Los niños no nacen malos

Buenas tardes, soy Emilio Calatayud. En mi última participación en el programa de de Olga Bertomeu, en Canal Sur Radio,  hablamos de varios asuntos de actualidad que me gustaria sirvieran para fomentar el debate en este blog. Por un lado, nos encontramos con el ‘crimen de Seseña’.  De otro, con la violación múltiple que se ha juzgado en Huelva y en la que están implicados niños de 13 años en adelante.  A raíz de estos sucesos, y como ya suele ser habitual, se ha reavivado la polémica sobre la necesidad, o no, de plantear el endurecimiento de la ley de responsabilidad penal del menor , rebajando dicha responsabilidad a la edades de 12 y 13 años. Desde luego, lo que está claro es que nos estamos equivocando con la educación que estamos dando a nuestros menores. En cuanto a la reforma: antes de sentar en el banquillo a menores de 12 años, soy mas partidario en primer lugar de elaborar un PACTO POR EL MENOR, como ya he dicho en otras ocasiones. Está claro que  lo que está ocurriendo es responsabilidad de todos y, cuando digo todos, me refiero fundamentalmente a los dos partidos nacionales. Pero me temo que si no son capaces de fraguar el pacto por la educación, menos aún podrán hacer uno por el menor, que es más amplio. Pienso que hay que exigir a los padres que cumplan con sus deberes, art. 154 CCi, enseñar a los chavales sus deberes, tanto familiares, art. 155CC, como escolares y tambien sociales. Las escuelas de padres son importantes. Luchar contra el fracaso y absentismo escolar. Y luego, por último, la educación social. Creo que hemos transmitido a los jovenes que todo vale y no es eso. Por otro lado, tenemos complejos de joven democracia y nos da miedo decir ‘NO’. También a los politicos. Hay que consensuar soluciones para problemas como el fácil acceso de los menores al alcohol. O cuidar los mensajes que damos sobre el porro, el botellón, los horarios… En definitiva, consensuar qué queremos hacer con nuestros menores. Luego ya nos plantearemos seriamente si hay que bajar la edad. Es mejor prevenir, educar, exigir a los mayores, a los medios de comunicación o a las autoridades que actúen con sentido común… Y que no conviertan el tema menores en otra pugna politica. Para sentar en el banquillo a un niño de doce años siempre tendremos tiempo. Tengo la convicción y la necesidad de creer que los niños no nacen malos y, por tanto, hay que prevenir antes que judicializar a niños de 12 y 13  años.

Un saludo.

14 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con las medias a medio y largo plazo, concretadas en un pacto por el menor, aunque me da la sensación de que la sociedad está articulada en asociaciones que, en muchos casos, han sido promovidas por partidos políticos y responden a sus dictados. Digo esto porque tengo poca esperanza en que los partidos lleguen a pactos, pero es que la sociedad está articulada en las asociaciones antes mencionadas, las asociaciones que no están vinculadas a partidos y que manejan pocos fondos y el resto del mundo, compuesto por los que piensan que ya tienen bastante con sus problemas.

    Parece que solo reaccionamos cuando el problema nos afecta directamente y…. \\\\\\\\"son pocos los casos de menores que cometen delitos graves\\\\\\\\". Pienso que la sociedad cosecha los frutos propios de las semillas que siembra y nuestra sociedad ha colocado la vida fácil y placentera, sin límites ni normas, como la principal motivación de su actuar desde hace tiempo.

    Alguien debe poner coto a todos los que interaccionan con la sociedad y tienen el poder de configurarla: los partidos políticos con las leyes y normas que dictan cuando gobiernan, las televisiones con su programación, las editoriales con sus publicaciones, los profesores de los colegios, los municipios, los líderes de opinión…. Esta claro que hay cosas que no van, por eso es importante que haya personas que \\\\\\\\"con sentido comun\\\\\\\\" y \\\\\\\\"autoridad moral\\\\\\\\", recuerden qué hacemos mal.
    EMILIO NO TE CANSES…. Y …. NOS HACEN FALTA MÁS EMILIOS.

  2. estoy totalmente de acuerdo, pero no hay que esperar a que dejen de discutir los políticos entre ellos, creo que cuando más se han conseguido logros, es por movilización popular.

  3. Coincido en que no hay que bajar la edad de imputabilidad, porque si creyeramos que esta es la solución terminariamos teniendo presos en el jardin de infantes (kinder).-
    Estoy totalmente de acuerdo que se trata de un tema de educación y de falta de contención afectiva.- Hoy día, y creo que ello es a nivel mundial, un gran porcentaje de la población esta priorizando lo material por sobre lo afectivo.-
    Realmente sería necesario crear \"escuelas para padres\", ya que si bien , muchos no quieren escuchar consejos, muchos otros deambulan de una repartición a otra, pidiendola y finalmente la consiguen, cuando ya ha ocurrido un drama.-

  4. Don Emilio,que razón tiene cuando dice que los niños no nacen malos…yo añado…que los hacemos malos…

    Está claro que un niño….desde pequeño es como una hoja en blanco en la que se va escribiendo según los valores que se le enseñen…pero…¿donde falla el primer eslabón?..porque está claro que algo falla cuando escuchamos noticias de palizas,violaciones y asesinatos entre menores…

    Estoy de acuerdo con que antes de juzgar a un menor…debemos mirarnos nosotros mismos….como responsables de su educación.

    Pero…a este ritmo de vértigo…no se que veran mis nietos…y eso…de verdad que me preocupa.

    VANESA MORENO

  5. Buenas noches.
    Soy madre de una niña de 3 años y estoy en proceso de adopción internacional desde hace 4 años.
    Cuando comencé el proceso de adopción, una de las fases era un curso. Mucha gente critica este curso. Dicen que para ser padres biológicos nadie te lo exige.
    Mi marido y yo consideramos que este curso, además de ser necesario debería ser más extenso y obligatorio también para padres biológicos.
    Tener hijos no debe ser un capricho, algo que toca ya por la edad, o que llega por sorpresa.
    La vida de una persona es RESPONSABILIDAD para aquellos que deciden traerla a este mundo. Y no sólo se trata de vestirlos y alimentarlos (que algunos padres hasta esto lo hacen mal). Es mucho más. Y ahora que soy madre lo sé con certeza.
    Pienso que actualmente muchos padres no saben actuar como padres. Nadie les ha enseñado (nunca ha hecho falta).
    A lo mejor necesitamos ahora una ayuda.
    Desde hace tiempo pienso en la posibilidad de realizar cursos para PADRES. Como siempre, sólo irian los más motivados y a los que realmente lo necesitarían, pasarían.
    No sé que le parece esta propuesta: actualmente son diversas las ayudas que se reciben por ser padre: cheque bebé, 100 euros por madre trabajadora, descuentos en guarderías, los libros del colegio gratuito. ¿Sería factible exigir a los padres que realizaran un curso de escuela de padres obligatorio a cambio de recibir esas ayudas? Asi por lo menos les podrían inculcar un poco de respeto, por ejemplo para con los maestros/profesores (y no pertenezco a este colectivo)
    Es que ya esta bien de tanto derecho y pocas obligaciones.

    Gracias.

  6. Creo que uno de los problemas, es que quizás estemos transmitiendo, me refiero a la ley del menos, una sensación de que mo hay castigo, cuando en realidad no es así. Vale que ya no hay castigos físicos, pero las acciones siguen teniendo sus consecuencias y no creo que para ningún menos sea plato de gusto o motivo de estar orgulloso (Aunque supongo que excepciones habrá) de haber pasado unas noches en un centro de menores o estar bajo libertad vigilada.

    No soy partidario de volver a lo que había antes, pero creo que tampoco podemos continuar con el “todo vale”

    Un saludo

  7. CLARO QUE NO NACEN MALOS. los hacemos malos los adultos a través de nuestra NO educación. Puede ser que el origen sea el egoísmo natural de los primeros años, al que los adultos sucumbimos “porque los queremos mucho” y esperamos a que crezcan “para que entiendan” y cuando entienden, ya es más difícil la tarea de educar.
    opino que si les dieramos a los padres responsabilidad penal, económica o de alguna otra forma, por las actuaciones de sus hijos, ya se ocuparían de hacer su trabajo mejor, pero si los padres no son responsables y los niños no tienen una consecuencia negativa sobre sus conductas, está claro que todo seguirá igual. si se supone que la labor de los internamientos es la REEDUCACIÓN, ya vamos mal, porque no se puede reeducar lo que no está educado, y como ahora haber tenido “problemas con la justicia” es socialmente aceptable,porque no se puede victimizar, pues apaga y vamonos.
    por otro lado, las escuelas de padres, no es que estén bien, están fenomenal, me dedico a ello, pero los padres y las madres que no tienen interés,se buscan las vueltas para no asistir, y como ya dije en otro comentario, sólo acuden el 10% de los padres y madres de los centros, ya se sabe, EL QUE QUIERE ENCUENTRA POSIBILIDADES Y EL QUE NO QUIERE, ENCUENTRA DIFICULTADES. pero claro, ahora todo se arregla a golpe de ley, así que tendrán que sacar una en la que sea obligatorio que los progenitores acudan a las escuelas de padres y madres y se enteren de qué va el tema.

  8. Oigan, ¿acaso no se trata de una negligencia transmitir a un hijo que pida lo que pida lo va a tener todo,no es una imprudencia darle a entender a un hijo que no es necesario respetar a los demás, mostrando incluso que los otros en todo caso están obligados a sostener las demandas del niño – joven – adulto?. Quiero decir, que posiblemente de lo que se trata es de “reclamarles a las familias responsabilidades, por qué no incluso jurídicas” de las consecuancias de sus hijos. Hace poco, me parece, corrijanme, unos padres indemnizaron a una maestra por ser agredida por un alumno.

  9. Por cierto, los niños no nacen malos pero tampoco buenos.

    Lo que si tienen es un difícil camino entre el odio y el amor al otro, que ya desde los 2 – 4 años pone en cuestión algo tan importante como es la identidad. No es necesario señalar que la deriva de ese tránsito depende de la capacidad de quienes les rodean.

  10. Es verdad que los niños no nacen malos, pero se hacen malos desde el primer momento en el que las nuevas leyes nos quitan a los padres la voluntad de educar. “No se le puede dar un azote en el culito porque es maltrato”, “Apenas tienen 9 años y les castigas, te amenazan con denunciarte”,y un largo etc. Con tanta modernidad hemos querido descubrir el mundo y lo que hemos hecho ha sido invertir los papeles de la sociedad. Un amigo ya no es un amigo, es un colega. Un profesor ya no es profesor, es amigo y no se llama Don Juan, sino Juan. Los padres no somos padres, intentamos ser amigos y al final terminamos siendo los viejos. Total que con tantas identidades invertidas, me pregunto ¿Saben realmente nuestros hijos, quienes son ellos?

  11. Muy buenas

    He estado leyendo el post de D. Emilio y como no los comentarios que algunos de ustedes han añadido.
    Yo soy docente y creo que los niños no nacen malos, nadie nace malo, pero las familias a veces, con sus idas y venidas, consiguen que los niños acaben como acaban y a mis horas de atención de padres em remito.

    Tal vez porque son mis comienzos o tal vez porque siempre se quiere cambiar el mundo, me veo desbordada ante las pegas de mis alumnos, de sus padres o tutores y como no del propio equipo directivo, que a día de hoy se está conviertiendo, especialmente en los pueblos pequeños, en una lucha por la alcaldía y ese, no es el camino.

    Las escuelas de padre son necesarias, pero los padres solo quieren acudir a ellas cuando el mal está hecho y la mentalidad de la gente sigue sin cambiar… NO podemos tratar a un niño de 12 años como un adulto, porque entonces sus travesuras van a ser las de los adultos. Y creo, que ese sería un buen comienzo para cambiar esta nueva sociedad.

    Un saludo

  12. Cómo siempre, Sr Calatayud, da en el clavo. No se arregla nada prohibiendo o judicializando…se arreglan las cosas, educando…
    Necesario y urgente un pacto por la educación…

  13. Me alegro mucho de que se haya abierto un debate sobre “Los niños no nacen malos”, porque lo que explica D. Emilio Calatayud en dicho artículo coincide con lo que pienso sobre esos temas. El pasado día 12, envié un escrito al debate titulado “Prueba de amor” de este blog. Lo he copiado y lo adjunto a continuación:

    “Seguimos con el tema de los menores de una forma u otra.
    A raíz del asesinato de la niña de Seseña, hay quién habla de reformar la Ley del Menor. Tengo entendido que D. Emilio Calatayud considera que no hay que cambiarla, en el mismo sentido se ha manifestado Mª Teresa Fernández de la Vega. Comparto esa opinión.
    He leído en la revista Tiempo de 15 de abril, el artículo “Opinión” de Agustín Valladolid titulado “Indecencias”, en el que dice que con la actual Ley del Menor casi nueve de cada diez menores inmersos en procesos penales no han reincidido. Esto no hace más que confirmar que la Ley está bien.
    En el mismo artículo habla de que los políticos se pongan de acuerdo para lograr un gran pacto educativo para abordar este tipo de problemas. Eso estaría muy bien, pero para mí la mayor responsabilidad está en los padres, la familia. Para ser padres no nos preparan, pero sí existen unas normas básicas, de sentido común: los niños cuando son pequeños deben tener un horario, hacer sus comidas a sus horas, comer lo que les pongan en el plato, en las comidas la televisión tiene que estar apagada, sino no se puede hablar. En las habitaciones no tiene que haber televisiones y ordenadores, sino nos aislamos y no compartimos. A los niños hay que decirles “no” de vez en cuando, tienen que aprender que no están solos en el mundo, que no pueden salirse siempre con la suya, que no van a ser siempre los primeros… Hoy en día muchos niños tienen consolas, ordenadores, maquinitas… van con ellas hasta la puerta del colegio y cuando salen les esperan sus padres otra vez con la maquinita. Los padres tenemos que marcarles los límites y estar pendientes de ellos (los hijos), de verdad. A veces es difícil y estamos cansados, pero si no se hace así, es cuando se van alejando y llega un momento en que no los reconocemos y pueden llegar a hacer cosas que nunca nos habríamos imaginado.
    En los colegio se nota cuando un niño tiene detrás unos padres que están pendientes de él, de su día a día, sin fiscalizar, acompañándolo, interesándose de verdad por lo que hace y ayudándolo en sus cosas. Por otro lado los medios de comunicación actuales ponen al alcance de los niños y jóvenes mucha información que no pueden asimilar. A horas de audiencia infantil ponen programas que no debían ver.
    Siempre se ha dicho: “el árbol hay que enderezarlo cuando es pequeño, cuando ya tiene tronco no se puede”.

    Es responsabilidad de todos formar a nuestros niños y jóvenes, empezando por la familia, siguiendo por la escuela, la sociedad, todos.
    En los vídeos que he visto de D. Emilio Calatayud, hace referencia a todo esto, sus sentencias me parecen magistrales, tienden la mano.”

    Un saludo.

  14. Interesante debate que, con tan solo una frase, se abre a dos bandas: rebajar la edad en la responsabilidad del menor y, sin mencionarlo nuestro querido juez- solo en el título del post-, la bondad o maldad del menor nada más nacido.

    Comienzo por lo segundo, con el máximo respeto hacia otras opiniones pero con total discrepancia. Es totalmente absurdo e incoherente poner ningún énfasis en el aserto de que \\"los niños no nacen malos\\". Entiendo la frase, no en su estricta literalidad, sino tan solo -y me parece acertado- como un elemento positivo de provocación y reflexión para el título del artículo, pero sin que ha lugar a debate. Sepamos leer entre líneas.

    Escuelas de padres: Es curioso. Me recuerda a los cursillos prematrimoniales impartidos en la parroquia, antes de casarse. Ridículo, a mi parecer, pero con una coherencia. El curso es pre, es decir, antes de. Por lo tanto supongo que quienes defienden los cursos de padres los defenderán para realizarse antes de ser padres e impartidos por un profesorado que también sean padres. ¿Y este profesorado, debe hacer previamente el curso?. Por supuesto que sí, nadie debe estar exento ¿no les parece?. ¿Se fijan? Acabamos de entrar en un círculo vicioso. Defenderían, por otro lado, lo mismo ¿por qué no?, para ser abuelos. ¿o para ser tutor legal?, para ellos no son necesarios cursos??. Sepan leer entre líneas sobre esta reflexión, no la escribo de broma sino para demostrar un poco de coherencia. Seguro que se refieren a la ayuda que puedan recibir los padres, ante determinados problemas de comportamiento social (incluida la familia) de sus hijos. Llámese psicólogos, etc….. Pero, ¡escuelas de padres!. ¿Las necesitaron ustedes?.
    En lo que respecta al resto del artículo me siento generalmente de acuerdo y sobre todo en algo que me parece feroz: la manipulación del menor, de forma partidista, entre nuestras organizaciones políticas.
    Un saludo, ciudadanos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.