10.000 A.C.

Como resumen podríamos decir que “10.000 a.c.” es una pollada cósmica, pero, a ratos, muy bien filmada.

Y así, el que tenga prisa, ya no tiene que seguir leyendo.

¿Por qué decimos que es una pollada? Pues porque el pastiche que ha organizado Roland Emmerich es equiparable a una popular Olla de San Antón cinematográfica: en “10.000 a.c.” cabe todo. Desde los hombres de las cavernas a los egipcios, de las gélidas montañas de miles de metros de altura a las ardientes arenas del desierto. De los mamuts y tigres de diente de sable a los caballos más dóciles y a unas asilvestradas y voraces avestruces.

Y, por tanto, “10.000 a.c.” bebe de películas como “Apocalypto”, “El planeta de los simios”, “Jurassic Park”, “Ice age” o “En busca del fuego”. Un totum revolutum que resulta ciertamente indigesto y, en según qué momentos, grotesco.

Y, sin embargo, en pantalla gigante y en alta definición, la película se deja ver. Sobre todo, la primera secuencia, con los mamuts, bien lograda y bien resuelta, aunque no sea más que una conjunción de tópicos. La película, después, aburre un rato, sobre todo en su mitad. Y al final, pues eso, que como ya has confirmado que es un cachondeo, pues te la tomas como mascarada de carnaval, una humorada y poco más.

Contar de qué va “10.000 a.c.” es irrelevante. Hace unos días, leía que el director la había rodado en inglés, en vez de procurar a los protagonistas un idioma cavernario, porque una película de gran presupuesto como ésta no puede llevar subtítulos. ¡Cómo si los diálogos de la misma fueran algo parecido a interesantes! ¡Cómo si hubiera un atisbo de realidad histórica o científica en una película que es al cine histórico lo que Las Vegas a la arqueología internacional!

Por favor.

“10.000 a.c.” es un compendio de tópicos, manidos y estirados hasta la saciedad que, sin embargo, proporcionan un espectáculo visual muy atractivo. En ciertos momentos. En otros, la película da risa. Y en otros, incluso, pena. Aunque siempre resulta tierno encontrar a los Dogón del Malí en un gran blockbuster americano.


En fin, que mejor no perdemos más tiempo, ni tú, querido lector, ni yo. Que la película no merece que le dediquemos ni más espacio ni más esfuerzo.

Lo mejor: la espectacularidad de algunas secuencias.

Lo peor: además de la falta de cualquier rigor, la cantidad de tópicos y plagios que el director mete en las dos horas de metraje. De récord.

Valoración: 3.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

¿QUÉ ES EL CLAN DE LOS SICILIANOS?

Somos cuatro, ahora mismo, los integrantes del Clan de los Sicilianos, un grupo de internautas con gusto por lo facineroso, gente de mal leer que disfruta con la literatura negra y criminal.

Nos hemos unido en un Blog colectivo que se llama así, el Clan de los Sicilianos, a través del que queremos hacer crítica literaria, cinematográfica y de actualidad, pero desde una perspectiva de libre creación y creatividad libérrima.

Cada uno de nosotros se ha dotado, pues, de una personalidad ficticia, a través de la que hablaremos de estos temas, pero siempre con un punto de vista ácido, sarcástico y violento. Queremos tender puentes entre la crítica y la creación, entre las reseñas y los relatos, entre la realidad y la ficción. Queremos crear un espacio único y de personalidad definida, partiendo de nuestra pasión por el género negro y criminal y nuestra afición por Internet.

Esperamos contar con apoyo y seguimiento, queridos amigos, en este juego literario-virtual en que necesitamos cómplices, cooperadores necesarios y encubridores, para que tenga sentido.

Lo primero que hemos hecho ha sido presentarnos en público. Las cuatro primeras entradas de la bitácora son, por tanto, nuestra tarjeta de visita. La mía, en concreto, pone Remy. Ni más ni menos. Pero también están Tana Marcchese, Jef Costello y Merche Verdugo.

Remy, para empezar, se ha enfangado en un tema de actualidad, como es del atentado del pasado viernes de ETA.

Porque cada vez hay menos fronteras entre la creación, la crítica, la realidad, la imaginación, el periodismo, la actualidad, la historia y la fantasía.

Presentamos, pues, El Clan de los Sicilianos, un garito oscuro, un club de alterne que, esperamos, sea de su agrado y satisfacción.

Les esperamos.

No se hagan de rogar. Y vengan armados. De argumentos, por supuesto. Que nuestro Clan puede ser muy, muy peligroso.

Remy.

EN LA VICTORIA DEL PSOE

Se acabaron las sombras de la sospecha.

Se acabaron las acusaciones de deslegitimidad.

Se acabaron las acusaciones de manipulación por el “Pásalo”.

Se acabaron los chantajes de los nacionalismos radicales, que se han dado un batacazo monumental.

La victoria del PSOE y de ZP ha sido arrolladora.


Ahora el PP dirá que ellos no han perdido, que han renovado la confianza de los ciudadanos, que han ganado más escaños, que su línea es ascendente, etcétera. (¿Quizá no pensaban ganar las elecciones?)

Pero el hecho es que Zapatero se ha quitado de encima los posibles complejos con que ha ido cargando estos años y tiene el aval de la ciudadanía española para gobernar.

¿Estará a la altura?

El contexto económico no le va a acompañar. Lo que el contexto social y político le ha dado, el económico se lo puede quitar.

Ojalá que ZP esté a la altura y se convierta en un estadista de altura, que responda a la confianza que tantos y tantos millones de personas le hemos dado. Otra vez. No sé si será capaz de volver a ilusionarnos. Porque ZP no debe olvidar que buena parte de su victoria se la debe a la antipatía que el PP ha despertado entre la ciudadanía a lo largo de estos años, con su estilo bronco y descarnado de hacer oposición.

La misma interpretación cabe hacer de la debacle de IU, que ha conllevado la inmediata dimisión de Gaspar Llamazares. No ha sabido capitalizar el descontento con el gobierno y con el PP. De hecho, ha sido el partido de Rosa Díez el que ha cosechado el voto de castigo al sistema.

Los PNV y CiU mantienen su representación y se demuestra que el bipartidismo es lo que peta en este país. Lo que no es para alegrarse, ni mucho menos. Es algo empobrecedor, pero es lo que la sociedad ha elegido, lo que los grandes partidos demandan y lo que los medios de comunicación propician.

Por no hablar de la desaparición total del andalucismo, que no va a conseguir ni un diputado en el Parlamento andaluz.


En conclusión, que Zapatero es el Presidente, que el PSOE ha ganado con suficiencia, que no hay “peros” en su victoria y que tiene cuatro años por delante para convertirse, de verdad, en un estadista global, con capacidad de influencia en el mundo, sin olvidar lo complicado que va a tener en España solucionar las complicaciones económicas que se nos vienen encima y el tema de la inmigración, sus dos retos más importantes a corto plazo.

Jesús Lens.