¿Puente, acueducto o pasarela?

Comienza hoy la semana más surrealista, absurda y sinsentido del 2016. Que todos los años lo es, pero éste, especialmente. Al Puente de la Inmaculada Constitución, me refiero. Que en esta ocasión parece más bien un Acueducto. Y de ello hablo hoy en IDEAL.

Puente

Vaya por delante que, si el tiempo lo permite y la autoridad no lo prohíbe, voy a tratar de disfrutarlo al máximo, que este año apenas si me he tomado vacaciones. Pero ello no obsta para que me parezca inaudito e insólito el despropósito que suponen las fiestas del 6 y 8 de diciembre.

Sobre todo porque, en realidad, prácticamente nadie puede disfrutar del puente. Que diciembre no es marzo o abril y el 6 y el 8 no encajan como el Jueves y el Viernes Santo o el Lunes de Pascua.

Acueducto

Este año, en concreto, Granada tiene muchas menos reservas hoteleras que cuando alguno de los festivos permite enlazar con el fin de semana. Además, en colegios e institutos se han encargado de que nadie falte a clase, poniendo exámenes a porrillo durante este falso puente, lo que impide a las familias moverse ni un solo día.

Que no entro yo a juzgar si es obligatorio e imprescindible poner exámenes hoy lunes y el próximo viernes, pero que la unanimidad con la que los centros de enseñanza han decidido hacerlo, a un conspiranoico como yo, no le parece en absoluto casual.

Así las cosas, comienza un Puente con trazas de Acueducto que, en realidad, ni en Pasarela se va a quedar. Una semana en la que si te toca trabajar, lo harás a disgusto porque la mitad de tus interlocutores no estarán… o se mantendrán en silencio cómplice. Y si te coges algún día libre, lo harás con un cierto sentimiento de culpabilidad, el móvil siempre a mano por lo que pueda pasar. Que el final del ejercicio asoma ya su patita y apenas hay tiempo para reaccionar.

Pasarela

¡Ay, Mariano, que ni esta promesa electoral fuiste capaz de cumplir! A la de agrupar los festivos en viernes y en lunes, me refiero, para darles más sentido y aprovechamiento a todo el mundo. ¿Tan difícil era? ¿En serio?

Querido lector: si tiene usted que trabajar, ánimo… y enhorabuena. Que siempre debemos recordar que tener curro hoy día es un lujazo. Y si hace usted puente… ¡aproveche el tiempo libre para hacer cosas interesantes!

Jesús Lens

1 Twitter Lens

¡Granadinos! ¡A acelerar tocamos!

Ha llegado la hora. El momento decisivo. Estamos en ese punto en que toca dejar de calentar y entrar al partido, con los músculos en tensión y plena concentración, dispuestos a dar el 100% de nosotros mismos. Se acabó la espera. Toca quitarse la sudadera, apretar los dientes y demostrar, por una vez, que sí se puede.

Acelerador CERN

Porque Granada se juega su futuro en los próximos meses, una vez presentada la candidatura para albergar el famoso IFMIF-Dones, el Acelerador de Partículas que metería a nuestra provincia, de lleno, en el siglo XXI.

En esta cuestión no caben titubeos ni medias tintas. El compromiso debe ser total y absoluto. De momento, parece que todas las administraciones están remando en la misma dirección, dando igual el color de cada una. Y es que en esta larguísima carrera de fondo, cuya meta parece vislumbrarse a final de 2017, da lo mismo que seamos rojos, azules, verdes o violetas: estamos en el mismo barco. El barco de progreso científico y tecnológico que, por una vez, hemos tomado a tiempo.

Con el proyecto del IFMIF-Dones se están haciendo las cosas bien. Se está trabajando de forma consensuada y discreta en un ejemplo de colaboración público-privada que, de momento, cuenta con 230 millones de financiación comprometidos.

Seven Solutions

Pero falta más dinero. Porque la otra gran competidora para albergar el acelerador de partículas, Croacia, dispone de un presupuesto de 400 millones de euros. La parte técnica de la candidatura española supera a la croata y a la polaca, que parece haber perdido opciones en esta carrera, por lo que la decisión final dependerá de un puñado de millones de euros.

La diferencia es, ahora, de 170 millones de euros. Una cantidad muy importante y respetable, pero en absoluto imposible de conseguir. Sobre todo porque, aunque no se alcancen los 400 kilos, la candidatura granadina está muy bien valorada.

Acelerador

Da igual que seamos del centro o de la periferia. De pueblo o de ciudad. Del Madrid o del Barça. Del Metro soterrado o de superficie. De la estación de Moneo o de un sencillo apeadero. En el tema del Acelerador de Partículas, Granada solo puede ser una y, cada uno en nuestro ámbito de actuación, hemos de trabajar duro para conseguir su llegada.

Formémonos e informémonos. Aprendamos. Escribamos, pidamos, clamemos y exijamos. Todos unidos y en sintonía.

¿Que por qué es tan importante? Por una parte, por la cuestión literaria y paradójica, como escribí aquí día en IDEAL, en clave irónica. Y, por otra parte, por lo económico, social y por el empuje en las infraestructuras que puede tener para Granada, como igualmente escribí en IDEAL, en este otro artículo.

Si están de acuerdo, compartan, difundan distribuyan… ¡Es nuestro futuro!

Jesús Lens

1 Twitter Lens

¡La vida no es Los Simpson!

Cuando leí lo del chófer de un bus escolar que conducía bajo los efectos de la cocaína –presuntamente- no pude evitar acordarme de Otto, el alocado personaje de Los Simpson que lleva a Lisa y a Bart a la escuela. De ello hablo en IDEAL, que hoy publica una información en la que el abogado del este señor señala que es inocente, que hay una campaña de persecución contra él y que los contraanálisis le darán la razón. Ya veremos. De momento, esta es mi opinión. Y, además, la comparto…

Otto Simpson

Otto Mann es un personaje basado en Slash, el guitarrista de los Guns N’Roses. Es gran aficionado al heavy metal, parece instalado en una adolescencia perpetua… y conduce como el culo. Además, es consumidor esporádico de drogas.

No ha trascendido el nombre del conductor de ALSA sancionado en Baza por ir puesto de farlopa –presuntamente- mientras conducía un bus escolar que llevaba a diez adultos… ¡y a cuarenta menores! Tampoco conocemos sus aficiones. Ni nos importan. Lo que nos pone los pelos de punta es que un fulano que, literalmente, tiene la vida de cincuenta personas en sus manos, vaya puesto de perico.

Otto chofer

Parece que el sujeto en cuestión ha pedido contraanálisis, después de haber sido sancionado con la pérdida de seis puntos en el carné y mil euros de multa. De ahí que insista en el “presuntamente”. También parece que ALSA le ha apartado del servicio y es posible que lo haya despedido. Ojalá haya sido así.

Porque lo realmente estremecedor de la noticia es confirmar que este mismo individuo ya había sido propuesto para sanción administrativa, el pasado mayo, por haber dado positivo en un control de carretera por consumo de estupefacientes.

Imagino que una empresa seria como ALSA tendría sus motivos para mantener al volante de un autobús escolar a una persona con estos antecedentes. Que la “propuesta de sanción” no llegaría más lejos, por las razones que fueran. Pero si dos controles de carretera aleatorios han dado estos resultados con un mismo conductor, es posible que haya controles internos en la empresa que no estén funcionando como deberían.

Otto bus

En un capítulo de Los Simpson, Otto tiene un accidente y, mientras el bus cae a las aguas, él se desgañita jaleando a los Led Zeppelin. Muy divertido. Solo que la vida real no es un episodio de Los Simpson ni la Zona Norte de Granada es Springfield, donde sus habitantes viven congelados en el tiempo, por siempre jamás, dando igual los accidentes de tráfico, la contaminación radiactiva o los disparos con armas de fuego. Por desgracia, la vida real no comienza de nuevo, cada semana.

Jesús Lens

1 Twitter Lens

El Reto del Maniquí

“Vaya leche, hombre”, pensé cuando vi el vídeo que el Ayuntamiento de Granada compartió a través de las redes sociales. “Ya me han jeringado la idea que tenía para escribir un artículo sobre el fenómeno del reto del maniquí”. O Mannequin Challenge, como es popularmente conocido.

Mannequin Challenge Paco Cuenca

La cosa es sencilla, pero compleja a la vez: grabar un vídeo en que todos los participantes estén inmóviles como estatuas, cazados en posiciones dramáticas, divertidas, curiosas, alusivas, denunciadoras, etcétera; de forma que el resultado final sirva para construir un cuadro ingenioso y llamativo.

De los muchos que hay en la red, los protagonizados por equipos deportivos en los vestuarios son los más conseguidos. Busquen, por ejemplo, el de los Cavs de Lebron James en su visita a la Casa Blanca, al que se sumó la mismísima Michelle Obama.

Mannequin Challenge obama

Mi idea para el artículo pasaba por denunciar que Granada parece haber combinado el reto del maniquí con el día de la marmota, de forma que estábamos en situación de parálisis permanente. Una columna en la que repasaría los problemas más acuciantes que nos mantienen atados de pies de manos: el AVE, el Metro, los atascos de la Circunvalación, el aeropuerto a medio gas…

Pero hete aquí que va el Ayuntamiento y se marca un impecable Mannequin Challenge, con varios concejales de (casi) todos los partidos, en el Centro Histórico de Granada, en pose de probar una delicia gastronómica, hacerle una foto a la Catedral o sorprenderse por el (buen) precio de una prenda de ropa.

Y el alcalde, Paco Cuenca, portando unas bolsas con la leyenda “Vive tu Navidad. Vive Granada”, lema de la campaña navideña para incentivar el consumo en los comercios tradicionales de la ciudad.

Me dicen que el alcalde ha sido uno de los impulsores del vídeo. Que no ha habido de venderle la moto, al estar plenamente convencido de que era una excelente idea. Y da gusto ver ahí a concejales de todos los partidos: PP, PSOE, Cs e IU. ¿Todos? ¿He dicho todos? No. Todos no están. Que Vamos Granada declinó la invitación para participar en la iniciativa. ¿Por qué? Ni idea. Trataremos de indagar.

Enhorabuena, pues, al equipo de comunicación del Ayuntamiento por la brillante ejecución de un vídeo que, en un puñado de horas, se ha hecho viral y al que auguramos enorme éxito y largo recorrido.

Jesús Lens

1 Twitter Lens

Seguridad en la información

Hoy se celebra el Día Internacional de la Seguridad de la Información. Y, efectivamente, se trata de alertar sobre los posibles desastres cibernéticos en que podemos incurrir si somos descuidados con las contraseñas, los filtros y demás zarandajas tecnológicas.

Prensa

Pero como de todo eso ya están ustedes lo suficientemente alertados, permítanme hablar hoy de otra seguridad en la información que, me temo, está igualmente amenazada.

El lunes por la noche, cenando con Fernando Marías, me decía que cuando ve la película “Bonnie and Clyde” y se acerca el final, le dan ganas de gritarle a Warren Beatty que no salga del coche. Que le van a disparar. Como si ese acto de voluntad pudiera evitar lo inevitable. ¡Cosas de cinéfilos!

De un tiempo a esta parte, hay gente que confunde los deseos con la realidad y no acude a los periódicos a informarse de lo que pasa, sino que busca una traslación exacta de sus opiniones sobre lo que pasa. Y, cuando no la encuentra, monta en cólera.

Prensa susto

Hace unos días, Stephen Curry batía el récord histórico de triples anotados en un partido de la NBA. Cometí el error de entrar en el foro de una publicación especializada y lo que leí me dieron ganas de vomitar, con supuestos aficionados y conocedores del deporte sosteniendo que Curry es un bluff, que ese récord es una estafa porque el equipo contrario no le había defendido y no sé cuántas mentecateces más.

Por desgracia, cada vez hay más gente que pretende aplicar ese forofismo empobrecedor a los medios de comunicación: si no dan su versión de los hechos, monolítica y exacta, es que no se enteran, son poco profesionales, manipulan o están comprados.

Prensa leída

Personas que no entienden que la información hay que exponerla desde todos los ángulos, ofreciendo todas las versiones y puntos de vista y citando a todas las fuentes. Siempre que sean fiables.

Decenas de veces he abierto las páginas de los periódicos y he leído cosas que no me gustaban. Y con las que no estaba de acuerdo. Pero jamás se me ha ocurrido tildar a los autores de la información de malos periodistas o, peor aún, de vendidos a quien sabe qué oscuros intereses.

Seamos serios. Seamos inteligentes. Y leamos la prensa. Leamos. Del verbo leer. No echarle un vistazo por encima. Le-er. En beneficio de todos.

Jesús Lens

1 Twitter Lens