SEMANA EN NEGRO

La columna de hoy de IDEAL, negra, criminal y en clave casi asturiana.

 

Cuando llega julio, el ambiente empieza a oler a pólvora, whiskey de malta y tabaco negro. Porque en julio, desde hace ya veintidós largos años, se celebra la Semana Negra, una cita esencial en el calendario festivo-cultural de cientos de miles de visitantes que convierten dicho evento en uno de los más seguidos, envidiados y tratados de imitar en todo el mundo.

 

Semana Negra es especial. Lo hemos dicho muchas veces: su combinación de fiesta, cultura, libros, tebeos, conciertos, exposiciones, fotografía, pulpo, cerveza y sidra consigue que cada minuto disfrutado en la ciudad de Gijón multiplique sus efectos balsámico-creativos por diez. Lugar de encuentro internacional y multicultural, la única Semana que dura diez días es una cita obligatoria e inaplazable en mis vacaciones desde hace muchos años.

 

Si hay una cosa difícil de conseguir en esta vida es, manteniéndose fiel a unos principios, reinventarse año a año. Y Semana Negra lo viene haciendo desde su primera edición. Cambios de escenario y ubicación, creación de distintos premios literarios, ampliación de actividades y apertura de horizontes temáticos y estilísticos han conseguido que la primigenia cita de escritores de novela negra y policíaca concite el interés de los amantes de la novela histórica, ciencia ficción, cómic, aventura, fotoperiodismo y poesía.

 

PIT II, el Jefe. En una palabra.
PIT II, el Jefe. En una palabra.

Valentía y compromiso. Paco Ignacio Taibo II, el director de Semana Negra, uno de esos tipos que consiguen que siempre pasen cosas interesantes a su lado, definía así el origen de las ya famosas veladas de poesía: ¿cuál era el día más flojo y complicado de Semana Negra? El jueves. ¿Y la hora más inapropiada para organizar una velada poética? La una de la mañana. Créanme. Es una sensación inenarrable la de encontrarse, al filo de la media noche, la Carpa del Encuentro llena hasta la bandera, cientos de personas congregadas, expectantes, ansiosas porque llegue la hora de la poesía. Y, sinceramente, que nuestro Luis García Montero sea uno de los fijos e imprescindibles en dicho evento, querido y venerado por todos los semaneros, siempre me ha llenado de una íntima y profunda satisfacción.

 

Taibo II sabe bien de quién rodearse... ¡Viva Villa!
Taibo II sabe bien de quién rodearse... ¡Viva Villa!

La lista de escritores que este año participan en Semana Negra te deja sin aliento. Intentar llegar a todas las presentaciones interesantes es misión imposible. Transportar de vuelta las decenas de libros dedicados por sus autores, una prueba de esfuerzo semejante a un deporte olímpico. Y, una vez en casa, recuperar las excitantes horas de sueño felizmente perdido, un empeño tan necesario como imposible. Porque, al volver de Semana Negra, tienes pulsión por leer y escribir, invadido por una imperiosa fiebre que exige dar rienda suelta a las ansias creativas que todos llevamos dentro.

El vídeo que Yampi, inspirándose en el cartel de este año,
ha realizado para su canción: “Semana Negra 2009 ¡eh!”.
Mírenlo con atención 😉 

Aprender, crear, disfrutar. Esa es mi particular divisa, mi resumen de Semana Negra. Una filosofía vital que procuro aplicar a todos los ámbitos de mi vida. Una fiesta que, desde el 10 al 19 de julio, pueden disfrutar todos ustedes en Gijón. No se arrepentirán.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.