1 + 1 = 22

Hoy es la noche del Porgy & Bess, una ópera que se celebra en el marco del Festival de Música y Danza de Granada gracias al patrocinio de CajaGRANADA. Muy apropiada en este tiempo de verano que celebrábamos ayer con el “Summertime”.

A los espectadores que acudan a la representación, les será entregado un precioso y elegante libro, titulado 1 + 1 = 2, vestido de negro riguroso y con los números en refulgente blanco.

El formato del libro representa esa Puerta del Centro Cultural y Museo de la Memoria de Andalucía de CajaGRANADA, nuevo icono de una ciudad que puede seguir presumiendo de vanguardismo arquitectónico, compromiso con la Memoria bien entendida y con todas las culturas que en el mundo son, de las más cercanas y conocidas a las más exóticas y lejanas.

1 + 1 = 22 es un excelente y hermoso documento en que se repasan veintidós años de relación del Festival de Música y Danza de Granada con la entidad ahorrista. “La suma de esfuerzos conjuntos, el papel de las instituciones, entidades y empresas en el fomento de una base de conocimientos y de experiencias rica, diversa y multicultural, facilita a los ciudadanos el disfrute de los bienes de la cultura”, podemos leer en su presentación.

A partir de estas palabras introductorias y a través de varios desplegables extraordinariamente ilustrados, se repasan los veintidós años de una historia común de pasión por la música y la danza, desde los más espectaculares escenarios hasta los rincones más conocidos de la geografía urbana granadina. Ópera, danza, música sinfónica, músicas del mundo y un largo etcétera tienen su parada en esta espectacular Hoja de Ruta musical que sirve para dejar un necesario testimonio del compromiso de Obra Social CajaGRANADA con a cultura.

Además de entregarse a los asistentes a la ópera y la actuación de Eva Yerbabuena, los dos espectáculos patrocinados por la entidad ahorrista, el libreto estará en las antesalas de los demás conciertos.

Si lo ven, no lo duden. Háganse con un ejemplar de 1 + 1 = 22. Un precioso documento que Obra Social CajaGRANADA pone a disposición de todos los ciudadanos.

Jesús Lens.

¡VERANO!

Ya está aquí el verano, con su calor, sus días largos y noches cortas, su luz, sus sofocos y ahogos, su relax, etcétera. Con todas sus incomodidades, a nosotros nos gusta el verano. ¿Y a ustedes?

Lo celebramos con música. “Summertime”. Un clásico de los Gershwin que ha sido interpretado por decenas de artistas y que forma parte de la ópera “Porgy and Bess” que se podrá escuchar en Granada este domingo, en el Marco del Festival Internacional de Música y Danza, patrocinada por Obra Social CajaGRANADA.

Dejamos algunas ´más de dichas versionas, el clave de jazz y rock, cantadas, interpretadas con trompeta, con piano y hasta como banda sonora de una estupenda película, en versión de Scarlett Johansson y todo ello como cálido homenaje a la torridez de este tiempo de verano…

Etiquetas: , , , ,

EL INCIDENTE

Las últimas películas del director indio M.N. Shyamalan están consiguiendo algo que, en realidad, es muy difícil: que todo el mundo hable de ellas, posicionándose a favor o en contra, sin dejar indiferente a nadie.


En el caso de “El incidente”, como ocurriera con la peli de la sirena que presentó el año pasado, las posturas están siendo mayoritariamente críticas y negativas. En general, no está gustando, excepción hecha de una cada vez más pequeña -pero entusiasta- legión de admiradores del director de “El sexto sentido”.

Aunque no es una postura que me guste defender, reconozco que la película ni me gustó en exceso ni me pareció la castaña que otros opinan que es.

Por partes.

Los primeros diez minutos, y en ello coincide casi todo el mundo, son espectaculares e impactantes. Antes, incluso, los títulos de crédito con la secuencia de las nubes es maravillosa, un perfecto resumen y anticipo, muy desasosegante, de lo que vamos a ver en la siguiente hora y media. La cara de estupefacción de los espectadores, viendo ese arranque tan contundente, era de lo más elocuente.

Llega, después, el planteamiento de la historia, partiendo de los personajes y sus ¿relaciones? Y ahí empiezan los problemas de la película. En lo insustancial de los mismos. Ni son interesantes en el guión ni los actores que los interpretan contribuyen a darles vida. Mark Whalberg es de un inexpresivo alarmante y Zooey Deschanel, aparte de tener unos ojos de tamaño descomunal, tampoco transmite nada. Y lo de su relación… mejor corramos un tupido velo. Y, además, hay una niña, claro.

Está, después, todo lo que rodea al incidente que da título a la película, que es una idea extraordinaria, y que, esa parte sí, para mí está muy bien resuelta. Nada como una amenaza que no comprendemos ni entendemos, que se presenta de forma inesperada (Véase La niebla) y a través del medio más inocuo que podamos imaginar, para hacernos sentir incómodos, retorciéndonos en la platea.

Pero el guión no da para más. Algunos de los momentos en que Shyamalan pone imágenes a las consecuencias del incidente están muy bien. Son secas, ásperas y contundentes. Otras, sin embargo, bordean peligrosamente lo naïf. Y hay personajes secundarios con réplicas vergonzantes y ridículas, sinceramente.

Y luego está el famoso episodio en la casa perdida en el campo. Un ambiente muy del gusto de Shyamalan, como puso de manifiesto en “El bosque”, y un personaje con el que parece sentirse muy identificado. Un episodio bien filmado y resultón, pero que está metido con calzador en la historia, como si fuese un cortometraje aparte.

Para terminar, el final también está muy bien resuelto, aunque era el único posible, lógico y absolutamente previsible. “El incidente”, por tanto, ni es la obra maestra que defienden unos pocos, ni el truño que otros muchos están poniendo a parir. Es una película con cosas interesantes, con unos planteamientos muy atractivos y con un desarrollo muy irregular y decepcionante.

Valoración: 5

Lo mejor: la idea y el arranque de la película.

Lo peor: la inanidad de los personajes y las relaciones entre ellos.

AMIR VALLE GANA EL PREMIO CIUDAD DE CARMONA DE NOVELA NEGRA

La novela “Largas noches con Flavia”, del escritor cubano Amir Valle, ha ganado el premio de Novela Negra convocado por la Editorial Almuzara.


Enhorabuena a uno de los mejores escritores en castellano del momento.

Pd.- Impactante portada ¿verdad?

Etiquetas: , , , ,

65 HORAS NI DE COÑA

Dejamos la columna de IDEAL. Reivindicativa, en línea con la del viernes pasada: Doblada

.

Echando cuentas, vengo a trabajar unas nueve horas diarias de media, fines de semana incluidos, lo que hace un total de 63 horas semanales. Las hay que trabajo más, con sesiones de hasta catorce diarias sentado frente a éste u otro teclado de ordenador. Pero, excepción hecha de las treinta y pico de horas semanales a que me obligan un contrato, el resto las echo única y exclusivamente porque quiero y me da la gana, no necesitándolas para pagarme las habichuelas.


Escribo y escribo hasta que los dedos se me caen a trozos porque me gusta, porque me provoca sensaciones y porque me hace sentir bien. Escribo para el periódico, para mi bitácora, para revistas tradicionales y digitales. Escribo relatos y cuentos cortos. Escribo prólogos para los libros de los amigos, introducciones, estudios, ensayos, etcétera.

Ahora bien, si alguien me obligara a hacerlo, seguramente dejaría de hacerlo. Por eso me solidarizo con la campaña Anti65 horas, que está teniendo bastante repercusión vía Internet, aunque los grandes medios de comunicación ni se hayan dado por aludidos, tan concentrados están en la Eurocopa y en las paridas gramaticales de la Ministra Aído. O Aída.

Parece que en España no preocupa excesivamente el tema de las 65 horas, convencidos de que, gracias a ZP, estamos a salvo del salvajismo neoliberal europeo. Lo malo es que nuestro país empieza a ser como la pequeña aldea gala de Astérix y Obélix: el último reducto de un socialismo en franco retroceso continental.


Una pregunta: ¿cuesta lo mismo a un empresario tener contratado a un trabajador por 60 horas semanales que a dos por 30? Por supuesto que no. Pensemos, sencillamente, en la seguridad social, las vacaciones, los permisos, etcétera. Entonces, cuando en toda la Europa comunitaria del Este -y no tan del Este- las empresas empiecen a producir bienes y servicios en base a las 60 horas, ¿qué pasará con la ya maltrecha productividad de nuestra economía? Pues que será insostenible y que el salvapatrias de turno, revestido con halo de santidad, nos vendrá con el cuento de que para mantener los puestos de trabajo, hay que echar más horas.

Mientras las grandes multinacionales han utilizado multiplicadores de muchos miles de ceros a la hora de contabilizar sus beneficios, los trabajadores gozamos cada vez de menos derechos y menos garantías. Y no nos consolemos con el célebre “Spain is different”. Baste recordar la cita del pastor Martin Niemoeller, erróneamente atribuida a Bertolt Brecht, sobre los nazis y cómo se hicieron con el poder: “Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí.”

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

PD.- Para firmar contra las sesenta y cinco horas, pinchar en este enlace.

Etiquetas: , , , , ,