POR ALGO SE LLAMA TRABAJAR

¿Trabajas por cuenta ajena? ¿Por cuenta propia? ¿Eres jefe, directivo o un joven con curiosidad por el mundo empresarial? ¿Has leído alguna vez uno de esos libros publicados por sellos del tipo Economía Activa y demás?


Venga. Confiesa. Sí. Tú has leído el célebre libro del fulano que te robó el queso. ¿A que sí? Además, te han metido en la cabeza la importancia que tiene lo de trabajar en equipo. Y te han hablado de cultura de empresa, sinergias, paradigmas y otros palabros por el estilo. Y, venga, reconócelo. Cuando te contaron la historia del picapedrero que estaba mazando rocas duramente, tú fuiste de los que opinaron lo de la Catedral * ¿A que sí?

Pues no. Según Larry Winget, el conocido como el Pibull del Desarrollo Profesional, responder lo de la Catedral es una milonga. Como lo del queso o el trabajo en equipo. Por no hablar de la motivación. ¿Motivación? Ser un buen profesional y cobrar un buen sueldo es la única motivación sensata en el mundo de la empresa.

“Por algo se llama trabajar”, subtitulado como “¡Tu éxito es tu propia culpa!”, publicado en España por ViaMagna/Business, es un libro que habla del éxito, del trabajo, de vender y de ser un buen profesional, un buen jefe y un buen empleado. Y que tiene perlas como ésta: “Si tus ventas son una mierda es porque eres una mierda como vendedor”. O esta otra: “Prueba que eres más inteligente que todos contratando gente que es más inteligente que tú”.

Pagándole bien, claro. “No esperes que los demás te hagan rico, si tú los mantienes sin ganar ni un duro.” Y una fantástica: “Jamás seas tolerante con la mediocridad.” Sin olvidar las consignas en favor de la formación: “Capacitar es caro, pero tener empleados estúpidos es más caro todavía.”

Política y salvajemente incorrecto, Larry Winget habla de lo que sabe ya que, desde que era un chavea, se ha dedicado al mundo de los negocios. A comprar y a vender. Y en su libro cuenta decenas de historias reales, ciertas y a las que todos nos hemos enfrentado muchas veces, como empleados o como clientes. Y, por supuesto, sin el tono moralizante de tantos libros de este tipo, a caballo entre lo económico y la autoyuda más trascendental. Que para fábulas ya están las de la cigarra y la hormiga.

A través de una prosa que, para algunos, puede llegar a ser hiriente, Winget llama al pan, pan y al vino, vino; sin andarse por las ramas. Y decenas de las propuestas que hace son directa e inmediatamente aplicables a la vida práctica. A la empresarial, pero también a la personal y a la social. Hablamos de un tipo al que unas veces te apetece invitar a una hamburguesa con queso y a una coca cola y, otras, sientes unas irrefrenables ganas de contactar con él para ciscarte en sus antepasados más remotos.

Los riesgos del trabajo en equipo

Porque no deja indiferente. Y porque lo que dice, lo dice muy claro. Sin medias tintas ni paños calientes. Por ejemplo, como consejo para los profesionales: “Haz lo que dices que vas a hacer cuando dices que lo vas a hacer de la forma que dijiste que lo ibas a hacer.”

Simple ¿verdad? Pues piensa en tus últimas transacciones comerciales más sencillas, desde tomarte un café a comprar unos zapatos. ¿Fue acorde con esa máxima el trato recibido? Item más: ¿Y tú? ¿Has cumplido hoy con esa máxima en tu trabajo? ¿Y con tu pareja? ¿Y con los amigos?

Menos queso y más trabajo

Es lo bueno que tiene Winget. Que te agarra por las tripas y no te suelta. Un libro extraordinario, para leer una y otra vez, subrayar, consultar y tener siempre a mano. Yo ya he empezado a releerlo.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

PD.- Para empleados de banca, especialmente recomendable la historia de los caralemos rojos de las páginas 219 y siguientes.

* La historia de los picapedreros es muy habitual en los cursos de desarrollo directivo, cuando te cuentan la historia ésa de la misión, la visión, etcétera. Había una vez tres picapedreros que estaban dándole al mazo, duro, sudando la gota gorda. Entonces llega el gurú de turno y les pregunta por su trabajo:

¿Picando piedra o construyendo catedrales?

– ¿Qué están ustedes haciendo?
El primero dice: “-Picando piedra”. El segundo responde: -“Ganándome el sueldo”. Y, el tercero, nos deja con la boca abierta cuando responde: -“Construyendo una catedral”.

EL TIEMPO ESTÁ LOCO

Me gusta mucho esta imagen que nos mandó Abel. ¿Estamos en primavera? ¿En otóño? ¿En invierno? En un día, las temperaturas han caído 14 grados y damos saltos súbitos en las casillas de esa imagen.

Hoy, ya entrados en mayo, corriendo la prueba de La Amistad del Circuito de Fondo de la Diputación, hemos pasado más frío que en Armilla en Febrero, mismamente. Pero ha sido una excelente carrera en la que la Marcha Verde ha dejado su impronta, con Javi, Abel, José Antonio y Mario en cabeza y un servidor, Paco el Compae, José Manuel y Álvaro- de nuevo corriendo- algo más atrasados, pero todos batiéndonos el cobre en las empinadas calles de La Zubia, Cájar, Huétor y Monachil. Víctor y Antonio, aún andan digiriendo los excesos cometidos en la MAPOMA. Pero la crónica de la carrera la hará José Antonio en su indispensable Diario de un Corredor.

.

Por cierto, que para entender porque nos levantamos un domingo a las 8 de la mañana, lloviendo y con frío y, en vez de quedarnos en la cafetería leyendo el periódico, nos vamos a correr, nada mejor que leer este extraordinario poema, en el Diario de Flores, que comienza así:

.

.
Ya sabéis qué hacer para seguir leyendo… hasta la mitad. Porque la otra mitad del poema está en otra bitácora hermana: la de Paco Montoro.

.

Por cierto, Alter, que para el Proyecto Florens voy a meter una reseña literaria de una novela negra. A ver si ligamos bien dos de nuestras aficiones favoritas.

Jesús Lens.
.

BUSH & MARGEN DERECHA

La derecha y Bush. Hum. Vayamos por partes. La margen derecha hace referencia a esa parte de esta Bitácora que puede parecer estática, pero que procuramos que no lo sea. Últimamente le hemos añadido dos ¿utilidades? La primera, el Twitter, una especie de diario instantáneo de qué leemos, vemos y hacemos que resulta curioso. Lo tienen ahí arriba del todo.

Y luego, hemos colgado un Álbum de Fotos a través de Picassa. Comenzamos con unas Visiones de China que contienen 18 imágenes. A ver si lo vamos puliendo y añadimos otros álbumes con fotos de nuestros viajes.

Espero que os gusten y sirva para dar mayor empaque a esta página.

Y quiero dejar reseñado el estupendo artículo que publicó en El País Jernónimo Paez: “Bush y su gabinete de guerra, un cóctel letal”, que referencia el libro “Los Vulcanos. El gabinete de guerra de Bush”, recientemente publicado por la editorial Almed.

Jesús Lens

VIVA EL C.B. GRANADA

4.23 am. Llueve. Venimos tocados, borrachos y, hasta cierto punto, ciertamente alcoholizados. Cambiamos en último extremo las entradas de Roger Waters por el C.B. Granada. Una misión suicida y, joder, ganamos. Con nervios e incertidumbre, Y ganó Murcia. Y ganó Canarias, y estoy cebollón perdido, pero tendremos un año más de ACB.

Y por todo ello, viva el C.B. Granada, Pepe, Jorge, Sacai, Álvaro, Vicente y el fiestón que nos hemos pegado…

13.09. Amenaza lluvia. Estamos tocados, resacosos y, hasta cierto punto, ciertamente hechos fosfatina. Nos depertamos con un infernal dolor de cabeza y con las tripas licuadas. Demasiados excesos para un cuerpo que ya no está para estos trotes. Tras un café, medio litro de agua y un gelocatil, hemos leído en IDEAL la crónica del partido, las opiniones de los jugadores, análisis técnicos, etcétera. De toda la galería de fotos que tiene la multimedia del periódico, me quedo con ésta de González Moreno, que resume bien lo que fue una victoria agónica:

“Pops un puñado de dólares”

Un tipo al que se ficha un lunes para que juegue un partido un viernes, defendiendo los colores de un Club que nada le dice y que lucha, pelea y disputa cada balón como si se estuviera jugando la vida en cada lance. Un profesional de altura y de impacto al que le debemos la permanencia en ACB ya que, sin él, el TAU nos habría mascrado. Estuvieron, también, los triples de un Pecile o los puntos de Gianella. Los rebotes de Juanpi, las penetraciones de Stepanovic o los lanzamientos de Page y Martín. Pero sin Pops machacando el aro rival de forma inmisericorde, taponando y reboteando como un coloso… ahora mismo estaríamos en la LEB.

Por todo ello, mucha gracias, profesional del baloncesto, por erigirte en un solitario remedo de Clint Eastwood que, en en el ocaso de una tarde lluviosa, paraste en Granada para, con tus certeros lanzamientos, hacer justicia y conseguir que tengamos el mejor baloncesto de España, un año más, en una Granada que se lo merece.

PD 1.- Para evitar los errores de este año, ya saben. A empezar a trabajar desde el mismo lunes.

PD2.- El CAI también estará en ACB. El año que viene, la permanencia, será más complicada. Pero nos congratulamos de que los hermanos maños estén otra vez en la élite. Ricardo, nos vemos en las gradas.

Jesús Lens.

VETUSTA EUROPA

La columna de hoy viernes en IDEAL…

Nuestra tierra celebra hoy su efeméride más importante del año: el Día de Europa. Una cita que se da de bruces con la realidad de un continente que, más allá de su proverbial vejez, se encuentra realmente ajado, achacoso y revenido, como si hubiese caducado hace ya tiempo.

Europa. Hace unos años, esa palabra tenía unas resonancias de optimismo, grandeza y confianza en el futuro que, por desgracia, hoy parecen haber desaparecido. Tras la integración económica y monetaria, el proceso de integración política quedó estancado y, de lo social, nunca se ha llegado a hablar seriamente. Esta Europa unida en que vivimos ha sido confeccionada por tecnócratas y el célebre déficit democrático de las instituciones comunitarias sigue sin ser paliado. Muy al contrario, parece que hayamos pasado demasiado rápido de una Europa de los Quince, relativamente cohesionada, a la caótica e incontrolable Europa de los Veinticinco, las dos velocidades, el cheque británico y el famoso “No” a aquel boceto de Constitución que, paradójicamente, a punto ha estado de enterrar al ideal europeo por el que tanto han luchado miles de personas, desde el final de la II Guerra Mundial.

Europa, hoy, está menos unida que nunca. Su política exterior común no existe, dependiendo ora de las machadas de SK, ora de las bufonadas de Berlusconi. La moneda única se ha convertido en sinónimo de redondeo al alza y subida incontrolada de precios y la apertura de fronteras hacia el Este se ha traducido en deslocalizaciones e imparables incrementos de la inmigración.

Y, mientras, los nacionalismos no han dejado de crecer en los países de la Unión; las desigualdades territoriales, sociales y económicas cada vez son más notables y en el horizonte amenazan conflictos emergentes como los del agua, que cada vez ocuparán más tiempo en las agendas de nuestros dirigentes.

Yo he sido, toda la vida, un Euroconvencido optimista que soñaba con un continente sin fronteras en el que personas, los pensamientos y las culturas transitarían tan libremente como las mercancías. No ha sido así. Al final, en la tierra que inventó el Enciclopedismo, hemos caído de rodillas frente al poderío de la Wikipedia y en el corazón de la deliciosa y creativa Europa de los cafés y las tertulias, hemos dejado que se imponga el modelo Starbucks.

La Europa de las regiones se ha convertido en el infierno de los nacionalismos más reduccionistas, catetos y castradores. La Europa de los ciudadanos ha derivado en el paraíso del consumismo sin medida y en la gloriosa entronización del Homo Comprador Compulsivus, habiendo permitido, en general, que la esencia de la Europa defendida por George Steiner se vea colonizada por el pensamiento único neoliberal.

¿Qué podemos esperar de la Europa del siglo XXI? Me gustaría pensar que avanzaremos, de verdad, hacia una Europa de los ciudadanos socialmente responsable, democrática y cohesionada en la que la solidaridad entre personas, pueblos y territorios fuera algo más que una figura retórica. Me gustaría.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.