Y LOS AMIGOS CONTINÚAN

Amigos. Nadie más.

El resto es selva.

 

Jorge Guillén.

 

 

Lo más difícil de hablar sobre un concepto como el de la Amistad es no caer en tópicos, lugares comunes, ni repeticiones.

 

¿Qué hace el lindo minino?
¿Qué hace el lindo minino?

Hace unos días, cuando blogueábamos ESTA IMAGEN, seguida del proverbio indio, casi de inmediato, llovieron comentarios, justos, pertinentes y ajustados. Por cierto, que Emerson tiene atribuida una derivación del referido proverbio: “Ve a menudo a la casa de tu amigo, pues la maleza prolifera en un sendero no recorrido”.

 

Me gusta, esa mezcla de la amistad con la necesidad de recorrer un camino.

 

Sobre la cuestión de la amistad hay decenas de definiciones. Personalmente, me gusta una muy sencilla y supuestamente intrascendente: “El verdadero amigo es aquél que, a pesar de saber como eres, te quiere.”  A Kurt Cobain, sin ir más lejos, se le atribuye una frase muy parecida, pero que iría un poco más allá: “El auténtico amigo es el que lo sabe todo sobre ti y sigue siendo tu amigo.”

 

Efectivamente. ¿Podemos considerar que alguien es nuestro Amigo si, más allá de sus virtudes, puntos fuertes y grandezas; no conocemos sus miserias, angustias, penas y debilidades? Y no sólo para llorar sobre el hombro. Ahí está el papel del Amigo fustigador, que te pica, te aconseja, te propone, te advierte, te reconduce y te provoca. Que te obliga a ser mejor. Yo lo he encontrado en Burkina, una cañera, constante y estimulante máquina de zaherir, sulfúricamente ácida y pinchosa como el alambre de espino.   

 

Otra característica del verdadero Amigo: esa sensación, cuando te reencuentras después de mucho tiempo, de que todo sigue igual. A mí me pasa, por ejemplo, con Eduardo y con Jorge. Da igual el lapso de tiempo que haya pasado. Cuando nos vemos, siempre tengo la impresión de retroceder en el tiempo y de que nos habíamos visto la noche anterior, despidiéndonos con aquel “hasta mañana”, habitual de cuándo estudiábamos juntos.

 

Pero busquemos respuestas sobre distintos aspectos o modalidades de amigos. Así, Ruyard Kipling sostenía que “no hay mayor placer que el de encontrar un viejo amigo, salvo el de hacer uno nuevo”. ¿Estamos de acuerdo con esa máxima? Porque hacer amigos, buenos amigos, no es fácil.

 

Aristóteles decía que “algunos creen que para ser amigos basta con querer, como si para estar sano bastara con desear la salud”.

 

Y Mateo Alemán era muy expeditivo al escribir que “deben buscarse los amigos como los buenos libros. No está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; sino pocos, buenos y bien conocidos”.

 

Así las cosas, ¿viejos amigos o nuevos amigos?

 

Una frase del escritor William Rotsler nos abre una nueva vía: “¡Qué raro y maravilloso es ese fugaz instante en el que nos damos cuenta de que hemos descubierto un amigo!”

 

Otra pregunta, pues: ¿no hay ocasiones en que conoces a alguien y, desde el primer momento, desde el primer apretón de manos o desde el primer beso en la mejilla, sientes que hay química, feeling o buenas vibraciones y que aquello podría ser el comienzo de una buena y hermosa amistad? La pregunta inmediata sería, por supuesto, ¿y qué pasó después? 😀

 

CONTINUARÁ

  • Pingback: Pateando el mundo » UN REGALO()

  • Bartolome Leal

    El mejor aforismo que conozco se debe a Frank Gruber, maestro del western histórico: “No le temía a nada, excepto a las pistolas de sus amigos…”. Este otro, atribuido a Polanski, no está mal: “Las amigas de mis hijas son mis amigas”. Mauro Yberra, seudónimo de dos escritores de novela negra que pergeñan a dúo, evacuaron este epigrafe: “Los autores, careciendo de amigos a quienes dedicar el libro, se lo dedican el uno al otro”.

  • Alfa79

    La amistad no es un flechazo. Los amigos sólo aparecen (a veces) cuando surgen los malos, los peores momentos.
    Los aduladores, siempre estarán disponibles.

    No preguntes qué puede hacer un amigo por ti. Pregúntate qué necesita ese amigo.
    Pregúntate dónde se encuentra y qué puedes hacer por él. Cuáles son sus necesidades.
    La amistad es un espacio mutuo y compartido. Si una de las partes se siente en superioridad, es que no había amistad. Sólo una simple quimera.

    Lo demás, es simple adulación, conveniencia, interés.

    Desinteresadamente, un saludo. Toni Sagrel.

  • El Foces

    la amistad verdadera?… tampoco es cosa de darle por saco a los demas…

  • Kaperusita

    Las personas son como los frutos de un árbol, a veces maduros, otras agrios y otras en su punto justo para nosotros, encontrarlos es ya más complicado. Se necesita probar muchos frutos hasta saber cual es el qué más nos gusta y del que nunca nos cansaremos de su sabor.
    La empatía espontánea suele dar buenos frutos:)

  • El Pinar

    Me gusta esa frase que nos ofreces Jesús:
    -” El verdadero amigo es aquél que, a pesar de saber como eres, te quiere”-.

    …Que te quiera con tus más y tus menos, porque aquí nadie de nosotros es perfecto. Qué esté también en los malos momentos; qué te ayude cuando más lo necesites, qué te aconseje, que se ría contigo, que llore a tu lado , que discuta contigo de vez en cuando, que te diga con cariño lo que piensa , que no te reproche mucho y si lo hace sea sólo para ayudarte …

    En definitiva que te acepte tal como eres…uff dificil!!.

    Me quedo con eso. De todos modos siempre digo que LA AMISTAD tiene como en los trabajos un perido de prueba y es el TIEMPO su único alido.

    En cuanto a la pregunta que formulas al final:
    -¿y qué pasó después? yo te diría…

    -HACER MÁS FUERTE ESA AMISTAD Y CONSERVARLA-

  • Jorge

    No creo que sea ácida y sarcástica por demás. Por el contrario, creo que lo que hace que la serie sobre la Amistad sea tan buena es que es certera y desprovista de sensiblería.

  • anonimo

    AMIGA, no te mueras.
    Óyeme estas palabras que me salen ardiendo,
    y que nadie diría si yo no las dijera.

    Amiga, no te mueras.

    Yo soy el que te espera en la estrellada noche.
    El que bajo el sangriento sol poniente te espera.

    Miro caer los frutos en la tierra sombría.
    Miro bailar las gotas del rocío en las hierbas.

    En la noche al espeso perfume de las rosas,
    cuando danza la ronda de las sombras inmensas.

    Bajo el cielo del Sur, el que te espera cuando
    el aire de la tarde como una boca besa.

    Amiga, no te mueras.

    Yo soy el que cortó las guirnaldas rebeldes
    para el lecho selvático fragante a sol y a selva.
    El que trajo en los brazos jacintos amarillos.
    Y rosas desgarradas. Y amapolas sangrientas.

    El que cruzó los brazos por esperarte, ahora.
    El que quebró sus arcos. El que dobló sus flechas.

    Yo soy el que en los labios guarda sabor de uvas.
    Racimos refregados. Mordeduras bermejas.

    El que te llama desde las llanuras brotadas.
    Yo soy el que en la hora del amor te desea.

    El aire de la tarde cimbra las ramas altas.
    Ebrio, mi corazón. bajo Dios, tambalea.

    El río desatado rompe a llorar y a veces
    se adelgaza su voz y se hace pura y trémula.

    Retumba, atardecida, la queja azul del agua.
    Amiga, no te mueras!

    Yo soy el que te espera en la estrellada noche,
    sobre las playas áureas, sobre las rubias eras.

    El que cortó jacintos para tu lecho, y rosas.
    Tendido entre las hierbas yo soy el que te espera!

  • Levante

    A mi me gustaria que hablaras de esos amigos absorbentes que piden atencion continua. o de otros tipos de malos amigos, que tambien los hay

  • Lillian

    Tengo amigos nuevos, amigos viejos, viejos amigos, amigos muy jóvenes, amigos de mis amigos, amigos/hermanos, amigos en medio mundo… Para mi son IMPRESCINDIBLES en mi vida de hija única con poquísima familia y encima a 600 kms! La amistad es el motor de mis afectos.

  • Bartolomé, eso es entrar a saco!!! Jajaja. Las pistolas y los puñales de los amigos. Los más dolorosos.

    Yo sí creo en las amistades súbitas y en la química instantánea. Luego hay que currárselo, pero muchas veces ya sabemos de antemano que sí… o que no.

  • Lillian, anda que no me identifico, por similares razones, con lo que dices. La amenaza de la soledad no es igual para unos que para otros. Y los amigos, son ESENCIALES.

    Pinar, es la clave. Que nos acepten como somos. Con lo bueno, claro. Pero sobre todo con lo menos bueno.

    No estoy muy de acuerdo con Alfa. Si tenemos amigos, debemos tener confianza para pedir esa ayuda, cuando hace falta, y no pasarnos la vida poniéndonos en lo peor.

    Kaperusita, las amistades amargas, a veces, son mejores que las muy dulces, ¿no crees?

    😉

  • Jorge, algo sarcástica sí que es, créeme. Pero hay confianza y buen rollo. Mucho. 😉

    Foces, bien dicho. No es cosa de ir jodiendo por ahí, sin ton ni son.

  • silviña

    Fíjate qué curioso, si la pregunta final tiene como respuesta que siguieron conociéndose, compartiendo y generando complicidades: fantástico, una amistad que posiblemente esté siempre ahí; si la respuesta es que siguieron conociéndose, compartiendo, generando complicidades y enamorándose: genial, una relación lindísima que cuando se rompa posiblemente anule esa amistad. No sé muy bien por qué ocurre casi siempre así, pero el amor genera un enorme riesgo sobre la relación de amistad.

  • Silviña, y con eso te adentras en uno de los capítulos que, sobre esto de la amistad, tocaremos en breve. Porque… ¿es posible la relación de amistad hombre-mujer?

    Próximamente en su pantalla amiga!!!!!

    😀

  • silviña

    Pues esperaré para dar mi opinión… iré comprando las palomitas para devorar la entrada con avidez.

  • rodolfo

    Jesus acordate del escrito sobre los amigos, que decia Si un amigo tiene un problema con un muerto y te llama, simplemente ponte la pala bajo el brazo.
    Salud. y no se quejen del frio por aca 0 Grados. Chau.

  • Pingback: Pateando el mundo » ¡ALERTA! FRANKIE JURADO()

  • Pedro Gollonet

    No pude estar en la presentación de tu libro, pero si disfruté con su lectura, aún más lo he hecho con tu comentario en tu blog. Destilas entusiasmo que contagias y eso es un regalo tal como está el patio. Muchas gracias por ese aliento que transmites. Un abrazo. Pedro Gollonet.

  • Pingback: Pateando el mundo » MÁS DE AMIGOS()

  • Ingrid almendra

    Los verdaderos amigos te socorra no el que te conpadece

  • rafa suarez

    jajjajajja