TEORÍA DE LOS UNIVERSOS MÚLTIPLES

La descubrí viendo el último episodio de “Flashforward”, esa serie que empezó como un cañón y se va deshaciendo como el azúcar en el café, cuando uno de los protas hablaba de Hugh Everett.

 

No sé exactamente en qué consiste y cuando leo ESTO en la Wikipedia no soy capaz de entenderlo del todo, pero más o menos viene a decir que las decisiones que no tomamos en este mundo y la parte de las elecciones que dejamos a un lado; en realidad sí las tomamos en universos paralelos al nuestro, en los que elegimos precisamente lo que desechamos en éste.

 

O sea que en mundos paralelos sí cursamos aquella asignatura que en éste dejamos aparcada. Y sí optamos por aquél trabajo al que pensamos que era mejor renunciar. E hicimos aquél viaje, en vez de quedarnos en casa. Y nunca nos peleamos con aquella chica y, sin embargo, aquella otra sí nos hizo caso.

 

La luz y la oscuridad, en los universos paralelos
La luz y la oscuridad, en los universos paralelos

Y el día en que me hice el esguince de tobillo no fui a jugar al baloncesto, pero, sin embargo, el día que salí a correr en vez de irme de cañas con Jorge me dio un tirón en la pierna que me dejó en el dique seco varios días.

 

Como seguí estudiando piano, nunca llegué a obtener el cinturón amarillo de Kárate, pero, la verdad… para lo que me ha servido…

 

¿Sería posible ponerle el cascabel al gato?
¿Sería posible ponerle el cascabel al gato?

Lo que no sé es si en los universos paralelos las personas somos las mismas que en éste o las decisiones que nuestros padres no tomaron en el Planeta Tierra y por las que sí optaron en sus mundos paralelos también nos afectan.

 

¿Tendría, en mi Universo Paralelo, abierto ahora mismo un archivo .doc con el título de “La prístina transparencia del vodka con tónica”, del que ahora mismo sólo conozco el título? ¿Tendría dos o tres ideas para la columnas de IDEAL, dando vueltas por el disco duro del ordenata? Seguramente no. Lo mismo, incluso, ni siquiera escribiría. Quizá, por ejemplo, sería uno de esos malacos que se pasan el día fumando porros con sus compaes, escuchando música chunga en el loro de su coche tuneado.

 

Venga, venga… ya sé que todo esto suena un poco raro, pero ¿quién es el guapo que, en este largo puente, no se ha encontrado echando la vista atrás y pensando, aunque sea por un momento, algo parecido a “¿Y si en vez de haber hecho tal cosa hubiese optado por tal otra? Estamos en los dominios del “Y si…” que comentábamos AQUÍ, pero no en plan arrepentirnos, sino en el mucho más creativo de soñar, imaginar y construirnos esos Universos Múltiples de que hablamos.

 

A fin de cuentas, y como decíamos ayer, a la memoria le gusta jugarnos malas pasadas así que es lógico y lícito que, a veces, igual que nos permite jugar a las películas, como proponíamos AQUÍ esta mañana; nos apetezca mandarla de paseo por esos universos paralelos a los que todos tenemos derecho ¿no?

 

Jesús Lens, bajo los graves efectos del final del largo Puente 🙂  

VEINTE EN QUINCE

A ver. Se trata, simplemente, de decidir 20 películas que te IMPRESIONARON en quince minutos.

 

Una cosa rápida.

 

Un llegar y topar.

 

No hablamos de las mejores películas de la historia del cine. No. Sólo, de recordar en un puñado de minutos cuáles fueron las que más te IMPRESIONARON.

 

Y el tiempo comienza… ¡YA!

 

Tic, tac.

 

Tica, tac…

 

Las mías, sin orden ni concierto, serían:

 

Rambo

La profecía

El exorcista

El padrino

El cazador

Deliverance

Uno de los nuestros

Abre los ojos

Terciopelo azul

Grupo salvaje

Tiburón

Platoon

La naranja mecánica

Funny games

Salvar al soldado Ryan

Collateral

Pulp Fiction

Teniente corrupto

Sin perdón

Furia

 

¿Y las tuyas?

 

Venga.

 

Quince minutos.

 

Veinte películas.

 

Tic tac. Tic tac…