web analytics

La entrega

Ve a verla. Te lo digo así de claro y escueto porque lo mismo tienes prisa y lees esto en Facebook o en Twitter y no tienes muchas ganas de profundizar. Así que… ¡ve a verla! Porque te va a gustar. Te va a gustar si te gustan las películas con enjundia y profundidad, con personajes complejos y repletos de matices y aristas.

Ve a ver “La entrega” si, de una película policíaca, esperas algo más que tiros, acción, persecuciones, saltos al vacío, vértigo y velocidad. Que no es que no nos gusten, pero que hay otra narrativa negro-criminal, cinematográficamente hablando.

 La entrega

Ve a ver “La entrega” si te gustan los guiones que juegan con la psicología de los personajes. Guion. ¡Ahí es nada, lo que he dicho! ¿Sabes quién firma el guion de esta película, justa y merecidamente premiado en el Festival de San Sebastián?

Nada menos que un tal Denis Lehane, a la sazón y actualmente, el mejor escritor vivo de novela policíaca. Y punto. En este caso, el autor de “Mystic river” y “Shutter island” ha adaptado uno de sus cuentos a la gran pantalla, escribiendo el guion original. ¡Y vaya guion!

 La entrega poster

(Sigue leyendo en el espacio Lensanity que tenemos en la web de Cinema 2000)

Jesús Lens

Firma Twitter

Un blues mestizo

Le había pedido Claudio, el librero de Atlántida, “Pero hermoso. Un libro de jazz”, de Geoff Dyer y, mientras fue a buscarlo, lo vi. En realidad, era él el que me miraba con displicencia, desde lo más alto de un anaquel que estaba en lo más alto de la parte más alta de la librería. Me miraba, además, esquinado: apenas podía vislumbrar la parte de debajo de la trompeta junto al zapato, que preside la portada.

  • ¿Me dejas ver ese libro que tienes ahí?

“Un blues mestizo”. Esi Edugyan. Editorial Alba. Colección Contemporánea.

 Un blues mestizo

Aunque, de antemano, sabía que me lo iba a llevar, le di la vuelta y miré la contraportada: “París, 1940. Los nazis, que acaban de invadir la ciudad, detienen en un café a un extraordinario trompetista de jazz. Se llama Hiero, tiene veinte años y es ciudadano alemán y de raza negra. Nunca más se supo de él”.

Suficiente, ¿no crees?

No recuerdo qué título andaba leyendo cuando me hice con esta joya, pero sí sé que aceleré su lectura al máximo para poder concentrarme en una historia que trascurre en dos épocas distintas y distantes, pero protagonizadas por los mismos personajes: los años inmediatamente anteriores a la II Guerra Mundial y el final de los años 80, cuando cayó el Muro de Berlín.

 Un blues mestizo portada

Inciso: digo que la novela está protagonizada por los mismos personajes porque tienen los mismos nombres. Pero, por supuesto, son radicalmente distintos. Porque no se puede ser uno y el mismo cuando se tienen 20 años que cuando se tienen 70, ¿verdad? Al menos, no se debería…

Esta es una novela IMPRESICINDIBLE para todos los amantes de la música en general y del jazz en particular. Pero, por supuesto, también es una novela INDISPENSABLE para cualquier persona con buen gusto por las historias bien trenzadas, por los personajes poliédricos y repletos de matices, por las relaciones complicadas y por la narrativa histórica en la que el tiempo y el espacio están al servicio de la trama, y no al contrario.

 Un blues mestizo Esi Edugyan

Una novela protagonizada por un grupo de músicos que, con sus grandezas y sus miserias a cuestas, son hijos de una época compleja y tempestuosa, de unas circunstancias terribles que obligaban a sacar lo mejor de uno mismo, pero que también permitían que se enseñorease lo peor de cada casa: el racismo, la envidia, la violencia, los prejuicios…

Y está la música. Siempre la música. Hasta en las peores circunstancias. Y la posibilidad de grabar un disco con uno de los grandes. Con el mejor, de hecho: Louis Armstrong, afincado temporalmente en aquella Europa de entreguerras.

 Un blues mestizo Louis Armstrong

¿Hay lugar para la música cuando el mundo se asoma al abismo? ¿Y para la amistad? ¿Hasta dónde se puede llegar para conseguir la libertad? ¿Y el prestigio y el reconocimiento musicales? Y el amor, claro. Que también hay una historia de amor fou. Uno de esos amores abocados a la tragedia y a la desesperación, por supuesto.

No me extraña que esta excelente novela de la autora canadienses Esi Edugyan se haya hecho acreedora de diferentes premios y reconocimientos literarios, incluyendo ser finalista del prestigioso Man Booker Prize. Una escritora a la que, a partir de ahora, seguiremos la pista bien de cerca.

Jesús Lens

Firma Twitter

Cine de reestreno en Cinema 2000

Los cines comerciales, Neptuno en este caso; nos traen buenas noticias cuando, además de los estrenos correspondientes, nos animan con algunos reestrenos. Nos gustaría, también, VO Subtitulada y Cine de Autor, pero bienvenidos sean algunos reestrenos. De cine de terror. Aquí, toda la información de días y horarios.

Por ejemplo, vamos a poder ver estas dos películas.

Insidious

 

Expediente Warren

 

No las conozco. ¿Alguna idea, Frankie, Rash, Miguel Ángel Alejo y otros amantes de lo terrorífico?

 

Jesús Lens

Firma Twitter

 

Buenas sensaciones en la Media Maratón 2014 de Granada

Mi reloj se paró ayer. Es decir, se quedó en blanco. El reloj que conecta con el satélite y te marca, además del tiempo que llevas, la velocidad a la que vas y el promedio kilométrico que arrastran tus piernas.

 Media Maratón Granada 2014 recorrido

Y ya no lo he podido recuperar.

Así que salí a correr a cuerpo gentil, prescindiendo de los dictados del Dios Cronos.

Había quedado con mi hermano, temprano, en la puerta de una Licorería cercana a la salida. (Para los malpensados diré que, a esas horas, la licorería estaba cerrada).

Por una vez y sin que sirva de precedente, llegamos con tiempo a la salida. Nos situamos más o menos donde nos correspondía (no así otra gente, que sale desde muy adelante y luego es rebasada por cientos de corredores, provocando empujones y tropezones innecesarios) y, desde el pistoletazo de salida hasta que cruzamos el arco, pasaron un par de minutillos.

Cabras Locas recogiendo el dorsal

Cabras Locas recogiendo el dorsal

No sé cuánta gente habrá corrido hoy. La web de inscripciones señala que unas tres mil. Los voceros oficiales dicen que se ha llegado a 5.000 inscritos. Dudo que hayan sido tantos, pero lo importante es que han sido cientos y cientos de personas las que, hoy, tomamos las calles para hacer deporte.

Lo que, curiosamente, ha generado polémica en las Redes Sociales. Y mira que la carrera lleva anunciada en prensa y en paneles en las calles desde hace semanas. Pero claro, como leer el periódico no sirve para nada… Imagino que tampoco leer los Muros de decenas de atletas que llevamos hablando de la carrera desde hace días.

En fin.

Que el caso es quejarse. Sin embargo, no creo que los bares del Zaidín hayan puesto el grito en el cielo, teniendo a varios miles de personas deshidratadas en sus cercanías, con ganas de tomarse esas Alhambras Especiales y otras cervezas que, según todos los estudios científicos, constituyen la mejor hidratación posible después de hacer deporte.

Foto: Granada Digital

Foto: Granada Digital

Pero al lío. Que me pierdo en las digresiones.

Que la carrera me ha ido bien. Que estaba preocupado porque en los entrenamientos no me encontraba muy allá, pero que he hecho la mejor Media Maratón de los últimos años, en 1 hora y 45 minutos aproximadamente; volviendo al entorno de los 5 minutos el kilómetro, de media y sostenidos durante los (más de) 21,100 kilómetros de un recorrido duro y exigente como es el trazado de la Media Maratón granadina.

Mi plan, ayer, era el siguiente: salir lo más rápido posible y hacer los primeros 10 kilómetros con cara tranquila y aire desenfadado para, después, someterme a lo que técnicamente se denomina “La muerte del loro”: hincar el pico en el pecho, bajar la mirada y no levantarla hasta meta.

Dicho, y hecho. Fui con mi hermano hasta el kilómetro 8 más o menos. Él me iba diciendo algún parcial kilométrico, todos bastante por debajo de los 5 minutos. Y cuando llegamos al Camino de las Vacas, le miré por última vez y le dije:

  • Hasta aquí he llegado. Te toca.

Y le vi marchar hacia delante, inexorablemente. ¡Carretón que se ha macado! Ha llegado a meta en 1 hora y 40 minutos. ¡Apoteósico! Sobre todo teniendo en cuenta que año pasado por estas fechas sufría para bajar de 1 hora y 50 minutos. (Resultados, tiempos y clasificaciones de la carrera, aquí )

Carreras de Familia

Carreras de Familia

Los entrenamientos en montaña, el buen ambiente en nuestro grupillo de Cabras Locas, las salidas con Edu y José Miguel, los arreones en la playa, la Bandera… ¡Un crack, mi hermano!

A partir de ahí, me relajé en exceso y me adelantaron muchos corredores. Me rehice, me volví a relajar y cuando íbamos por el kilómetro 16, donde otras veces ha llegado el Tío del Mazo y me ha dejado fuera de combate; me encontraba relativamente entero. Al escuchar el tiempo que llevábamos, me animé a tirar un poco. Y así, a tirones (ese maldito Paseo del Salón y sus revueltas) hasta meta.

Otra circunstancia adyacente: un señor entraba a mi lado sosteniendo a un bebé de semanas en sus manos. ¿Se puede ser más inconsciente? Un tropezón, un empujón, un lo que sea… en fin. Nuevamente. En fin.

Que llegué, que saludé a los amigos que me fui encontrando tras felicitar a mi hermano y tras las dosis nunca suficientes de hidratación; me volví a casa. Contento. Con la sensación del deber cumplido.

Ahora, pasadas las horas, empiezan los dolores de verdad. Las microrroturas. La tensión acumulada. La exigencia muscular. El desgaste que supone tirar de estos 95 kilos, durante 1 y 45 minutos, a 5 minutos el kilómetro.

Y con ganas. Con ganas de volver a Motril para rematar el Circuito de Fondo de Diputación, al que este año he fallado más que otros. Y a pensar en esa otra disciplina, cada vez más atractiva: la carrera de montaña y el Desafío Bárbaro de Pitres.

Desafío Bárbaro Pitres 2014

Pero esa ya será otra historia.

Jesús Lens

Firma Twitter

La muerte del pequeño Shug

Querido Paco Camarasa… ¡qué razón tenías! Una vez más. Y van…

Razón tenías cuando me llamaste hace unas semanas para decirme que, en el pedido mensual de Negra y Criminal, venía una de esas pequeñas novelas que, sin embargo, son grandes. Muy grandes. Me recomendabas que no tardara en leerla. Que era cortita: apenas 200 páginas de letra grande y maquetación generosa. Y que me iba a gustar. Mucho. La muerte del pequeño Shug. Publicada por Alba Editorial.

 La muerte del pequeño Shug

¡Y ya te digo, querido amigo, si me ha gustado! Como decimos por aquí, por el sur, me ha gustado… una jartá.

Trece años. Trece. Trece añitos son los que tiene el pequeño Shug, un niño gordito que vive con su madre en un pueblito de las montañas Ozark, en el sur de los Estados Unidos; por Arkansas, Missouri y alrededores. Vive con su madre y con un tipo que aparenta ser su padre. O algo parecido. Un sujeto duro, recio, peligroso y violento. Red. Un auténtico redneck. Un cabrón con pintas que no deja de insultar, vejar y menospreciar a Shug… y de utilizarlo en sus cutres golpes de poca monta. Lo impele a que robe por él medicinas, tranquilizantes y barbitúricos en casas de médicos y enfermos terminales… hasta que es detenido por la policía.

¿Y la madre? ¿Qué opina Glenda de todo esto?

Para seguir leyendo esta reseña, algo que vas a hacer… ¡y lo sabes! debes darte un salto (virtual) a una de nuestras páginas hermanas: Calibre 38. ¿Vale? Pues venga. Pincha el enlace con las mismas ganas con las que hubieras pinchado la burbuja inmobiliaria, de haber estado en tus manos.

Jesús Lens

Firma Twitter

Tuiteratura: la etiqueta es #Ahorrar

Primer mes de Tuiteratura. ¿Nos estáis siguiendo, en Canal Sur, en el programa El Público, con Jesús Vigorra?

 Twitter tecla

Los viernes. Y los martes.

Un mes ya. Y decenas de Tuits. Esta semana, la etiqueta era #Traductores. Antes de hablar de finalistas y ganadores… ¡gracias por vuestra participación! Y seguid, ¿eh?

Y los tres finalistas:

@chorrillodagua

“Suspendido el I Congreso ONU-Farmacéuticas de lucha contra el Ébola porque los traductores no llegaban a entender las posturas”.

El segundo es de @jafloresvera y dice así:

“Los autores del libro de las reglas del Esperanto se declararon Traductores en paro”

Y el tercero y a la postre ganador es de @Dicatialmeria :

“A falta de Traductores, el constitucional suspende la consulta catalana y Artur Mas se plantea el bilingüismo para ahorrar”.

 Tuiteratura

La semana que viene elegiremos al ganador de un fin de semana en Archidona, disfrutando de su Festival de cine. Los finalistas del mes, además del último Tuit señalado, son:

“Como hoy no sabía que ponerme, me puse el mundo por montera”

 

“Por piernas cansadas, cambio esquina en la Montera por asiento de diputada en el Congreso”, de @cerecita75

Y

“El congreso “Por un mundo sin fronteras” tuvo que suspenderse por la huelga de traductores”, de @Masclaroagua

Y como sabéis que esto son Cadáveres Exquisitos y palabras encadenadas, ya esperamos vuestros Tuits con la palabra #Ahorrar en @elpublicocsr y/o en @Jesus_Lens

¡Esto es Tuitliteratura y… seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

Pan, educación y libertad

Con la tercera entrega de su Trilogía de la Crisis, el griego Petros Márkaris, en vez de describir –con una cierta tendencia a la exageración –los efectos de la devastadora crisis que asola a los países mediterráneos, directamente fabula sobre ella y nos sitúa en un escenario que, de momento, no parece que se vaya a dar.

 Pan Educación y libertad

Porque, a falta de tres meses para el final de este 2014, ni Grecia ni España han dejado el euro para volver al dracma y a la peseta, respectivamente. Pudo haber pasado. Pero no.

En cualquier caso, el contexto en que se desarrolla la última entrega de esta trilogía, protagonizada por el comisario Kostas Jaritos, es parecido al de Con el agua al cuello y Liquidación final, ya leídas, reseñadas y comentadas con anterioridad: una sociedad devastada en la que el paro y los recortes salariales y sociales obligan a la gente a volver a una especie de economía de guerra, lo que permite aflorar lo mejor… y lo peor del ser humano. Porque las ollas comunitarias y la solidaridad familiar tienen que convivir con los movimientos xenófobos de Amanecer Dorado y otros grupos de extrema derecha.

Entonces aparece el cadáver de un rico contratista de obras que hizo fortuna con los Juegos Olímpicos, Demertzís, cuyo hijo acaba de ser detenido por tráfico de drogas. Un hijo con el que no se hablaba ni se relacionaba de ninguna forma. ¿Por qué? Ya habrá tiempo de saberlo.

Junto al cadáver, un teléfono. Operativo. Que emite una consigna: Pan, educación y libertad.

Continúa leyendo la reseña en nuestra web hermana, Calibre 38

Jesús Lens

Firma Twitter

Hablemos de límites y de novela negra

¡Qué bueno, que Paco Jurado, padre de aquella excelente novela, “Benegas”, publicada por Almuzara; y mi room-mate en Semana Negra de hace tres o cuatro me haya invitado a participar en unas jornadas literarias en Córdoba, bajo el título de “Un otoño de novela”!

 Córdoba Negra Benegas

Excusas para ir a esa bella ciudad no hacen falta, pero si, además, teñimos la vista de negro y de rojo sangre… ¡brutal!

Y más brutal saber que voy a compartir mesa y charla con dos escritores portentosos. Uno, además, es un conversador nato. Y un tremendo provocador. Además de erudito. Y cinéfilo compulsivo. Su lengua, además de ser la más rápida al otro lado del Guadalquivir, es un arma letal.

Se llama Mariano Sánchez Soler, ha ganado el Premio L’H Confidencial y ya hay ganas… ¡ganazas!… de compartir un buen rato con él.

 Córdoba Negra Mariano

Al otro no lo conozco. En persona. Pero como si lo conociera de toda la vida. Un monstruo como Alexis Ravelo, ganador del Hammett de este año, compañero de andanzas digitales en la Banda del 38 que capitanea el intrépido Ricardo Bosque y, además, un timador nato.

La cuestión que nos plantea el comisario Jurado es de órdago: La expansión del género negro a otros ámbitos literarios. ¿Se puede morir de éxito?

 Córdoba Negra Alexis

¿Qué os parece?

Me gustaría conocer opiniones y sugerencias de cómo orientar la charla de forma que la gente que venga a Córdoba, el jueves 6 de noviembre, además de pasarlo bien (eso, con los tipos antes citados, está asegurado) aprenda y sienta que su tiempo ha estado bien invertido.

El turno de palabra comienza en 3, 2, 1…

¡Seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

La isla mínima

Cuando terminabas de ver “El sueño eterno”, la obra maestra de Howard Hawks, la película canónica por antonomasia en la que se compendia lo mejor del cine negro -su estética, su atmósfera, sus personajes, sus diálogos… -había piezas del guion que no encajaban y, si tratabas de hacer memoria de todo lo que ocurría a lo largo de la historia, te perdías. Pero la fascinación, la mandíbula descolgada por lo que habías visto, la sensación de haber disfrutado de una película verdaderamente grande, icónica y genial… ya no te abandonaba nunca jamás.

 La isla mínima actores

Salí del cine, el pasado viernes, con una sensación parecida. Desde luego, la mandíbula se me había quedado desencajada, después del derechazo que me había pegado Alberto Rodríguez y todo el equipo que ha hecho posible “La isla mínima”.

Sí. Al tomarme unas Alhambras fresquitas con Reyes, en El Secreto del Buen Hacer, estábamos de acuerdo en que había algo en el guion que no quedaba del todo claro. Pero ambos convinimos: ¡¿Y a quién le importa?! Porque estábamos los dos fascinados por la película que acabábamos de ver.

 La isla mínima poster

Y eso raramente ocurre, por desgracia. ¡Qué gustazo, poder salir de un cine, abarrotado, habiendo disfrutado de una de esas cintas que, en pantalla grande, se disfruta a lo bestia!

Sigue leyendo mis impresiones sobre “La isla mínima” en el espacio Lensanity de Cinema 2000

Jesús Lens

Firma Twitter

Boyhood

Un milagro. “Boyhood” es un milagro. O, al menos, lo más parecido a un milagro que podremos encontrar en una sala de cine.

 Boyhood milagro

“Boyhood”, la última película de David Linklater, un tipo para el que el paso del tiempo parece serlo todo; ha empleado doce años en filmar una película de 165 minutos de duración.

Sí. 12 años. Los que van de 2002 a 2013.

12 años para filmar una película, sin embargo, en tan solo 39 días de rodaje. Una película con un protagonista total y absoluto: el actor Ellar Coltrane, quien da vida a Mason, un chaval al que veremos crecer en pantalla, desde que tiene 6 años y comienza a ir a la escuela hasta que cumple los 18 y entra en la universidad.

 Boyhood Coltrane

Y cuando decimos que le vemos crecer en pantalla, no es un eufemismo: aunque perfectamente hilados, asistiremos a doce segmentos a través de los que conoceremos no solo a Mason, sino a sus padres, a su hermana y a otras personas que giran en su entorno y con los que se relaciona.

Porque “Boyhood” son bocados de realidad. La realidad de una familia cualquiera en la que no pasan grandes cosas, pero en la que no dejan de suceder pequeñas historias. Y esas son las historias que nos cuenta Linklater: las mudanzas, la pérdida de los amigos, las nuevas relaciones de unos padres separados, los nuevos hermanos, los cortes de pelo, los granos, los problemas en la escuela, las novias…

Porque si alguien espera grandes golpes de efecto, giros endemoniados en el guion, acción y efectos especiales… ¡esta no es su película!

“Boyhood” es una narración pausada y analítica, pero en absoluto lenta o aburrida; sobre la vida de un muchacho. Sus miedos, sus afectos, sus anhelos, sus sorpresas, sus gustos y sus disgustos. Y, orbitando en torno a él, su familia. El padre, Ethan Hawke. La madre, Patricia Arquette. Y la hermana, Lorelei Linklater; hija del director de la cinta.

 Boyhood familia

No todos aparecen todo el tiempo. De hecho, da la sensación de que Linklater se comunicaba por Whatsup con el Grupo Boyhood:

-         Richard: ¡A ver! ¿Quién se viene este año a rodar con Ellar y conmigo?

-         Ethan: Yo este año no puedo. Me toca peli con Denzel y no llego a tiempo.

-         Patricia: Yo tengo solo tres días, que me han fichado para “Boardwalk Empire…

-         Ellar: cabrones, no me dejéis tirado.

-         Lorelei: yo voy si Ellar se corta el flequillo.

Y, dependiendo de la disponibilidad de unos y de otros, Richard escribía la parte del guion correspondiente a la edad del protagonista, para hacer avanzar la historia.

Una película emocionante y magistral, en la que vemos la transformación física y el crecimiento de un niño que entra en la adolescencia y, después, en la madurez. Una película en que asistimos al desarrollo de una personalidad igual que, en su famosa trilogía (“Antes del amanecer”, “Antes del anochecer” y “Antes del atardecer”) Linklater nos hizo partícipes del desarrollo de una relación amorosa, igualmente, a lo largo de veinte años.

 Boyhood cena

En estos tiempos de cine adocenado, clónico, previsible y acelerado, películas como “Boyhood” resultan más imprescindibles que nunca.

Básicas y esenciales.

Así, y dado que los milagros escasean… ¡no dejen de ir a ver una película prodigiosa! No se arrepentirán. Ni la olvidarán.

Jesús Lens

Firma Twitter