¿ESTRATEGIAS PARA SORTEAR LA CRISIS INMOBILIARIA?

Atentos, atentos a la campaña puesta en marcha por Comarex. Por cierto, para los guiris que no saben a qué ciudad española venir a hacer un Erasmus, les puede resultar de mucha utilidad:

La vin que piso más bonico.

¿Qué les parece esta campañita de publicidad?

Pd.- Si no enchufan los altavoces, no servirá de nada que pinchen en el enlace.

PD.- II. Vean esta imagen de Bonet, en Irreverendos, sobre la crisis del ladrillo

KAPUSCINSKI: LAS MIRADAS DE ÁFRICA

Hoy, en IDEAL, hacemos crónica de Cines del Sur: Kapuscinski busca encontrar al otro, descubrir a las personas, a través de su mirada.

El periodista, escritor y humanista Ryszard Kapuscinski es uno de los protagonistas, in memoriam, de la segunda edición de Cines del Sur. El festival granadino ha querido hacer un merecido y necesario homenaje a unas de las personalidades más sinceras y honestas de la historia del periodismo moderno, un hombre íntegro con una mirada limpia, tierna y emotiva hacia todas las personas con que se fue cruzando en sus decenas de años de viajes por los países más pobres del mundo.

África es, posiblemente, el continente que con más fuerza cautivó al polaco y, por eso, Cines del Sur nos presenta una magistral exposición de fotografías que, bajo el título de “Ryszard Kapuscinski. África en la mirada”, ha sido brillantemente comisariada por Mariano Maresca.

A través de estas sugerentes imágenes, el periodista nos muestra rostros, miradas y expresiones de algunas de esas personas anónimas con quiénes se encontró a lo largo de los años en que vivió en África. Su objetivo: el encuentro con el otro, el descubrimiento de los seres humanos. Por eso, la gran protagonista de esta exposición es la mirada que nos devuelven esas personas sin nombre, pero de enorme entereza y gran dignidad. Miradas alegres, tristes, pícaras, airadas, enfebrecidas, orgullosas, rendidas. Miradas que cuentan historias. Miradas que transmiten sensaciones. Miradas que provocan la curiosidad del espectador, le generan incertidumbres, le suscitan dudas, le despiertan interés.


Exactamente igual que ocurre con la película “Viaje imperfecto”, realizada por el propio Kapuscinski junto al director Haile Gerima, en la que se cuenta el viaje que ambos emprendieron entre las ciudades etíopes de Gondar y Adis Abeba, a la caída del régimen comunista.


La película-documental fue presentada por Mariano Maresca y por Taysir Alouny, periodista de la cadena Al Jazzera. Hablando sobre el trabajo de los corresponsales de prensa, Maresca recordaba el título de un libro mítico del escritor polaco: “Los cínicos no sirven para este oficio”. Alouny no podía sino sonreír, recordando a ciertos compañeros de profesión a los que el consejo les habría venido muy bien. Porque, en la guerra, sostuvieron ambos presentadores, la primera víctima es siempre la verdad. “Sobre todo desde que las superpotencias decidieron matar al mensajero”, ironizó Alouny, quién recordó a algunos compañeros suyos, asesinados impunemente en Afganistán e Irak y a otro, detenido en Guantánamo durante siete años.


En su película, Kapuscinski y Gerima van deteniendo el coche en que viajan en diversos lugares, buscando el encuentro con personas distintas. Primero, un grupo de jóvenes de las montañas que, para ir a clase, han de caminar durante dos horas. Y, aún así, fían todo su futuro a la educación.

“Ébano”, la mejor lectura para enamorarse de África.

Después, los autores de la película se detienen en una población, para hablar con algunas personas cuyos familiares fueron secuestrados, vejados, torturados y asesinados por el régimen del Terror Rojo de Mengistu. Las familias, con lágrimas en los ojos y la voz quebrada, cuentan cómo perdieron a hermanos e hijos y cómo después, por fin, pudieron darles un entierro digno.

En el tercer bloque temático de “El viaje imperfecto”, los directores hablan del trágico legado de la Guerra Fría en África y se hacen una pregunta: ¿puede el futuro romper con el pasado? Profesores e intelectuales tratan de dar una respuesta que, por lo general, es negativa. No es fácil romper con un pasado que ha provocado muerte, sembrado odio y quebrado la confianza de millones de personas.

Y, por eso, al presente le cuesta tanto trabajo abrirse camino entre sus rescoldos. Porque, como señala una de las entrevistadas, una clarividente chica de treinta años, la paz no es sólo acabar con la guerra, sino terminar con el hambre, la pobreza, las enfermedades y la desigualdad.

De todo ello nos ha dejado Kapuscinski un inmejorable ejemplo, en un imprescindible legado literario, fotográfico y documental que Cines del Sur hace muy bien en recuperar y reivindicar.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

Etiquetas: , , , , , ,