MEDIA MARATÓN DE GRANADA

Crónicas de dos auténticos máquinas: en este enlace de Las Verdes.
Quince. Quince fueron los kilómetros que me duró el cuchillo entre los dientes.
.
Concentrado. Foto cortesía “El silencio del Espacio”
.
Sin embargo, a partir de ese punto, no pude evitar abrir la boca y dejarlo caer.

Mordiendo el cuchillo. Foto cortesía de Ana.

Y, aún así… ¡lo conseguimos!

A ver. Mi reloj marca 1 hora 36 minutos y 58 segundos, que es mi mejor tiempo en esta distancia, aunque el tiempo oficial sea unos segundo mayor. De hecho, le he quitado cinco minutos a la ya muy buena Media Maratón de Motril. Y ¡más de diez minutos al tiempo que hice el año pasado en esta misma Media Maratón de Granada! Aunque nada que ver con los Hermanos El Mouaziz, ganadores de la prueba.

Antes de empezar… Las Verdes. Foto cortesía de Ana.

O sea, que estoy exultante.

Pero.

A ver. Estoy exultante, pero no he acabado con mascarilla de oxígeno. He terminado el 445 de unos 1.837 inscritos, pero, en los últimos seis kilómetros, me han adelantado no menos de 100 atletas. Lo que quiere decir que, de no haber soltado el cuchillo, habría conseguido bajar de 1 hora y treinta y cinco minutos.

Las Verdes… de Blanco. V de Verde. V de Victoria.

Es decir, que tenemos margen de mejora. Porque, además, esos primeros quince kilómetros me dejaron un excelente regusto, corriendo mucho y bien, fuerte y a gusto. Disfrutando, como nunca, de la competición, en las calles de Granada. De verdad. Hoy, posiblemente, es el primer día en que me siento más corredor que trotón. Hubo un momento en que, a la altura del Cubo de CajaGRANADA, me agobié y pensé bajar el ritmo. Pero una providencial pintada, de amarillo, sobre el asfalto, me hizo volver a apretar los dientes: “Buen día, Caracolillo”. Sí. Era un buen día. Así que… seguí tirando a destajo.

A la izquierda, Víctor, de Verde, y Javi, de naranja. Otras dos Bestias Verdes.

Y luego, la parte final, pues sufriendo, pero a la vez gozando de saber que iba a cumplir con lo prometido y lo previsto.

Y, aunque no es momento, influenciado por el entusiasmo de Las Verdes y, sobre todo, de Antonio Polvorilla (no dejen de leer su crónica en el IDEAL de mañana), cuya 1 hora y 25 minutos de hoy lo acreditan como una auténtica Bestia; podemos avanzar que sí. Que 2009 será el año en que debutemos en un Maratón. Sea en Sevilla en febrero o, más adelante, en Barcelona… en 2009 tenemos que hacer los 42 kilómetros y 195 metros. Javi y yo estamos comprometidos. Y el resto de Las Verdes… también.

A la derecha, de Verde, mi colega Javi. ¿Nos vemos en Sevilla?

Gracias por la pinza, colega.

Una excelente velada de deporte y colegueo, compartida con un montón de buenos amigos.

Sí. Estamos en el Camino. Claramente. Sin la más mínima duda o titubeo.

Jesús Lens.
Fotos y Crónicas de esta Media Maratón, muy pronto, en el Blog de Las Verdes.

EL CAMINO

Aunque habláramos de cuchillos, sufrimiento, extenuación y otros concepto de carácter bélico-masoquistas, la verdad más verdadera es que, de cara a esta Media Maratón de Granada, nos sentimos como críos chicos. Ilusionados y ansiosos. Dichosos por emprender el camino, teniendo muy claro cuál es nuestra meta, sabiendo que, aunque cueste, la alcanzaremos felizmente, sin tomar atajos, sin hacer trampas.


La víspera, cuesta conciliar el sueño, dormimos inquietos, excitados, nerviosos… y, el día de la carrera, antes de que suene el despertador, ya estamos en pie, vistiéndonos con nuestras camisetas Verdes antes de que haya siquiera amanecido, con ganas de empezar. Porque la felicidad está en el camino. Aunque encontremos dificultades en él, aunque pueda cundir el desánimo en un momento dado, aunque sea largo y complicado; sabemos que, al final, nos espera la mejor de las recompensas. Así que, durante la carrera, aprendemos a disfrutar de cada paso, cada zancada, cada bocanada de aire, cada trago de agua. Porque la recompensa es, también, cada kilómetro del camino.

La suerte está echada, pues. No hay vuelta atrás. La vista fija, adelante, concentrada en esa carretera que nos desafía, nos atrae, nos ilumina.

¡Allá vamos!

Jesús Lens.

Etiquetas: , , , ,