¿CASUALIDAD? ¿CAUSALIDAD? ¿ESPIRITISMO?

Yo no creo en las casualidades. De hecho, casi no creo ni en las causalidades. Pero estar escribiendo ESTE TEXTO sobre las Metamorfosis (que pensaba yo, iba a despertar más comentarios y jaleos) y recibir este cariñoso y oportuno mensaje de Konan, me da que pensar. A ver qué os parece:

 

Querido amigo:

 

Me ha llegado este texto que quiero compartir contigo en este día. Sai Baba en la India enseña las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”.

 

La primera ley dice:

 

“La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

 

La segunda ley dice:

 

“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera.  Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe él: “si hubiera hecho tal cosa…hubiera sucedido tal otra…” No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.

 

Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

 

La tercera ley dice:

 

“En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

 

Y la cuarta y última:

 

“Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

 

 

Creo que no es casual que estéis leyendo esto, si este texto llega a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

 

Vive Bien, Ama con todo tu Ser y se Inmensamente Feliz

 

Un abrazo cálido y sincero, J.L.

METAMORFOSIS

“El origen está delante de nosotros”

Heidegger

 

 

El comienzo de “La metamorfosis”, de Kafka, siempre me pareció aterrador: “Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto”.

 

¿No da miedo?
¿No da miedo?

Además, siempre lo relacioné con el célebre -y repetido, parafraseado, copiado y adaptado hasta la saciedad -microrrelato de Augusto Monterroso: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

 

Y es que siempre se ha dicho que el sueño de la razón produce monstruos.

 

Enero de 2010 está siendo un mes atípico, excitante y vertiginoso. El mes en que todo cambió. Uno de esos meses definitorios en la vida de una persona. El primer mes del resto de una vida.

 

Escribe Edgar Morin, en su “Elogio de la metamorfosis” el siguiente párrafo (que hay que leer con atención): “El nacimiento de la vida puede concebirse como la metamorfosis de una organización físico-química que, alcanzado un punto de saturación, crea una metaorganización viviente, la cual, aún con los mismos constituyentes  físico-químicos, produce cualidades nuevas”.

 

Vale, vale.

 

Es un poco farragoso.

 

Pero el mismo Morin lo explica de una manera tradicionalmente natural: “¿Qué es una metamorfosis? La oruga que se encierra en una crisálida comienza así un proceso de autodestrucción y autorreconstrucción al mismo tiempo, adopta la organización y la forma de la mariposa, distinta a la de la oruga, pero sigue siendo ella misma”.

 

2010: cucarachas, orugas, dinosaurios, mariposas…

 

Como dice Eduardo Galeano: “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.”

 

Jesús Lens, desde la crisálida.