web analytics

Daily Archive for enero 18th, 2011

EL ÚLTIMO GRITO

Dedicado a esa buena gente que, sin embargo,

sabe apreciar el placer de una buena sangría ;-)

.

Hacía frío esa noche. Subíamos por la calle Reyes, que habíamos quedado con Paco, Adriana y los Muyiayos. Hablaba con mi Cuate Pepe sobre el reportaje en que había estado trabajando todo el día: uno de cine basado en películas que incluyeran algún “último” en su título, del último mohicano al último samurai, pasando por el último magnate y el último pistolero. (Y que publicamos AQUÍ)

- ¿Y “El último grito”? –pregunté yo.

Ya estábamos tomando unas Alhambras Especiales en “Los Manueles”. Y me miraron raro.

- ¿”El último grito”? ¿Y esa de quién es? No me suena…

- ¡Toma! ¡Ni a mí! Pero seguro que hay alguna peli que se llame “El último grito”. Si yo fuera cineasta y quisiera hacer una de miedo, la titularía “El último grito”.

Ya sabéis lo que pasa en los bares: bebes cerveza, charlas y la imaginación se dispara.

- Sería una peli de terror, en el mundo de la moda. La protagonista sería una modelo a la que, por haber engordado un pelín, le prohíben salir en el desfile más importante del año. Y a la pobre, entre las anorexias, las hambres y demás, se le va la pinza y se convierte en una asesina en serie.

Como vi que la cara de mis interlocutores mostraba una pizca de interés, seguí:

- La secuencia más impactante sería en plena pasarela, en el desfile más importante, con la música fashion y las modelos vestidas de ángeles de Victoria Secret. Nuestra heroína saldría, cuchillo en mano, haciendo una masacre de angelotes blancos, salpicando de sangre a todos los enrollaos, guays y petardos que suelen sentarse en las primeras filas de esos eventos.

Mi Cuate, que es uno de esos tipos que siempre te animan y te refuerzan, me instó a escribir la historia. Porque, la verdad, tendría su punto.

Al día siguiente, mientras corría, empecé a fantasear con la idea de escribir un tratamiento de la historia y un guión para, después, hacérselo llegar a algún director de esos impactante, a un Álex de la Iglesia, un Jaume Balagueró o un Santiago Segura. Ya me veía yo, convertido (otra vez, ya me entendéis) en un crack del cine.

En la ducha, sin embargo, una vez desactivado el efecto de las endorfinas, me desanimé. Pensé que me iba a pegar un curro de la leche y que, en el improbable caso de que “El último grito” llegara a manos de alguien serio de la industria del cine, poner en marcha el proyecto sería una quimera. Y, de fructificar la quimera, ¿qué sentido tendría?

A ver. De tú a tú: ¿pagarías 5 euros por ir al cine a ver “El último grito”? Lo mismo piensas que sí. Pero la realidad es que no. O sea, lo mismo la verías, pero fijo que te la descargarías y la verías gratis. En el ordenata. Y la película sería un fracaso en taquilla.

Así que… renuncio. Y mira que ya estaba pensando en sacarme un abono para la Pasarela Cibeles, para ir documentándome. Que el proceso de documentación es imprescindible, en estos casos.

Pero paso. Menudo follón, para acabar siendo pasto de las descargas. Casi prefiero que alguna otra persona se haga cargo de “El último grito”. Que, sinceramente, creo que tiene posibilidades. ¿O no?

En fin. Que ahí está la idea. ¡Y que es mía, ojo! No me la vayáis a robar… impunemente. Si alguien se echa adelante, hablamos de los royalties y mis derechos sobre la propiedad intelectual. Que, seguramente, tendré que compartir con Cervezas Alhambra, con mi Cuate y demás contertulios y con los responsables del mantenimiento del Camino de la Fuente de la Bicha por el que fui discurriendo la historia.

Bueno. Ya veremos cómo hacemos el reparto de beneficios, llegado el caso. Pero id apuntando en vuestras agendas… ¡”El último grito”! Un thriller de rompe y rasga sobre el mundo de la moda.

Ya veo las frases en los medios: “Una salvaje sátira sobre el mundo de la moda y las terribles consecuencia de la sociedad de la imagen en que vivimos”. Y otros sesudos análisis por el estilo. Ya veo, la portada del Fotogramas, con el blanco angelical teñido de rojo sangre…

¡Angelita! Toda teñida de sangre...

¡Ays!

¡Qué ilusión!

¿Cuando la estrenan?

Jesús el Navajas Lens.

EXPOLIO Y LATROCIONIO

Verdades como puños. No. Esto no es un monólogo de humor. Por desgracia. A ver qué os parecen las tesis de este señor. Hacía tiempo que no oía hablar tan claro a una persona. Inmigración, amistades peligrosas, expolio… lo mismo los nuevos descubrimientos de Wilkileaks, sobre las cuentas del banquero suizo, sacan los colores de algunos.