Ciclo cine y periodismo en CajaGRANADA

Vivimos en la sociedad de la información. Una sociedad en la que todo cambia a una velocidad vertiginosa y en la que las noticias, las imágenes y las palabras nos acompañan las veinticuatro horas del día. Una sociedad que, sin el periodismo, no podría existir.

Primera plana

AulaCine CajaGRANADA y la Asociación de la Prensa de Granada proyectan un ciclo de ocho películas protagonizadas por periodistas, a través del que se ofrecen diversas perspectivas de una profesión en permanente evolución, que muestran las luces y las sombras, las muchas caras de un trabajo heroico, duro, arriesgado, peligroso, excitante y, sobre todo adictivo. Muy adictivo.

El ciclo arranca con el clásico “Primera Plana”, dirigida en 1974 por el maestro Billy Wilder. La película arranca en Chicago, en 1929, cuando Ewan Williams, condenado por el asesinato de un policía, espera en la cárcel el momento de su ejecución.

Mientras, en la sala de prensa del Tribunal Supremo, un grupo de periodistas espera ansiosamente o bien el indulto de la pena de muerte, o bien la confirmación y el cumplimiento de la sentencia. El protagonista de la película, Hiddy Johnson, interpretado por un memorable Jack Lemmon, es el cronista de sucesos del Chicago Examiner y debería ser el encargado de cubrir la información, pero está a punto de contraer matrimonio y dejar para siempre su profesión; algo que Walter Burns (colosal Walter Mathau), el maquiavélico director del periódico, no está dispuesto a permitir, tratando de retener a su reportero estrella por todos los medios, incluido el de boicotear esa boda que le trae a maltraer…

Programa completo
Programa completo

La ácida y sarcástica película de Wilder convierte al periodista igual en héroe que en villano, capaz de matar con tal de conseguir una exclusiva… que de salvarle la vida a una persona. En otra de las películas programadas en el ciclo “Cine y Periodismo”, el maestro Wilder mostrará la cara más amarga del sensacionalismo, en la tan amarga como magistral “El gran carnaval”, protagonizada por Kirk Douglas.

Este ciclo sobre el cuarto poder en pantalla incluye otras visiones de la profesión periodística, desde el peligro que corren los corresponsales de guerra, que se juegan la vida para informar de lo que ocurre en remotos lugares del mundo (“Un corazón invencible”, en la que la mejor Angelina Jolie borda el papel de la esposa de Danny Pearl, secuestrado por los talibanes en Pakistán) hasta la imagen más puramente empresarial (“Ciudadano Kane”, obra maestra indiscutible de Orson Welles).

un_corazon_invencible

Podremos asistir al nacimiento del fenómeno del paparazzi, gracias a “La Dolce Vita” de Fellini, y veremos cómo una buena entrevista en televisión puede dejar al descubierto las interioridades de personajes históricos tan complejos como Richard Nixon, en el célebre duelo “El desafío: Frosto contra Nixon”. Y, además, se rendirá homenaje al periodismo de investigación, personificado por los reporteros interpretados por Dustin Hoffman y Robert Redford en “Todos los hombres del Presidente” para concluir con la irrupción en los medios de comunicación de esos jóvenes blogueros y expertos en Redes Sociales que han cambiado el ejercicio del periodismo, como muestra “La sombra del poder”, de Kevin McDonald.

La sombra del poder

“Cine y periodismo” quiere rendir homenaje a una profesión tan arriesgada como necesaria, en unos tiempos turbulentos en que todo está cambiando y, además, contribuir a la celebración de una efeméride tan especial como es la del Centenario de la Asociación de la Prensa de Granada.

 

¿Me sigues en Twitter? @Jesus_Lens

SCARFACE: EL PRECIO DEL PODER

Se cumplen veinticinco años de “El precio del poder”, una película que, con el paso del tiempo, ha ido engrandeciendo su memoria, convirtiéndose en uno de los iconos culturales para buena parte de una juventud que, en el personaje de Tony Montana, encuentra un modelo, un ideal, al considerarlo como un rebelde que desafía a todo y a todos y que pelea con uñas y dientes por conseguir las riquezas y el poder de los que se considera merecedor.

 

Lo podemos ver, sin ir más lejos, en la película italiana “Gomorra”, en la que los jóvenes aspirantes a delincuentes se deleitaban representado el papel de Al Pacino, recitando algunas de las frases más famosas de “El precio del poder”. O, por ejemplo, con la edición en el año 2003 del álbum “Música Inspirada por Scarface”. Se trata de un álbum recopilatorio de diversos artistas de hip-hop, directamente inspirados por distintos aspectos de la película.

 

“Scarface”, como se titula originalmente, parte de un guión de Oliver Stone y fue dirigida por Brian de Palma a comienzos de los años ochenta. Un rodaje tempestuoso que tuvo que trasladarse de Florida a Los Ángeles por la contestación que el proyecto tuvo desde el principio en la comunidad cubana de Miami, dada la negativa visión que de la misma ofrecía la película.

 

Veinticinco años después, “El precio del poder” sigue siendo el más efectista, grandioso e impactante filme sobre el narcotráfico que jamás se haya rodado, hasta el punto de que en los mercadillos más punteros de Londres se venden todos los días centenares de camisetas con la efigie de Tony Montana e, impresas, las leyendas más famosas de la película: “En este mundo, lo único que da órdenes son los cojones. ¿Tú tienes?”, “En este mundo sólo tengo mi palabra y mis pelotas, y no las rompo por nadie” o “Querer joderme a mí es querer joder al mejor”.

 

Protagonizada por un Al Pacino gloriosamente pasado de vueltas, no en vano “El precio del poder” acumula hasta 218 utilizaciones de la palabra “fuck”, este homenaje a Howard Hawks y Ben Hetch supuso la actualización de la figura de Al Capone, Scarface, cara cortada; otro mítico traficante de sustancias ilegales, alcohol en este caso, y cuya biografía filmada también fue muy polémica al considerarse que “ofrecía una visión negativa de la carrera empresarial americana”.  

 

Tony Montana es un delincuente cubano que, tras ser expulsado de la isla por Castro en el famoso barco Mariel, se afinca en Miami, donde, gracias a ese valor casi suicida que tanto se le alaba, comienza a prosperar entre narcotraficantes y delincuentes. Las conexiones entre éstos y los políticos, banqueros y policías del momento quedan perfectamente puestas de manifiesto en una película a todas luces exagerada, desmedida y excesiva, pero igualmente apoteósica, memorable y singular.

 

En este sentido, cuando la película fue calificada con una X en Estados Unidos (exclusivamente para mayores de 18 años por tener contenidos bastante fuertes) los productores organizaron un pase para un grupo de expertos, incluidos algunos oficiales reales de estupefacientes, que terminarían señalando que la película es un retrato exacto de la vida real en el submundo de drogas y que debía ser vista ampliamente, por lo que finalmente se estrenó sin la polémica X, convirtiéndose en un éxito de taquilla.

 

De hecho, Oliver Stone contó con el asesoramiento de la DEA, la agencia antidroga norteamericana, a la hora de escribir el guión de la película y una de las secuencias más salvajes de “El precio del poder”, la de la motosierra, está estrictamente basada en unos hechos reales acontecidos en Miami, cuando unos traficantes que estaban vendiendo cocaína en grandes cantidades mataron a otro traficante y mutilaron su cuerpo, incinerándolo en el mismo apartamento en que se encontraban, para robarle el dinero que llevaba.

 

En unos tiempos en que lo políticamente correcto aún no existía, “Scarface” se erigió como una excelente epopeya que, con sus defectos, no se dejaba contaminar por esa insidiosa y casposa moralina que después se hizo tan popular en el Hollywood de fin de siglo. Tony Montana moría al final de la película, cierto, pero no por el famoso “el crimen siempre paga”, sino porque era la manera de subir, directamente, al Olimpo de los Malos, para sentarse a la derecha de los Al Capone, Bonny & Clyde o John Dillinger que tan buenos ratos nos depararon… en la oscuridad de las salas de cine. 

 

La edición especial editada en DVD, en dos discos cargados de extras, nos devuelve lo mejor de un Miami vicioso y las entrevistas al productor, director y actores principales, sirven para contextualizar una película mítica de la que, veinticinco años después, siguen hablando maravillas los raperos yanquis más en boga.

 

Estéticamente rompedora y con una exquisita banda sonora de Giorgio Moroder, realizada con sintetizadores y que está a la altura de los poderosos fotogramas que ilustraba musicalmente, “El precio del poder” no ha perdido un ápice de su fuerza y de su magnetismo. Michelle Pfeiffer nunca estuvo más hermosa que aquí y, ni Maria Elisabeth Mastrantonio o Steve Bauer han vuelto a lucir palmito con tanta fuerza y energía, por lo que no debe extrañarnos que el pasado mes de junio, el American Film Institute la eligiese como la décima mejor película de gángsteres de la historia.

 

“El precio del poder” o la satisfacción del exceso. Feliz cumpleaños.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.