LIBROS PARA UN VIAJE

Cuando tienes que pasar del orden de 15 horas tú solito y sin nada que hacer, entre la espera en el aeropuerto y el vuelo correspondiente, más te vale elegir bien los libros que te acompañarán durante el periplo. Han de ser buenos libros, de los que que atrapen e imanten al asiento. Y si además viajas solo, es esencial rodearte de buenos libros que te hagan la labor de amigo y compañero esencial en esos momentos de descompresión entre los museos, las visitas, los Piscos y los tiraditos y ceviches. Adjunto os pongo los cuatro libros que me están acompañando y a cuyos autores y editoriales no puedo si no darles las gracias por lo bien que me han tratado. Aunque los reseñaré despacio, no quiero dejar pasar la oportunidad de nombrarlos ya que ellos han sido (y serán en los próximos diez días), compañeros fieles e inseparables en este viaje que que ahora cambia de continente y que, de Sudamérica nos lleva a otro Sur. Al Sur en que empiezan todos los sures: al Sur de Marruecos.

Aventuras en el México del XIX
Aventuras en el México del XIX
un Lorenzo Silva en plena forma
un Lorenzo Silva en plena forma
Qué grande, Dennis Lehane
Qué grande, Dennis Lehane
El rostro del terror
El rostro del terror

Jesús Lens, impenitente trotamundos.

DÓNDE

La columna que publicamos hoy viernes en IDEAL, con un tema que será la comidilla de los próximos meses…

Más allá del quién, cuánto, qué, cómo o por qué, el concepto que va a imponerse este año 2010, el enigmático XX-X, parece que va a ser el dónde.

Glosar la revolución que han supuesto los teléfonos celulares y los smartphones de cara a posibilitar y favorecer la ultramovilidad de que podemos disfrutar en este tiempo sería redundante. Una absoluta pérdida de tiempo. Pero el hecho es que, hoy, nos encontremos donde nos encontremos, podemos estar tan localizables como queramos. Y hasta como no queramos.

Los satélites forman parte de nuestra vida y el desarrollo de herramientas como Google Maps, unido a la proliferación de web cams y a la definitiva explosión de las Redes Sociales hace que saber dónde-está-la-gente-interesante cobre una importancia capital de cara a estar al día lo que se cuece en el mundo de las artes, la creatividad, la cultura, el deporte o los espectáculos, hasta el punto de que Twitter y Facebook terminarán añadiendo una aplicación específica a sus interfaces, con un geolocalizador u herramienta por el estilo.

Así, este año se habla de los chefs nómadas que van a ir oficiando en fogones de distintas ciudades, con o sin hojas de ruta trazadas con antelación. En Los Ángeles, una de las ciudades que marcan tendencias en este siglo XXI, hay afamadas casas de comidas cuyas furgonetas se sitúan en puntos distintos cada día, de forma que si quieres saber dónde comerte un buen burrito, has de conectarte a su web o a su twitter. Y es que una ciudad en que uno de sus abogados más famosos y reconocidos ha instalado su despacho… en un flamante coche con conductor, que lo lleva por los distintos (y distantes) tribunales angelinos, tiene que ser especial.

Pero no olvidemos los conciertos espontáneos a los que nos tiene acostumbrados gente como Manu Chao y su Radio Bemba Sound System, sin ir más lejos. Por no hablar de ese invento, el Nike Plus, que permite mostrar en la Red, en tiempo real, por dónde vas corriendo, a qué ritmo y en cuánto tiempo, para escarnio de tus amigos/contrincantes.

A lo largo de los próximos meses, cada vez van a ocurrir más cosas sorprendentes y atractivas sin previo aviso y en lugares insospechados y conocer dónde pasarán será lo que marque la diferencia entre estar en el ajo o estar excluido, fuera de juego, hasta el punto de que el libro-juego “¿Dónde está Wally?” se convertirá en un fascinante ejercicio de realidad.

Por tanto, para saber si tus amigos y conocidos te consideran alguien interesante, con valores y cosas positivas que aportar, tienes que estar atento a la pantalla de tu móvil. Si te preguntan “¿qué haces?”, malo. Si la duda va más hacia el “¿dónde estás?”, “¿por dónde andas?” o “¿dónde pasarás la Semana Santa?”, la cosa va bien. Muy bien.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.