web analytics

Tag Archive for 'Cine'

Página 2 de 39

Welcome to New York

La más reciente de las películas de Abel Ferrara, estrenada mundialmente hace unas semanas, ha llegado a Granada a través de una pantalla muy especial: la de mi televisor.

 Welcome to New York Ferrara

Esa pantalla cada vez me engancha, sacude y consume con una mayor variedad, diversidad y generosidad temática y estilística. Desde el estreno mundial de películas coreanas de anticipación y terror postapocalítico, como “Snowpiercer” al cine de gángsteres oriental más salvaje, pasando por la animación nipona de Miyazaki y, sobre todo, por los documentales más preclaros y rompedores del momento. Series, conciertos, NBA…

Y todo ello, de forma legal, sencilla, asequible, en versión original subtitulada o doblada al castellano, en alta definición, a la hora que quieras… ¡a gusto del consumidor!

El caso es que la más reciente película de uno de los directores más interesantes del mundo se ha estrenado, como “House of cards” u “Orange is the new black” a través de Netflix y, en España, a través de YOMVI. Una tendencia que, según leía hoy en el diario económico Expansión, se multiplicará de manera exponencial a través de la televisión de Telefónica, empresa que, no olvidemos, ha comprado todo Digital Plus por 750 millones de euros.

 Welcome to New York depardieau

Por todo ello, sesiones de cine de estreno en casa, en pantuflas y comiendo los Nems preparados por Clarissa para la ocasión -¡ese El Buen Rollito!- van a ser cada vez más habituales.

“Welcome to New York” cuenta la historia de la caída en desgracia de un señor que se despertó todopoderoso y, unas horas después, era repudiado por toda la élite económica y social del planeta. Su nombre, reducido en prensa al acrónimo de DSK, ha tenido que ser cambiado en la película, de forma que el obeso y obseso Mr. Devereaux, interpretado por esa bestia llamada Gerard Depardieu, no pudiera ser identificado con el máximo responsable del Fondo Monetario Internacional y Gran Esperanza Blanca del Partido Socialista Francés.

 Welcome to New York

La primera media hora de película, en su concepción, filmación y estilo; responde a los cánones habituales y más reconocibles del cine porno: un tipo entra en una habitación, apenas cambia tres palabras con los presentes y se tira a todo lo que se menea. Hay tríos, felaciones, orgías, sexo anal… lo típico, vamos.

Unos minutos después, ese Amo del Universo volverá a estar desnudo y la pantalla nos seguirá mostrando imágenes obscenas. Pero es una obscenidad diferente. Resultan extremadamente crudas, realistas e imprescindibles las secuencias del arresto de Devereaux, su paso por la comisaría, su primera comparecencia judicial y su ingreso en prisión.

El profundo registro al que es sometido el protagonista, su elefantiásica desnudez o sus jadeos al costarle ímprobo esfuerzo incluso llegar a ponerse los zapatos; constituyen un ejercicio de venganza cinematográfica contra una realidad en la que nunca se hace toda la justicia que el espectador desea y casi necesita para seguir adelante.

 Welcome to New York depardieau

De hecho, cuando le preguntan a Depardieu por las razones para haber interpretado a DSK, no duda en decir que su deseo es humillarlo y que, a través de las imágenes de la película, los espectadores disfruten con el espectáculo de dicha humillación.

La tercera parte de “Welcome to New York”, en la que se cuenta la relación de DSK, cuando es puesto en libertad y sometido a arresto domiciliario, con su sufrida esposa, interpretada por Jaqueline Bisset, resulta igualmente interesante: las relaciones de poder, los matrimonios de conveniencia, la manipulación, los hombres de paja, el poder de los medios de comunicación y los asesores de imagen…

Y, por fin, la decepción.

La decepción como excusa. La decepción como leit motiv. La decepción y el hastío vital, a través de un monólogo magnífico en que Devereaux confiesa que hubo un tiempo en que creyó en el cambio. En que pensaba que otro mundo era posible. Pero que ya no. Que, tras haber viajado, estudiado, hablado y conocido la realidad de los países menos favorecidos de la tierra; tenía el pleno convencimiento de que nada se podía hacer. Y de ahí su actitud, rindiéndose a lo que él llama “su enfermedad”, es decir, una pulsión sexual desenfrenada que todo el mundo parecía conocer. Incluida su esposa.

 Welcome to New York poster

“Welcome to New York” es una película densa, apasionante y muy representativa del poder que tiene el cine para contar la historia contemporánea de una forma tan atractiva como inmediata.

Yo no me la perdería.

Jesús Lens

Firma Twitter

La cueva

Es posible que justo ahora andes mirando el tema de las vacaciones y los viajes -ahora conocidos como “escapadas”, imagino que para no aparentar una riqueza o desahogo económico excesivos- de cara a lo que queda de verano.

Ojo. ¡Ojito! Y mucho cuidado. Que unas vacaciones siempre son susceptibles de complicarse, torcerse y terminar convertidas en algo parecido a un infierno. Por ejemplo, si te vas a una idílica isla del Mediterráneo a hacer acampada libre, en la montaña, frente al mar.

 La cueva poster

Al menos, eso es lo que nos cuenta el principio de “La cueva”, la película de Alfredo Montero, cuyo arranque muestra unas tiendas de campaña vacías, mientras se escuchan varios mensajes grabados en los móviles de sus ocupantes, todos ellos pidiendo a sus titulares que den señales de vida, que ya van siete días sin noticias. La cámara, mientras, recorre la piedra gris de la montaña. Piedra caliza. Karst. Hasta detenerse en una oquedad. Oscura. Atrayente. Enigmática. Como son las bocas de cualquier cueva del mundo.

Lo comentábamos mi hermano yo, la otra tarde, mientras corríamos por los bosques de alrededor de Granada: ¡qué pesadilla, aquella vez que nos metimos en las Cuevas de Sorbas y tuvimos que reptar para atravesar lo que parecía una rendija en la tierra, encajonados, cuan largos éramos, sin poder avanzar ni retroceder! Que sí. Que es verdad que esa cueva es una maravilla y ahora la han adecentado para hacer visitas turísticas. Pero que hace veinte años, aquello daba yuyu. Imposible no recordarlo viendo “La cueva”, a medida que los protagonistas se van internando en el corazón de la montaña y los espectadores se retuercen en sus asientos.

 La cueva cartel

Pero, ¿quiénes son los protagonistas? Un grupo de amigos que están de vacaciones. En realidad, son más conocidos que amigos, pero ya va bien para pasar unos días de relax en una hermosa isla. Entre ellos, un aficionado al cine con pasión por la cámara. Y ahí radica lo novedoso de la propuesta de Montero: buena parte de los ochenta minutos de metraje son las supuestas tomas de vídeo casero que el émulo de Scorsese va tomando con su cámara.

Efectivamente. Si estás pensando en referentes como la saga de Rec o la bruja de Blair, aciertas.

Y ahí lo dejamos. Porque ésta es una de esas películas de las que si cuentas demasiado, pierden la gracia. Por completo. Aunque gracia, gracia, lo que es gracia… poca. Bueno, a ver, al principio sí. Muchas risas y cachondeo. Lo típico de un grupo de veinteañeros en camiseta y pantalón corto de vacaciones. Luego ya…

 La cueva afiche

Atentos, además de a lo puramente formal, al sonido. Toda la banda sonora es diegética (los espectadores solo oyen lo mismo que los personajes) y, en el interior de la cueva, los ruidos contribuyen sobremanera a aquilatar la sensación de agobio, claustrofobia y angustia que el lector ya habrá anticipado que va a sentir cuando se siente a disfrutar de “La cueva”. Porque, si te gusta el cine de terror, la vas a disfrutar.

Y sí. También es cierto: la duración de la cinta, ochenta minutos, hace que la historia no de muchas vueltas sobre sí misma: planteamiento, nudo y desenlace. Fuerte, duro y a la cabeza.

Jesús Lens

Firma Twitter

El amanecer del planeta de los simios

Todo comienza con un rostro. ¡Y qué rostro! Mitad humano, mitad simio. ¿El eslabón perdido? No. Más bien, el eslabón encontrado. Por accidente. Por incidente. Es César. Y es impresionante. César. ¿Por qué ese nombre? Y es que hay nombres que imprimen carácter. Y que llaman a la repetición de sucesos, eventos y tragedias del pasado.

César.

Serkis. Andy Serkis.

César

Pocas estrellas más rutilantes, ahora mismo, en el cine del siglo XXI. Serkis es César. Y ha sido Gollum. Y el capitán Haddok. Además, forma parte de la tripulación que, en breve, volverá a surcar las galaxias en guerra. Serkis, el actor camaleónico por excelencia cuya gestualidad facial fascina tanto a los ordenadores como a los espectadores. Serkis. Mitad ser humano, mitad ser mitológico.

(Sigue leyendo la reseña en el espacio Lensanity, de la web de Cinema 2000)

Jesús Lens

Firma Twitter

Occidente es Occidente

Nunca es tarde… si la peli es buena, ¿verdad?

Aunque “Occidente es Occidente” es una producción del año 2010, hemos tenido que esperar hasta el 2014 para que llegue a España. Y, bueno, como tampoco es una película de actualidad o con actores famosos que corra el riesgo de ser destripada en las Redes Sociales por los amantes de los spoilers; no pasa nada por irla a ver cuatro años después de su estreno; máxime porque la trama y la acción acaecen en mitad de los años 70, entre Inglaterra y Pakistán.

occidente es occidente

Pero sigamos rebobinando y vamos un poco más atrás. Hasta finales de los 90, cuando una simpática comedia ganó la Espiga de Oro de la Seminci de Valladolid: “East is East”, en la que se contaba la historia de la familia Khan, cuyo padre, George, era un inmigrante paquistaní que, con sus hijos varones a cuestas, se instala en una ciudad inglesa y se enamora y se casa con Ella, una británica muy, pero que muy británica. Fue una comedia agradable y divertida en que se hablaba, con aparente ligereza, sobre los problemas de adaptación cultural de los inmigrantes orientales en las grandes urbes de occidente.

Unos años después, nos reencontramos con George Khan y con Ella, interpretados nuevamente por los actores originales, Om Puri y Linsa Bassett, respectivamente. Han tenido un hijo, Sayid. Y el adolescente no lo está pasando nada bien en su proceso de madurez: aunque no sabe casi nada de Pakistán y se siente inglés por los cuatro costados, los compañeros de clase le zurran la badana por ser un “paki de mierda”, lo que le lleva a escaparse continuamente del colegio y a vagabundear el día entero, con su vida al borde del naufragio.

Para seguir leyendo la reseña, date un salto a Lensanity

Jesús Lens

Firma Twitter

Open windows

Muy interesante el punto de partida de la nueva película de Nacho Vigalondo, “Open Windows”:

al dueño de una web de cotilleos y pilladas le invitan a una cena con la musa a la que lleva siguiendo desde hace tiempo. Se le ve contento y expectante en su habitación del hotel, siguiendo on line la presentación del último trabajo de la actriz, interpretada por Sasha Grey, una antigua estrella del porno; lo que contribuye a darle al argumento un toque canalla y malsano.

 

Toque realista, para acercar la ficción a la realidad, como lo es el hecho de ver al propio Vigalondo interpretando al director de la cinta que se presenta en el evento que el personaje interpretado por Elijah Wood está viendo a través de la pantalla de su portátil.

Open Windows

De repente, una llamada se cuela a través del ordenador del protagonista. Y una misteriosa voz le dice que su cita ha sido anulada, sin que nadie se haya molestado en decírselo. Que la culpable es la propia actriz, una niñata caprichosa y creída.

 

¿Qué tal si, a través de unas cámaras de vídeo y webcams convenientemente instaladas y de unos programas espía accedemos al teléfono y, lo que es mejor, al interior de la habitación de hotel que ocupa la estrella?

 

- Total, ya que te han arruinado la velada, te han tomado el pelo y te han tratado como a un pringao… ¡qué menos que un poco de diversión!

 

¿A que el planteamiento es atractivo?

 

Pues si quieres saber más sobre lo que me ha parecido la película, más allá del planteamiento, date un salto a Lensanity a través de este enlace y sigue leyendo…

 

Firma Twitter

Mi otro yo

¿Cómo? ¿Qué la directora española Isabel Coixet ha rodado una película de terror adolescente con estética japonesa en la Gran Bretaña del siglo XXI? ¿En serio?

¡Y tan en serio!

“Mi otro yo” se titula la cinta y, aunque reconozco que entré a la sala del cine cargado de prevenciones, reticencias y suspicacias, no tardé en apartarlas para sumergirme en una historia de terror que, sin ser arrebatadora ni espeluznante, se deja ver con agrado y con un cierto desasosiego.

 Mi otro yo

Ignoro si, como sostiene Coixet en las entrevistas de promoción de la película, la adaptación de la novela de Catherine MacPhail le ha resultado, en efecto, interesante y atractiva o si estamos ante una película puramente alimenticia y filmada por (legítimas) razones crematísticas…

(Si tienes interés en continuar leyendo esta reseña –lo que obviamente me agradaría lo que es muy mucho ;-) puedes seguir leyendo aquí, en Lensanity, el espacio web que me reserva Cinema 2000 para hablar de La película de la semana)

Jesús Lens

Firma Twitter

Las dos caras de enero

¿Eres una persona de principios o de finales?

No. No es una pregunta baladí. Si eres de principios, “Las dos caras de enero” te va a gustar. El planteamiento es tan atractivo como interesante. Los personajes son de los que te llevan a su terreno y haces tuyos sus vidas, obras y milagros, aunque ellos anden caminando por una Atenas achicharrada por el sol y tú estés cómodamente sentado en la platea del cine.

 Las dos caras de enero

Y precisamente por ahí comienzan las diferencias entre el guion de la película y la novela de la escritora Patricia Highsmith en que está basada: en el material literario original, los protagonistas transitan por una Atenas invernal, desapacible, vacía, lluviosa, brumosa y triste. En el filme, disfrutamos de una Atenas cálida, bulliciosa, alegre y vitalista en la que cientos de personas se arremolinan en los mercadillos, los cafés y los restaurantes de la capital helena: hay que tener en cuenta, además, que estamos a comienzos de los sesenta, mucho tiempo antes de que la crisis económica y la troika comunitaria se cebaran con Grecia y la convirtieran en un lugar caótico y depresivo.

(Sigue leyendo en la sección Lensanity de la web de Cinema 2000, una de las páginas de cine en las que colaboro)

Jesús Lens

Firma Twitter

La isla mínima

De las películas que más ganas tengo de ver este año. “La isla mínima”, de Alberto Rodríguez. Se estrena el 26 de septiembre y como no venga a Granada, me voy a Málaga a verla y gastarme mis cuartos en la ciudad hermana, meca cultural del primer orden, escueza a quién escueza.

 

Una película que quiero ver por varias razones, además de por gusto y por placer. Pero es otra historia de la que pronto hablaremos. O no.

La isla mínima poster

Apunta:

La isla mínima

Antes, claro, habrá que volver a ver “Grupo 7″, una de las grandes películas del 2013.

 

¿No?

 

Jesús Lens

Firma Twitter

X-Men: Días del Futuro Pasado

Mienten. Mienten quienes dicen que se han perdido en el argumento de la nueva y valiente entrega de X-Men, la traslación a la pantalla grande de las historias de los mutantes de la Marvel.

 x men dias del futuro pasado

Y mienten porque si yo, que no soy fan de la saga ni de los superhéroes, he conseguido enterarme sobre qué va la historia y he sido capaz de seguirla; cualquiera puede.

Cualquiera que, prescindiendo de sus prejuicios, le ponga un cierto interés y cariño a tarea, claro. Y teniendo en cuenta que no hablamos de picar piedra, sino de ver una película, cómodamente sentados en la confortable butaca de una sala de cine, frente a una gran pantalla, tomando un refresco y algo de picar, cautivados por un sonido envolvente; tampoco parece tan complicado, ¿verdad?

Sigue leyendo la reseña de esta película en mi nuevo espacio para el cine de estreno: Lensanity

¡Seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

Cines que miran al Sur

Hoy publico estas reflexiones en IDEAL, sobre Cines del Sur, un festival, efectivamente, IM-PRES-CIN-DI-BLE.

Todavía restan varias proyecciones del festival Cines del Sur. Hasta el viernes 13 hay tiempo de seguir viendo películas, pero el grueso de la programación ya ha terminado y el pasado sábado se fallaron los premios de la Sección Oficial de la octava edición de una cita cinematográfica absolutamente imprescindible.

El jurado, el director del Festival y las películas premiadas. Foto cortesía de Ramón L. Pérez

El jurado, el director del Festival y las películas premiadas. Foto cortesía de Ramón L. Pérez

Tengo que agradecer a José Sánchez-Montes la oportunidad que me ha brindado este año de conocer un poco más y mejor este festival, al haber formado parte del maravilloso jurado, compuesto por la cineasta Andrea Herrera y las profesoras Bárbara Zecchi y Ana Martín.

Desde su arranque, allá por el año 2006, he seguido muy de cerca Cines del Sur. Sin ir más lejos, aquel primer año ya hice las críticas de todas las películas a concurso para IDEAL y, después, he procurado ir al mayor número de proyecciones posible, así como participar en las diferentes y atractivas actividades paralelas de cada certamen. Por ejemplo, nunca olvidaré aquel vibrante, feraz y provocador diálogo entre el director mexicano Arturo Ripstein y su esposa y a la vez guionista, Paz Alicia Garciadiego.

 Cabrero Cines del Sur

Gracias a Cines del Sur hemos tenido en Granada a Omar Shariff, a Gael García Bernal, a Jafar Panahi o al japonés Kobayashi, por ejemplo. Pero, sobre todo, hemos tenido las películas. Porque, por mucho que nos pueda seducir la alfombra roja, lo realmente importante de un Festival de cine son las películas que los espectadores pueden disfrutar en pantalla grande y en las mejores condiciones de reproducción.

Y Cines del Sur nos ha traído decenas de grandes e importantes títulos y autores. Por ejemplo, en Granada hemos podido disfrutar de las brutales películas del filipino Brillante Mendoza antes de que se alzara con el premio al mejor director de Cannes en 2009. Y, precisamente este 2014, la Palma de Oro del festival más famoso del mundo ha sido para el turco Nuri Bilge Ceylan, cuya anterior película, “Tres monos”, fue una de las exhibidas en Granada, en la edición de 2011.

Sirva esta relación de películas y nombres para demostrar que los programadores de Cines del Sur saben, y muy bien, lo que se traen entre manos. Por eso, este año, al preguntar a la gente las razones que les llevaban a ver las películas del Isabel la Católica me decían que no las conocían ni habían leído nada de ellas, pero que confiaban en el criterio de los organizadores. Sabia decisión.

Artículo publicado en prensa tras la quinta edición de Cines del Sur

Artículo publicado en prensa tras la quinta edición de Cines del Sur

A nadie escapa que estamos saliendo de lo peor de la crisis pero que, de haberlos, los brotes verdes ni han llegado al mundo de la cultura ni se les espera. Al menos, no a corto plazo. El presupuesto de Cines del Sur de este año ha sido tan, tan ajustado y austero que la gente de la organización va a necesitar una larga cura intensiva de sueño, relajación y descanso. Y no solo por las horas echadas -esas ojeras y voces cascadas, el sábado noche, de Reyes y Pedro- sino por la colosal y heroica multiplicación de funciones. ¡Hasta el infinito y más allá!

Aún así, Cines del Sur ha vuelto a llenar el Teatro Isabel la Católica de un público entregado que ha respondido fielmente a esta cita anual, viendo las películas, comentándolas, votando por sus favoritas al final de cada proyección, etcétera. Y, de nuevo, el ambientazo en la Plaza de las Pasiegas, gracias a esa monumental pantalla al aire libre, frente a la Catedral. Cine gratuito que ha cosechado llenazos absolutos, cada noche. ¡Ni la lluvia pudo con el Bollywood filmado en España, entre Tomatinas y San Fermines!

La UGR y la Alhambra, los otros grandes aliados del Festival junto a las empresas que aportan su granito de arena para que el milagro sea posible, pueden estar satisfechas de un Festival que da visibilidad a un cine habitualmente invisible y que permite conocer las realidades de países geográfica y/o culturalmente a años luz de España, como Birmania, Japón, Uzbequistán, Túnez, Turquía, Uruguay, Kenia, India, Líbano o Irán.

 Cines del Sur Garnata 2

Un cine que cuenta sus historias de forma diferente a los estándares habituales del cine comercial occidental. Un cine con otros tempos y registros que, sin embargo, habla de temas universales: la emigración, las tensiones de las sociedades en transformación, la complejidad de las relaciones familiares y, por desgracia, el de la violencia contra las mujeres; muy presente en el palmarés de esta edición de 2014.

Enhorabuena, pues, a la consejería de cultura de la Junta de Andalucía por mantener su compromiso con Cines del Sur, un festival imprescindible que ya se ha hecho un hueco en el corazón de Granada y que tiene dos desafíos por delante: el primero, tratar de fidelizar al público más allá de estas dos vibrantes semanas de junio, buscando la forma de seguir proyectando cine invisible a lo largo de todo el año.

 Cines del sur 8

La segunda: dar continuidad a una estructura estable del Festival, aunque sea mínima, que permita buscar, ver y conseguir las mejores y más atractivas películas del mercado, de cara a su proyección en Granada.

En este mundo cada vez más competitivo, homogéneo, colonizado y clonado; un festival como Cines del Sur es un privilegio que contribuye a diferenciarse y a destacarse como referente internacional. ¡Nada menos!

¡Sigamos apoyándolo, entre todos y larga vida a Cines del Sur!

Jesús Lens

Firma Twitter