XX X

Cuando Sara Oblisar, nuestra artista de referencia del pasado 2009, nos felicitaba el año con la imagen que podéis ver a continuación, no entendía nada.

 

El X, un año por rellenar
El X, un año por rellenar

Vale. Lo reconozco. Estaba lento. La X es inapelable. 10. Vale. Es cierto.

 

Pero entonces caí en la cuenta de que, en realidad, este año se podría escribir, falsa e incorrectamente, de la siguiente manera:

 

XX-X

 

Si la pasada década fue la década de los Nada, fue la 00, la Doble Cero, el año que nos sacó de ella es, paradójicamente, el Triple X.

 

Y la X no es una letra cualquiera.

 

En primer lugar, porque la incógnita que los matemáticos tienen que despejar en las ecuaciones, una palabra cuya sola pronunciación ya me produce escalofríos. ¡Qué me costaba, siempre, despejar la maldita x, en el BUP, antes que tirarme como un loco por las letras puras!

 

Despejar a la pobre X. Todo un desafío
Despejar a la pobre X. Todo un desafío

Una pura incógnita, como los “X files”, los famosos “Expedientes X” televisivos, se encargaron de recordarnos. Un misterio. Un enigma.

 

Matemáticamente, la x es el signo de multiplicar. O sea, de crecer. De expandirse. Y, en buena lógica, el lenguaje de los SMS adoptó la x en su significado básico: el de la preposición “por”. Con la X rellenamos los tests y formularios y, también, es el signo con el que tachamos las palabras y conceptos equivocados de un examen o de un escrito. La X delata los fallos y errores.

 

La verdad está ahí fuera
La verdad está ahí fuera

Y sí. Lo sé. Todos lo estáis pensando y yo lo estoy soslayando. La X es la letra que identifica a todo lo pornográfico, del cine a las revistas. La X supone, en este caso, vicio, trasgresión, prohibición y desafío. La Triple X. Equivalente a la desmesura, al Extreme. Camisetas XXXL. Enormes. Gigantes. Brutales.

 

¿Por eso fuimos bautizados, en su momento, como la enigmática Generación X, antes de que la publicidad nos quisiera convertir en JASP?

 

Una pura incógnita
Una pura incógnita

Y, por supuesto, es el grafismo con que se identifica un Cruce de Caminos, el mítico Crossroads del que tanto se ha escrito y filmado. ¿Habrá una imagen más sugerente, poética y evocadora que la del cruce de caminos?

 

El mundo, una pura incógnita
El mundo, una pura incógnita

No. 2010 no puede ser un año vulgar. Ni mucho menos. Tras la inane década 00 y tras ese fiasco que fue el 2009 que tantas cosas nos debería haber traído, 2010, el año de la incógnita, del cruce de caminos, de lo prohibido y lo censurado; tiene que ser obligatoriamente especial, ardiente, apasionante y descubridor.

 

Jesús Lens, Xadicto.