web analytics

Se siente

O como diría Jack Bauer: “No hay tiempo”. A las 19 horas nos vemos en la Biblioteca de Andalucía y a partir de las 20 horas, en el Paraninfo de la Facultad de Derecho, para celebrar los cinco años de su Aula de Cultura.

 

Por lo demás…

Trabajando

Jesús Lens

Firma Twitter

Con viento fresco

- ¡Lo que es usted es una fresca!

 

Un ominoso silencio se adueñó de la cafetería.

 

Serían las 9.30 de la mañana del sábado y la mujer que pronunció, a grito pelado, dicha interjección podría pasar por una señora de unos cincuenta y tantos años, correctamente vestida y, hasta ese momento, de prudentes maneras y ademanes.

 

La interpelada, como si quisiera dar vida a los chistes del Facebook, solo decía “Uy, uy, uy, uy”, con la sonrisa congelada en la cara, roja como un bote de ketchup, mirando a todos lados para tratar de no fijar la vista en nadie en concreto.

 

- ¡Si señora! ¡Una fresca! – insistía la primera mujer. – Que nos está viendo que llevamos aquí media hora de pie, esperando, y ahí está usted sin parar de hablar, ocupando la mesa, cuando ya hace rato que han terminado el desayuno.

 

¡Qué tensión! Mi cafetería del Zaidín se había convertido, por momentos, en OK Corral. Menos mal que un buen cliente salió al quite y cedió su mesa a la indignada Dama de las Camelias Frescas, al ver que estaba al borde de una apoplejía.

 

Regresó la normalidad, prosiguieron las conversaciones donde se habían quedado y allá paz y después gloria.

 

La pregunta, sin embargo, sigue siendo pertinente, dejando al margen la impertinencia de la señora, que le quita cualquier razón que pudiera llevar: ¿qué piensas de la gente que ocupa mesa y silla o banqueta en la barra y que, con el local de turno a tope, se pega el rato, de casquera o tonteando con el móvil, sin consumir nada?

 

Ahí lo dejo.

 

Jesús Lens

Firma Twitter

Ríos de celuloide

Vamos a tener una primavera pasada por agua, los martes, en el Teatro CajaGRANADA, a las 19 horas, gracias al nuevo ciclo que pone en marcha AulaCine CajaGRANADA: Ríos de Celuloide. Proyectadas en versión original subtitulada, para que los espectadores puedan disfrutar de las películas tal y como fueron concebidas por sus directores; la selección de ocho películas que componen este ciclo incluye tanto clásicos como títulos actuales y modernos, de los géneros más diversos.

 Ríos

Y es que no podemos olvidar que la primera gran civilización humana, la mesopotámica, nació entre las cuencas de dos grandes ríos, el Tigris y el Eúfrates, hace ya más de siete mil años. Desde entonces, miles de comunidades se han ido estableciendo en torno a las aguas dulces de los ríos, convertidas en fuentes de vida que han visto crecer en sus riberas a diferentes comunidades, culturas y asentamientos humanos.

El Planeta Tierra está regado por ríos descomunales, como el Nilo o el Amazonas; el Congo o el Misisipi; y por ríos más pequeños, pero igualmente trascendentales tanto para el hombre como para el ecosistema y el medio ambiente. Los ríos, además, han sido capaces de crear toda una cultura fluvial a su alrededor, una forma específica de comunicarse y de transportarse; una forma de vida con sus características propias y, a veces, únicas. Los ríos, en fin, han servido para construir mitos, provocar reflexiones filosóficas, inspirar obras de arte.

El Tigre, cerca de Buenos Aires

El Tigre, cerca de Buenos Aires

AulaCine CajaGRANADA presenta un ciclo en que se aborda la relación del hombre con diferentes ríos de los cinco continentes. Ríos que forman (y conforman) parte de nuestra vida.

Los títulos seleccionados

Los ocho títulos seleccionados para el ciclo “Ríos de Celuloide” han procurado alternar los continentes y los géneros cinematográficos utilizados por diferentes directores para hablar de la importancia del río, de forma física y directa o de forma simbólica y metafórica.

 Ríos Apocalypse Now

Así, “Las Montañas de la Luna”, dirigida en 1990 por Bob Rafelson, cuenta la historia del descubrimiento de las Fuentes del Nilo, uno de los enigmas geográficos más interesantes del siglo XIX ya que, además de por lo puramente científico, saber dónde nacían las aguas del río de los faraones también tenía una gran importancia geoestratégica, como el actual conflicto entre Etiopía, Sudán y Egipto por el control del caudal del río pone de manifiesto. Se proyecta el 25 de marzo.

“Todos tenemos un plan” es una película policíaca argentina muy reciente, de 2012, que transcurre en una comarca cercana a Buenos Aires conocida como El Tigre. Una zona urbana construida sobre las aguas de un inmenso río que se divide en incontables ramificaciones y en la que las calles y los caminos han de recorrerse en lancha, lo que obliga a sus 30.000 residentes a adaptarse a la vida en una zona lacustre, desplazándose a remo o a motor. Se proyecta el 1 de abril.

“Fitzcarraldo” es una de las grandes odiseas fílmicas rodadas por el alemán Werner Herzog con su actor fetiche: Klaus Kinski. Una película homérica que cuenta la expedición organizada por un rico comerciante de caucho, remontando el Amazonas con los materiales de construcción y las piezas necesarias para erigir en la ciudad de Manaos un Teatro de Ópera. Una historia que, salvando las distancias, nos recuerda a los problemas que hay en dicha ciudad para ultimar uno de los estadios de fútbol que acogerán la celebración del Mundial del próximo verano. Se proyecta el 8 de abril.

 Ríos Fitzcarraldo

“Apocalypse Now” no es una película sobre la guerra del Vietnam. Es Vietnam”. Así definió su director, Francis Ford Coppola, el rodaje de una de las películas más complicadas de la historia del cine. En ella, el capitán Willard debe remontar el curso de un río hostil, que se adentra en Camboya, para neutralizar al mítico coronel Kurtz, del que hay fundadas sospechas de que ha perdido la razón. El guion se basa en la novela de Joseph Conrad, “El corazón de las tinieblas”, solo que cambia de escenario ya que la magistral novela del autor anglo-polaco transcurre en África central y el personaje principal, Marlowe, remonta el mítico río Congo.Se proyecta el 15 de abril.

“El río”, de Jean Renoir, nos introduce en los misterios del Ganges y, a través de una extraordinaria y emocionante película semidocumental, nos cuenta las tradiciones y la mística que rodea al río sagrado de los hindúes. Se proyecta el 22 de abril.

“Defensa”, de John Boorman, es una película impactante que, filmada en 1972, enfrenta a un grupo de viajeros que descienden en canoa y por última vez el curso de un río salvaje, antes de que la construcción de una presa lo seque por completo; con un grupo de lugareños nada amables, simpáticos ni acogedores. Se proyecta el 29 de abril.

 Ríos Deliverance

“Mud” es otra extraordinaria película muy reciente, dirigida en 2012 por Jeff Nichols y protagonizada por el oscarizado Matthew McConaughey, en la que nos trasladamos al río Misisisipi en el que dos niños aprenderán a ser hombres gracias a la influencia de un personaje con resonancias míticas que habita en una lancha que una crecida del río dejó depositada en lo alto de las ramas secas de un árbol. Se proyecta el 6 de mayo.

 Ríos Mud

Y, por fin, el ciclo termina con la proyección de “El río que nos lleva”, dirigida en 1988 por Antonio del Real, que adapta la novela homónima de José Luis Sampedro y en la que se narra la última “maderada” de troncos que se bajaron a través del Tajo, en los años cuarenta, y que marcó el final no solo de una profesión, sino de toda una forma de vida. Se proyecta el 13 de mayo.

Fundación Agua Granada organizará dos coloquios

Fundación Agua Granada colabora con este ciclo “Ríos de Celuloide” y organizará dos coloquios, tras las proyecciones de “El río” y de “El río que nos lleva”, los días 22 de abril y 13 de mayo, respectivamente; con invitados que, partiendo de las películas, hablen de la importancia del agua como recurso de primera necesidad así como de las diferentes culturas que se generan en torno a los ríos.

 

Jesús Lens

Firma Twitter

¿Y si los Drones sirvieran para otra cosa?

Por ejemplo, para esto:

Enhorabuena a Acento Comunicación por animarnos a leer y a hablar de libros de una forma distinta, original, ingeniosa, alegre, optimista y, sobre todo, muy hermosa.

 

¿Estabas esperando una señal para venir a Granada?

 

Esta es.

 

Ya sabes. Mes de mayo. El mes de los libros. Te esperamos en la Feria del Libro de Granada. Entre el 9 y el 18. ¿Te lo vas a perder? Aquí, toda la información.

 

Jesús Lens

Firma Twitter

 

Luces de Bengala

Hay libros que te tocan.

A mí me ha tocado “Luces de Bengala”, de Fernando Mesquida, publicado por Ediciones Dauro.

 EL LIBRO REGALADO POR LA CASULIDAD

¿Qué significa que te toque un libro?

Para saberlo, tendrás que venir, el próximo jueves, 27 de marzo, a las 19 horas, a la Biblioteca de Andalucía.

Allí tendré el honor de presentar el libro, junto a su autor y a una de las personas que lo protagonizan, en primera persona: Dr. Sujit K. Brahmochary, fundador del Instituto Indio de Madres y Niños de Calcuta.

Yo que tú, no me lo perdería.

Ahí lo dejo. De momento.

Jesús Lens

Firma Twitter

Correr el Trail Sierra de Huétor

Dedicado a Edu Marín “El Látigo” Lumbi.

Fueron sus recorridos y propuestas para entrenar

los que nos han permitido superar este reto.

 

Es precisamente porque me duelen hasta las cejas y porque mis piernas son pura pulpa, hasta el punto de tener que utilizar los brazos para levantarme y sentarme e incluso para no perder el equilibrio, mientras camino; que quiero escribir estas palabras. En caliente.

 Jesús Lens VelociJAZZ

Porque mañana, ya será otra cosa, como decíamos en este artículo.

Las sensaciones empezarán a ser menos vívidas y las fotos, las charlas y, sobre todo, el que espero sea un sueño reparador, harán que mañana vez las cosas de otra forma.

Algo así hice hará unos cinco años, cuando terminé mi primera y hasta fecha única maratón, en Sevilla, tal y como puedes leer aquí. Escribir en caliente. Y, desde luego, doy fe de que he cumplido mi promesa y no me he vuelto a enfrentar a los 42 kms. y 195 metros de la mítica prueba.

Fotografía: Alfredo Aguilar

Fotografía: Alfredo Aguilar

Sin embargo, tomando una Alhambra Especial bien fría, en Huétor Santillán, ya comentábamos Edu y mi hermano:

- ¿Nos dejarán apuntarnos al Circuito de Carreras del Montaña y nos computará la de hoy?

Porque si una cosa tenemos clara es que vamos a repetir la experiencia.

Una experiencia agotadora, durísima y brutal: 27 kilómetros con casi mil metros de desnivel… hacia arriba. Y luego, hacia abajo, unas torrenteras salvajes que me han dejado las rodillas reducidas a la nada.

 Jesús Lens Sierra de Huétor

En total, mi hermano y yo, que hicimos toda la carrera juntos, esperándonos mutuamente cuando nos distanciábamos unos metros; invertimos 3 horas y 17 minutos. Una barbaridad. En todos los sentidos. AQUÍ, toda la información con los parciales, desniveles, etc.

Pero un rato después, sentados, con la birra en una mano y el jamón asado, las migas y el arroz en la otra, conveníamos en que, para lo que pensábamos que iba a ser, ha sido muy llevadero. Un sufrimiento soportable. Y gozoso.

Quizá porque correr en montaña no es lo mismo, ni parecido, que correr en asfalto. Las sensaciones, los estímulos y las motivaciones son completamente diferentes. Pero de eso ya hablaré otro día, con más calma. Todo eso sí me apetece madurarlo más despacio.

Fotografía: Alfredo Aguilar

Fotografía: Alfredo Aguilar

Ahora me quedo, como bien me sugiere Pablo, con el compañerismo y la solidaridad que se da entre los corredores de montaña. Hubo un momento en que yo, que soy un torpe irredento y que, además, me empeño en correr sin gafas, dí un bofetón de tres pares de narices. Y allá que vinieron a tirar de mí y levantarme, además de mi hermano, otro corredor, incluso desandando su camino… ¡y hacia arriba! Que se podría haber hecho el sueco. Pero que no lo hizo. Más adelante, trepando por unas rocas en el cauce del río, tuvimos la ocasión de echar una mano a otro chaval, que venía con los gemelos destrozados.

Será por eso, por el espíritu colaborativo, que en los puestos de avituallamiento, además de beber y comer, nos paráramos un par de minutos a pegar la hebra y bromear, diciendo que los dátiles y las barritas energéticas estaban muy bien, pero que unas papas con huevos y morcilla… casi habrían estado mejor.

 Jesús Lens alegría de correr

Y quizá también fue por eso que me dio tanta, tantísima alegría toparme con Alfredo Aguilar, uno de los fotógrafos de IDEAL, en mitad de una bajada. Había ido a dar un paseo y allí nos encontramos. ¿Será casualidad? Feliz y afortunada. Suyas son las fotos, en mitad del monte. ¡Grande!

Enhorabuena a todos los ideosos y organizadores de este Circuito. Qué razón tenía Gabriel Pozo cuando me dijo que iba a ser un recorrido espectacular. ¡Y tanto!

Lo escribía en Facebook. Hubo un momento en que salimos a la pista grande y se nos aparecieron la Alcazaba y el Mulhacén en toda su majestuosidad, allá arriba, casi al alcance de la mano.

No los pudimos disfrutar mucho, que rápidamente apareció la flecha que nos echaba de nuevo a los senderos y al bosque. Pero fue un momento mágico.

Como la emoción de llegar a la meta y que estuviera toda la familia, aplaudiendo y animando. Momentos para el recuerdo.

Abrazos a José Miguel. Te debemos una. Y a Antonio, con el que seguro que volveremos a coincidir. Y a José Antonio, que no paramos de encontrarnos en carreras.

 Jesús Lens Huétor

Porque, y que nadie lo dude… se trata de correr y, por supuesto… ¡seguimos!

Jesús Lens

Firma Twitter

Trail Sierra de Huétor

Pues sí. Tanto correr por el monte, tanto trail y demás tenía un sentido final: debutar en una competición de carrera de montaña. Y lo vamos a hacer, más que a lo grande a lo bruto: en el Trail Sierra de Huétor, cerca de 30 kilómetros de recorrido con desniveles que, a mí, me parecen salvajes.

Trail Sierra de Huétor

Este domingo.

Trail Sierra de Huétor recorrido

Y dirán ustedes: “pues ya nos lo contarás”. Y yo pienso: “pues ojalá que sí. Que sea capaz de hacer la carrera, terminarla… y sobrevivir para contarlo”.

¿Qué te parece el perfil?

Trail Sierra de Huétor perfil

A mí, me da más miedo que el perfil de Hitchcock, cuando presentaba sus historias de terror…

Jesús Lens

Firma Twitter

La historia y su relato

El pasado sábado salí a correr un rato, con una idea en la cabeza. Volví con este artículo, que inevitablemente me salió más largo de lo normal y que IDEAL ha tenido la gentileza de publicar, hoy viernes, en sus tres cabeceras. A ver qué te parece…

Pocas lecturas más claras y reveladoras sobre la diferencia entre la Historia y su relato que la respuesta de Iker Casillas a la pregunta de cómo vivió el famoso gol de Iniesta, desde la portería contraria: “Lo que me da más rabia es que he perdido el recuerdo personal, que era muy nítido y al final te lo borra el vídeo, la imagen de la tele”.

 Historia

Seguro que, sobre el tema de la objetividad histórica, deben haber disertado, escrito y reflexionado sesudos analistas y filósofos de todos los tiempos, orígenes y extracciones; pero creo que es difícil expresarlo con mayor concisión, claridad y nitidez de lo que lo hace Iker.

El gol de Iniesta ya forma parte de nuestra vida. Todos sabemos dónde estábamos, con quién lo vimos y lo celebramos, a quiénes abrazamos y cómo dábamos saltos, con los brazos jubilosamente levantados. Y, si eres de los escasísimos españoles que no lo presenciaron… seguro que también sabes dónde estabas y qué razón (o excusa) tenías aquel domingo de hace ya cuatro años para no estar frente a la televisión.

 Historia casillas

Uno siempre se acuerda de ciertos momentos históricos. Y el gol de Iniesta, para los españoles, lo es. Sin embargo, la realidad objetiva resulta bastante fría y desapasionada: en el minuto 116 de partido, Iniesta marca el gol que da a la Selección Española de fútbol su primer campeonato del mundo. ¿A que así leído, parece otra cosa? Y, sin embargo, así se escribe la historia. O debería escribirse.

Todo lo referente al toque y al estilo de La Roja, al desborde por la banda derecha previo al pase de Cesc a la frontal del área y al chutazo que batió al arquero holandés; forma parte de las crónicas deportivas.

 Historia gol

Y la inyección de moral que supuso la consecución del Mundial para una España sumida en la crisis, abatida por el descalabro económico y amenazada por los mercados; forma parte de las crónicas socio-económicas.

Además, aquel Mundial terminó de consolidar el idilio de un montón de españoles con su bandera y sus colores. Una relación que, para muchos, había comenzado con la Eurocopa, animándose por fin a lucir sin complejos la enseña rojigualda en los balcones de sus casas o en sus coches. De repente, ser español pasó a ser motivo de orgullo y satisfacción. Pero todo ello es sociología.

 Historia español

Por supuesto, habrá quién no esté de acuerdo con este análisis, que es mío y puramente personal y subjetivo. Habrá quién haga otras interpretaciones de aquel partido y de aquel gol, empezando por criticar el sinsentido de un país paralizado por algo tan banal como 22 tipos en calzoncillos pegándole patadas a un balón.

Pero lo que nadie puede es poner en tela de juicio la historia objetiva, la historia irrefutable fría y desapasionada de los datos y las cifras: minuto 116. Gol. Título mundial. A partir de ahí, todo lo demás es relato. Incluidos los recuerdos de sus protagonistas.

 FINAL

Sigue diciendo Casillas, sobre los instantes previos a aquel momento histórico: “Tengo presentes las sensaciones, el estar pensando: “quien marca gana, no hay vuelta de hoja”. Sabía que cualquier tontería sería decisiva. Fue una jugada rápida y pensaba que no iba a llevar a nada, porque estábamos súper descolocados. Los seis de atrás pensábamos en guardar la posición, en que no nos metieran un gol. “Que lo peleen los cuatro de adelante”, pensábamos. Cuando veo que la pelota le cae a Andrés pienso: “Ahora”.

Ahí tenemos el recuerdo, el relato y la memoria. En primera persona. Y nada menos que de uno de los protagonistas del acto. Valiosísimo y emocionante. Pero absolutamente subjetivo. Y mediatizado por el vídeo, como bien confesaba Iker, con honestidad.

Eso sí, inmediatamente después de ese “Ahora”, que era pura especulación y deseo; llegaron el gol. Y la historia.

 historia iniesta

Habrá un momento en que los jugadores que consiguieron la Copa del Mundo de Sudáfrica se retiren. Esperemos que, para entonces, la nueva sabia de La Roja nos dé otras muchas alegrías, el tanto de Iniesta tenga continuidad y no se convierta en algo parecido al gol de Marcelino. Pero todo ello ya formará parte de otro relato. Un relato que aún está por escribir.

Como narrador, me gustan los cuentos y los relatos, por supuesto. Me gustan la realidad ficcionada y las ficciones basadas en hechos reales. Como lector y escritor de periódicos, me gustan las crónicas y los reportajes en los que interactúan el periodismo y la literatura. Me encantan el Nuevo Periodismo y el Periodismo Gonzo. Adoro el Realismo Mágico, el Realismo Sucio y hasta el Realismo Pútrido; pirrándome también por las distopías basadas en la realidad y por la ciencia ficción que trata de explicar el aquí y el ahora.

Ahora bien, cuando hablamos de Historia, exijo rigor, disciplina científica y precisión en los datos, los hechos y las fechas. Y por eso me resulta tan incómoda como inasumible esa creciente tendencia a reescribir la historia, a manipularla, a ensombrecerla o a dulcificarla. Esa costumbre de concebir la historia, no de acuerdo con los hechos, sino con su interpretación. Los unos por defenderla y los otros por conquistarla; flaco favor le hacen.

 Historia Memoria

Sí. Iniesta marcó un gol que le dio al combinado español su primer título del mundo. Pero ni siquiera Casillas, que estaba en el campo, recuerda con exactitud cómo fue. Y eso que no han pasado ni cuatro años de aquel partido. Así que, cuando hablemos de la historia de aquel gol, quedémonos con el minuto 116, el pase y el derechazo.

Todo lo demás, es relato.

Jesús Lens

Firma Twitter

Aquel no era yo

¿Sabías que, este año, en los Óscar, hubo una película española nominada? Se titula “Aquel no era yo” y compitió en a categoría al Mejor Documental.

Este tipo de películas, por desgracia, son habitualmente invisibles, más allá de Festivales especializados. Sin embargo, en Granada estamos de suerte. El inquieto y activo Departamento de Artes Audiovisuales de la Diputación, dirigido por José Luis Chacón, ha conseguido una copia, para su exhibición pública y gratuita dentro de su ciclo “Hoy, quizás”.

Aquél no era yo

Será el próximo martes, 25 de marzo, a las 20.30 horas. Y como se trata de una película sobre los Niños-Soldado de África, voy a tener la ocasión de charlar, tras la proyección de la película, nada menos que con José Sánchez Montes, director del Festival Cines del Sur; y con Mane Cisneros, directora del Festival de Cine Africano. Y lo haremos sobre un tema apasionante: “África en el siglo XXI”.

Enhorabuena a Pepe Torrente, diputado de cultura, por organizar una velada de cine y conversación, con África en el centro del objetivo.

Ni que decir tiene que venir, más que una recomendación, es una obligación.

¿Verdad?

Jesús Lens

Firma Twitter

 

Ánima

Hace ya cerca de un mes que terminé de leer “Ánima”, recién publicada por la editorial Destino, pero aún no había sido capaz de escribir una palabra sobre ella. Eso sí: me ha mantenido muy activo en otro orden de cosas.

 Ánima

Por ejemplo, la impactante y escalofriante novela de Wajdi Mouawad me llevó a terminar de decidirme por ir al Centro José Guerrero, a ver la exposición de William Christenberry que reseñé en este artículo publicado en IDEAL.

Además, quiso la casualidad que leyera el libro mientras veía, cada semana, los capítulos de “True Detective”, en (casi) riguroso directo. Y es que la ya mítica serie de Nic Pizzolatto comparte con “Ánima” espacios, tono, aroma y fotografía.

Porque “Ánima” es un libro de huele. Y que duele. Que te deja las manos manchadas con el barro de los pantanos de Louisiana. Y que abrasa. Como ese Alburquerque, en Nuevo México, que hemos transitado gracias a Walter White y “Breaking Bad” y que también aparece en el libro de Mouawad.

 Anima Wajdi Mouawad

¿Puede ser casualidad?

No lo creo.

En Estados Unidos hay una zona con poblaciones cuyos nombres tienen resonancias míticas. La más conocida, posiblemente, sea Memphis. Pero hay otras muchas, desde Nueva Jerusalén a Tebas, pasando por Cairo y otras terminadas en el sufijo –polis, de origen griego. Y, por tanto, trágico. Ciudades bañadas por las lodosas aguas de ese río Misisisipi que todos los lectores de Mark Twain llevamos impreso en nuestro inconsciente lector. Y que quizá no sea como nos habían contado.

Vivir en ese tipo de ciudades debe imprimir carácter a algunos de sus habitantes. También los hemos conocido, sobre todo, gracias al cine. La White Trash. Los Rednecks. Los protagonistas secundarios de “Deliverance” o de “La presa”, sin ir más lejos. Gente violenta y racista que considera que, efectivamente, el perro es el mejor amigo del hombre. Siempre que se trate, como mínimo, de un Pit Bull. Y salvaje, además.

 Ánima recomendación

La novela de Mouawad comienza, precisamente, con la salvaje agresión a una mujer. Embarazada. Tan salvaje que solo imaginártela te obliga a cerrar y apretar los ojos. Para no ver. Para tratar de no sentir. El marido de la víctima de la agresión, devastado y aniquilado como ser humano, emprende la búsqueda del culpable. No tanto para cobrarse venganza cuanto para entender. Para mirar a los ojos del verdugo de su esposa y tratar de atisbar lo que se esconde ahí detrás.

Arranca a partir de ahí un western contemporáneo, más decadente que crepuscular, cuya estructura formal es un tour de force para el autor y un reto para el lector: cada capítulo -y los capítulos son cortos- está narrado desde el punto de vista de un animal que, por haces del destino, presencia lo que acontece. Y hasta lo juzga, a veces. Desde su óptica animal, muchas veces más clara que la humana.

 Ánima

Perros, pájaros, arañas, moscas, gatos, hormigas, gusanos, ratas o serpientes irán haciendo avanzar la búsqueda Wahhch Dech, el protagonista de la historia. Wahhch. ¡Vaya nombrecito! ¿Quién es este Dech? Porque esa es la otra gran pregunta de un libro que tiene tanto de descubrimiento interior como de viaje hacia el horror. El horror y la abyección más totales y absolutos. ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? Porque el hacia dónde vamos, nuestro fatum, vendrá marcado por esas dos primeras preguntas primigenias.

No. Yo no te voy a recomendar que leas “Ánima”. No quiero tener ese peso sobre mi conciencia. Pero sí te puedo asegurar que, si la lees, no podrás olvidarla. Jamás. Y no. No creo que se vaya a hacer una película sobre “Ánima”.

¿O sí?

Quizá una miniserie.

 Ánima publi

Porque… ¿has reparado en el nombre del autor de la novela? Wajdi Mouawad. ¿No te dice nada? Pues mala suerte. Porque Wajdi Mouawad está detrás de la que fue, posiblemente, la película más impresionante de todo el año 2010.

 Ánima Wajdi Mouawad

Y ahí lo dejo.

De momento.

Jesús Lens

Firma Twitter