¡NO HA VISTO “CASABLANCA”!

Hoy he descubierto que tengo una Amiga que no ha visto “Casablanca”.

 

Me he quedado helado.

 

Es una persona estupenda, lectora contumaz y habitual de las salas de cine. Y Amiga mía. Al menos, hasta ahora.

 

Porque, ¿se puede ser Amigo de alguien que no ha visto “Casablanca”?

 

Me cuesta creerlo. Me cuesta aceptarlo. Me cuesta admitirlo.

 

Y, sobre todo, me cuesta entenderlo.

 

Yo creo que uno puede ser perfectamente feliz sin haber visto “Ciudadano Kane”, considerada históricamente como la mejor película de la historia del cine. Entiendo que haya quién no haya visto “El padrino” o “Centauros del desierto”. Vale. Lo admito.

 

Es razonable vivir sin haber leído a Capote, Dostoievski o Jack Kerouac. Me parece perfectamente posible que haya quién pase olímpicamente de escuchar a Miles Davis y Oscar Peterson o de ver “Las Meninas” y “El jardín de las delicias”.

 

Pero ¿se puede vivir sin haber visto “Casablanca”?

 

Igual que no conozco a nadie que no haya entrado en El Corte Inglés, pensaba que todos mis amigos y conocidos habían visto “Casablanca”.

 

Y ahora me entero de que no.

 

Y me he quedado estupefacto, patidifuso, helado, mudo… porque, y repito el auténtico quid de la cuestión: ¿Se puede ser Amigo de alguien que no haya visto “Casablanca”?

 

Una Amistad se tambalea, en precario equilibrio… ¿qué hacer?

 

Item más, y paso pelota: ¿qué película/libro/disco consideran ustedes tan importante y trascendente como para replantearse su Amistad con alguien que no la haya visto/leído/escuchado?

 

Jesús Lens.