FAEMINO Y CANSADO, CON EL TABACO

O “Fumado y Cansado”, como les llama en Facebook el Colega de la Vega. Aprovechando la entrada sobre el tabaco que subimos hace unos días, tan comentada, (y que alguien ha llegado a tachar de irrespetuosa en los comentarios) dejamos este sketch de los dos grandes cracks del Humor Surrealista por excelencia, que estos días actúan en Granada.

BAOBAB

2011. Año Internacional de los Bosques.

Declarado por la ONU

.

Del Baobab me gusta hasta su nombre. Creo que ya he escrito, en otras ocasiones, sobre este árbol majestuoso que, para mí, simboliza la esencia del África eterna y atemporal. Cuando se le ve por primera vez, de lejos, el Baobab intriga al viajero, con ese aspecto desnudo y desabrido que presenta, como un melenudo recién salido de la cama que aún no tuvo tiempo de peinarse, como un director de orquesta desatado, con el cabello desordenado por la pasión de la música.

 

Y es que, tal y como cuenta la leyenda, lo que vemos del Baobab a diez, quince o veinte metros de altura, son sus raíces. Porque, en su momento, era un árbol tan, tan, tan bonito, sus hojas eran tan frondosas y lujuriosas, que el Baobab se envaneció demasiado, hasta el punto de que los dioses decidieron darle una lección y enterrar la copa del árbol dejando al aire sus raíces, de ahí ese aspecto de árbol invertido.

La diferencia.

Hay quién sostiene que esas ramas extendidas parecen clamar a los dioses. ¿Pidiendo perdón? ¿Exigiendo? ¿Reclamando? Y por eso, en la cosmogonía africana, el Baobab es un árbol sagrado que sirve de conexión entre la vida y la muerte, entre el Cielo y el Inframundo, entre lo terrenal y lo espiritual.

Porque, además, son árboles extremadamente longevos, con ejemplares que han cumplido la impresionante edad de 4.000 años. Sí. Cuatro mil. Por tanto, el baobab será igualmente sinónimo de sabiduría y experiencia. Si alguien le arrancara una flor, moriría devorado por un león. Por contra, quién beba agua en la que se hayan remojado las semillas de un Baobab, estará protegido contra el ataque de fieras devoradoras de hombres, como los cocodrilos.

¡Y nada de dormirse bajo sus ramas! Salvo que quieras correr el riesgo de ser arrebatado de este mundo. Por los dioses, claro…

Dado que su fruto es comestible, al Baobab también se le conoce como el Árbol del Pan y, puesto a secar, las semillas encerradas dentro de su caparazón se convierten en unas maracas naturales que los niños del Malí o Senegal pintan y decoran para vender a los turistas.

Árbol sagrado, árbol mágico… cuando caminas por África, siempre hay que acercarse a los grandes Baobabs de la sabana, acariciarlos, abrazarlos y dejarse inundar por su luz y su energía positiva.

Me gusta el Baobab. Me gusta su descuidado aspecto exterior. Su longevidad. Y que su tronco, abierto, puede llegar a albergar miles de litros de agua de lluvia, sirviendo como depósito y auxilio en los tiempos de sequía. Me gusta cómo se yergue, en mitad de la sabana, sólido, firme, solitario, majestuoso, sirviendo como nido para las aves, atalaya para los felinos y refugio para los monos y otros animales que, entre sus ramas, se encuentran a salvo.

El Baobab. Un árbol que no pasa inadvertido y se ve desde la distancia. Único. Grande. Solitario. Un árbol diferente.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.