabajo directos. Ahí es nada.

20170118.- FOTO: FERMIN RODRIGUEZ. Feria FITUR 2017 en Madrid, Granada

¿Sirven este tipo de Ferias y encuentros? Yo creo que sí. Sin embargo, desde que se acuñó lo de Follitur (aquella leyenda urbana… y no tan urbana, ni siquiera tan leyenda) esta cita está bajo sospecha y nuestros representantes políticos e institucionales se ven obligados, más que nunca, a justificar su presencia en Madrid, dejando a Granada huérfana durante unos días.

 

Por ejemplo, el alcalde. Que menuda agenda extracurricular le ha preparado su equipo. ¡Eso son actividades, y no lo de nuestros chavales al salir del cole! A saber: AVE, Acelerador de Partículas, Capitalidad Cultural 2031 y candidatura Granada Ciudad de las Ciencias. Echo de menos el Legado de Lorca, pero… ¡ahí es nada! Eso es un viaje bien aprovechado y mejor amortizado. La pregunta es si le quedará tiempo a Paco Cuenca… para pasarse por Fitur.

Sí. Es una pregunta retórica. Estará allí. Pero, ¿era necesaria una batería de reuniones tan intensa como esa, concentrada en dos días? Que Madrid no es Pekín o Melbourne. Que no pasaba nada por haber espaciado tal muestra de desbordante actividad institucional.

 

Y es que Fitur tiene mala prensa. En pocas citas, “fichar” con la pareja es tan exigido y demandado a cualquier hora del día y, sobre todo, de la noche. Por eso será interesante seguir a nuestros representantes políticos, estos días, en las Redes Sociales. Van a ver ustedes lo que es postureo y presencialismo. Y ya verán como el viernes se esfuerzan por demostrar que están de vuelta en casa, sanos y salvos… y con alguna convocatoria, cita o reunión de trabajo de carácter local.

 

Jesús Lens

Genialidades en cartelera

Perdonen que esté tan insistido con el cine estos primeros días del año, pero es increíble el nivel de excelencia de varias de las películas que coinciden en cartelera. Por ello, y en previsión de tiempos más sombríos, déjenme que aproveche esta época de bonanza fílmica para seguir recomendándoles que vayan al cine. De ello hablo hoy en IDEAL.

En La La Land también van al cine

Por ejemplo, tienen que ver “La La Land”. Lo sé. No soy muy original con esta recomendación, que la gente está yendo a verla. Pero es que, y no siendo yo muy aficionado a los musicales, hablamos de una película deslumbrante, en el sentido más literal de la expresión.

 

“La La Land”, convertida por nuestros originales distribuidores en “La ciudad de las estrellas”, permite disfrutar de dos horas de luz y color, de música, baile y alegría, de sueños y decepciones. De la magia del cine, en su más pura esencia.

El argumento no es muy original, pero no importa: una actriz y un músico tratan de alcanzar sus sueños en Los Ángeles. La película cuenta lo que hacen para intentar triunfar y, sobre todo, incide en lo mucho que se ven obligados a renunciar en tan proceloso camino. Hasta llegar a uno de esos finales que ya forman parte de la historia del cine. Como el comienzo de “Up”, por ejemplo.

 

Y está “Frantz”, en el Madrigal, ese templo a la numantina resistencia cultural que, enclavado en el centro de Granada, nos sigue regalando joyas del cine más alternativo y a contracorriente. Como esta obra maestra de François Ozon que está enamorando a (casi) todos los que la ven.

Recién terminada la I Guerra Mundial, en un pueblo de Alemania, una muchacha acude todos los días al cementerio, a cumplimentar a su prometido, muerto en combate. De repente, un extranjero, un joven y atildado francés, empieza a hacer lo propio. ¿Quién es y por qué lleva flores a la tumba de un soldado enemigo?

 

A partir de ahí, todo lo que ustedes ya están imaginando… puede pasar. O puede que no. Porque la relación que se desarrolla entre los protagonistas tiene tantas dimensiones, es tan de ida y vuelta, que maravilla, sobrecoge y emociona.

Apenas llevamos quince días de 2017 y ya hemos disfrutado de “Comanchería”, “La La Land” y “Frantz”, tres obras maestras que nos reconcilian con el mejor cine de estreno. ¡Que siga la racha!

 

Jesús Lens

El rostro de la muerte

Ayer hubo concentraciones en Huércal de Almería y hoy las habrá en Cádiz. En tierras gaditanas, la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía convoca a los ciudadanos bajo el lema “No más muertes en el Mediterráneo, las fronteras cerradas matan”, después de que el pasado fin de semana se recuperaran los cadáveres de seis personas ahogadas en las costas de Cádiz. Y de ello hablo hoy en IDEAL.

GRA255 ALGECIRAS 14 01 2017 – Agentes de la Guardia Civil y de Salvamento Maritimo en el puerto de Algeciras con uno de los cinco cadaveres de inmigrantes que han sido encontrados en las ultimas horas en las costas de Algeciras y Tarifa Los cuerpos fueron hallados en dos lugares distintos pero no alejados EFE A Carrasco Ragel

En Huércal, por su parte, los vecinos se concentraron tras el asesinato de Toñi a manos de su expareja, que la degolló sin contemplaciones. Un minuto de silencio para recordar a una víctima más de la violencia machista.

 

El fin de semana volvió a hacerse visible el rostro de la muerte en Andalucía. El Mediterráneo, convertido en tumba para miles de personas. Las mujeres, que siguen siendo víctimas del machismo homicida. En Cádiz y Almería, unos cientos de personas desafían al frío y salen a la calle, a protestar por el drama que no cesa. A homenajear a sus víctimas más recientes. Unos cientos de personas que, con su actitud, sacuden y zarandean nuestras conciencias, a ver si espabilamos.

Porque ayer era, también, el Blue Monday, el día más triste del año, según no sé qué algoritmo utilizado en no sé qué investigación de no sé qué Universidad. Y ahí estábamos todos, desde muy temprano, hablando de las horas de oscuridad, del frío, de lo duro de la cuesta de enero y de lo feo que es el lunes.

 

¿En serio? ¿De verdad? ¿Blue Monday? ¿Es posible que hayamos alcanzado tal nivel de majadería y estulticia? Lamentablemente, parece que sí.

 

Nuestra sociedad, de tanto escuchar frases tópicas y manidas como “el drama que no cesa”, “tragedia en el Mediterráneo” o “una nueva víctima de la violencia de género”; parece haberse quedado sin capacidad de respuesta, ensimismada en sus mamarrachadas y sus sandeces. En naderías como el Blue Monday.

¿El día más triste del año? ¡Claro que sí! Pero no para usted (espero) ni para mí. El día más triste del año para la familia de Toñi, asesinada a los 33 años de edad por una bestia sin entrañas que no aceptaba que le hubiera dejado.

 

El día más triste del año para las familias de las seis personas muertas en el Mediterráneo, tratando de llegar a una Europa que, mientras ellos se ahogaban, era presa de la melancolía. Por el Blue Monday.

 

Jesús Lens

IBI: Fiasco a las 9

A ver si yo me enterado bien. Que seguramente no y, entonces, me gustaría que alguien me lo aclarase. El caso es que, el viernes, los concejales del ayuntamiento del PP, Cs, IU y Vamos Granada estaban en contra de subir el IBI un 4%, tal y como comentábamos el sábado en IDEAL y tema sobre el que vuelvo esta mañana, en el periódico.

Dicha subida era reclamada como necesaria por parte de los técnicos del Ayuntamiento de Granada, que vienen advirtiendo desde hace tiempo de la muy delicada salud de las arcas municipales. Técnicos del ayuntamiento, insisto. No portavoces, representantes de los partidos, asesores, lobistas… ¡Técnicos!

 

El PSOE convoca un Pleno Urgente y Extraordinario para el domingo, cuyo único punto del orden del día era la tan traída y llevada subida del IBI y los representantes de los cuatro partidos se siguen declarando en contra de aplicarla, aunque esa decisión podría suponer la quiebra del Ayuntamiento y la intervención de sus finanzas.

Hete aquí que los técnicos municipales, esos que prevenían sobre las consecuencias de no subir el IBI -entre otras medidas para generar ingresos, ahorrar costes y reducir gastos-, advierten que el voto en contra de los concejales, además de ser letal para la ciudad, les puede acarrear problemas legales. A ellos. Personalmente.

 

Y entonces… ¡entonces sí! Llegados a este punto, los concejales del PP y de Cs dan la razón a los técnicos del Ayuntamiento, considerando que sus dictámenes deben ir a misa. Y votan junto al PSOE -que estaba por subir el IBI-… la anulación del pleno del domingo. De esa forma tan torticera, evitan votar a favor de una subida impositiva, pero dan luz verde a que la misma se produzca, de facto.

Y ahí se quedaron IU y Vamos Granada, pidiendo que se debatiera sobre la cuestión, clamando en el desierto, y dejándonos con la duda de si habrían votado en contra, aun a riesgo de incurrir en responsabilidades legales por su decisión.

 

¡Qué vergüenza! ¡Qué bochorno! No sé qué les parece a ustedes, pero a mí me produce sonrojo comprobar cómo toman sus decisiones determinados políticos de este ayuntamiento: si una decisión va en contra de los intereses de la ciudad, pero les permite salvar la cara y perjudicar al contrario; no les duele en prendas tomarla y defenderla, caiga quien caiga. Ahora bien, si esa misma decisión les puede acarrear responsabilidades legales… entonces reculan y se la envainan. ¡De pena!

 

Jesús Lens

Trump será un bluff

Ya falta poco. Apenas unos días para que Trump se convierta en Presidente de los Estados Unidos… y empiece a decepcionarnos. Y lo hará desde el primer momento. Porque es imposible que esté a la altura del personaje que él mismo ha creado a lo largo de estos meses. Y de ello hablo hoy, en IDEAL.

En su ya famosa rueda de prensa de hace unos días, Trump tocó techo. A partir de ahí, solo le queda ir hacia abajo: no creo que ni en su esperadísimo discurso de toma de posesión, tras su juramento en el Capitolio, se atreva a estar tan bronco, áspero, provocador y maleducado.

Y, a partir del 20 de enero, insisto, empezarán los bluffs. Porque, seamos sinceros, lo que esperamos de Trump, en el fondo, es comprobar si tiene redaños para cumplir con todas las barbaridades que ha ido prometiendo a lo largo de estos meses. Es lo que nos pide el cuerpo. ¡Caña, caña, caña!

Una vez derrotada Hillary, no hay marcha atrás, desde un punto de vista emocional. Una vez consumado lo imposible y admitido que The Golden Man is Mr. Presidente himself, solo esperamos pasos de gigante y quemar etapas, avanzando a toda marcha hacia un futuro claramente incierto. Pero… Show must go on!

Si Trump cumple con la mitad de las cosas que ha dicho que va a hacer durante su mandato, además de abocar a los EE.UU. a un contencioso armado con China, de la mano de Rusia; provocará un terremoto económico y social en todo el mundo, merced a su política proteccionista. El primer país en sufrirlo será México, con el agravante de la cuestión del muro, pero no tardarán en seguirle buena parte de los países latinoamericanos y asiáticos cuyas economías han crecido gracias a la globalización.

A la vista de todo ello, países como Alemania y Francia no dudarán en elegir a candidatos populistas que prometan una rapidísima creación de empleo, severo control de la inmigración y, sobre todo, seguridad dentro de sus fronteras. Y en Pitres, puerto de mar, puestos a prometer.

Puedo prometer y prometo…

Todo ello, junto a la rápida y contundente resolución de conflictos como el de Siria, Palestina o Afganistán, nos situará al borde de la III Guerra Mundial. Esperemos, pues, que Trump empiece a ser un bluff, soso, aburrido y decepcionante, desde su primer día de mandato. Si no, avíaos vamos.

Jesús Lens