La ciudad sucia

Hay que ver la perra que cogen los políticos del PP que pasan a la oposición con la suciedad de sus ciudades. Con la suciedad como antónimo de limpieza, se entiende.

Granada, según Sebastián Pérez, presidente de los populares granadinos, es una ciudad sucia y congestionada, con un alcalde que no es referente político de ningún tipo. Y, sobre esa base, Pérez le va a mandar una carta a Luis Salvador en la que le pedirá una reunión para plantear a Ciudadanos la posibilidad de una moción de censura. Y de ello hablo en IDEAL.

 

No sé qué les parece, pero veo muy endeble este tinglado. Es como si Sebastián Pérez tuviera anotado “hacer ruido y meter follón” entre sus propósitos de Año Nuevo y haya decidido quitárselo de en medio cuanto antes para, así, poder centrarse en lo que realmente le preocupa: la candidatura de Juan García Montero para dirigir el PP granadino.

 

¿Está más sucia Granada con el PSOE en la alcaldía que lo estaba con el PP? ¿Tiene Paco Cuenca la culpa de la congestión ciudadana? Y, sobre todo, ¿cabe fundamentar una moción de censura en dichos argumentos?

Sebastián Pérez señala que Granada debería ser gobernada por quien ganó las elecciones. Supongo que no se refiere a su cabeza de lista en las últimas municipales, ¿verdad? ¿Y a los concejales que no concurrieron al polémico pleno del pasado día 30 para evitar pronunciarse sobre la acusación al antiguo alcalde, permitiendo de esa manera la aprobación de las ordenanzas fiscales propuestas por el PSOE?

 

Imagino que, a estas horas, estarán muy contentos en el seno del PSOE granadino: lo único que consiguen este tipo de faroles imposibles y de corto recorrido es restar credibilidad al jugador contrario. Porque no veo a Luis Salvador planteándose seriamente lo que no sería sino un disparate. Dejando al margen la actuación de Paco Cuenca, ¿devolvería la alcaldía a un partido cuyos concejales están abiertamente enfrentados entre sí?

En fin. Que ayer, tres accidentes de tráfico congestionaron… la circunvalación. Para variar. Que seguimos sin AVE, sin tren, sin metro y con los billetes de avión por las nubes. Que la nube de contaminación que envuelve Granada se ve desde cualquier punto elevado de las faldas de Sierra Nevada y, mientras, el PP ha decidido revitalizar el viejo y caduco género epistolar. Que para este viaje, con un WhatsApp habría bastado.

 

Jesús Lens

MOLA EL PP

A ver si con la columna de hoy de IDEAL se monta el mismo pollo que con las ZaPatiestas del otro día…

 

A veces el PP mola mazo. ¿No les encantó, por ejemplo, cuando los Peperos despotricaban sobre la eterna permanencia de Chaves al mando del gobierno andaluz y, como candidato a Presidente de la Junta, presentaron a un Arenas que lleva el mismo tiempo que Manolo, o más, en estas lides? El mismo tiempo y, además, siempre perdiendo. Que ya es moral, la del PP andaluz.

 

El PP mola mazo
El PP mola mazo

Anda que no lo he oído veces:

 

  • Si en las autonómicas, el PP hubiera presentado a alguien nuevo, a alguien distinto, les habría votado. Que Chaves me sale por las orejas. Pero ¿Arenas? ¿Cómo iba a votar por Arenas, si está más visto que el “Cuéntame” y más repetido que una barba en Afganistán?

 

¿Pueden las Arenas Movedizas ser una alternativa?
¿Pueden las Arenas Movedizas ser una alternativa?

Son las contradicciones del PP, esos absurdos que le hacen ir a rebufo de los socialistas, con independencia de lo que éstos hagan o dejen de hacer.

 

Pero el mejor regalo que los Peperos nos han hecho a la vuelta de verano ha sido lo de los talibanes progres con que Sebastián Pérez  bautizó a esos “rojazos” que han pedido que se retire el monumento a Primo de Rivera, ese anacrónico y vergonzante monolito que demuestra que, efectivamente, todo es posible en Granada.

 

La semana pasada, cuando escribimos sobre la excursión aérea de varios miembros de la Junta de Andalucía para visitar las obras de la Vereda de la Estrella, en la que se comportaron como auténticos señoricos trasnochados, el feedback mayoritario fue que todos los políticos son iguales.

 

¡Para cagarse, el monumento! Fdo.- Paloma
¡Para cagarse, el monumento! Fdo.- Paloma

Y, sin embargo, ahí está el PP granadino, en palabras de su presidente nada menos, para demostrar que si todos los políticos son iguales, unos son más iguales que otros. Porque si la cacicada del helicóptero demuestra que algunos de nuestros representantes públicos van sobraos de soberbia y suficiencia, ¿qué decir sobre esa pública, expresa y manifiesta defensa de la Falange? ¡Lo que le cuesta, a algunos Peperos del siglo XXI, renunciar a una herencia preconstitucional a la que siguen aferrados, con uñas y dientes, nadie sabe en razón de qué!

 

Por eso comenzaba esta columna diciendo que el PP mola mazo. Porque, cuando hay alguna salida de pata de banco de las izquierdas, se te plantean dudas e interrogantes. Y entonces llega la derecha, aquella Derechona que glosaba Umbral, y te las resuelve de un plumazo.

 

¡Qué valor... ¿artístico?!
¡Qué valor... ¿artístico?!

Ha querido la casualidad que, cuando esta polémica saltó a la palestra, anduviera leyendo “Operación Exterminio”, de Alejandro Gallo (de la que muy pronto hablaremos en profundidad), en que se detalla cómo la Falange instrumentó una siniestra operación para asesinar a los guerrilleros que resistían en los montes, luchando por la legalidad constitucional, en los años 40. El monumento a Primo de Rivera, incrustado en la Plaza de Bibataubín, no es sino un insulto a la memoria de miles de personas asesinadas por los fascistas y la numantina resistencia a su retirada dice mucho de esos lobunos Peperos vestidos con piel de cordero.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.