web analytics

Las ovejas no pierden el tren

Me estoy haciendo viejo. Es un hecho incontestable del que da fe un documento: el Nacional de Identidad. Y, además, una serie de detalles que complementan al frío dato del DNI. Por ejemplo, cuando en un formulario de Internet tengo que buscar mi año de nacimiento y el muy ladino se esconde en lo más profundo del listado. O cuando, en las carreras, aparezco en los listados de Veterano B. ¿O es ya C?

Las ovejas no pierden el tren comida

Hoy me ha vuelto a pasar cuando, para preparar esta reseña, me he ido a repasar la filmografía del director de la agridulce comedia “Las ovejas no pierden el tren” y me he encontrado con que su primer trabajo, un cortometraje titulado “El columpio”, fue una de aquellas piezas que yo vi en el momento de su estreno. 1992. Eran tiempos en los que las televisiones daban cortos. ¡Qué tiempos!

Pero no nos desviemos del camino. Porque, con este preámbulo, lo que yo quería decir es que mi vida como espectador y crítico de cine está generacionalmente ligada a la de Álvaro Fernández Armero, nacido en 1969 y cuyas películas suelen tratar muchas de las cuitas que nos han ido asaltando a los que éramos veinteañeros en los 90, a los que entramos en la treintena con el año 2000 y a los que la crisis de los 40 nos asaltó cuando abordamos una década que ya empieza a consumir su primer lustro.

Las ovejas no pierden el tren armero

Con “Las ovejas no pierden el tren”, el director y guionista vuelve a acertar. De pleno. Porque sus personajes podrían ser los de sus cintas anteriores, pero ya instalados en esa cuarentena en la que, si te despistas, se te escapa el tren. Para siempre. Por ejemplo, el periodista y escritor que lleva 12 años de sequía creativa desde que publicó una exitosa novela y que se ha mudado a un pueblo rural con su mujer y su hijo, en busca de la inspiración. Y lo de pueblo rural no es pleonasmo, que conste. O su hermano, un corresponsal de televisión de larga trayectoria que, separado y con dos hijas, trata de reinventarse, personal y profesionalmente. Y para ello, sale con una chica veinte años más joven mientras trata de sacar adelante una agencia de comunicación.

Y están los padres de ambos dos. Él, con Alzheimer. Y ella, que empieza a no poder más. Y están sus parejas. Y las madres de ellas. Y las hermanas. Y los amigos. Y los colegas. Y los vecinos. Y lo que les va pasando a todos ellos, juntos y por separado.

Las ovejas no pierden el tren bar

Además, por supuesto, están los sueños. Sueños, entre rotos y hechos añicos, la mayoría. Y los proyectos, muchos de los cuáles rozan el surrealismo. Y luego está la realidad. La del Bla Bla Car, por ejemplo. Aunque tenga mucho de ecológico, supuestamente. Y la de la crisis. La económica, en este caso, además de la emocional. Y el cinismo. Y la ternura. Y la insatisfacción. Y la complicidad. Y el egoísmo.

Y luego están, claro, las ovejas. Y los trenes. Porque, a ver: ¿quién no ha tenido y/o tiene miedo de perder el tren, en una u otra estación de su vida? El tren, como metáfora, claro. Aunque, concretamente en Granada, no es una metáfora que nos impresione, dado que aquí vamos escasos de ferrocarriles. Pero no nos desviemos. Otra vez. Porque perder el tren es algo chungo. Y grave. Sobre todo, a partir de ciertas edades.

¿O no?

Pues dependerá, también, de si había mucho tráfico en la carretera. O no. Y de la prisa que tengas. En llegar. O en salir. Y del destino al que te diriges. Si crees en destinos, claro, sean humanos… o divinos.

Las ovejas no pierden el tren

Porque la película de Álvaro Fernández Armero nos habla de todas esas cosas de la vida, sencillas. Del día a día. Y lo hace de una forma amable y desenfadada, utilizando el extraordinario diseño de producción de su película para potenciar sus tesis, a partir de los diferentes espacios y escenarios en que los personajes se encuentran, se desencuentran, se pelean y se reconcilian. De los exteriores de los edificios y las calles de la ciudad a las solitarias calles del pueblo de piedra, pasando por los bares, las cafeterías, los restaurantes, los lofts y esos hipsters con luengas barbas y tatuajes tribales, que ya forman parte de cualquier paisaje contemporáneo.

Las ovejas no pierden el tren inma

Con la satisfacción de reencontrarme con una película de AFA, tras varios años de silencio, les recomiendo que vean “Las ovejas no pierden el tren” y que después, si les apetece, hablemos. De las metáforas. Por ejemplo.

 

Jesús Lens

Firma Twitter

Las flores no sangran

Ya está en la calle.

La nueva novela de Alexis Ravelo.

Las flores no sangran, publicada por ese lujazo de editorial, negra y criminal, que es Alrevés, cuyo catálogo está reuniendo a buena parte de lo mejor de lo más nuevo de un género que, estos años, está viviendo una edad dorada en España. Porque los clásicos siguen en una forma excelente y, a la vez, una estupenda nueva hornada de talento policíaco-literario empieza a descollar y a consolidarse en lo más alto.

 Las flores no sangran

Y, entre ellos, Alexis Ravelo, por supuesto.

El nombre de este escritor canario, sobre todo tras la consecución del Premio Hammett de Semana Negra de Gijón, está en boca de todos. Sus últimas novelas, La estrategia del pequinés ,  La última tumba y la maravillosamente bastarda El viento y la sangre, han cosechado los parabienes y los elogios de los más exigentes lectores negro-criminales, por su excelente mezcla de intriga policíaca, violencia y denuncia social; tres de las patas fundamentales en las que se asienta el género.

Y con la llegada del 2015, aparece en las librerías Las flores no sangran, una novela larga, elaborada y de cocción lenta. Una novela trabajada que representa un importante tour de force literario, por la cantidad de personajes, voces y recursos literarios que atesora.

(Sigue leyendo la reseña en nuestra web hermana Calibre 38)

Jesús Lens

Firma Twitter

Alma Salvaje

Vaya por delante que una película sobre una persona que se lía la manta a la cabeza y se va a recorrer un camino de más de 1.000 kilómetros, sola y a pie; a mí, personalmente, ya me tiene absolutamente predispuesto. A su favor y para lo mejor, por supuesto.

Alma salvaje poster

Yo, que me tengo por viajero, que fui montañero y que sigo adorando el contacto con la naturaleza, buscando ahora los espacios abiertos, las lomas y las crestas para correr; que tengo escritos varios elogios al Viaje a Pie y que dediqué un libro a las películas que narran largos y epopéyicos periplos; en cuanto vi que se estrenaba “Alma salvaje”, fui corriendo al cine.

Y la historia interpretada por Reese Witherspoon no me decepcionó. Al menos, no en todo lo referido al viaje propiamente dicho.

Pero antes de hablar del argumento, comentemos la sorpresa que nos deparan los títulos de crédito, más allá de la (merecida) nominación al Óscar para una actriz que llevaba demasiado tiempo encasillada en papeles intrascendentes.

Alma salvaje

En primer lugar, el guionista, Nick Hornby, uno de los autores británicos más interesantes de los últimos años y…

¿Te apetece seguir leyendo? Pues date un salto a mi espacio Lensanity. Además, echa un ojo a la programación que Cinema 2000 va a presentar dentro del Retroback.

¿Nos vemos… en el cine?

Firma Twitter 

Secretos del Arenal

¡Qué alegría me dio, allá por el mes de junio, cuando leí en las redes sociales que Félix G. Modroño se había alzado con el Ateneo de Sevilla de este año!

Foto: Silvia Romera

Foto: Silvia Romera

 

Alegría de las grandes. Por dos razones. La primera, personal: desde que nos conocimos hace unos años, en Semana Negra, siempre hubo simpatía entre ambos. Por cuestiones literarias, profesionales, por formas de entender la vida, por compartir una importante querencia por Salobreña…

Y la segunda razón es que su anterior novela, “La ciudad de los ojos tristes”, me había encantado. Una novela histórica trufada de policíaca. Una historia de amor con una protagonista fundamental: la ciudad de Bilbao. Un libro mestizo, que tocaba géneros diversos, pero que en absoluto era un pastiche.

 secretos del arenal

Así que, cuando Félix me dijo que venía a Granada y a Salobreña a presentar la novela, le dije que estaría con él en la librería 1616 Books, el sábado por la tarde, con Antonio, el Librero Loco; y los muchos y buenos amigos de la localidad costera granadina.

Había un problema: aún no había leído el libro. Y no es que quedara mucho tiempo para la presentación. Unos días, apenas.

En otra situación, con otro autor; me habría zafado de la propuesta. Con Félix no. Por amistad, claro. Pero, sobre todo, por confianza. Confianza en que su novela, aunque se acercaba a las 400 páginas, me iba a resultar fácil de leer.

 Félix Modroño

Y esto, querido Félix, no es demérito alguno, que no por estar escrita de una forma ágil y asequible al lector, una novela es menos novela. De hecho, desconfío de los autores que complican innecesariamente sus narraciones. O que las barroquizan sin necesidad, como si en vez de estar escribiendo una historia, estuvieran espesando la salsa de algún guiso de insípido de por sí.

Y, efectivamente, la lectura de “Secretos del Arenal” fue un placer. Y un disfrute. En primer lugar, porque me encontré con dos novelas en vez de con una. Literalmente. Porque Félix G. Modroño introduce una historia que acontece en la Sevilla de los años 40 del pasado siglo en mitad de una trama actual.

Y la fórmula funciona.

Los saltos espacio temporales consiguen transportarte a dos ciudades diferentes, en épocas muy distintas. ¿O no tanto? Porque las dos historias que cuenta Félix son trágicas. Y en ambas, el papel de la mujer es muy importante. Hasta el punto de que la protagonista de la novela es una de ellas. Una chica de carácter fuerte y muy alejada de cualquier arquetipo al uso.

 Secretos del arenal portada

Silvia inicia su relación con Mateo. Una relación en la que el mundo del vino está muy presente. Pero hay un recuerdo, un fantasma que no deja de acosarla: el de su hermana, violada, asesinada y mutilada. Por alguien que no ha sido detenido. Aún.

Y, mientras, en Sevilla, los falangistas conspiran contra Franco. Porque, en los primeros cuarenta, los equilibrios de poder entre los ganadores de la Guerra (in)Civil aún eran muy inestables. Y las conspiraciones estaban al orden del día. Y de la noche. Y en ese universo turbio y violento, los más salvajes y desalmados son los que más tienen que ganar. Y los que menos tienen que perder.

Foto: José Hernández Lechuga. El Cuate.

Foto: José Hernández Lechuga. El Cuate.

 

A un ritmo endiablado, la novela avanza sin dar tregua al lector. Y las dos historias atrapan de tal manera que, cuando una se interrumpe para dar paso a la otra; ganas dan de saltarse el capítulo que toque para seguir descubriendo los avatares de unos y otros.

Pero no.

Seamos disciplinados y pongámonos en manos de un autor experimentado que nos llevará, con el pulso firme, hasta a última página. Y será entonces y solo entonces cuando podamos respirar tranquilos, con la satisfacción de haber disfrutado una gran novela, tan bien documentada como mejor escrita.

Jesús Lens

Firma Twitter

Los ojos del puente

Confirmado: buena parte de la mejor novela negra y criminal que se escribe en España en estos momentos, viene de Canarias. Cuando no es la gente de Agüimes, con Antonio Lozano y Juan Ramón Tramunt a la cabeza, es Alexis Ravelo, ganador del Hammett a la mejor novela negra escrita en español del pasado año. O Mariano Gambín y sus thrillers. Y, de pronto, como un torrente, llega Javier Hernández Velázquez.

 los ojos del puente

Su prosa, poderosa, me encantó en la primera de sus novelas que leí: Un camino a través del infierno. Una de esas novelas que te agarran por las solapas y no te sueltan.

No han pasado ni un par de meses y ya tengo en mis manos su novela más reciente, Los ojos del puente, publicada por la misma editorial que la anterior: MAR Editor. Una novela que, además, viene avalada por la consecución de la IV edición del Premio Wilkie Collins de Novela Negra.

Los ojos del puente

Me había gustado tanto Un camino a través del infierno que me quedé desconcertado al empezar a leer Los ojos del puente, una historia que comienza en Los Ángeles, en 1976.

Yo, que me esperaba una nueva entrega protagonizada por Mat, el intenso detective creado por Javier Hernández, me encontré metido en mitad de un brutal ajuste de cuentas que, en muy pocas páginas (concretamente en 20) se lleva por delante a un montón de personajes. Capítulos muy cortos. Secos. Como los disparos que los protagonizan. ¡Bang! Y ya estás muerto.

Sigue leyendo esta reseña en nuestra página hermana, Calibre 38.

Jesús Lens

Firma Twitter

Finalistas de enero de la Tuiteratura

Termina enero. Y con él, cuatro semanas de Tuiteratura en el programa de El Público que Jesús Vigorra y su equipo hacen en Canal Sur Radio, de lunes a viernes, entre las cuatro y las siete de la tarde.

Twitter Canal Sur

Como sabéis, la Tuiteratura es un concurso literario que nos invita, cada semana, a escribir Tuits ingeniosos, creativos, divertidos, filosóficos, críticos, chispeantes, narrativos… utilizando una etiqueta determinada. Una palabra que, obligatoriamente, hay que introducir en el Tuit, que cada participante publica en su Timeline, citando a @elpublicocsr y/o a mí: @Jesus_Lens

Yo voy recopilándolos, los compartimos en la Red, leemos algunos en antena, generalmente los martes; y los viernes, un amplio jurado vota entre los finalistas, que suelen ser cinco o seis.

Tuiteratura

Por ejemplo, esta semana, la etiqueta era #Piedad. Y el Tuit ganador, de @Luism0nt fue:

“Acaricié a Piedad la rodilla y dijo: Marcos versículo 114. Al llegar, busqué el significado: La felicidad se encuentra más arriba”.

¿Por qué #Piedad? Pues porque era la palabra con la que terminó el Tuit ganador de la semana anterior, de @Eny87 y que decía así:

“Los peces de colores de mi infancia fueron devorados por la temible piraña de la madurez. Sin piedad”. 

Nos gustan las palabras encadenadas. Jugar a los cadáveres exquisitos. Y ahí van los otros Tuits que han ganado, semanalmente, este mes de enero y que se disputarán la gran final durante la semana que viene.

 “Arrojé su cuerpo al río rogándole a Dios que cambiara esas estúpidas carpas por pirañas.” @Cerecita75

“…y si no te quejas de que coma galletas en la cama, es porque luego busco las miguitas en tu cuerpo”. @Carlossalem

¿Qué te parecen? ¿Cuál te gusta más? ¿Por qué?

Twitter tecla

Y, ahora… la gran pregunta: ¿Juegas? ¿Te animas a participar en la Tuiteratura?

A estas alturas seguro que ya sabes que la etiqueta para esta semana es… #Arriba. Y ya han llegado varios buenos Tuits. ¡Date una vuelta por Twitter y lo vamos comentando!

Y si te bloqueas a la hora de escribir Tuits, ahí te dejo un Decálogo con consejos para escribir estos pildorazos de literatura hiperbreve. De ficción súbita. Que pueden servirte… o no. Pero que ahí están.

Twitter redes sociales

¡Seguimos… en las redes!

Jesús Lens

Firma Twitter

Jazz en directo

Hace tiempo que no compartimos algunos temas de los conciertos de jazz a los que vamos asistiendo. En lo que va de 2015 creo que ya han sido cuatro o cinco. ¡Qué gran labor hace la Asociación de Jazz de Granada, Ool Ya Koo! Toda la información sobre la misma e indicaciones para hacerse socios, AQUÍ.

El primero fue el de José Carra, el genial pianista malagueño, en el Pícaro. Siento los movimiento de cámara. La culpa se la pueden echar a un tal Mojito… pero lo importante es que se oiga.

El segundo fue en el Magic. Y suena muy alto y muy claro este tema de CLC Project.

¿Y qué me dicen de las manos de José Ignacio Hernández? Siento no poder mostrarles al gran Sergio Díaz a la batería y que apenas se vea a Cuni Mantilla al contrabajo. Pero, ¿a qué suenan bien?

Y es los miércoles, toca jazz. Y quería compartirlo con ustedes.

¡Larga vida al jazz!

Jesús Lens

Whiplash

¡La que ha liado la película de Damien Chazelle! Para no ser prolijos, pero planteando el debate en sus justos términos: ¿os acordáis del célebre “La fama cuesta”? ¿Os acordáis de “La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor”?

 whiplash sangre

Pues cambiad el mundo del baile por el del jazz y, al sudor, añadidle un buen caudal de lágrimas… y varios chorreones de sangre. Porque el profesor de música interpretado por J.K. Simmons es un letal cocktail que combina y agita al mítico sargento de hierro interpretado por Clint Eastwood con aquel otro memorable sargento, el Hartman de la devastadora “La chaqueta metálica”, dirigida por Stanley Kubrick.

 whiplash profesor

“Whiplash” es una película que plantea una apasionante cuestión: ¿es la célebre y acomodaticia expresión “buen trabajo” una invitación al conformismo y a la mediocridad? ¿Puede el “buen trabajo” estar privando al mundo del arte, la música, la literatura y la ciencia del desarrollo del auténtico y del verdadero genio?

Es decir, si un profesor detecta una especial habilidad en un alumno, ¿hasta qué punto debe presionarle para que alcance la excelencia que está más allá del talento? ¿Dónde está el límite?

 Whiplash-5547.cr2

En el caso de “Whiplash”, el alumno en cuestión, interpretado por Miles Teller, es un joven baterista de jazz que consigue ingresar en una de las escuelas más prestigiosas de Nueva York. Y será allí donde conozca y se enfrente al Profesor, uno de esos personajes que, vilipendiado por muchos espectadores debido a la grotesca imagen que proyecta en pantalla; se te clava en la retina desde su primera misteriosa aparición y ya no la abandona hasta el final de la película. De hecho, tras el The End, su poderosa calva, sus enérgicos ademanes y hasta su forma de quitarse la chaqueta se quedan bien fijados en la memoria cinéfila del espectador.

Whiplash Simmons

Como aficionado al cine, me gustó la película. Mucho. No me parece una obra maestra, pero sí es un apreciable ejercicio cinematográfico que, a través de su metraje, plantea cuestiones que me interesan. Un filme que capta mi atención y me mantiene imantado a la pantalla. Secuencias poderosas, imágenes potentes y diálogos para el recuerdo. En concreto, dos de ellos son clave: el de la comida familiar a la que asiste el joven baterista con su padre, sus tíos y sus primos futbolistas; y la charla con el Profesor, fuera de la escuela.

 whiplash poster

Tras el despliegue de energía de muchas de las secuencias, esos momentos de charla, aunque no exentos de tensión, sirven para ponernos en la rampa de despegue de la última, larga, compleja y emocionante última secuencia de “Whiplash”.

Ahora bien, como escritor y creador, como amante del arte, de la música y del jazz y si aceptamos que el medio es el mensaje; “Whiplash” es una terrible película que podría desanimar a cualquier familia a introducir a sus vástagos en el mundo de la música. Que sería extrapolable al de la pintura, la escritura creativa o el deporte, por supuesto.

 Whiplash kitty rouge

Llegados a este punto, deberíamos hablar de las célebres 10.000 horas. Pero como ya hemos sobrepasado las 500 palabras y, seguramente, estarás cansado de leer en la pantalla, lo dejamos aquí. De momento. Porque, obviamente… ¡seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

Los libros de la colección literaria Nube Negra, a 1 euro

Especializada en género policíaco, negro y criminal; la colección dirigida por Jesús Lens para la editorial Palabaristas ha publicado en formato digital novelas de autores consagrados como Guillermo Orsi, Amir Valle, Justo Vasco y Juan Ramón Biedma

Nube Negra acaba de editar “La risa del diablo”, la novela más reciente del mexicano Rolo Diez

Las novelas se pueden adquirir por 1 euro a través de la plataforma www.lektu.es

La risa del diablo Diez

Precio dinámico. Así se denomina una revolucionaria modalidad de adquisición de libros, en edición digital, que permite a todos lectores acceder de forma legal, barata, inmediata y sencilla a la compra de libros.

La editorial Palabaristas, a través de la plataforma Lektu ( www.lektu.es ) publica los libros de su colección Nube Negra al precio de 1 euro. Y, a partir de ahí, si el comprador quiere pagar más por ellos al considerar que la obra lo merece, por respeto al trabajo del autor o, sencillamente, porque quiere y puede hacerlo; aparecerá en la página de Lektu como colaborador, cómplice y mecenas literario.

Nube Negra

De ahí el precio dinámico: los libros cuestan 1 euro, pero los lectores pueden pagar más por ellos y, de esa manera, retribuir con generosidad el trabajo de los autores. Porque la otra gran novedad que plantean la plataforma Lektu y esta modalidad de edición digital es el reparto de los porcentajes de venta entre autor, editor y plataforma.

Así, del euro que cuesta cada libro, el 67,76% de su precio es para el autor. A partir de ahí, 0,21 céntimos son para la plataforma Lektu, 0,10 céntimos para el editor y el resto, para el IVA y para gastos de edición.

Los porcentajes de reparto se mantienen idénticos para el caso de que los compradores del libro decidan pagar más por ellos. Además, la descarga de los libros a través de Lektu es cómoda y sencilla, sin necesidad de instalar programas o de utilizar complicados códigos o protecciones informáticas. El objetivo es facilitar la experiencia lectora y permitir que el lector pueda disfrutar del libro comprado en cualquier dispositivo: ordenador de mesa, portátil, tableta, e-reader, móvil… Accesibilidad, sencillez y bajo coste.

Palabaristas Logo

“Que ningún aficionado a la lectura se quede sin leer los libros de Nube Negra. Ese es nuestro objetivo”, señala Jesús Lens, director de la colección. “No vivimos buenos tiempos ni para la lírica ni para la prosa, pero no será el precio de los libros el que les aleje de los lectores. Al menos, no en la editorial Palabaristas, pionera en una forma revolucionaria de entender el mundo de la edición digital”, remacha.

Autores consagrados, en Nube Negra

El catálogo de Nube Negra comprende hasta la fecha cinco títulos.

“Mirando espero”, del cubano Justo Vasco, de descarga gratuita en formato de pago social, es una sólida novela sobre esa Cuba tan fascinante como contradictoria, que vive con un ojo en la isla y con otro en lo que viene de la Yuma, el vecino estadounidense.

https://lektu.com/l/palabaristas/mirando-espero/148

mirando espero portada

“El árbol del Vaticano”, del argentino Guillermo Orsi, una apasionante novela policíaca de ciencia ficción que transcurre en una Buenos Aires del futuro que, quizá, pueda parece improbable, pero no imposible. Allí desaparece una mujer. Y hay que buscarla…

https://lektu.com/l/palabaristas/el-arbol-del-vaticano/339

El árbol del Vaticano Portada

“Últimas noticias del infierno”, del cubano Amir Valle; una novela capital en su ciclo policial que tiene a La Habana Vieja como escenario. Una novela que nos servirá para conocer y descubrir a sus dos personajes paradigmáticos: Alain Bec y Alex Varga,

https://lektu.com/l/palabaristas/ultimas-noticias-del-infierno/440

Últimas noticias del infierno portada

“El efecto Transilvania”, del español Juan Ramón Biedma, que transcurre en una Sevilla preapocalíptica, ominosa y amenazadora, en la que un grupo de jóvenes se enfrenta a lo desconocido. A lo real y auténticamente desconocido…

https://lektu.com/l/palabaristas/el-efecto-transilvania/361

El efecto Transilvania portada

“La risa del diablo”, del mexicano Rolo Diez, un viaje a lomos de La Bestia en el que el pasado y presente van de la mano, quizá, mucho más íntimamente de lo que les gustaría reconocer a los dos protagonistas: un periodista de nota roja y un narco chingón.

https://lektu.com/l/palabaristas/la-risa-del-diablo/1219

La risa del diablo Diez

CajaGRANADA dedica su primer ciclo del año al Cine Negro clásico norteamericano

El cine negro norteamericano, el clásico, es el protagonista de los martes, en el Teatro CajaGRANADA, a las 19 horas, gracias al nuevo ciclo que pone en marcha AulaCine CajaGRANADA: “Noir”, puesto en marcha en colaboración con La Cineteca, Espacio de Acción Cultural.

 El sueño eterno librería

Con entrada libre hasta completar el aforo y proyectadas en versión original subtitulada, para que los espectadores puedan disfrutar de las películas tal y como fueron concebidas por sus directores; la selección de diez películas que componen este ciclo abarca títulos producidos entre 1936, con la llegada de los exiliados alemanes a Hollywood y 1958, cuando Orson Welles certificó el final del género con su genial “Sed de mal”.

Una de las novedades de este ciclo es que la mitad de las películas que lo componen han sido elegidas por los seguidores de la página de Facebook del Museo CajaGRANADA, a través de una encuesta que fue muy bien acogida por los internautas. Además, tras las proyecciones de varias de las cintas, habrá coloquios y charlas con los espectadores, dirigidas por especialistas, para profundizar en el conocimiento de un género cinematográfico muy especial.

 Los sobornados

Y es que el cine negro norteamericano es más, mucho más que un género cinematográfico. El cine negro es una fotografía, una estética, una filosofía, una ética y un estilo. Es una forma de entender la vida que, conjuntando la labor de directores, actores, técnicos, críticos y guionistas; transformó los pilares en que se asentaba el séptimo arte.

Los años 30, la Gran Depresión, la Prohibición, el gangsterismo y, en Europa, el auge de los fascismos y la extensión del comunismo; sacudieron el mundo. Y todo ello fue reflejado por el cine del momento. Directores expresionistas alemanes se instalaron en Hollywood y, gracias a ellos, una estética tenebrista puso su foco de atención en el lado más oscuro de la sociedad, retratando las contradicciones del capitalismo más feroz y sacando a relucir sus excrecencias: corrupción, violencia, extorsión, crimen organizado…

 Ciclo Noir copia

AulaCine CajaGRANADA rinde homenaje a uno de los grandes géneros de la historia del séptimo arte: el cine negro norteamericano clásico de los años 30 y 40, fundamentalmente; erigido en faro y guía para cineastas y espectadores de todas las épocas y todas las nacionalidades que, casi cien años después, lo seguimos venerando como el primer día.

Los títulos seleccionados

Los ocho títulos seleccionados para el ciclo “Noir” son los siguientes:

Martes 20 de enero: Furia. 1936. Fritz Lang

Martes 27 de enero: Perdición. 1944. Billy Wilder

Martes 3 de febrero: Detour. 1945. Edgar G. Ulmer

Martes 10 de febrero: El sueño eterno. 1946. Howard Haks

Martes 17 de febrero: Encrucijada de odios. 1947. Edward Dimytryk

Martes 24 de febrero: Almas desnudas. 1949. Max Ophüls

Martes 3 de marzo: En un lugar solitario. 1950. Nicholas Ray

Martes 10 de marzo: El demonio de las armas. 1950. Joseph H. Lewis

Martes 17 de marzo: Los sobornados. 1953. Fritz Lang

Martes 24 de marzo: Sed de mal. 1958. Orson Welles

 Ciclo Noir copia

Primera proyección: Furia

La película que abre el ciclo, “Furia”, es una excelente cinta, la primera que dirigió Fritz Lang tras huir de la Alemania nazi.

La película está protagonizada por Spencer Tracy, que interpreta a Joe Wilson, un joven ilusionado que planea casarse y poner en marcha un negocio. De paso en una pequeña ciudad y por una serie de coincidencias, es considerado sospechoso del secuestro de una niña, delito que no ha cometido. A partir de ahí, la locura. “Furia” es un emocionado alegato contra las reacciones de la masa enfurecida, la sinrazón de la violencia y los peligros de que las hordas decidan tomarse la justicia por su mano.

 Furia

Fritz Lang huyó de Alemania, donde era uno de los directores de cine más reconocidos, tras una reunión con Goebbles en la que el jerarca nazi, además de brindarle la posibilidad de dirigir los míticos estudios UFA de Berlín y poner toda la maquinaria cinematográfica germana a su servicio, para enaltecer a Hitler y a los suyos; le explicó los planes del gobierno alemán. Tras tener conocimiento hacia dónde se dirigía Alemania, Lang no tardó más que un puñado de horas en emigrar a Estados Unidos.

Y es a través de “Furia”, teniendo en cuenta las cortapisas y la censura de la época, que denunció la violencia desatada que las masas, mal dirigidas, pueden llegar a provocar.

Un título fundacional en la historia del cine que sirve a AulaCine CajaGRANADA para iniciar un ciclo muy, muy interesante.