Tres culturas del Mediterráneo

¡Ojo! Quedan cerca de dos meses para que vayamos haciendo nuestros deberes lectores, ¿estamos? Dos meses parece mucho tiempo, pero no lo es, dada la nómina de autores que nos van a visitar los próximos 26, 27 y 28 de abril, fechas que deben ustedes bloquear en sus agendas, resaltándolas en un rojo bien vivo.

A la espera de conocer el programa de la Feria del Libro en que trabaja el incansable Nani Castañeda, ya se han hecho públicos los nombres que estarán en Granada para participar en el admirable Tres Festival y sus imprescindibles Voces del Mediterráneo.

Organizado por la Fundación Tres Culturas, el Centro Lorca acogerá una nueva edición de un Festival con la capacidad de convocar a extraordinarios autores que, además, son un ejemplo internacional de compromiso político y social, referentes del pensamiento contemporáneo y protagonistas de algunos de los debates más interesantes del momento.

En las páginas de cultura de IDEAL, José Antonio Muñoz hacía ayer un preciso y precioso repaso por algunos de los autores a los que tendremos el privilegio de escuchar en Granada, de Luis García Montero, Antonio Lozano, Alessandro Baricco o Tariq Ali a Asli Erdogan y la grandiosa Alicia Giménez Bartlett, recién galardonada con el IV Premio Granada Noir a una carrera artística vinculada al género negro y policial. (Leer AQUÍ)

Pero si hay un nombre que me fascina especialmente es el de Günter Walraff, cuyo “Cabeza de turco”, publicado en Anagrama, es un libro fundacional. Tanto que, cuando tuve la fortuna de leerlo, me hizo cambiar mi concepción de la literatura y el periodismo de forma radical.

Y mucha atención a la periodista, novelista y ensayista croata Slavenka Drakulic: sobre la cuestión del nacionalismo y sus nefastas consecuencias, incluida la caza de brujas; sabe mucho. Por propia experiencia.

Y vendrá Leila Slimani, cuya “Canción dulce” es una de las novelas que más me impresionaron el año pasado, como escribí en El Rincón Oscuro de este periódico, hace unos meses. (Leer AQUÍ) Y Muñoz Molina, en cuyos vagabundeos reflexivos, creativos y meditativos ansío sumergirme… en cuanto acabe de escribir estas líneas.

Además de literatura, el Tres Festival nos trae cómic e ilustración. Y música. Y, sobre todo, nos brinda la ocasión de conocer, de primera mano, otras voces y otros ámbitos. Distintas miradas, ópticas y puntos de vista. Pensamientos y discursos alternativos. ¡Ahí es nada!

Jesús Lens

Energía humanista

Tengo muchas ganas de escuchar esta mañana a Miguel Arias Cañete, comisario europeo de Acción por el Clima y Energía, en el desayuno informativo organizado por IDEAL en el hotel Santa Paula. ¿Qué nos contará sobre el futuro energético que nos espera?

La energía es una gran desconocida en nuestra vida, acostumbrados a darle al interruptor y que se encienda la luz. Solo somos conscientes de ella cuando encontramos su factura cargada en nuestra cuenta corriente… y cuando vuelve la luz después de un apagón, momento en que nos sentimos un poco como el Dios bíblico: “Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día”.

A la espera de conocer los datos definitivos del pasado año en el conjunto del sector, las compañías eléctricas ganaron la nada desdeñable cantidad de 5.463 millones de euros, en 2016. Sin embargo, la Zona Norte de Granada sufre apagones constantes y los pueblos del área metropolitana no dejan de padecer esos funestos microcortes de energía que pueden fundir un electrodoméstico con la facilidad con la que un niño apaga las velas de una tarta de cumpleaños.

El primer principio de la termodinámica reza una máxima convertida en aforismo: “La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma”. Sin embargo, los transformadores parecen funcionar mejor en un sentido que en otros y tratar de entender una factura de la luz es más difícil que comprender el famoso E=mc2 del relativista Albert Einstein.

De ahí que sea tan importante buscar el sesgo humanista y social al universo energético, basado casi exclusivamente en cifras y matemáticas. Puede parecer algo raro y extraño, pero hay otros horizontes. Échenle un vistazo al programa SHAPE Energy, sin ir más lejos. En sentido literal. Que Granada es una de las ciudades europeas involucradas en dicha iniciativa, a través de la agencia Acento Comunicación.

SHAPE Energy es una nueva plataforma europea para las ciencias sociales y las humanidades en materia de energía, un proyecto al que debemos prestar mucha atención: nada de lo humano debería resultarnos ajeno y no hay nada que haya hecho tanto por el desarrollo de la humanidad como la energía.

Jesús Lens

El 4 es la nueva LAC

Con el follón de los autobuses pasa como con el gobierno de Rajoy: había que cambiar. La duda era si limitarse a hacer lo justo y necesario o aprovechar la ocasión para ir más allá de lo imprescindible, afrontando una transformación de calado.

Rajoy, según los analistas, volverá a hacer un Puerta de Alcalá y se limitará a seguir ahí, viendo pasar el tiempo. Nombrará a un nuevo Ministro de Economía que sustituya a Guindos y aquí paz y después gloria, que no es cuestión de amargarle a Zoido la Semana Santa.

El PSOE municipal ha optado por meterle mano, de forma radical, al tinglado del transporte urbano. Podría haber modificado únicamente las líneas de autobuses pisadas por el Metro, pero el incontestable descenso de usuarios de la Rober, hasta un millón y medio menos de viajes, aconsejaba hacer las cosas a lo grande.

Y lo grande ha resultado ser, en líneas generales, volver a lo de antes: un 4 que asume el recorrido de la LAC, pero desde el PTS hasta la Chana; y el regreso de dos líneas circulares, además de alargar hasta el centro algún otro recorrido.

En principio y sobre el papel -ya sabemos que el papel lo soporta todo- me parecen cambios razonables: terminar con los incómodos transbordos obligatorios para ir a cualquier sitio era un clamor y facilitar el tránsito de la gente, de los barrios al centro de la ciudad y viceversa, parece lo lógico y lo normal.

Primera incógnita: ¿será suficiente la frecuencia prevista para el 4, llamada a ser la línea de referencia para una gran mayoría de granadinos? Y, sobre todo, ¿se cumplirá dicha frecuencia? Porque yo he llegado a estar 20 minutos en la Avenida de Dílar, esperando a un SN4 más pesado que el mismísimo Godot…

La segunda incógnita, si volverán los atascos de autobuses al centro, me preocupa menos. Que la política de todo para el centro y por el centro, pero echando a todo el mundo del centro; termina resultando empobrecedora.

Que la oposición municipal esté en contra del cambio de autobuses, con la siempre sensata excepción de Paco Puentedura, lo dábamos por descontado. Y que haya zonas de Granada que se sientan agraviadas, me temo que resulta inevitable.

Muchas ganas, ya, de que llegue abril, para comprobar el éxito de esta nueva reordenación.

Jesús Lens

Viejos Noir o el valor de la experiencia

“Se me tensan los músculos y noto cómo se me escapan unas gotas de pipí. Por suerte, estoy sentado, porque he manchado el pijama. Olga me insiste en lo del pañal, que hay unos la mar de discretos, dice”. 

El que así habla es Justo, protagonista absoluto de la última y extraordinaria novela de Carlos Bassas del Rey, titulada precisa y sencillamente “Justo” y publicada por la imprescindible editorial Alrevés, refugio de la mejor novela negra española contemporánea y del que hemos hablado en esta reseña sobre su novela “Mal trago”

Y sí. Justo es un señor mayor. Un anciano. Un abuelo. Un yayo. Un venerable. Un viejo, o sea. Como viejo es el protagonista de “Ya no quedan junglas adonde regresar”, de Carlos Augusto Casas, publicada por MAR Editor.

“Se había convertido en un viejo medio loco que hablaba con su mujer muerta, con sus padres muertos, con los amigos muertos que se fueron hace tanto… —Son los únicos a los que aún les interesa lo que digo. Y ahora se supone que tengo que dar gracias por un nuevo amanecer. Oh, Dios mío, otro día más. Otro puto día más”.

Quiere la casualidad que dos de las mejores novelas negras del momento estén protagonizadas por viejos. ¡Bendita casualidad! Porque los viejos están de moda. Esos viejos habitualmente invisibles y en los que nadie repara. Esos viejos que, según ciertas voces neoliberalistas, tardan demasiado en morirse, comprometiendo nuestros sistemas de pensiones. Viejos que estorban. Que molestan. Que incordian. Viejos que sobran.

Viejos que, sin embargo, vuelven a darnos una lección de dignidad, valor y sentido común, echándose a las calles en defensa de esas pensiones suyas, que también son nuestras, como escribía en mi columna de IDEAL de hace unos días. (Leer AQUÍ)

 

Y para seguir leyendo esta entrada de El Rincón Oscuro, pincha AQUÍ. También lo tienes en nuestra página hermana: Calibre 38.

 

Jesús Lens