RAZONES POR LAS QUE HACER DEPORTE

Por que si no, el David de Miguel Angel no sería el mismo.
Entrada dedicada a Los Verdes, el mejor antídoto contra la gordura. Un puñado de excelentes corredores y mejores personas, con quienes hasta meterse 18 Kms. entre pecho y espalda resulta un placer.
Así que no veas ahora las verdes de cebada como van a caer!!!

Foto cortesía de Néfer.

EL PARTIDO DE LAS CAMISETAS

Ésta es la Columna de Opinión que publicamos hoy en IDEAL.

Me van a disculpar que en vez de utilizar la columna de hoy para hablar de las elecciones, los debates y las encuestas, pongamos el acento en algo tan teóricamente banal como es el fútbol. ¿Han reparado ustedes en la diferente estampa que, a la hora de posar para los fotógrafos, presentan los jugadores del Real Madrid y los del Barcelona? Éstos, cuando sonríen a las cámaras, aparecen con una elástica blaugrana sobre la que luce, con orgullo, una palabra tan hermosa como UNICEF. Por contra, los Raúl, Casillas y Robihno, lo que muestran al mundo sobre sus pechos de gladiadores del siglo XXI es la publicidad infamante de una casa de apuestas por Internet, detalle que a los madridistas nos debería llenar de vergüenza e indignación.


Mientras el Barcelona, sin cobrar, demuestra su compromiso con la infancia y su colaboración desinteresada con una de las agencias de la ONU, el Real Madrid se dedica a hacer caja a través de una publicidad tirando a detestable, en la que promociona una actividad tan poco edificante como la de las apuestas virtuales, que tan nocivos efectos tiene en nuestra sociedad.

Por un lado, y como nos confirman desde AGRAJER, estos tinglados están contribuyendo a que las adicciones al juego sean cada vez peores, afectando a un número creciente de personas que ya no tienen límites espacio temporales para jugarse hasta las pestañas. Pero, además, todo lo que rodea a estos chiringuitos cibernéticos es fiscalmente de lo más opaco, sospechoso y poco transparente. Tanto que en Alemania han sido prohibidos.

El juego, que para unos no es más que un pasatiempo inocente y divertido, se ha convertido en la ruina y la desesperación de miles de familias. Y, como madridista convicto y confeso, me da grima que el club de mis amores se lucre con ello. ¿No queremos, también, ser más que un club? Pues ésta no es la manera, desde luego.


Contribuir al fomento de la ludopatía y hacer publicidad de conglomerados financieros éticamente dudosos no es propio de una institución centenaria que presume de señorial. Ya va bien de tanto compromiso de boquilla. Estamos encantados con que los jugadores de la Casa Blanca protagonicen una campaña de fomento de la lectura y nos resulta delicioso que Casillas promueva un concurso de relatos bajo la premisa “No soy galáctico, soy de Móstoles”, pero queremos transparencia e integridad en el resto de órdenes del club.

En pocas palabras, menos retórica sobre lo estupendos que somos y más acciones concretas. Hacer publicidad de una casa de apuestas en una elástica deportiva es una afrenta a un sector de la población que, en el juego, ha encontrado un infierno; es un insulto al fair play y al propio deporte en sí mismo. Así lo demuestra el hecho de que Francia esté intentando prohibir las apuestas en el torneo de tenis de Roland Garros. Porque la mujer del César, además de serlo, debe parecerlo.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

YAGO LAMELA SALTA AL PROYECTO FLORENS

Tenemos una nueva entrada del Proyecto Florens. Nuestro Alter Ego en este proyecto, José Antonio Flores, alias Corricolari, ha colgado en su Diario de un Corredor una fascinante entrada sobre Yago Lamela: saltando en nuestra imaginación.

Una entrada muy humana, en la que la afilada pluma de José Antonio trasciende el ruido y la furia mediáticas para, desde las alturas del éxito, descender al infierno de las lesiones y el sufrimiento, dejando abierta una puerta a la esperanza de un deseable renacer.

No dejen de leer esta entrada del Proyecto Florens, y recuerden que tenemos también entradas sobre Haile Gebregelassie, Pau Gasol y el Real Madrid.

Antonio Jesús Florens.

CARTA ABIERTA A LA NOVIA DE TWISTER

Estimada y desconocida amiga:

Me tomo la osadía de escribirte esta carta abierta porque, desde hace unos meses vengo manteniendo una correspondencia bloguero-virtual con Twister, una persona a la que no conozco, pero a la que ya aprecio como si fuésemos amigos de toda la vida.

Twister, además de mantener permanentemente actualizada una extraordinaria Cartelera, personal, propia y con criterio; me ha ayudado un montón con esta mi Bitácora así que, cinéfilo empedernido como soy y adicto a los Blogs, puedes comprender el afecto que le he tomado.


Pero es que, además, Twister apunta alguno de los libros que recomiendo… y los compra. Para regalártelos. Pensarás que flipo si te digo que ese detalle me provoca sensaciones imposibles de describir con palabras. No sé que te han parecido “El niño con el pijama a rayas” o la novela popularmente conocida como del chino: “Muerte de una heroína roja”. Si te gustaron, dale un besazo a Twister. Si te aburrieron, échale la culpa al capullo éste que las lee, las reseña y las recomienda 😉

Pero, querida amiga (permíteme la confianza) estas notas, lo que realmente buscan, es que me permitas darte una recomendación, consejo o sugerencia. Si tienes que hacerle un regalo a nuestro Twister, adicto como es a las pantallas, ¿que tal si le sorprendemos con… un libro?


“Cinema now”, de Andrew Bailey, con la edición de Paul Duncan y publicado por Taschen es un libro de cine muy visual, pero que tiene una particularidad: habla de fenómenos como Internet, los Blogs, el cine en casa, la globalización y el descubrimiento de nuevos directores en el concierto fílmico internacional. Lo que no es fácil.

Un libro con poco texto, pero preciso. Bellísimamente ilustrado con fotogramas de muchas de esas películas raras que tanto le gustan a Twister, orientales, chinas y coreanas incluidas. Un libro que lleva en la portada a Pe(que) Cruz, pero sólo para despistar. Un libro imprescindible para saber por dónde se mueve el cine más radicalmente moderno y vanguardista que, sinceramente, pienso que puede gustar a nuestro gran amigo Twister.

Termino ya.

Ruego que, de nuevo, disculpes mi osadía, querida amiga. Cuida bien a este nuestro amigo Twister, que se nota a la legua que merece muy mucho la pena.

Un lejano pero cálido saludo de Patón-Lens.