Hoy es el Día de África

Es un tópico decir que dedicar un día concreto del año a alguna causa no sirve de nada. Pero no es verdad. Porque hoy es el Día de África y aquí estoy yo, por ejemplo, recordando que nuestro continente más cercano también existe. Como Teruel.

Día de África Traore

Efectivamente, cualquier día hubiese sido bueno para hablar de África. No era necesario esperar a hoy miércoles para recordar los muchos problemas, bondades e ilusiones del continente más vapuleado por la mala fortuna. Podríamos haberla invocado ayer martes. O mañana jueves. Pero seguramente no lo haremos.

Así las cosas, bienvenido sea este 25 de mayo en que se conmemora el aniversario de la fundación de la Organización de la Unidad Africana y que nos sirve de recordatorio de la existencia de un continente que, geográficamente hablando, solo está a 14 kilómetros de Andalucía, pero que humana y emocionalmente, se encuentra a varios años luz.

Día de África

Menos mal que en Granada hay personas como Gustavo Gómez y Jara e instituciones empeñadas en que se hable de África, aunque sea para bien. Porque ayer, en la Biblioteca de Andalucía, hubo un amplio y variado programa de actividades que sirvió para poner encima de la mesa diferentes cuestiones que afectan al continente africano: exposiciones sobre Rincones de África en Granada, una conferencia sobre los avances y desafíos del continente negro y otra para mostrar sus realidades contemporáneas. Hubo presentaciones de proyectos de cooperación y un cine-fórum que sirvió para reflexionar sobre las relaciones entre ambas orillas del Mediterráneo.

En esta intensa jornada de trabajo sobre África participó, por cierto, Guillermo Quero. ¡Cómo se agradece que un delegado de cultura esté, también, en esas cosas, tan chiquitas, tan importantes!

Agustín y Gustavo, padres de Teranga Go
Agustín y Gustavo, padres de Teranga Go

La sesión de la tarde nos trajo a Federico Olvieri, uno de los coordinadores del Festival de Cine Africano de Tarifa y Tánger, que ya arranca su XIII edición. O, rompiendo tópicos, la disertación de Esther Massó sobre “Cosmopolitismo y Hospitalidad en África”. Y es que este tipo de jornadas sirve para conocer otros puntos de vista. Como los que mostraba el documental con las historias de esos senegaleses que han estado aquí y han vuelto allí, hablando con absoluto conocimiento de causa, pues.

Me quedo con la reflexión final de Mamadou, de La Voz de África, deseándonos que nos fuéramos con dudas, síntoma inequívoco de haber aprendido.

Jesús Lens

Twitter Lens

Trumpazos

 

Sobre Donald Trump y su nominación por parte de los republicanos a la presidencia de los Estados Unidos no voy a decir todo eso que piensa usted, que pienso yo, que piensan nuestros amigos y que piensa la mayoría de la gente que piensa. ¿Para qué insistir, si todos pensamos lo mismo?

Trumpazo

Pero sí hay un par de aspectos en todo lo que rodea a Trump sobre los que es interesante reflexionar. En primer lugar, lo de su absoluta incorrección política, desatada precisamente en el país que la inventó y la exportó al resto del mundo civilizado. Y sobre ello hablo en mi artículo de hoy de IDEAL.

Los ataques de Trump a las minorías étnicas latinas, por ejemplo, solo han servido para consolidar más y mejor su posición entre una parte importante de los votantes tradicionales del Partido Republicano. Cuanto más se incendiaban las Redes, más votos cosechaba Trump.

Trump comiéndose (o haciendo como que se come) el famoso Taco Mexicano
Trump comiéndose (o haciendo como que se come) el famoso Taco Mexicano

Pienso que si alguno de los candidatos españoles hubiera soltado una boutade por el estilo, habría tenido que dimitir. No se hubiera aceptado. Aunque no las tengo todas conmigo. Que cuando José Torres dijo lo de las mujeres, la belleza y la desnudez, no hubo consecuencias. Inmediatas.

La pregunta es: ¿ha liquidado Trump la corrección política en el lenguaje? Sinceramente, me gustaría pensar que sí. Que tanto buenismo, por momentos, asfixia. Y confunde. Y aplana los discursos, los mensajes y las posturas.

Sin embargo y a sensu contrario, deberíamos reflexionar sobre el empobrecimiento moral que lleva en volandas a un tipo con ideas xenófobas y racistas que no se molesta ni en disimularlas. El mismo síntoma que ha estado a punto de conducir a la presidencia austriaca a un ultraderechista. ¿Es política o es (in)cultura? O, quizá, sean las dos caras de una misma moneda.

Ultraderecha Austria

Nos hartamos de criticar la telebasura, pero sus shares cada vez son más incontestables. Y, además, lo contaminan todo. El otro día, por ejemplo, choqué contra la tertulia de un programa deportivo. ¿Qué bazofia era aquello? Un cruce constante de insultos forofistas que convertían en atractiva e ilustrada una discusión de barra de bar entre dos borrachos.

Pero eso es lo que vende. Y lo que se convierte en Trending Topic, al ser compartido por medio mundo. De hecho, hemos rebajado tanto el nivel y hemos arrasado de tal manera el sustrato cultural de nuestras sociedades occidentales que corremos severo riesgo de ahogarnos en el fango.

Jesús Lens

Twitter Lens

Grande, el Pequebasket

Iván Martínez, uno de los cracks del Fundación CB Granada-Covirán, ha tenido muchos partidos importantes este año. Algunos de ellos, se jugaron ayer domingo, en la Ciudad Deportiva de Armilla. Porque Iván, como el Gran Capitán Jesús Fernández o nuestro base dinamita, Didi García; además de ser jugadores de la primera plantilla del equipo nazarí, también entrenan a sus categorías inferiores.

Exterior de la Ciudad Deportiva de Armilla
Exterior de la Ciudad Deportiva de Armilla

Iván, en concreto, entrena a los Pitufos Genil, que son tan pequeños que ni siquiera alcanzan la categoría de benjamines. Niñas y niños de entre cinco y ocho años de edad a los que da gusto ver jugar sobre una cancha de baloncesto, todo entrega, pasión, compañerismo y diversión.

La estampa de Iván, rodilla en tierra y rodeado de sus Pitufos, que lo abrazan como al mejor de los amigos, resulta emocionante. Y eso que es un entrenador exigente: les pide defensa, que utilicen ambas manos en las entradas a canasta o que practiquen pase sin bote para llevar el balón de una cesta a otra. ¡Pero cómo anima, felicita y encorajina a sus Pitufos, durante cada minuto de cada partido!

Iván & Los Pitufos
Iván & Los Pitufos

Y eso que ayer jugaron cinco. Porque el domingo, la Ciudad Deportiva de Armilla hervía de baloncesto gracias al monumental Pequebasket que, por cuarto año, organiza el Fundación CB Granada-Covirán. Más de setenta equipos provenientes de Granada capital y provincia, de Málaga y de Almería. Más de 700 niñas y niños conviviendo en un extraordinario ambiente lúdico-deportivo en el que, por encima de todo, se veían sonrisas.

Hacía calor. Y el estruendo de los silbatos de los árbitros, los gritos de ánimo de los familiares y las instrucciones de los entrenadores hacían que, por momentos, el ambiente del Pabellón estuviera muy cargado. Daba igual. En el Pequebasket se aplaude y se celebra cada canasta con alegría y alborozo. Y no porque haya pocas, precisamente. Que resulta sorprendente la fluidez con la que anotan esos Pitufos, Benjamines y Alevines.

Foto: Fermín Rodríguez
Foto: Fermín Rodríguez

Se celebra cada canasta. Y cada defensa. Cada buen pase y cada robo de balón. Se celebra que los equipos sean mixtos y que jueguen el mismo tiempo los mejores que los menos duchos, los más habilidosos que los más torpones, los más altos que los más bajitos.

El Pequebasket, una gozada que permite a centenares de niños y a sus familias disfrutar de la más pura esencia del deporte.

Jesús Lens

Twitter Lens

Un Museo “popular”

Hasta los cojines. Mi procesador de textos es tan serio que, al escribir la tercera palabra del título de esta columna, ha cambiado una o por una i. Por su cuenta y riesgo. Y sin pedirme permiso. Es muy probable que, por mi furioso teclear, el portátil haya detectado un notable grado de irritación y de ahí que su Inteligencia Artificial esté cuidando mi futuro como columnista, al evitarme el uso de un lenguaje grueso y obsceno que les amargue el café del domingo por la mañana.

Casa Ágreda

Cuando conozcan el porqué de mi cabreo, quizá les parezca desmedido. Y no les faltará razón, que estos días están pasando cosas mucho más importantes que lo de la Casa Ágreda. Pero me altera, sobre todo, como síntoma. Como metáfora. Y sobre ello versa mi columna de hoy domingo, en IDEAL.

Porque el PP, en un alarde de no sé cómo definirlo, pide ahora que la Casa Ágreda se convierta en el Museo de la Ciudad, después de haber sido los propios Populares quienes cedió su uso a la Federación de Agencias Internacionales para el Desarrollo (AIDE), desoyendo el clamor popular y vecinal en contra de dicha cesión.

Protestas contra la enajenación de Casa Ágreda
Protestas contra la enajenación de Casa Ágreda

En realidad, la cosa es muy sencilla: cuando el PP sentaba sus reales en la Plaza del Carmen, lo de la Casa Ágreda era un marrón. De cojines. Porque había que rehabilitarla. Que hablamos de un Palacio del siglo XV. Y eso cuesta una pasta gansa. ¿Qué hacer? Cederla a un organismo con músculo financiero suficiente como para invertir 5 millones de euros en su arreglo. Que AIDE pueda desarrollar su trabajo en cualquier edificio de oficinas es lo de menos. Lo importante para un ayuntamiento estrangulado era el Money.

Casa Ágreda fachada

Con el cambio de gobierno municipal, el hiperactivo y ubicuo Paco Cuenca ha paralizado la impresentable cesión de la Casa Ágreda. Y es en este punto en el que el PP reclama que se convierta en Museo de la Ciudad. ¿Por qué? Porque así fuerza a la Junta de Andalucía a gastarse los 5 kilos de billetes. Lo del Museo, al PP le importa una higa. De lo único que se trata es de joder.

Este tipo de maniobras son pensadas y diseñadas por individuos que, supuestamente, deberían dedicar su tiempo y su ingenio a mejorar la vida de los ciudadanos. Pero no. Ellos están a otras cosas. ¡Y luego se sorprenden y se molestan cuando les llaman Casta!

Jesús Lens

Twitter Lens

Emojis granadinos

La semana va de emojis. Lo sé, lo sé. La palabrita tiene delito. No sé si me da más coraje lo de Emoji que lo de Emoticón o Emoticono, pero el caso es que esta nueva forma de comunicación ha venido para quedarse. De hecho, sería capaz de jugarme mi Smartphone a que usted también ha usado alguna de esas simpáticas figuritas en las últimas 24 horas. ¿A que sí? Así empieza mi artículo de IDEAL del sábado. Y sigue…

Esta semana, los Emojis han sido doblemente noticia. Por un lado, se ha hecho viral uno con forma de chatarra, para concienciar del peligro de usar el móvil al volante. Una iniciativa muy loable e inteligente, que incluye una campaña de anuncios y una etiqueta propia para las Redes Sociales: #SprintDriveSafe.

Emoji DGT

Y luego está la muy celebrada #PaellaEmoji, que incendió las redes al conocerse que, próximamente, la tendremos en nuestros dispositivos móviles. Y fue entonces cuando me surgió la inquietud: ¿para cuándo un Emoji de raigambre netamente granadina? Mis apetitos gastronómicos me llevaron a iniciar una campaña en favor de la #MorcillaEmoji. O la #Emorji. Pero de la morcilla considerada como una de las bellas artes hablaremos otro día, que esa joya de nuestro yantar se merece un artículo completo.

Teniendo en cuenta que cerveza, pasteles, tortas y leche (aunque vaya en biberón) tienen sus Emojis genéricos, ¿qué tal si miramos frutas y verduras? Porque no creo reconocer en el muestrario a ninguna de nuestras delicias tropicales, como los mangos, las papayas o las chirimoyas. ¿Y el gazpacho? ¿No se merece el gazpacho un Emoji?

#PaellaEmoji

Y por cuanto a monumentos y obras de arte, están muy bien los Emoticonos de la Estatua de la Libertad y de los Moais de la isla de Pascua. ¡Hasta la maravillosa ola de Hokusai tiene su representación gráfica! Por tanto, ¿para cuándo una #AlhambraEmoji? Esa imagen podría contribuir, de forma decidida, a tender puentes entre culturas y religiones y a afianzar la Alianza de Civilizaciones.

Nuestra Alhambra, como símbolo del castillo por excelencia, trascendiendo los estrechos límites entre lo cristiano y lo musulmán y dándole visibilidad universal a una de las grandes maravillas del mundo contemporáneo.

¡Qué ternura y emoción, esas nuevas generaciones!
¡Qué ternura y emoción, esas nuevas generaciones!

Y es que los Emojis se han erigido en una de las herramientas de comunicación más utilizadas por todo el mundo y sus símbolos son tan reconocibles que no tardas en cogerles afecto y cariño. ¿Nos curramos unos #Granada-Emojis?

Jesús Lens

Twitter Lens