En la zona cero del Terremoto que no solo ha tumbado casas





De nuevo un día durillo para ver cosas irracionales. Hoy nos hemos desplazado hasta un lugar mucho mas alejado de costumbre en donde la primera visita que hemos realizado ha sido una anciana de mas de 80 años viviendo en una cabaña de plásticos y a una temperatura de mas de 50 grados, realizando sus propias necesidades encima y siendo prácticamente imposible entrar en la cabaña aunque finalmente lo hemos tenido que hacer para tomar serias decisiones. No se puede entender en un mundo como el nuestro situaciones límite así, cuando pienso que mi propia abuela encontrara el fin de sus días de forma parecida. Según nos ha comunicado ella misma nuestra intervención ha supuesto una especie de milagro y una vuelta a la humanización.
A continuación hemos seguido en dirección a las montañas en donde se encuentra un territorio muy afectado con un cementerio deshecho, la iglesia derribada y en donde todavía las tumbas están partidas. Justo allí, debajo de una gran campana y un retrato de San Javier hemos puesto nuestro punto de atención y es allí mismo donde he vuelto a escuchar otra sin razón cuando he preguntado la suerte que tenían de que pasara un río por unos terrenos tan desérticos. La respuesta que me he llevado ha sido como un zarpazo: el agua no dejan aprovecharla y se va al mar salvo que tengas 300 soles (unos 90 euros) para pagarle al gobierno de turno, es decir, ni siquiera se abre la mano en una situación límite en la que podrían cultivar con un agua preciosa y prefieren dejarla que se vaya al mar. ¿Cuántos terremotos deben ocurrir para que alguien se le ocurra aprovechar los recursos naturales?. Justo en ese momento he pensado que hay que realizar una especie de libro de recursos aprovechables y optimización de los mismos para trasladárselo a ESECA y Caja Granada a ver que pueden hacer.
Después de muchas mas atenciones ha llegado el momento de una comida esperada en la que los españoles y mas concretamente Nico hemos agradecido a todos los colaboradores locales sus atenciones con productos granadinos (jamon de trevelez, aceite de oliva, chacinas variadas, etc) que me tocó llevar a mi y que siempre tuve la duda si llegarían a su destino final. Ha sido una comida muy interesante en donde ha estado el Consejero de Sanidad del gobierno regional, Héctor, con quien hemos estado hablando largo y tendido de las ayudas que se han podido resolver con anécdotas incluídas como la muerte de una persona hace unos días y la petición de Nico de que se le facilitara el ataúd y la respuesta de Hector de que tenía todavía unos 80 ataudes. Se decidió tomar uno que estaba muy bien envuelto y al llegar al destino a unos minutos del entierro descubrimos que estaba roto. En fin, detallillos sin importancia.
Aun así, me he quedado estupefacto cuando al tomar la guitarra para amenizar el almuerzo he visto que todos, absolutamente todos los peruanos cantaban a la vez el Te he prometido de Leo Dan y el Ultimo Beso de Los Doltons que ya sabía que era un grupo peruano.
Población de Jun hoy día 3 de marzo de 2008
3282 habitantes: 1686 hombres y 1596 mujeres.