Yo, el espía

Lo confieso: desde que tengo uso de razón, quise ser espía. Pero también lo reconozco: desde que era un moco, no tenía aptitudes. Y miren que la cosa empezó bien cuando me apunté a Taekwondo, pero no pasé del cinturón amarillo. Y con el inglés, que tampoco se me daba mal. Pero nunca conseguí perder mi acento zaibrish, demasiado revelador.

Luego empecé a crecer. Y me planté por encima del 1,90. Demasiado para pasar inadvertido, algo básico en el manual del buen espía. Además, soy torpe y desmadejado y mi proverbial sentido de la orientación hace que llegue a perderme en el pasillo de mi casa.

 

Cuando cayó el Muro, un nuevo horizonte se abrió en los servicios de inteligencia de los países, con aquella fallida profecía del Fin de la Historia. Que menudo visionario, Fukuyama. Pero yo seguí sin encajar. Porque tecnológicamente soy tirando a achantado. Y un espía que no se manejara con la incipiente chismología, ni podía ser espía ni podía ser nada.

Aun así, no desistí y me hacía querer: había leído que los reclutadores de espías estaban en las aulas universitarias, todo ojos y oídos para detectar el talento. Allí me tenían en las bancadas, tratando de decir cosas intelectuales entre clase y clase, a ver si colaba. Y en la cafetería, pero todo el mundo parecía jugar al mus…

 

En mi haber, les confieso que una ve seguí a un tipo. Me lo propuse a modo de entrenamiento. Elegirle al azar y seguirle hasta que cejara en su caminata. Pero tuve mala suerte: el tipo era un andarín descomunal y no parecía cansarse de callejear. Eso, o que le habían echado de casa. El caso es que, cuando llevaba una hora de seguimiento, el individuo pasó por delante de la Librería Urbano. Y allí me quedé, dando por terminado el ejercicio.

 

Es posible que mi afición al noir venga de ahí, de mi frustración por no haber podido ser espía. Tampoco es que quisiera ser el Tom Cruise de “Misión: imposible”, me angustiaba ser el Smiley de John le Carré y, visto lo visto con Julian Assange, antes pediría asilo político en Tabarnia que mezclarme con Wikileaks.

Ahora son la Inteligencia Artificial y el Big-Data los que lo petan, pero camino de los cincuenta, me temo que este tren tampoco lo cojo. ¡Maldita sea!

 

Jesús Lens

 

Alhambra por dentro

¡Qué gran idea, enseñar la fábrica a los ciudadanos, permitiéndonos descubrir las interioridades del proceso de elaboración de nuestras queridas cervezas Alhambra!

Acostumbrados al sencillo acto de abrir la botella, servir la cerveza, beberla y disfrutarla, nos olvidamos de que detrás de una Milnoh, una Roja o una Especial hay un largo proceso de elaboración en el que influyen infinidad de factores y elementos, desde la cebada, el lúpulo y el proceso de prensado y cocido… al agua, por supuesto. ¡Ay, el agua, el agua de Graná, qué papel tan importante desempeña, también, en el universo de nuestras cervezas de cabecera!

Como buen aficionado a las barras y a las birras, estoy encantado con el esfuerzo de Cervezas Alhambra por abrirse a la sociedad, más allá de colaborar con decenas de actuaciones, conciertos y diferentes iniciativas artísticas y culturales. ¡Qué les voy a contar, con el apoyo que brindan a nuestro Granada Noir!

 

Pero es que, en lo que va de verano hasta aquí, además de inaugurar la temporada musical con un conciertazo en la propia fábrica, Cervezas Alhambra abrió un vibrante espacio cultural en el centro de la ciudad que ha permitido desarrollar un apasionante proyecto: “Qué tendrá Granada”, de cuyo resultado final pudimos disfrutar hace unos días en el teatro Isabel la Católica.

Decenas de personas anónimas hablando frente a una cámara con total libertad, improvisando y sin guion, sobre Granada: sus cualidades y esencia, sus lugares de referencia, rincones especiales y puntos fuertes. Y es un gustazo, oigan, acostumbrados al flagelo y al cenizo, escuchar tantas y tan diferentes cosas positivas sobre nuestra ciudad y sobre nosotros mismos. ¡Qué falta hace, dar difusión a esa inyección de vitalidad y orgullo que es “Qué tendrá Granada”, un excelente trabajo de Emilio Egea y su equipo.

Pero lo mejor de todo es que el Espacio Cervezas Alhambra de Alhóndiga, efímero y temporal, puede encontrar continuidad en la propia fábrica, según pudimos comprobar mientras disfrutábamos del magisterio de Julio Cerezo, sumiller de cervezas. (Aquí, una propuesta sobre el particular)

Que aprender a paladear la cerveza también es importante si queremos disfrutar en toda su intensidad de los diferentes matices de esas Rojas y Milnos que tanto nos gustan.

Tradición y modernidad, pasado, presente y futuro se dan la mano en una fábrica que, conociéndola por dentro, sentimos un poquito más cercana, más nuestra. ¡Enhorabuena y a seguir!

Jesús Lens

Partido de la Gente del Bar

Creo que fue mi primer carné, después del DNI. El carné del PGB, el Partido de la Gente del Bar que Azagra fundó y difundió a través de la revista El Jueves, patroneado por Pedro Pico y Pico Vena.

Foto: Laura Muñoz en el Tun Tún

Les contaba hace unos días que en el fragor del Granada Noir, he pasado casi dos semanas sin pisar mi casa, desayunando, comiendo y cenando de bar en bar.

 

¿Saben ustedes cómo nos ha tratado la gente del TTT, del Tun Tún, del Pescaíto de Carmela, La Borraja, La Recacha, Álvaro Arriaga y El Patio del Toro, en los Encuentros Especiales Cervezas Alhambra?

Foto: Laura Muñoz en El Patio del Toro

Decir que se han desvivido por nosotros es poco. No solo porque íbamos en manada, muchas veces sin avisar, sino porque con nuestras presentaciones de libros, monólogos, charlas y conversaciones les complicábamos, y mucho, la vida a los camareros. Bastante tienen con lidiar con las cosas del día a día y allí llegábamos nosotros, a liar y embrollar qué hacer cotidiano.

 

(Disfruten del reportaje fotográfico de Laura Muñoz y de sus maravillosas instantáneas de las diversas Tapas Noir diseñadas por los garitos antecitados para nuestro festival) .

Foto: Laura Muñoz en La Borraja

Según el último dato publicado en prensa, un 97% de los contratos de hostelería son temporales y a tiempo parcial y más de la mitad no superan los siete días de duración, de acuerdo con UGT y CCOO.

 

Insistir en que eso es inadmisible en un país cuya economía depende del sector servicios y que vive del turismo, es tan reiterativo como imprescindible, máxime en una ciudad como Granada, donde la negociación colectiva entre la patronal de la hostelería y los sindicatos lleva años en punto muerto.

Foto: Laura Muñoz en el TTT

No podemos exigir profesionalidad, exquisitez en el trato, la mejor atención y tal y tal y tal cuando un colectivo de profesionales imprescindible para nuestra economía se encuentra en una insostenible situación de precariedad, de acuerdo con las cifras publicadas.

Foto: Laura Muñoz en El Pescaíto de Carmela

Todos los que formamos parte del PGB, sea de forma oficial, oficiosa o emocional, tenemos que mirar con envidia y admiración el convenio de hostelería firmado en Baleares, con una subida de sueldo de un 17% para los trabajadores en cuatro años.

 

Por el respeto que les tengo a la gente que, desde el otro lado de la barra del bar, nos hace tan felices, ojalá que en Granada haya pronto un acuerdo que resulte satisfactorio para todas las partes.

 

Jesús Lens

Piensa en negro

Piensa en negro y acertarás. Think’Noir. Siéntelo. Vívelo. Disfrútalo. Desde el pasado jueves he pasado en mi casa el tiempo justo para ducharme, cambiarme de ropa, dormir un escaso puñado de horas y salir zumbando. Se me ha enmohecido la comida en el frigorífico y la adrenalina no deja de fluir por mi cuerpo, las 24 horas del día. ¿Saben ustedes el gustazo, el subidón que es eso?

Estos días estamos disfrutando de la presencia en nuestra ciudad de una pléyade de creadores que nos están inyectando vitalidad y creatividad, a raudales y en vena. ¿Qué voy a decir yo, si soy el director de Granada Noir, la locura que puse en marcha hace tres años, de la mano del imprescindible Gustavo Gómez y sin cuya agencia, Acento Comunicación, todo esto sería imposible?

 

No puedo ser objetivo, pero lo veo en la cara de la gente, lo escucho en los corrillos que se forman al terminar los actos, en la expresión de las personas que nos acompañan en los Encuentros Cerveza Alhambra Especial, tomando una birra y disfrutando de una rica tapa.

Las acaloradas discusiones sobre qué es ser una heroína hoy y sobre si debe haber mesas literarias con presencia exclusivamente femenina, el disfrute de contemplación de las ilustraciones del proyecto Hnegra, los cientos de personas que se arremolinaron en torno a la Potato Head Jazz Band en Puerta Real; la emoción de conocer la dramática historia de la Alhambra subterránea, negra y dramática, que convierte a “Juego de tronos” en juego de niños…

 

En Granada Noir hemos interrogado, hasta el ensañamiento, a uno de los más grandes artistas granadinos de la historia: Juanjo Guarnido, al que damos la enhorabuena por su ingreso en la Academia de Bellas Artes. Hemos sido testigos del encuentro, ¡por fin!, entre Federico García Lorca y Agustín Penón, gracias al magisterio y a la imaginación de Enrique Bonet, Juanfran Cabrera, Fernando Marías y un Alejandro Pedregosa que, un lunes por la noche, nos deleitó con un sentido recital de poesía sangrante en la que refulge el acero de las navajas.

Todavía nos queda más de la mitad de Granada Noir: películas por ver, cineastas a los que conocer, escritores a los que escuchar, investigadores de los que aprender, libros por compra, música con la que bailar… ¿Nos acompañan? Porque el auténtico crimen sería perdérselo…

 

Jesús Lens

Lorca como personaje literario, la ilustración y la poesía criminal protagonizan el lunes de Granada Noir

En la jornada de Granada Noir que se desarrolla en la Diputación de Granada, los novelistas Fernando Marías y Alejandro Pedregosa y los guionistas e ilustradores Enrique Bonet y Juanfran Cabrera hablarán de por qué han elegido a Lorca como personaje literario  

 

En ErranT, duelo de ilustradores, dibujando en vivo sobre el cristal

 

El Encuentro Cerveza Alhambra Especial de la jornada acogerá en el bar La Goma un recital de poesía Noir de Alejandro Pedregosa

 

Domingo, 1 de octubre de 2017

La jornada del lunes de Granada Noir se desarrolla en el Palacio de los Condes de Gabia principalmente, centro neurálgico de Diputación de Granada en su vertiente artística y cultural. La jornada comenzará a las 18 horas, con la proyección del documental “Lorca, memorias de un poeta”.

 

A las 19 horas, en el mismo Palacio de los Condes de Gabia, una interesante mesa redonda, presentada por la diputada de cultura, Fátima Gómez Abad, en la que se hablará de Lorca como personaje literario. La conversación correrá a cargo de dos novelistas, Fernando Marías y Alejandro Pedregosa, y de dos guionistas e ilustradores, Enrique Bonet y Juanfran Cabrera.

En “La luz prodigiosa”, primera novela de Fernando Marías, posteriormente adaptada al cine, el escritor fabula con la posibilidad de que Lorca no hubiera muerto tras su fusilamiento a manos de los sublevados fascistas y que, insomne y perturbado por el balazo recibido, deambulaba por las calles de Granada.

 

Alejandro Pedregosa, por su parte, está ultimando una novela en la que fabula con la improbable, aunque no imposible idea, de que Federico García Lorca y Kafka hubieran coincidido en algún momento de su vida. Una novela cuya escritura, Pedregosa avanzó durante su estancia en Praga, gracias a una beca promovida por Granada Ciudad de Literatura UNESCO.

 

Enrique Bonet es el autor de “La araña del olvido”, un libro prodigioso en que se cuenta la investigación llevada a cabo por Agustín Penón sobre la muerte de Lorca, en la Granada de los 50. Se trata de un tebeo prodigioso que, en la tercera edición de Granada Noir, ha sido el obsequio que el festival ha hecho a los autores invitados, además de que la imagen de Penón protagoniza el cartel de GRN3, gracias a la generosidad de Bonet para con el festival.

Y Juanfran Cabrera, junto a Javierre, están embarcados en un proyecto imaginativo, irreverente y divertidísimo: “Los caballeros de la Orden de Toledo”, una serie de cómics, del que ya está ultimando la quinta entrega en la que se cuenta la vida de Lorca en la Residencia de Estudiantes y las trapisondas que organizaba junto a Dalí, Buñuel, Pepín Bello y otros piezas por el estilo.

 

Para Jesús Lens, director de Granada Noir, “reivindicar la figura de Lorca como fuente de historia y fabulación para novelas, guiones y tebeos es contribuir a expandir el alcance de una figura universal al que, afortunadamente, podemos acercarnos desde mil y un ángulos y disciplinas diferentes”, tal y como explicaba en unas reflexiones publicadas hace unos meses: Lorca, fuente de inspiración del Noir y que se puede leer a través del siguiente enlace, con referencias a todos los participantes en la mesa redonda de mañana lunes en Diputación:

 

http://www.granadablogs.com/pateandoelmundo/lorca-fuente-de-inspiracion-noir/

 

Tras la charla, a las 20.30 horas, el espacio de Coworking ErranT acogerá un encuentro creativo muy estimulante: Agustín Penón y Federico García Lorca podrán encontrarse por fin, gracias al talento de Juanfran Cabrera y Enrique Bonet, que dibujarán en vivo y en directo sobre las cristaleras de ErranT.

Encuentro Cerveza Alhambra Especial

 

La velada del lunes terminará a las 22 horas en el Bar La Goma (C/Gracia, 40) con el Encuentro Cerveza Alhambra Especial que contará con el propio Alejandro Pedregosa, reconocido poeta además de novelista y cuentista, que protagonizará un recital de poesía muy especial: los grandes crímenes en la historia de la poesía.

 

“Los crímenes líricos, podríamos decir, -señala Pedregosa-. Se puede hacer un recorrido tan interesante como Noir. Por ejemplo, podemos repasar los siguientes episodios: La Odisea y la matanza de los pretendientes; el Romancero tradicional castellano y la  historia de aquel noble adultero al que meten vivo en un ataúd junto a una compañía poco recomendable, los Cantares de Ciego que iban de pueblo en pueblo relatando los asesinatos de la época, Antonio Machado y la tierra de Alvargonzález, romances de Lorca, la milonga de los dos hermanos de Borges… y es que, como podemos ver, la poesía no tiene que ser solo bucólico pastoril”, concluye Pedregosa con un guiño pícaro e irónico.

 

El Encuentro Cerveza Alhambra Especial transcurrirá entre poesía, cañas, tercios… y la explosiva Tapa Noir diseñada por el local: Cabeza Montalbano, en recuerdo del comisario siciliano Montalbano y su pasión por los pimientos y la pasta. El nombre de la tapa viene inspirado por simular una cabeza cortada donde podemos ver los sesos.

 

Toda la información sobre los invitados al Granada Noir y el programa de actividades, día por día, la tenéis en www.granadanoir.com y, aquí, un completo dossier de prensa sobre el festival:

 

http://granadanoir.com/wp-content/uploads/2017/09/Dossier-de-Prensa-de-GRN3.pdf