EL TIEMPO ESTÁ LOCO

Me gusta mucho esta imagen que nos mandó Abel. ¿Estamos en primavera? ¿En otóño? ¿En invierno? En un día, las temperaturas han caído 14 grados y damos saltos súbitos en las casillas de esa imagen.

Hoy, ya entrados en mayo, corriendo la prueba de La Amistad del Circuito de Fondo de la Diputación, hemos pasado más frío que en Armilla en Febrero, mismamente. Pero ha sido una excelente carrera en la que la Marcha Verde ha dejado su impronta, con Javi, Abel, José Antonio y Mario en cabeza y un servidor, Paco el Compae, José Manuel y Álvaro- de nuevo corriendo- algo más atrasados, pero todos batiéndonos el cobre en las empinadas calles de La Zubia, Cájar, Huétor y Monachil. Víctor y Antonio, aún andan digiriendo los excesos cometidos en la MAPOMA. Pero la crónica de la carrera la hará José Antonio en su indispensable Diario de un Corredor.

.

Por cierto, que para entender porque nos levantamos un domingo a las 8 de la mañana, lloviendo y con frío y, en vez de quedarnos en la cafetería leyendo el periódico, nos vamos a correr, nada mejor que leer este extraordinario poema, en el Diario de Flores, que comienza así:

.

.
Ya sabéis qué hacer para seguir leyendo… hasta la mitad. Porque la otra mitad del poema está en otra bitácora hermana: la de Paco Montoro.

.

Por cierto, Alter, que para el Proyecto Florens voy a meter una reseña literaria de una novela negra. A ver si ligamos bien dos de nuestras aficiones favoritas.

Jesús Lens.
.

BUSH & MARGEN DERECHA

La derecha y Bush. Hum. Vayamos por partes. La margen derecha hace referencia a esa parte de esta Bitácora que puede parecer estática, pero que procuramos que no lo sea. Últimamente le hemos añadido dos ¿utilidades? La primera, el Twitter, una especie de diario instantáneo de qué leemos, vemos y hacemos que resulta curioso. Lo tienen ahí arriba del todo.

Y luego, hemos colgado un Álbum de Fotos a través de Picassa. Comenzamos con unas Visiones de China que contienen 18 imágenes. A ver si lo vamos puliendo y añadimos otros álbumes con fotos de nuestros viajes.

Espero que os gusten y sirva para dar mayor empaque a esta página.

Y quiero dejar reseñado el estupendo artículo que publicó en El País Jernónimo Paez: “Bush y su gabinete de guerra, un cóctel letal”, que referencia el libro “Los Vulcanos. El gabinete de guerra de Bush”, recientemente publicado por la editorial Almed.

Jesús Lens

VIVA EL C.B. GRANADA

4.23 am. Llueve. Venimos tocados, borrachos y, hasta cierto punto, ciertamente alcoholizados. Cambiamos en último extremo las entradas de Roger Waters por el C.B. Granada. Una misión suicida y, joder, ganamos. Con nervios e incertidumbre, Y ganó Murcia. Y ganó Canarias, y estoy cebollón perdido, pero tendremos un año más de ACB.

Y por todo ello, viva el C.B. Granada, Pepe, Jorge, Sacai, Álvaro, Vicente y el fiestón que nos hemos pegado…

13.09. Amenaza lluvia. Estamos tocados, resacosos y, hasta cierto punto, ciertamente hechos fosfatina. Nos depertamos con un infernal dolor de cabeza y con las tripas licuadas. Demasiados excesos para un cuerpo que ya no está para estos trotes. Tras un café, medio litro de agua y un gelocatil, hemos leído en IDEAL la crónica del partido, las opiniones de los jugadores, análisis técnicos, etcétera. De toda la galería de fotos que tiene la multimedia del periódico, me quedo con ésta de González Moreno, que resume bien lo que fue una victoria agónica:

“Pops un puñado de dólares”

Un tipo al que se ficha un lunes para que juegue un partido un viernes, defendiendo los colores de un Club que nada le dice y que lucha, pelea y disputa cada balón como si se estuviera jugando la vida en cada lance. Un profesional de altura y de impacto al que le debemos la permanencia en ACB ya que, sin él, el TAU nos habría mascrado. Estuvieron, también, los triples de un Pecile o los puntos de Gianella. Los rebotes de Juanpi, las penetraciones de Stepanovic o los lanzamientos de Page y Martín. Pero sin Pops machacando el aro rival de forma inmisericorde, taponando y reboteando como un coloso… ahora mismo estaríamos en la LEB.

Por todo ello, mucha gracias, profesional del baloncesto, por erigirte en un solitario remedo de Clint Eastwood que, en en el ocaso de una tarde lluviosa, paraste en Granada para, con tus certeros lanzamientos, hacer justicia y conseguir que tengamos el mejor baloncesto de España, un año más, en una Granada que se lo merece.

PD 1.- Para evitar los errores de este año, ya saben. A empezar a trabajar desde el mismo lunes.

PD2.- El CAI también estará en ACB. El año que viene, la permanencia, será más complicada. Pero nos congratulamos de que los hermanos maños estén otra vez en la élite. Ricardo, nos vemos en las gradas.

Jesús Lens.

VETUSTA EUROPA

La columna de hoy viernes en IDEAL…

Nuestra tierra celebra hoy su efeméride más importante del año: el Día de Europa. Una cita que se da de bruces con la realidad de un continente que, más allá de su proverbial vejez, se encuentra realmente ajado, achacoso y revenido, como si hubiese caducado hace ya tiempo.

Europa. Hace unos años, esa palabra tenía unas resonancias de optimismo, grandeza y confianza en el futuro que, por desgracia, hoy parecen haber desaparecido. Tras la integración económica y monetaria, el proceso de integración política quedó estancado y, de lo social, nunca se ha llegado a hablar seriamente. Esta Europa unida en que vivimos ha sido confeccionada por tecnócratas y el célebre déficit democrático de las instituciones comunitarias sigue sin ser paliado. Muy al contrario, parece que hayamos pasado demasiado rápido de una Europa de los Quince, relativamente cohesionada, a la caótica e incontrolable Europa de los Veinticinco, las dos velocidades, el cheque británico y el famoso “No” a aquel boceto de Constitución que, paradójicamente, a punto ha estado de enterrar al ideal europeo por el que tanto han luchado miles de personas, desde el final de la II Guerra Mundial.

Europa, hoy, está menos unida que nunca. Su política exterior común no existe, dependiendo ora de las machadas de SK, ora de las bufonadas de Berlusconi. La moneda única se ha convertido en sinónimo de redondeo al alza y subida incontrolada de precios y la apertura de fronteras hacia el Este se ha traducido en deslocalizaciones e imparables incrementos de la inmigración.

Y, mientras, los nacionalismos no han dejado de crecer en los países de la Unión; las desigualdades territoriales, sociales y económicas cada vez son más notables y en el horizonte amenazan conflictos emergentes como los del agua, que cada vez ocuparán más tiempo en las agendas de nuestros dirigentes.

Yo he sido, toda la vida, un Euroconvencido optimista que soñaba con un continente sin fronteras en el que personas, los pensamientos y las culturas transitarían tan libremente como las mercancías. No ha sido así. Al final, en la tierra que inventó el Enciclopedismo, hemos caído de rodillas frente al poderío de la Wikipedia y en el corazón de la deliciosa y creativa Europa de los cafés y las tertulias, hemos dejado que se imponga el modelo Starbucks.

La Europa de las regiones se ha convertido en el infierno de los nacionalismos más reduccionistas, catetos y castradores. La Europa de los ciudadanos ha derivado en el paraíso del consumismo sin medida y en la gloriosa entronización del Homo Comprador Compulsivus, habiendo permitido, en general, que la esencia de la Europa defendida por George Steiner se vea colonizada por el pensamiento único neoliberal.

¿Qué podemos esperar de la Europa del siglo XXI? Me gustaría pensar que avanzaremos, de verdad, hacia una Europa de los ciudadanos socialmente responsable, democrática y cohesionada en la que la solidaridad entre personas, pueblos y territorios fuera algo más que una figura retórica. Me gustaría.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

LA IDEA DE EUROPA

Mañana es el Día de Europa y, como señalamo en el “Próximamente” de la Margen Derecha de tu pantalla, la columna de IDEAL irá en clave euroescéptica. Pero hoy queremos dejar estas notas sobre nuestro continente, a ver si generamos un poco de debate en torno a nuestra vieja y achacosa Europa…
.
Ya tiene algunos meses en el mercado el libro “La idea de Europa”, de George Steiner, publicado por la Biblioteca de Ensayo de Siruela. Recuerdo que, cuando apareció, fue muy reseñado y comentado en la prensa, por lo que fue convenientemente anotado en mi Moleskine, como Imprescindible.

Creo que lo encontré en la librería Atlántida. Y me quedé sorprendido. Porque, más que un libro, es un pequeño opúsculo de tamaño mini-bolsillo de 80 páginas, de las cuáles 17 corresponden al prólogo de Mario Vargas Llosa y otras tantas a un texto titulado “La cultura como invitación”, en que el Rob Rieben, Director Fundador del Instituto Nexus, habla sobre dicha institución, sus fundamentos e intenciones.

Por lo tanto, “La idea de Europa” propiamente steineriana apenas ocupa 50 minipáginas. Y, sin embargo, se trata de un libro capital, necesario y esencial.

¿Qué es Europa?

A intentar responder a esa pregunta dedica Steiner la conferencia impartida en el Instituto Nexus y cuya precisa trascripción constituye este pequeño libro, cuyo tamaño es inversamente proporcional a la sabiduría y el calado que contiene.

Steiner comienza hablando de los cafés como uno de los elementos esenciales del ser europeo. Los cafés como templos de diálogo, tertulia, debates, creación y generación de ideas. Además, Europa viene determinada por la civilización de su paisaje y su moderada orografía. Otro rasgo definitorio: los nombres de las calles de sus ciudades y pueblos hablan de personas, artistas, científicos y hechos memorables, constituyendo un mapa de la historia de la humanidad, en contraposición a esas calles rígidamente numeradas y ordenadas de Norte a Sur y de Este a Oeste.


Hasta ahí, hablamos en positivo. Después, entramos en asuntos pantanosos. Como el de la religión. Roma y Jerusalén. Cristianismo y judaísmo. La Biblia y la Torah, como elementos esenciales del ser europeo, junto a la ciencia y filosofía emanadas de Grecia. Y, como compendio de todo ello, un siglo XX que, entre guerras, purgas, campos de concentración y gulags, dejó cien millones de europeos muertos.

O sea, lo mejor, más elevado y más perfecto del ser humano va de la mano de lo más abyecto, vil y salvaje, teniendo como colofón la barbarie de los Balcanes, que a todos nos dejó sin habla ni capacidad de respuesta. ¿Hacia dónde vamos? La parte final de su ponencia versa sobre ello, pidiendo un esfuerzo común por plantar cara, de forma positiva y creativa, a la fuga de cerebros europeos hacia los EE.UU., por ejemplo.

“La idea de Europa” viene en tamaño pequeño, como los mejores elixires. Un libro para reflexionar, que invita a la meditación y a la lectura de otros trabajos sobre la esencia de un continente que, ahora, parece estar más desunido que nunca y que, sin embargo, es capital para entender el mundo en que vivimos.

Como colofón, transcribimos el recordatorio que el propio Steiner hace del célebre viajero y cronista griego Heródoto y su reivindicación del espíritu inquieto y descubridor de los helenos: “Todos los años enviamos nuestros barcos con gran peligro para las vidas y grandes gastos a África para preguntar: “¿Quiénes sois?” ¿Cómo son vuestras leyes? ¿Cómo es vuestra lengua?” Ellos nunca enviaron un barco a preguntarnos a nosotros.”

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.